¿Qué pasa cuando tu madre te traiciona? Las Hijas de Abril llega a las salas mexicanas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Videocine

¿Qué pasa cuando tu madre te traiciona? Las Hijas de Abril llega a las salas mexicanas

Las hijas de Abril, del director mexicano Michel Franco, explora las dificultades de la relación madre-hija; la película se estrena en México tras triunfar en Cannes.
Videocine
Por Arturo Daen
22 de junio, 2017
Comparte

Valeria sale de una habitación, desnuda y agitada después de tener sexo con su novio, para descansar y comer una manzana, mientras se escucha la brisa y cómo se mece el mar de Puerto Vallarta, que está a unos cuantos metros de su casa.

Ella tiene 17 años, y está embarazada. Vive solo con su media hermana, Clara, porque sus padres se separaron, y permanecieron distanciados de ellas.

Con todo y la responsabilidad que tendrá por delante, Valeria luce contenta. Está en un sitio de tonos idílicos, al parecer apacible, descalza y con el cabello suelto, como una Eva adolescente… pero ese cuadro comienza a desbaratarse cuando se reencuentra con su madre, y sufre una traición.

En Las Hijas de Abril, cinta que se estrena este viernes 23 de junio en México y con la que el director mexicano Michel Franco triunfó en el festival de Cannes, se narra cómo el personaje de Abril, interpretado por la acriz española Emma Suárez, viaja para estar junto a Valeria y apoyarla con la maternidad.

Lo hace porque Clara la llamó, aunque en realidad Valeria no quería, por un presentimiento de que las cosas no resultaran bien, con su madre española.

En un inicio, Abril parece ser el apoyo perfecto para su hija, cuando por su inexperiencia no sabe qué hacer cuando la bebé está enferma, o cuando simplemente quiere seguir siendo una adolescente, y necesita que alguien la ayude.

Sin embargo, poco a poco comienza a usurpar la maternidad de Valeria (interpretada por Ana Valeria Becerril), hiriendo a su hija y perdiendo su afecto, mientras su conducta se va degradando.

“Me interesan mucho más los personajes femeninos que los masculinos”, dijo en entrevista con Animal Político el director Michel Franco (Chronic, 2015), quien con Las Hijas de Abril ganó en Cannes el premio de la sección Una Cierta Mirada.

“Escribir personajes femeninos es un reto. Yo me quedo el crédito al final, por el guión y el dirección de la película, pero la tridimensionalidad, la profundidad, viene del trabajo que hicieron las actrices”, agregó.

A diferencia de Después de Lucía (2012), donde exploró la relación padre-hija, en esta ocasión Franco explora la relación madre-hija, con todas sus dificultades.

Emma Suárez mencionó que la película le dio la oportunidad de tener un personaje intenso, con el que pudo jugar, “crear y componer”, aunque el riesgo era perderse y presentar algo inverosímil, ya que Abril está llena de vitalidad, pero también es inestable y llena de contrastes.

“Tenía que seducir al espectador, tenía que engancharle desde el primer momento, y luego ya le iría sorprendiendo. Lo importante es que tuviera luz, que no fuera opaco, que no fuera plano”, dijo en entrevista la actriz que trabajó con Pedro Almodóvar en la cinta Julieta (2016).

La película, que se desarrolla tanto en Puerto Vallarta como en calles de la colonia Condesa, de la Ciudad de México, plantea una interrogante respecto al rol que se le asigna a la madre en nuestra cultura, con una mezcla de devoción y presión social, que las obliga a hacer siempre todo por sus hijos, a riesgo de ser criticadas.

“Socialmente se le exige a la mujer que sea una buena madre, que sea una buena esposa, que sea una buena hija, que trabaje, que esté guapa, que no falle nunca. El hombre, a diferencia, como padre puede ir y venir, no siempre tiene que estar presente en la educación, siempre está el pretexto de que fue a trabajar”, comentó Franco.

“La mujer tiene que ser fiel, como perfecta, y en el momento que falla la juzgamos, la etiquetamos”, agregó. “Empujamos a la mujer socialmente a cometer errores, o a que parezcan errores cosas que son muy humanas”.

En el caso del personaje de Abril, mencionó, no es una mujer “mala”, sino alguien que tiene necesidades, y cuya conducta también está definida por el comportamiento que tiene su exesposo, padre de Valeria, con ella.

“A las mujeres se les exige mucho, a las madres se les exige ser perfectas, pero cuando una es mamá no sabes lo que hay que hacer, te dejas llevar por el instinto. Todas las madres cometemos equivocaciones, aunque intentamos hacer lo mejor para nuestros hijos”, opinó al respecto Suárez.

“No siempre tienes las herramientas para saber hacerlo. Somos imperfectos como seres humanos, nos equivocamos, y hay que darle también una tregua a los errores”, agregó.

“Con esto no es que esté defendiendo mi personaje, mi personaje se equivoca, pero cuántas madres no se equivocan… Abril es una personaje con carencias, con frustraciones, que carga con cierta corrupción, alguien que trata de vivir las fantasías que no consiguió realizar en su juventud”.

La actriz dijo que conductas como la de Abril pueden surgir de la sociedad en la que vivimos, con la presión que se asigna a las mujeres desde niñas para tener una familia feliz, una unión de pareja perfecta y ser madres, siendo que a veces las relaciones fallan, o hay embarazos no deseados.

“La vida es diferente, no son los cuentos que nos enseñaron de niños”, mencionó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Muere Ruth Bader Ginsburg: quién fue y por qué es pionera de la igualdad de género

Conocida por sus iniciales, RGB, la jueza Ruth Bader Ginsburg falleció a los 87 años luego de dos décadas de padecer cáncer. Su vida y decisiones la convirtieron en un pilar de la política liberal de Estados Unidos.
18 de septiembre, 2020
Comparte

La segunda mujer en ocupar el cargo de jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos falleció este viernes.

Ruth Bader Ginsburg murió a la edad 87 años en su casa de Washington D. C. luego de una batalla de dos décadas contra el cáncer.

Para el ala más liberal del país, la noticia es devastadora, pues RGB, como era conocida, era un ícono del pensamiento más progresista de Estados Unidos.

Y su fallecimiento abre la posibilidad al presidente Donald Trump de nombrar un reemplazo y reforzar la mayoría conservadora de 5 a 4 que hasta ahora había en la Corte Suprema.

Los miembros de la Corte Suprema de EE.UU.

Reuters
En la Corte Suprema hay una mayoría de jueces conservadores en la actualidad.

Sobre Ginsburg se han hecho libros y películas biográficas y su imagen aparece en camisetas y tazas de café hasta disfraces de Halloween.

“Creo que personas de todas las edades están emocionadas de ver a una mujer en la vida pública que ha demostrado que, incluso a los 85 años, puede ser inquebrantable en su compromiso con la igualdad y la justicia”, dijo hace un par de años Irin Carmon, una de las autoras de Notorious RBG, un libro sobre la vida de la jueza.

Famosa por su diminuta estatura, su actitud seria y sus largas pausas en las conversaciones, de ella se decía que no tenía paciencia para hablar de tonterías.

Pero ¿cómo pasó RBG a convertirse en un símbolo?

Feminismo y leyes

Joan Ruth Bader nació en el barrio de Flatbush en Brooklyn, Nueva York, en 1933, de padres inmigrantes judíos.

Después de graduarse de la Universidad de Cornell en 1954, se casó con Marty Ginsburg y poco después, tuvo su primer hijo.

Mientras Ginsburg estaba embarazada, fue “descendida” en su trabajo en una oficina de seguridad social (la discriminación contra las mujeres embarazadas aún era legal en la década de 1950) y esa experiencia la llevó a ocultar su segundo embarazo años más tarde.

Ginsburg in 1977

Bettmann
Ginsburg en 1977.

En 1956, se convirtió en una de las nueve mujeres que se inscribieron en la Escuela de Derecho de Harvard, en la que el decano obligó a sus estudiantes a decirle cómo podían justificar que ocuparan el lugar de un hombre en su escuela.

Más tarde se trasladó a la Escuela de Derecho de Columbia, en Nueva York, y se convirtió en la primera mujer en trabajar en las revisiones de leyes de ambos colegios.

Sin embargo, pese a haberse graduado en esas universidades, Ginsburg batalló por encontrar trabajo.

Finalmente, se convirtió en profesora en la Universidad Rutgers en 1963, donde enseñó algunas de las primeras clases de mujeres y Derecho, y fue cofundadora del Proyecto de Derechos de la Mujer en la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos.

RBG

AFP
Los guantes de seda eran uno de los elementos distintivos de RBG.

En 1973, se convirtió en la asesora general de esa última organización, lo que dio inicio a una era prolífica para argumentar casos de discriminación de género, seis de los cuales la llevaron ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Ganó cinco de ellos, incluido el de un hombre que reclamaba la pensión de su esposa fallecida después del parto.

También fue durante este tiempo cuando discutió en nombre de una capitana de la Fuerza Aérea que había quedado embarazada y a quien le pedían que abortara al bebé para que no perdiera su trabajo.

rbg

Getty Images
RBG con una bolsa con su imagen.

En 1973, el caso Roe vs. Wade decidió la legalización del aborto, pero Ginsburg notó que, dado que el fallo dependía del derecho a la privacidad y no del de la protección igualitaria, estaba abierto a un ataque legal.

“La Corte se aventuró demasiado lejos en el cambio que ordenó y presentó una justificación incompleta de su acción”, contó en una conferencia de 1984.

La segunda mujer en la Corte Suprema

En 1980, el presidente Jimmy Carter nominó a Ginsburg a la Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el Distrito de Columbia.

Se ganó una reputación de centrista, votando con los conservadores muchas veces.

Por ejemplo, cuando rechazó de escuchar el caso de discriminación de un soldado que dijo que había sido dado de baja de la Armada por ser gay.

Justice Ginsburg is sworn in, with her husband Martin holding the bible

Mark Reinstein
Clinton la nominó a la Corte Suprema en 1993.

El presidente Bill Clinton la nominó a la Corte Suprema en 1993, después de una prolongada búsqueda.

Ginsburg se convirtió en la segunda mujer en ser juez del más alto tribunal de Estados Unidos.

La disidente ardiente

Uno de sus casos más importantes y tempranos en la Corte fue el llamado Estados Unidos vs. Virginia, que anuló la política de admisión de solo hombres en el Instituto Militar de Virginia.

Al explicar su decisión, Ginsburg alegó que ninguna ley o política debería negar a las mujeres “la plena ciudadanía, la misma oportunidad de aspirar, lograr, participar y contribuir a la sociedad en función de sus talentos y capacidades individuales”.

Ruth Bader Ginsburg

AFP
RBG se negó reiteradamente al retiro.

A medida que la Corte se ha vuelto más conservadora, Ginsburg movió cada vez más hacia la izquierda y se hizo famosa por sus ardientes disensiones del resto de los jueces.

Ha sido una posición que la volvió tan conocida que una joven estudiante de Derecho llamada Shana Knizhnik creó una cuenta en Tumblr dedicada a Ginsburg llamada Notorious RBG, una referencia al difunto rapero The Notorious BIG.

La cuenta reintrodujo a Ginsburg a una nueva generación de jóvenes feministas y se hizo tan popular que Knizhnik y su coautora Carmon convirtieron el blog en un libro del mismo nombre, que devino un éxito de ventas.

“Creo que en realidad es algo que Ginsburg realmente ha disfrutado en estos últimos años”, opinó Schiff Berman, quien trabajara para la jueza.

“Para ella es muy emocionante sentir que su legado puede inspirar a una nueva generación de mujeres, jóvenes en particular “, agregó.

Un icono pop

Muchos aspectos de la vida de Ginsburg se han convertido en un tema de fascinación en internet. RGB ha sido celebrada por su estilo de moda, desde su afición por los guantes de encaje hasta sus elaborados jabots, los cuellos que lleva sobre sus túnicas, o su famoso “collar disidente”.

Sin embargo, la jueza no fue inmune a la crítica… ni al error.

RBG

AFP
Los jabots sobre la túnica fueron otro de los elementos que popularizó RBG.

Durante las elecciones de 2016, llamó “farsante” al entonces candidato Donald Trump y dijo que no podía imaginar un mundo con él como presidente de Estados Unidos.

“Dice lo que se le ocurra en el momento. Realmente es un egocéntrico”, le dijo a CNN.

Sus declaraciones fueron criticadas tanto por la derecha como por la izquierda, que alegaron que esos comentarios podrían socavar su imparcialidad y autoridad de la corte.

RGB finalmente se disculpó.

Negativa de retiro

Durante los dos mandatos del presidente Barack Obama, algunos expertos se preguntaron en voz alta si no era hora de que Ginsburg se retirara en ese momento, con un demócrata en el cargo, lo que permitiría el paso de otro juez liberal para la corte.

Pero esos llamados fueron recibidos por Ginsburg con cierta irritación.

“Muchas personas me han preguntado: ‘¿Cuándo va a renunciar?’, pero mientras pueda seguir haciendo mi trabajo a todo vapor, seguiré aquí”, dijo en una entrevista.

Su muerte abre la posibilidad al presidente Trump de nombrar a un conservador más en el máximo tribunal de Estados Unidos.

*Este artículo es una versión de un perfil publicado originalmente en BBC Mundo en noviembre de 2018 y fue actualizado con la noticia su fallecimiento.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.