close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
@PresidenciaMX

Por qué DiCaprio, Slim y Peña salen en la misma foto y cómo afecta a la vaquita marina

Leonardo DiCaprio, Carlos Slim y el presidente Enrique Peña Nieto acordaron la prohibición permanente del uso de redes de enmalle en toda el área donde habita la vaquita marina en el Golfo de California.
@PresidenciaMX
Por Redacción Animal Político
7 de junio, 2017
Comparte

El presidente Enrique Peña Nieto, el actor Leonardo DiCaprio y el empresario Carlos Slim aparecen sonrientes en la fotografía.

Las sonrisas afloraron luego de que se firmó un memorándum de entendimiento para incrementar el compromiso para proteger los ecosistemas marinos en el Golfo de California, aguas en las que la vaquita marina enfrenta la extinción, pues se calcula que hay unos 30 ejemplares de esa especie.

Durante su encuentro en Los Pinos, el mandatario mexicano, el actor y el empresario acordaron la prohibición permanente del uso de redes de enmalle en toda el área donde habita la vaquita marina.

Otro de los acuerdos implica mejorar los esfuerzos para combatir el uso de redes ilegales e incrementar la persecución de la pesca ilegal y de la caza furtiva de la totoaba.

Además se comprometieron a prohibir la pesca nocturna en el Golfo de California y en la reserva de la vaquita, así como implementar y restringir puntos de entrada y salida para la pesca en toda la región a través de inspectores certificados.

Durante la reunión, el presidente Peña Nieto afirmó que México hace un esfuerzo histórico para evitar la extinción de la vaquita marina, especie única en el mundo, y para proteger los ecosistemas importantes como el Patrimonio de la Humanidad de Revillagigedo.

Además, reiteró su compromiso para cumplir el Acuerdo de París y trabajar con otras naciones para que hagan lo mismo, ante la vulnerabilidad por los efectos del cambio climático.

Durante su discurso, Leonardo DiCaprio sostuvo que, ahora más que nunca, “el mundo busca liderazgo en todos los niveles para atacar el cambio climático y los problemas de conservación ambiental”.

En tanto, Carlos Slim destacó que los esfuerzos emprendidos por el gobierno de México para el mantenimiento y la preservación del ambiente, así como su trabajo con universidades y organizaciones civiles han sido significativos.

El empresario destacó la suma de esfuerzos para lo que “pudiera ser la última oportunidad de rescatar y preservar a la vaquita marina, que a pesar de los esfuerzos e inversiones para salvarla, su densidad ha declinado dramáticamente, víctimas de las redes de pesca ilegal”.

El 30 de mayo pasado, a través de su cuenta de Instagram, Leonardo DiCaprio lanzó un mensaje en el que exigió al gobierno mexicano ejecutar “medidas urgentes” para proteger a la vaquita marina.

“Salvemos a la vaquita, el mamífero marino más amenazado del mundo. desafortunadamente, la pesca ilegal ha provocado que la población de la vaquita se reduzca drásticamente.

“Quedan menos de 30 vaquitas y necesitamos tu ayuda para salvarlas. Únete a World Wildlife y pidamos al gobierno y la gente de México que implemente medidas urgentes para proteger a la vaquita marina, antes de que sea demasiado tarde”, publicó el actor.

#Regram #RG @manaoficial: Salvemos a la vaquita, el mamífero marino más amenazado del mundo. Desafortunadamente, la pesca ilegal ha provocado que la población de la vaquita se reduzca drásticamente. Quedan menos de 30 vaquitas y necesitamos tu ayuda para salvarlas. Únete a @World_Wildlife y pidamos al gobierno y la gente de México que implemente medidas urgentes para proteger a la vaquita marina, antes de que sea demasiado tarde. Please, help to save the vaquita, the most endangered marine mammal in the world. Unfortunately, illegal fishing has drastically reduced the vaquita population. Now, there are less than 30 vaquitas left and we need your help to save them. Join World Wildlife Fund and ask the government and people of Mexico to urgently implement the measures necessary to protect the vaquita, before it’s too late.

Una publicación compartida de Leonardo DiCaprio (@leonardodicaprio) el

El 19 de mayo pasado, Animal Político publicó que la única esperanza de que la vaquita marina, el único mamífero marino endémico en México, pueda salvarse de la extinción es una veda permanente a la pesca con redes de enmalle y el desarrollo de técnicas de pesca alternativas, de acuerdo con el informe “Se esfuma la vaquita: Salvando al mamífero marino más amenazado del mundo”, del Foro Mundial para la Naturaleza.

El documento reitera que la principal amenaza para la vaquita marina es la pesca y el comercio ilegal de totoaba —pez en peligro de extinción, cuya pesca está prohibida desde 1975— cuya vejiga alcanza un precio de 8 mil 500 dólares por kilo en el mercado negro y que se exporta a China por la falsa creencia de que tiene efectos medicinales y afrodisíacos.

El 20 de abril, Animal Político publicó que en los últimos 10 años, los gobiernos de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto han implementado sin éxito diversos programas, estrategias e incluso ampliado el área de protección marítima para la vaquita marina.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Gordofobia: 'Me he pasado la vida temiendo que me llamen gorda'

Megan Jayne Crabbe tardó casi dos décadas en aceptar su cuerpo. Hoy, la "influencer" intenta ayudar a quienes se sienten incómodos con su apariencia a través de su cuenta de Instagram.
18 de noviembre, 2019
Comparte
Megan Jayne Crabbe

Natalie Lam
“La fobia a la gordura provoca discriminación y acoso en el mundo real todos los días”, dice Megan Jayne Crabbe, quien tiene más de un millón de seguidores en Instagram.

Megan Jayne Crabbe tenía cinco años cuando comenzó una guerra contra su cuerpo.

En su primer día de clases, en lugar de hacer amigos, se comparaba con sus compañeros y decía que era la “gordita”.

Hoy tiene más de un millón de seguidores en Instagram, e intenta usar la plataforma social para ayudar a quienes se sienten incómodos con su cuerpo.

Pero lo cierto es que Megan tardó casi dos décadas en aceptar su propio cuerpo. Los años que precedieron a eso estuvieron marcados por dietas, una anorexia devastadora e, incluso, un período en un hospital psiquiátrico.

A los 21 años, después de haber abandonado el colegio y luego la universidad, alcanzó su peso objetivo. Pero, aún así, ella “odiaba todo” sobre sí misma.

“Sabía que no importaba el peso que alcanzara. Nunca sería suficiente”, dice Megan, quien ahora tiene 26 años.

“No podía continuar con esa vida. Mi trastorno alimentario me había consumido, perdí mucho tiempo y me negué a que continuara consumiéndome más”, agrega.

Movimiento “positividad corporal”

Megan Jayne Crabbe

Megan Jayne Crabbe
“Sabía que no importaba el peso que consiguiera, nunca sería suficiente”, dice Megan, de 26 años.

Sin quererlo, Megan conoció el movimiento social “positividad corporal” que aboga por la aceptación de todos los cuerpos, independiente de la apariencia.

“No sé cómo me topé en Instagram con la imagen de una mujer en bikini que hablaba de aceptar su cuerpo, de no hacer dieta y vivir su vida tal como era. Nunca hasta entonces había creído que fuera una opción”, cuenta.

Fue entonces cuando su vida cambió.

Comenzó a publicar mensajes y fotos positivas respecto a su cuerpo en su cuenta de Instagram, @bodyposipanda, acumulando cientos de miles de seguidores.

En sus publicaciones, ella se refiere a sí misma como “gordita” y anima a sus seguidores a adoptar este tipo de lenguaje.

“La palabra ‘gorda’ tenía el poder de noquearme. He pasado mi vida temiendo que me llamen gorda, ni siquiera podía ver la palabra”, explica.

“Cuando conocí el movimiento positividad corporal, empecé a ver la gordura de una forma diferente. La palabra gorda es solo una forma de describir un cuerpo y necesitamos recuperarla”.

Fobia a la gordura

Megan comenzó a hacer dieta a los 10 años, diciéndoles a sus padres que quería llevar una vida “más saludable”. Sin embargo, al poco tiempo sus padres se dieron cuenta de que se había convertido en algo dañino.

Cuando tenía 14 años, le diagnosticaron un trastorno alimentario y a los 20 años, odiando que su cuerpo le “ocupara tanto espacio cerebral”, dejó la universidad y asumió el cuidado de su hermana Gemma, que tiene parálisis cerebral.

Ahora se describe a sí misma como activista, modelo, escritora y oradora. Recientemente realizó una gira por Reino Unido en la que cantó, bailó y habló sobre la cultura de la dieta ante una audiencia de 2,000 personas.

Además, Megan fue invitada al Parlamento británico para hablar con la Oficina de Igualdad sobre la imagen corporal.

La influencer planteó que el tema de la “fobia a la gorduradebería reconocerse como una forma de prejuicio.

Megan y Gemma Crabbe

Megan Jayne Crabbe
Megan asumió el cuidado de su hermana Gemma, quien tiene parálisis cerebral.

“No podemos tener una conversación sobre la imagen corporal sin abordar la fobia a la gordura”, dice.

“Muchas de nuestras inseguridades tienen sus raíces en el miedo a estar demasiado gordas, y para las personas que efectivamente tienen cuerpos más grandes, la fobia a la gordura provoca discriminación y acoso en el mundo real todos los días”, agrega.

Megan dice que suele recibir críticas en las redes sociales de los que aseguran que sus mensajes promueven un estilo de vida poco saludable.

Pero ella afirma que el debate sobre qué es la vida sana no debería girar en torno al peso.

“No espero que las personas amen necesariamente sus cuerpos, sino que los respeten”, dice.

“Me siento afortunada de haber encontrado el movimiento de la positividad corporal a la edad a la que lo hice, porque recibo muchos mensajes de mujeres mayores que han pasado sus vidas odiando sus cuerpos, y acaban de aprender a aceptarse a ellas mismas”.

Respeto por el cuerpo

Megan Jayne Crabbe

Linda Blacker
Megan Crabbe cree que la fobia a la gordura debería reconocerse como una forma de prejuicio.
Megan Jayne Crabbe

Megan Jayne Crabbe
La activista, modelo y oradora realiza giras para hablar de la “cultura de la dieta”.

Aunque muchos clasifican a Megan en la categoría de influencer, ella prefiere evitar esta descripción, porque dice que “muchas personas lo hacen para su propio beneficio”.

Ella, más que nada, quiere utilizar las redes sociales para hacer frente a la cultura de la dietay con ello espera ayudar a otros a construir una vida basada en algo más que la apariencia.

“Ha sido un proceso muy largo para aceptar todo lo que creía sobre el peso y la belleza, y luego obligarme a cuestionarlo. Tuve que llegar a un punto de respeto básico por mi cuerpo y aprender a no odiar mi reflejo”, dice.

“Ahora quiero ayudar a otras personas a lograr esto”, añade.

“Cuando tenía cinco años pensé que estar gorda era lo peor que me podía pasar. Había internalizado ese mensaje a una edad tan temprana, que he recorrido un largo camino. He estado una vida odiándome a mí misma y no quiero que nadie más se sienta así”, conluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2UdkGCpO8eU

https://www.youtube.com/watch?v=VhaiClpvNtg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.