Federales vinculados con el ataque a los 43 fueron transferidos o despedidos, ninguno procesado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Federales vinculados con el ataque a los 43 fueron transferidos o despedidos, ninguno procesado

La CNDH documentó que al menos tres elementos de la Policía Federal presuntamente fueron cómplices en el ataque contra los normalistas, en septiembre de 2014, sin que la PGR haya profundizado en esta línea de investigación.
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Angel
26 de junio, 2017
Comparte

Aunque hace año y medio la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) encontró evidencia de la presunta complicidad de policías federales en la desaparición de 43 normalistas Ayotzinapa, la Procuraduría General de la República (PGR) no ha profundizado en esta línea de investigación, y no hay resultados.

Documentos y datos de la indagatoria, a los que tuvo acceso Animal Político, evidencian que los policías federales involucrados en el caso fueron transferidos, y a su jefe se le pidió la renuncia, sin que se esclarecieran los señalamientos sobre sus supuestos vínculos con el crimen organizado, ni se les procesara.

Se trata de policías federales que, en sus testimonios iniciales, ocultaron su participación en un filtro de seguridad la noche del 26 de septiembre de 2014, y que de acuerdo con los datos recabados por la CNDH permitieron que por ese punto fuera sacado de Iguala un grupo de estudiantes de Ayotzinapa, rumbo al municipio de Huitzuco.

La PGR tampoco ha reportado avances en la indagatoria sobre una libreta que le aseguraron a quien es señalado como autor intelectual del ataque contra los normalistas y líder del grupo criminal Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias. En ella había referencias y nombres de mandos policiales, tanto de la policía de Guerrero como federales.

Complicidad federal

El 4 de marzo de 2016, la Oficina Especial para el “Caso Iguala” de la CNDH envió el oficio CNDH/OEPCI/051/2016 a la PGR, evidenciando la complicidad de agentes federales, por acción u omisión, en la desaparición de los normalistas, y señalando su posible vínculo con la delincuencia organizada.

En el oficio, del que Animal Político tiene copia, se hace referencia a por lo menos cinco pruebas recabadas en la averiguación previa, vinculadas con esta línea de investigación, y que no fueron valoradas por el Ministerio Público; además, se hacen 20 requerimientos para profundizar en el tema.

Lo que el informe de la CNDH señaló es que el día de la desaparición de los normalistas, los agentes de la Policía Federal, Víctor Manuel Colmenares Campos y Emmanuel de la Cruz Pérez Arizpe, permitieron que un grupo de 15 a 20 normalistas fuera sacado de Iguala por policías municipales, hacia el municipio de Huitzuco.

Esta ruta fue ignorada inicialmente en la denominada “verdad histórica” –la versión de las autoridades federales sobre lo ocurrido a los normalistas–, que apuntaba que todos los normalistas desaparecidos fueron trasladados a Cocula.

Leer: Estos son los argumentos del GIEI para decir que la verdad histórica se construyó con tortura

Testimonios recabados o revisados por la CNDH -entre ellos el del chofer del autobús Estrella de Oro número 1531, donde viajaban las víctimas- confirmaron que en la zona conocida como “Puente el Chipote” los dos agentes federales hablaron con policías municipales que retenían al grupo de estudiantes, y en esa charla les indicaron que los llevaban ante un sujeto con el alias de “El Patrón”.

La CNDH advierte que el hombre conocido como “El Patrón” es un presunto integrante del crimen organizado, por lo que los agentes de la Policía Federal no solo habrían consentido sin justificación el traslado de los normalistas a Huitzuco, sino que además lo hicieron a sabiendas de que serían llevados ante un criminal.

“Está demostrado que los hechos de la desaparición cometidos por los policías municipales se ejecutaron en zona federal (carretera federal Iguala – Chilpancingo), concretamente en el Puente del Chipote, jurisdicción de al menos 2 agentes de la Policía Federal que permitieron agresiones y actos en contra de los normalistas”, se lee en el oficio de CNDH.

Ocultando los hechos

La participación de policías federales en la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa trató de ocultarse en las declaraciones iniciales del caso.

En el referido informe enviado a la PGR, la CNDH señaló que el Departamento Jurídico de la empresa Estrella de Oro, a la que pertenece el chofer del grupo de estudiantes que fue llevado a Huitzuco, intentó “asesorarlo” para que no declarara al Ministerio Púbico sobre la presencia de policías federales en los hechos, pues era “un tema delicado”.

Por esa situación, la CNDH pidió a la PGR que se amplíe la declaración ministerial del chofer, y que se le considere un testigo colaborador, protegiendo su identidad (por ese motivo no se transcribe su nombre en esta nota).

También pidió que, de preferencia, el chofer y su familia fueran trasladados a Estados Unidos.

Los agentes Víctor Manuel Colmenares Campos y Emmanuel de la Cruz Pérez Arizpe declararon ante la PGR el once de mayo de 2015. Animal Político tiene una copia de sus declaraciones ministeriales.

En ellas, los agentes involucrados y el jefe encargado de la Estación Iguala, el subinspector Luis Antonio Dorante Macías, ocultaron el contacto que tuvieron con el grupo de estudiantes que fue trasladado por policías ministeriales a Huitzuco.

Sobre lo ocurrido aquella noche de septiembre de 2014, solo reconocieron que se entrevistaron con el secretario de Seguridad Pública Municipal -hoy preso por el caso-, Felipe Flores. Esta persona, según relataron, les dijo que la situación estaba en calma, por lo que regresaron a la estación Iguala.

“Llama la atención que 2 de los Policías Federales involucrados en los hechos de acuerdo con esta línea de investigación, en sus respectivas declaraciones y en sus partes informativos, sospechosamente, omiten referirse a cualquier circunstancia que los ubique en el evento sucedido en el Puente del Chipote”, advirtió la CNDH.

El jefe de la estación Iguala, Luis Antonio Dorantes, en declaraciones rendidas tanto en septiembre de 2015 como en enero de 2016, tampoco reportó el despliegue policial en el Puente del Chipote.

Incluso, a pregunta del Ministerio Público, negó expresamente que elementos a su cargo tuvieran contacto con autobuses, y dijo que la “política” de la estación era “no intervenir y mantenerse al margen de los estudiantes”.

Autoridades consultadas por este medio refieren que, antes de que se diera el ataque contra los normalistas, Dorantes nunca reportó a sus superiores la actividad de grupos de la delincuencia organizada en Iguala, pese a tener para ese momento más de un año como jefe de estación.

¿Operación limpieza?

Aunque los policías federales aseguraron no tener relación con la desaparición de los estudiantes, fueron sacados de la zona de Iguala.

“En el expediente está acreditado que Colmenares Campos y Cruz Pérez Arizpe fueron re adscritos fuera de Guerrero a los pocos días de los hechos, lo cual pudiera constituir algún indicio de pretender deslindarse de los hechos y evadir su responsabilidad”, advirtió la CNDH en el oficio enviado a PGR el 4 de marzo de 2016.

Colmenares Campos fue reasignado a Tlaxcala, y Pérez Arizpe al Estado de México, reconocieron autoridades del caso.

En cuanto al jefe de la Estación Iguala, Luis Antonio Dorantes García, en una declaración rendida en diciembre de 2015 relató que había presentado su renuncia “voluntaria” al cargo el 23 de octubre de 2014, casi un mes después del secuestro de los estudiantes. La renuncia le fue aceptada de inmediato.

En su segunda declaración, de enero de 2016, Dorantes dijo que fue trasladado a la Ciudad de México, a Cuajimalpa, tras los hechos de Iguala. Ya en la Ciudad de México, renunció a la Policía Federal.

Cuando se le preguntó el motivo de la renuncia, respondió: “por razones personales mi estado emocional no era el más factible toda vez que mi familia no quería que permaneciera en mis funciones”.

Luis Antonio Dorantes García tenía 16 años de experiencia en la institución, al momento de renunciar.

Autoridades con conocimiento del caso, que pidieron reserva de su identidad, revelaron a este medio que a Dorantes García “se le pidió la renuncia” por órdenes superiores, tras la desaparición de los normalistas.

Que investiguen cadena de mando

En el oficio de marzo de 2016, la CNDH pidió expresamente a la PGR que integrara la línea de investigación que vincula a la Policía Federal pero que, además, se indague formalmente a los policías federales que permitieron que se llevaran a los estudiantes por posibles vínculos con el crimen organizado, lavado de dinero y lo que resultara.

Incluso la CNDH pidió que antes de que se hiciera pública esta línea de investigación -lo que ocurrió el 14 de abril de 2016- se ejerciera una acción penal contra los involucrados.

Pero eso no ocurrió.

De acuerdo con los representantes legales de las víctimas en el caso Ayotzinapa, no existen avances en esta línea de investigación, ni tampoco se ha vuelto a tomar declaración a los policías involucrados, luego de revelarse el informe.

También acusan que no existen avances sobre una averiguación que expresamente pidieron los padres de los desaparecidos, en un escrito formal, fechado en septiembre de 2016, relacionada con una libreta encontrada a Sidronio Casarrubias, supuesto líder del grupo criminal Guerreros Unidos, donde aparecen los nombres de mandos policiacos.

Leer: PGR investiga a funcionarios por ocultar posible contacto entre gobierno y Guerreros Unidos

Los padres de los normalistas pidieron expresamente que se indagara el presunto vínculo del entonces coordinador de Policía Federal en Guerrero, y hoy jefe de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, Omar García Harfuch, cuyo nombre aparece en la referida libreta.

García Harfuch aún era Coordinador Regional de la Policía Federal en Guerrero, en septiembre de 2014, antes de que fuera comisionado a Michoacán, por lo que los padres han insistido en que se indague toda la cadena de mando.

Animal Político solicitó a la PGR, desde la semana pasada, datos sobre los avances en las investigaciones relacionadas con los policías federales involucrados en el caso Iguala y los nombres que aparecen en la libreta, sin que hasta este momento haya una respuesta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo el ejercicio físico puede ayudarnos a crear nuevas neuronas y a mejorar la memoria

Por mucho tiempo se pensó que el cerebro no podía generar nuevas neuronas, pero ahora se sabe que la neurogénesis no se detiene ni siquiera durante la vejez.
31 de agosto, 2021
Comparte

Hace tiempo se pensaba que en el cerebro no se podían generar nuevas neuronas. Éste se entendía como una entidad estática e invariable que, simplemente, degeneraba a medida que envejecíamos o debido a lesiones cerebrales.

No obstante, a partir de los experimentos de la bióloga de la Universidad de Berkeley (Estados Unidos) Marian Diamond, se demostró en 1964 que el cerebro adulto era plástico y adaptativo.

Ese estudio fue pionero en identificar cómo las características del entorno afectaban directamente al desarrollo y crecimiento cerebral.

El experimento realizado contaba con una jaula grande y espaciosa con doce ratas que crecían en un ambiente enriquecido (elementos para jugar o correr en la rueda giratoria, compañía, alimentación diversa), así como con otras doce ratas que se encontraban en una jaula pequeña, aisladas, sin estímulos sociales o de juego.

Tras ochenta días, Diamond analizó sus cerebros y descubrió que el córtex cerebral se había modificado en el grupo del ambiente enriquecido.

En estos, la corteza cerebral era más extensa, debido al crecimiento de las espinas dendríticas de las neuronas, se observó angiogénesis —mayor número de vasos sanguíneos—, se vió incrementado el nivel del neurotransmisor acetilcolina, así como el del factor neutrófico derivado del cerebro, conocido por sus siglas en inglés BDNF, una proteína que se expresa especialmente en la corteza cerebral y el hipocampo, áreas fundamentales para procesos como aprendizaje y memoria.

Estos datos han generado un sinfín de estudios dirigidos a analizar el papel de cada uno de los elementos que componían ese ambiente enriquecido.

Neurogénesis y ejercicio físico

Desde los estudios pioneros de neuroplasticidad, múltiples han sido las evidencias científicas que demuestran cómo factores tales como la dieta, la actividad cognitiva diversa, el ambiente social, la novedad y el ejercicio físico son elementos que favorecen indiscutiblemente este fenómeno.

Cerebro.

Getty Images
El ejercicio físico regular puede contribuir a la neurogénesis.

Centrémonos en el ejercicio físico.

Los múltiples beneficios del ejercicio físico regular se han demostrado ampliamente en modelos humanos y animales. Sabemos que puede contribuir a la neurogénesis, así como poseer un rol importante para revertir y reparar el daño neural existente, tanto en mamíferos como en peces.

Comprender cómo se produce este proceso, y qué factores lo ponen en marcha, puede resolver el rompecabezas para mejorar la pérdida de memoria relacionada con la edad y tal vez prevenir enfermedades neurodegenerativas, incluido el Alzhéimer.

El cerebro promedio contiene alrededor de 100 000 millones de células cerebrales, la mayoría de las cuales se formaron antes del nacimiento. En las primeras etapas de la infancia se siguen generando nuevas células cerebrales a un ritmo acelerado.

Con los años, la neurogénesis disminuye gradualmente, pero el proceso no se detiene ni durante la vejez. Los factores neurotróficos ayudan a estimular y controlar este proceso, siendo el BDNF el más importante.

Entre 700 y 1.500 nuevas por día

Eso es especialmente cierto en el giro dentado del hipocampo, a pesar de que hay otras regiones cerebrales que también producen nuevas células cerebrales.

Recientemente, un equipo de investigación de la Universidad de Harvard, liderado por Rudolph Tanzi, ha encontrado que el hipocampo puede producir entre 700 y 1.500 nuevas neuronas cada día.

Hipocampo.

Getty Images
El ejercicio consigue acelerar la maduración de células madre a células adultas totalmente funcionales.

Quizás esto pueda no parecer mucho si tenemos en cuenta la vasta galaxia de neuronas que poseemos, pero incluso este pequeño número tiene valor, ya que mantiene activas muchas conexiones neurales ya existentes.

Así, si bien la mayoría de los cerebros puede desarrollar nuevas células, el objetivo de la ciencia ahora es encontrar las mejores maneras de hacerlo.

La idea sería que, si se puede aumentar el número de neuronas aún más a través de la neurogénesis, se podría intensificar la función principal del hipocampo y mejorar la forma en que las personas aprenden nueva información y acceden a la memoria a corto y largo plazo.

Los resultados de este estudio respaldan el vínculo entre ejercicio y neurogénesis.

Se encontró que el ejercicio aeróbico durante ocho semanas puede doblar la ratio de generación de nuevas neuronas en el hipocampo, en relación a aquellos sujetos que no realizan ejercicio.

Además de producir BDNF, el ejercicio aeróbico podría ayudar a aumentar la producción hepática de una enzima (Gpld1), que también puede ayudar con la neurogénesis.

Sabemos que el ejercicio consigue acelerar la maduración de células madre a células adultas totalmente funcionales y fomenta el principal mecanismo celular existente para el aprendizaje y la memoria, denominado aprendizaje a largo plazo. Todos estos elementos son clave para fomentar el aprendizaje y la memoria.

¿Cómo reducir el riesgo de enfermedades como el alzhéimer?

Aunque estos hallazgos provienen de estudios en animales, las personas podrían obtener los mismos beneficios cerebrales a través del ejercicio aeróbico. En este momento, no hay sustituto para el ejercicio regular para ayudar con la neurogénesis.

Mujer haciendo deporte.

Getty Images
Cualquier ejercicio físico que aumente la frecuencia cardíaca es ideal.

Sin embargo, no está claro qué tipo de ejercicio aeróbico funciona mejor, ni cuánto tiempo y cuánto es suficiente. Existen datos que sugieren entre 120 y 150 minutos recomendados de ejercicio de intensidad moderada por semana.

Estudios apuntan a la natación como uno de los deportes más completos. Promueve un claro beneficio cognitivo (mejoras en procesos atencionales, flexibilidad cognitiva, memoria) tanto en jóvenes como en personas mayores.

No obstante, cualquier ejercicio físico que aumente la frecuencia cardíaca, como usar usar una cinta de correr, andar en bicicleta o caminar con fuerza, son ideales. El cerebro en movimiento aprende más rápido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpyNdI_pg38

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.