El sándwich de carne que puso en peligro una misión de la NASA en el espacio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

El sándwich de carne que puso en peligro una misión de la NASA en el espacio

Conoce la historia del primer y el último bocadillo de pan que viajó al espacio, provocando todo un lío en una misión de la NASA en 1965.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
12 de junio, 2017
Comparte

Poco antes de partir, el piloto de la NASA John Young se aseguró de tener todo lo necesario para su viaje al espacio.

Era el 23 de marzo de 1965.

Él y su compañero Gus Grimson partieron a las 9:24 a.m en lo que fue el primer viaje tripulado de la misión Gemini, un programa espacial de 10 misiones desarrollado para investigar cómo enviar astronautas a la Luna y cómo alimentarlos en misiones espaciales cada vez más largas.

La misión fue un éxito, a no ser por un pequeño incidente.

Dos horas después de iniciado el viaje, Young sorprendió a Grimson con un gesto totalmente inesperado: metió la mano en su bolsillo y le ofreció un sándwich de carne curada.

El sándwich, comprado dos días atrás en una tienda de Cocoa Beach, en Florida, se convirtió en el primer y el último bocadillo de pan que viajó al espacio.

Tras el viaje, la NASA impuso una prohibición al pan y desde entonces las tortillas de maíz se usan en reemplazo.

Las migas

Cuando los controladores de la misión en los cuarteles de la NASA descubrieron la presencia de este intruso en la nave se alarmaron. Y no sin motivos.

El gran problema del pan -y que investigadores están tratando ahora de resolver experimentando con una mezcla de harina que no se desmenuza al morderse- es que produce migas.

Sándwich de carne curadaGETTY IMAGES
¿Tentador? Sí, pero comerlo en el espacio es una pésima idea.

Y, estas migas, son una amenaza.

Al flotar en la microgravedad de la nave espacial, pueden penetrar los ojos de la tripulación y causarles daños en la vista. Los astronautas pueden incluso inhalar las migas, que también pueden meterse dentro de los paneles eléctricos y generar un incendio.

Después del primer mordisco, Grimson se dio cuenta de que el sándwich -que según dijo ni siquiera estaba tan rico- comenzaba a desarmarse y se lo metió en el bolsillo.

A diferencia de los otros alimentos preparados especialmente para el viaje, el sándwich carecía de una membrana gelatinosa que lo mantuviese cohesionado.

“Le di un mordisco, pero las migas del pan de centeno comenzaron a flotar por toda la cabina”, dijo más tarde el astronauta en una entrevista con la revista LIFE.

Furia en la Tierra

En Tierra, la controversia por este incidente que duró apenas 10 segundos no se detuvo.

Como parte de las investigaciones médicas llevadas a cabo durante el vuelo, Young debía alimentarse con comida espacial y Grimson no debía comer nada.

Desacatar las instrucciones significaba alterar los experimentos de una manera significativa, y dados los costos que supone una misión espacial, despertó la ira de muchos congresistas estadounidenses.

Algunos incluso llegaron a acusar ambos astronautas de haber ignorado la comida que tenían que consumir y evaluar específicamente.

En opinión de Young, se prestó demasiada atención a este incidente y se pasó por alto el éxito de ambos en la misión que, al fin y al cabo, transcurrió sin problemas.

Un sándwich inolvidable

La nueva mezcla para elaborar un pan en la Estación Espacial Internacional y el horno para su cocción serán puestos a prueba durante la misión Horizon de la Agencia Espacial Europea en abril de 2018.

Sonda del la misión Gemini IIINASA
La sonda partió el 23 de marzo de 1965, a las 9:24 a.m.

Para ahorrarle trabajo a los astronautas, el proceso será controlado por cámaras de video instaladas dentro del horno mismo.

Y, para observar el efecto de la microgravedad en la barra de pan, la mezcla de la primera tanda será precocida en Tierra.

No obstante, y pese a los nuevos adelantos, la historia del bocadillo contrabandeado en el 65 no quedará nunca completamente en el olvido.

Él Grissom Memorial Museum en Indiana exhibe en una de sus salas un sándwich de carne curada preservado en un bloque de acrílico que inmortaliza el momento.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Archivo Cuartoscuro

Bolear zapatos a domicilio y vender dulces en camiones, el camino de una madre para enfrentar la crisis por COVID

El ingreso promedio de los trabajadores no asalariados -como Judith- es de 276 pesos. En el caso de las personas trabajadoras del servicio público de limpia es de 242 pesos y de las trabajadoras del hogar de 350 pesos, sin embargo, durante abril de 2020, los ingresos de algunos de estos trabajadores fueron de cero pesos.
Archivo Cuartoscuro
Por Dalila Sarabia
24 de julio, 2021
Comparte

Hubo días en los que Judith Alfaro boleó solo un par de zapatos. Con los 25 pesos que dieron tuvo que hacer malabares para llevar alimento a su casa.

Siguiendo los pasos de sus padres y su hermano, desde hace ocho se dedica a bolear zapatos en la zona de San Ángel, en la alcaldía Álvaro Obregón. En promedio, cuenta, en una jornada de trabajo se hacía de 150 pesos que estiraba lo más posible para costear las necesidades básicas de ella y sus dos hijos: un joven de 22 años y una niña de ocho. Cuando había mucha chamba, subraya, podía ganar hasta 200 pesos. “Esos días eran los mejores”, recuerda.

A inicio del 2020 empezó a escuchar sobre una nueva enfermedad: el COVID-19. Algunos de sus clientes le decían que no era cierto y que de serlo no llegaría a México porque eso estaba pasando en China, otros le decían que sería como cuando llegó la influenza AH1N1 y la ciudad tuvo que ser cerrada por 10 días. Nadie pensaba que a un año y cuatro meses del primer caso positivo la pesadilla seguiría.

“Mis papás trabajan muy cerca de mi lugar (donde boleaba), entonces nos poníamos todavía porque aún iba un poco de gente mientras se hacía oficial lo del confinamiento, pero después pasaban las autoridades y ya no nos dejaban poner. Ha sido muy difícil el poder tener el sustento de la casa, ya que casi vamos al día y ahora con la escuela en casa tenemos que pagar el internet porque sino pues nuestros hijos no reciben educación”, dice Judith.

Entérate | 84% de quienes perdieron su empleo por la pandemia fueron mujeres: Inegi

 La esperanza de que la situación no se complicara tanto era que su hijo trabajaba en una cafetería. Hacía unos meses el joven había hecho su examen para entrar a la universidad, pero desafortunadamente no se quedó. Tomar un trabajo temporal para ayudar a su mamá en los gastos de la casa -mientras volvía a presentar su examen- parecía una excelente opción, pero en mayo de 2020, apenas dos meses después de iniciado el confinamiento, fue despedido.

Para la mujer de 38 años quedarse en casa nunca fue una opción. Si no salía a trabajar ella y sus hijos no comerían e incluso, corrían el riesgo de perder su hogar pues cada mes, sin falta, debe pagar la renta.

Desempleo informal ante COVID

Al principio de la crisis sanitaria por el COVID, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) previó que a nivel mundial mil 600 millones de personas trabajadoras de la economía informal estarían entre las más severamente afectadas y que perderían, al menos, el 60% de sus ingresos. 

Con información tomada del INEGI, la organización Mujeres en Empleo Informal: Globalizando y Organizando (WIEGO, por sus siglas en inglés), estimó que hasta 2019 el empleo total de la Ciudad de México, incluyendo el área metropolitana, era de 9 millones 378 mil 477 personas, de las cuales el 42% eran mujeres y el 58% hombres. El empleo informal representa el 51.3% del empleo total e incluye, por ejemplo, 397 mil 672 personas trabajadoras del hogar y 375 mil 717 personas comerciantes en tianguis y sobreruedas.

Pero también están los voluntarios de limpia, los aseadores de calzado, los organilleros y los fotógrafos de fiestas, por mencionar solo algunos.

El ingreso promedio de los trabajadores no asalariados -como Judith- es de 276 pesos. En el caso de las personas trabajadoras del servicio público de limpia es de 242 pesos y de las trabajadoras del hogar de 350 pesos, sin embargo, durante abril de 2020, cuando se vivió la etapa más restrictiva del confinamiento los ingresos de algunos de estos trabajadores fueron de cero pesos, especialmente entre los trabajadores no asalariados.

De acuerdo con datos de WIEGO en abril de 2020 sólo el 39% de los trabajadores no asalariados pudieron salir a trabajar y durante el segundo semestre del 2020, cuando las restricciones sanitarias fueron aminorando, esto no se tradujo en más trabajo para este sector de la población pues apenas el 36% pudo salir a trabajar obteniendo ingresos muy por debajo de lo que ganaban antes de la pandemia.

Servicio a domicilio

Judith tomó la computadora y en hoja en blanco escribió su nombre y teléfono. Anotó el servicio que ofrecía, descargó la imagen de un bolero y mandó a hacer muchas copias.

“Como mucha gente no ubica el oficio de aseador de calzado, sino que nos ubican más como boleros, entonces ya le puse así y le puse un dibujito referente. Saqué muchas copias y con diurex las anduve pegando en las unidades habitacionales… les pedía permiso a los vigilantes”, explica.

Hubo días en los que su celular nunca sonó, y otros en los que le pedían una, dos o tres boleadas, así que tomaba su cajón de madera e iba a las casas a asear los zapatos que le pidieran.

“Cuando empecé pues no me conocían y tenía yo que estar boleando afuera de su casa, ahí me sacaban los zapatos. Cuando acababa les tocaba y ya se los entregaba”, detalla.

Aunque poco a poco se fue haciendo de clientes, el trabajo escaseó muchísimo. Si la gente estaba confinada, ¿para qué querían zapatos impecables?, de hecho, ni siquiera usaban zapatos. Mientras, en casa de Judith ya no solo se necesitaba lo básico, sino que ahora si quería que su hija no perdiera el ciclo escolar tenía que contratar internet.

En entrevista telefónica, Judith reclama que en todo este tiempo no ha recibido ningún apoyo del gobierno federal y que, aunque el gobierno de Claudia Sheinbaum la apoyó con dos entregas de mil 500 pesos, es un recurso que resultó más que insuficiente.

Venta de dulces

Sin darle tantas vueltas y con la urgencia de que su hija continuara con sus estudios, Judith juntó algunos pesos que tenía y compró chicles y otras golosinas. Las vació en una bolsa y se fue a venderlas a camiones y microbuses que circulan en Calzada de Tlalpan.

“Con lo que realmente he salido adelante es ir a vender dulces a los camiones. Al principio fue difícil porque los choferes y checadores no me conocían y la verdad es que otros vendedores me prohibían algunas rutas, son muy territoriales. Yo les contaba mi situación y la de mi pequeña y como que se fueron suavizando poco a poco”, comparte Judith.

Poco a poco la fueron conociendo y aceptando por lo que hasta la fecha enfrenta la pandemia vendiendo dulces en el transporte público. Dice que hay días que quisiera quedarse más tiempo a vender golosinas, hasta la noche, pero no quiere descuidar a su hija y debe darle seguimiento a sus avances escolares y ayudarle con las tareas.

También mantiene algunos clientes que la llaman para que bolee algunos zapatos. Ya no la dejan trabajando afuera de su casa, dice, en algunos casos la dejan pasar o dejan que se lleve los zapatos a su domicilio y que un par de días después los regrese aseados.

Ha intentado volver a poner su silla en San Ángel, en donde de lunes a viernes trabajaba de 08:00 a 16:30 horas, pero no es viable. No hay trabajo.

“Hemos tenido que buscar el sustento de otras formas pues nuestro oficio básicamente lo sustentan los clientes, los oficinistas, la gente que va al Metrobús, entonces al estar en confinamiento pues la realidad es que no tenemos trabajo. Ahorita muy pocos han regresado a oficina, pero ya no van de traje como antes, van informales y de todos modos no se bolean y yo me imagino que ellos están en la misma situación, han de decir ‘o gasto para una boleada o lo ocupo para comer’”, explica Judith.

Cuando lo que gana no le ajusta siquiera para comer, Judith dice que pide prestado a sus familiares y acepta el taco que sus papás le invitan. Cuando ellos, también boleadores sin empleo, no tienen qué comer y ella sí, les comparte un poco.

Su prioridad es costear mes con mes la renta del lugar donde vive y la cuenta del internet para que su hija continúe sus estudios.

“La necesidad nos hizo sacar todas estas estrategias porque ya no tenía para pagar el internet que tuve que contratar específicamente para la escuela”, agrega.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.