Hallazgo en Marruecos del primer Homo sapiens reescribe lo que se sabe del origen humano
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Hallazgo en Marruecos del primer Homo sapiens reescribe lo que se sabe del origen humano

El hallazgo de fósiles en el norte de África muestra que el Homo sapiens surgió al menos 100,000 años antes de lo que se pensaba hasta ahora.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
8 de junio, 2017
Comparte

La idea de que el ser humano actual evolucionó en una única “cuna de la humanidad” en el este de África hace unos 200,000 años ya no se sostiene. O al menos eso sugiere un nuevo descubrimiento.

Fósiles de cinco humanos primitivos que fueron encontrados en el norte de África muestran que el Homo sapiens surgió al menos 100,000 años antes de lo que se pensaba hasta ahora.

Eso sería un indicativo de que nuestra especie evolucionó en todo el continente, según los científicos involucrados en un trabajo publicado el miércoles en la revista Nature.

El descubrimiento “reescribe los libros de texto” sobre la aparición del humano como especie, le dijo el profesor Jean-Jacques Hublin, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, a la BBC que.

“No se trata de una historia que ocurrió rápidamente en un ‘Jardín del Edén’ en algún lugar de África. Desde nuestro punto de vista, fue una evolución más gradual y abarcó todo el continente. Así que sí hubo un ‘Jardín del Edén’, fue toda África”, explicó.

Lower jawJEAN-JACQUES HUBLIN/MPI-EVA, LEIPZIG
Fragmentos de una mandíbula inferior de uno de los Homo sapiens encontrados en el sitio de Jebel Irhoud, en Marruecos.

Sus declaraciones vinieron tras la presentación en el Colegio de Francia, en París, de los resultados de un análisis a restos fósiles encontrados por su equipo en Jebel Irhoud, Marruecos.

Las muestras incluyen cráneos, dientes y una variedad de huesos.

El descubrimiento

Restos óseos encontrados en la década de 1960 en el mismo lugar habían sido fechados con una antigüedad de unos 40,000 años.

Se creía que pertenecían a Neandertal africano, un primo evolutivo cercano al Homo sapiens.

Pero el profesor Hublin tuvo dudas de esa interpretación y cuando se incorporó al del Instituto Max Planck reevaluó los restos de Jebel Irhoud.

Diez años después, las nuevas pruebas presentadas en París cuentan una historia muy diferente.

Con pruebas de alta tecnología, el material ha sido datado entre 300.000 y 350.000 años de antigüedad.

La forma del cráneo es casi idéntica a la de los humanos modernos.

Las pocas diferencias significativas son una línea de la frente ligeramente más prominente, así como la cavidad del cerebro que es más pequeña.

Jean-Jacques HublinAFP
Jean-Jacques Hublin cree que los hallazgo que encontró su equipo pueden reescribir la teoría del origen del ser humano.

Además, la excavación de Hublin ha puesto de manifiesto que estos pueblos antiguos habían empleado herramientas de piedra y habían aprendido a encender y controlar el fuego.

Es por eso que no solo se ven como Homo sapiens, sino que también actuaban como ellos.

Hasta ahora, los fósiles más antiguos de nuestra especie eran de Etiopía, de un sitio conocido como Omo Kibish en África oriental, y tenían una antigüedad aproximada de 195.000 años.

“Ahora tenemos que modificar la visión de cómo surgieron los primeros seres humanos modernos”, dijo Hublin a la BBC.

El sur de la excavación de Jebel IrhoudSHANNON MCPHERRON/MPI EVA LEIPZIG
Desde la década de 1960 se dio el hallazgo de un sitio arqueológico en Jebel Irhoud, pero nuevos estudios mostraron que los restos son más antiguos de lo que se creía.

Cambio de paradigma

Antes de que nuestra especie evolucionara, hubo varios tipos de humanos primitivos, cada uno de los cuales se veía diferente y tiene sus propias fortalezas y debilidades.

Estas variedades, como la mostrada por otros animales, evolucionaron y cambiaron de apariencia poco a poco, aunque también hubo otros que desaparecieron a través de cientos de miles de años.

La opinión dominante ha sido que el Homo sapiens evolucionó repentinamente de humanos primitivos en el este de África, hace unos 200,000 años, y es en ese momento ya mostraban las características físicas que tenemos ahora.

Más aún, solo hasta ese momento nos esparcimos por África y finalmente al resto del planeta.

Pero los descubrimientos de Hublin rompen con este punto de vista.

Herramientas de piedra.MOHAMMED KAMAL, MPI EVA LEIPZIG
Varias piezas de piedra mostraron evidencias del uso de herramientas en Jebel Irhoud.

Jebel Irhoud es como muchos otros sitios arqueológicos de África que tienen una antigüedad de unos 300.000 años. En esos lugares se han encontrado herramientas y pruebas del uso de fuego.

Pero hasta ahora no se habían encontrado restos fósiles.

Debido a que la mayoría de los expertos han trabajado sobre el supuesto de que nuestra especie no apareció sino hasta hace 200.000 años, era natural pensar que esos sitios fueron ocupados por un pariente humano anterior y diferente.

Pero los restos encontrados en Jebel Irhoud hacen plausible el hecho de que haya sido Homo sapiens y que haya dejado evidencias del uso de herramientas y fuego en esos lugares.

“No estamos tratando de decir que el origen de nuestra especie estuviera en Marruecos, sino que más bien los descubrimientos de Jebel Irhoud muestran que sabemos que (este tipo de sitios) se encontraban en toda África desde hace 300,000 años“, dijo el doctor Shannon McPhearon, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva.

Evolución del ser humanoSCIENCE PHOTO LIBRARY
La teoría dominante es que el primer ‘Homo sapiens’ surgió en un punto de Etiopía, y de ahí fue evolucionando hasta el ser humano actual.

Más de una cuna

Para el profesor Chris Stringer, del Museo de Historia Natural de Londres, los hallazgos “demuestran que hubo varios lugares de África donde surgió el Homo sapiens“.

“Tenemos que apartarnos de la idea de que hubo una ‘cuna’ única”, dijo Stringer, quien no participó en el nuevo estudio.

El profesor plantea la posibilidad de que el Homo sapiens incluso pudiera haber existido fuera de África al mismo tiempo: “Tenemos fósiles en Israel que tienen probablemente la misma edad y muestran lo que podría describirse como características de proto Homo sapiens“.

Otra posibilidad es que los humanos primitivos tuvieran cerebros más pequeños, caras más grandes, arcos superciliares más fuertes y dientes más grandes y aun así haber sido Homo sapiens.

Pudieron haber existido incluso hace medio millón de años, lo cual modificaría de forma importante lo que los estudios de los orígenes humanos habían determinado hasta hace relativamente poco.

“Hace 20 años me decía que la única cosa que deberíamos llamar Homo sapiens es el ser humano que se parece a nosotros. Esto era un punto de vista de que el Homo sapiens apareció repentinamente en África en algún momento en el tiempo, y que fue el comienzo de nuestra especie”, dice Stringer.

“Pero ahora parece que me equivoqué “, le dijo a la BBC.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

“Quiero que los militares paguen”: familia de joven asesinado en Nuevo Laredo exige justicia

Al menos tres de los civiles muertos tras un enfrentamiento entre Sedena y un grupo del crimen organizado fueron secuestrados. Un video muestra la orden de un militar ante un sobreviviente: “¡Mátalo, a la verga!”
Comparte

“Yo a mi hijo no lo voy a volver a ver. Yo lo que quiero es que se pague con justicia, que esos militares lo paguen”, dice Raúl Tercero, de 43 años, padre de Damián Tercero, uno de los civiles acribillados el 3 de julio por elementos de la Secretaría de la Defensa (Sedena) cuando se encontraban en la troca de una pick-up en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

La versión de los militares es que sus unidades fueron atacadas por personas armadas y que ellos solo repelieron la agresión, matando a 12 de ellos. Sin embargo, al menos tres de los ocupantes del vehículo eran civiles con las manos atadas que habían sido secuestrados por un grupo del crimen organizado. Damián, de 18 años, era uno de ellos. Desapareció el 24 de junio junto a su hermano Alejandro, al que todavía siguen buscando.

Un video hecho público el lunes por El Universal contradice la versión de la Sedena. En él se observa cómo, tras ser atacados, los militares persiguen a una pick up a la que logran dar alcance. El vehículo recibe más de 200 impactos de bala de alto calibre. Al menos en ese momento no se observa ninguna respuesta desde la camioneta. De hecho, uno de los uniformados observa que alguien ha sobrevivido. “¡Mátalo, a la verga!”, grita otro de los militares antes de que se vuelvan a escuchar disparos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró haber dado instrucciones de investigar. “Nosotros no vamos a permitir estas prácticas”, afirmó.

Lee: ‘Es una simulación, no quieren investigar a la Marina’, denuncian por caso de 27 desapariciones en Nuevo Laredo

Entre los muertos de aquel tiroteo estaban Damián Tercero, de 18 años, que había llegado de Chiapas cinco meses atrás para buscar trabajo junto a su hermano Alejandro, que todavía sigue desaparecido. También Héctor Rubén Garza Navarro, que recién había cumplido los 18 y que cursaba Ingeniería en la UT de Nuevo Laredo, y Ángel Agustín Núñez Reyna, comerciante del municipio.

Damián

El Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo lleva la representación legal de sus familiares. Su abogado, Martín Alvarado, denunció la “lentitud” de las investigaciones. “Si se trata de autoridades públicas, siempre tratan de enfriar el asunto para hacer que se olvide”, lamentó.

La Fiscalía General de la República abrió la carpeta 13/46 para investigar los hechos. Pero hasta el momento, según Alvarado, no han respondido a los requerimientos de los abogados: videos y audios de Sedena, puesta a disposición de las armas homicidas, nombre y CV de los elementos que participaron, así como medidas cautelares que impidan que estos se sustraigan a la acción de la justicia.

La FGR confirmó que está investigando, sin hacer más comentarios. Sedena, por su parte, se comprometió a colaborar con las investigaciones. Según afirmó un portavoz militar, no se ha sancionado a ningún efectivo ni se le ha relegado de sus funciones hasta que la investigación de la fiscalía determine las circunstancias del suceso.

Lee: CNDH acredita presunta responsabilidad de la Marina en la desaparición de 27 personas en Tamaulipas

El abandono lleva a la víctima a pedir para enterrar a su hijo

Damián Tercero, de 18 años, y su hermano Alejandro, de 16, desaparecieron el 24 de junio tras salir a buscar trabajo. Recuerda su padre que la familia había llegado a Nuevo Laredo procedente de Tapachula, Chiapas, en varios tiempos. Primero llegó él, tras casi un año en Reynosa, donde llegó atraído por los competitivos salarios, mucho más elevados que en el sur.

Alejandro está desaparecido.

Después, en febrero de este año, su esposa y sus hijos. El plan era que consiguiesen empleo y que pudiesen pagar el pasaje de sus otras dos hijas, que todavía están en Tapachula.

Damián, el mayor, incluso trató de alistarse en la Guardia Nacional. Según relata su padre, estuvo una semana en el cuartel de Monterrey, Nuevo León. Tuvo que regresarse porque le pedían su constancia de no antecedentes y él no podía conseguirla debido al cierre de las oficinas a causa de la pandemia por COVID-19.

“Mi hijo no era delincuente. Yo mismo lo llevé al cuartel de la Guardia Nacional. Era un chamaco que había apenas cumplido 18 años, un niño. Ni modo, qué más le voy a hacer”, dice su padre con rabia.

El primer interrogante que la FGR debería desvelar es qué ocurrió entre el 24 de junio, cuando Damián y Alejandro desaparecieron de sus casas, hasta el 3 de julio, cuando el primero murió acribillado en la troca del pick up. La sospecha de los abogados es que fueron secuestrados por algún grupo del crimen organizado y que murieron tras el enfrentamiento.

Desde que sus hijos desaparecieron, Raúl Tercero vive en medio de la angustia. Primero, explica, salió a buscarlos renunciando a su trabajo como albañil. Pero ni siquiera sabía a quién recurrir. Al final, alguien le mostró un video en Facebook del enfrentamiento y se le cayó el mundo encima: ahí, entre los cuerpos de uniformados, estaba su hijo mayor muerto.

Ahí empezó su peregrinaje. De casa a la fiscalía. De la fiscalía a la funeraria. De la funeraria otra vez a casa. Y todo ello, dice, “sin un peso”.

“Sale la licenciada de fiscalía y me muestra unas fotos. Lo tenían en funerales Valdés y, ciertamente, era mi hijo. Me vine a donde nos están dando posada y le dije a mi esposa que era mijo. Al día siguiente fuimos caminando a la funeraria”, explica.

“No sé ni cómo describirlo”, dice Tercero sobre el día en el que tuvo que identificar el cuerpo de su primer hijo. “Ya nos fuimos de allí. No andábamos un peso. Y yo pensaba en cómo le iba a hacer. Así que me puse a pedir limosna”, dice.

Para este momento del relato, el hombre no puede contener las lágrimas. Cuenta que tardó casi diez días en sacar a su hijo de la funeraria. Que pidió dinero en la calle y que se endeudó con un prestamista. El entierro y todo el servicio funerario cuesta 35 mil pesos. Él tuvo que pedir prestados 25 mil.

En principio, la Comisión Estatal de Atención a Víctimas (CEAV) se encarga del apoyo integral de quienes sufren la violencia. Sin embargo, para que esto ocurra las personas deben ser calificadas como víctimas por alguna autoridad (fiscalía, CNDH, comisiones estatales). A día de hoy, eso no ocurre, por lo que Tercero trabaja para pagar la deuda que contrajo para enterrar a su hijo.

El abogado Martín Alvarado explicó que han solicitado medidas de protección a las familias de las víctimas para evitar que sean hostigados por los militares, así como una atención integral por parte de CEAV. Nada de esto ha llegado y el letrado se queja de la lentitud del proceso.

Para Raúl Tercero, cada vez que pisa la fiscalía es un calvario. “Me tratan mal. Me ignoran. Si no es por el licenciado, ni caso me hacen”, se queja.

Mientras pelea la justicia por su hijo muerto, el hombre busca a Alejandro, el pequeño, todavía desaparecido. “Dios sabrá si está vivo o no, yo quiero darle cristiana sepultura”, asegura.

En el último mes, este hombre que llegó a Nuevo Laredo a ganarse la vida y perdió dos hijos por el camino, se dirige directamente al presidente Andrés Manuel López Obrador. “Que se haga justicia. Que paguen los daños que hicieron. A mi hijo no me lo van a dar, no me lo van a revivir. Lo que esos cabrones hicieron no estuvo bien. Le pido que paguen con cárcel”.

Hace un par de meses su propósito era reunificar la familia en el norte. Ahora la tragedia le ha quitado las ganas. “Vendré de vez en cuando para ver a mi hijo, pero solo quiero regresar a Chiapas”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.