Llega a México el #BusDeLaLibertad, que promueve el odio y la homofobia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Twitter @CitizenGOes

Llega a México el #BusDeLaLibertad, que promueve el odio y la homofobia

Ante el anuncio de que llegará a México el #BusDeLaLibertad, Copred inició una investigación, ya que defensores denunciaron que esta iniciativa, que ya causó polémica en España, promueve el odio.
Twitter @CitizenGOes
Por Erendira Aquino
14 de junio, 2017
Comparte

El anuncio de la llegada del llamado “#BusDeLaLibertad”, que promueve mensajes contra el aborto y la comunidad LGBTTTI, ha generado críticas de defensores de derechos humanos y académicos que consideran que esta iniciativa promueve la discriminación y la homofobia.

La activista y académica Hilda Téllez presentó una queja ante el Consejo para Prevenir y Erradicar la Discriminación (Copred), donde pide a la dependencia “la suspensión inmediata de la circulación del camión”, traído a la CDMX por el Consejo Mexicano de la Familia, si éste contiene mensajes de odio.

El llamado “bus de la libertad”, presentado en Madrid, España, en febrero pasado, es un vehículo, pintado de naranja, que recorre las calles con mensajes contra lo que algunas organizaciones ‘provida’ llaman “ideología de género”.

Hilda Téllez explicó a Animal Político que decidió interponer la queja cuando vio la imagen presentada con un autobús en el que se lee “Es perverso decirles a los niños que desde los 10 años pueden tener sexo con adultos y abortar… ¡Sin el reconocimiento de sus padres!

“Esto es un mensaje que promueve el odio, en primera porque nadie en su sano juicio le diría a un niño de 10 años que tenga sexo con adultos y aborte. Es una situación donde ellos tergiversan la verdad y bajo esa verdad elaboran acciones que señalan a las personas, en este caso a feministas y miembros de la comunidad LGBT”, dijo.

Te puede interesar: En la CDMX no tenemos más oportunidades que el trabajo sexual, acusan mujeres trans.

En respuesta, la presidenta del Copred, Jacqueline L’Hoist, informó a través de Twitter que se dará seguimiento a la denuncia por el autobús.

Prejuicios a la ideología de género

HazteOir.org, organización española que promueve el recorrido del autobús, quiere que los gobiernos promuevan programas de salud materna e impulsen acciones para erradicar la pobreza, pero “excluyendo los derechos sexuales y reproductivos”, que son “un pretexto para imponer el aborto a las mujeres”.

Antonio Velázquez, miembro de HazteOir.org, expresó que “las autoridades públicas están amenazando la educación libre”, pues obligan a las escuelas “a promover la ideología de género a los alumnos, dando incluso entrada a los colectivos LGBTTTI para supervisar materiales, así como para impartir charlas sobre diversidad sexual”.

En respuesta a la llegada del autobús, la activista por los derechos de la comunidad LGBTTTI, Lol Kin Castañeda, acusó que este autobús promueve “prejuicios respecto de todo esto que ellos llaman ideología de género, y que es una ridiculización de temas que en los últimos años se han consolidado, como el reconocimiento a la identidad de género, de los derechos de lesbianas, gays y el derecho a decidir de las mujeres”.

Lee: De la cárcel a la defensa de derechos: Samantha cuenta cómo es la política para una mujer trans. 

Derecho a educar a sus hijos

Según sus promotores, el #BusDeLaLibertad defiende la “libertad de los padres y el derecho a educar a sus hijos de acuerdo a sus valores y convicciones”, así como la libertad de expresión para quienes discrepan “de la ideología de género, ahora obligatoria”.

El Consejo Mexicano de la Familia, A.B.P. defendió que lo que el autobús de la Libertad reclama el “derecho primario de los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones morales y religiosas”.

Sin embargo, en opinión de Hilda Téllez, aunque los padres tienen derecho a educar a sus hijos conforme a sus principios morales y convicciones, “no pueden prohibir es que desde las escuelas se de educación, porque los niños tienen derecho a acceder a la información“.

“Si bien es cierto la expresión no debe ser objeto de censura previa, el derecho a la libertad de expresión no es absoluto, pues la ley prohibe que una persona incite a la violencia, se haga apología a la discriminación o al odio hacia un grupo“, concluyó.

Voluntarios de CitizenGO y del Consejo Mexicano para la Familia tienen previsto llegar este miércoles en el autobús a las 12 pm a la glorieta de la calle Fernando Alencastre y Molino del Rey, de donde partirán a la Residencia Los Pinos.

Lee: Comunidad LGBT y la discriminación laboral y educativa.

De acuerdo con HazteOir.org, entregarán “miles de firmas de ciudadanos mexicanos contra las cartillas de educación sexual impulsadas por la Comisión de Derechos Humanos que establecen el aborto como ‘derecho’ y obligan a los menores a aprender ideología de género”.

El Copred se pronunció en contra de “cualquier mensaje que promueva la violencia, la discriminación o que busque perjudicar los derechos fundamentales ya conquistados”.

En un comunicado, la institución expresó que “resulta fundamental proteger el derecho a la libertad de expresión”; sin embargo, “la libre manifestación de ideas no puede basarse en falsedades que dañen la dignidad de las personas“.

Aunque los promotores de la iniciativa informaron sobre los actos públicos en los que participará el autobús este miércoles, la queja interpuesta por Hilda Téllez ante el Copred busca frenar su circulación.

Inmujeres rechaza la campaña

El Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México manifestó su rechazo a cualquier campaña en contra de los derechos humanos de las mujeres, como es el caso del “#BusDeLaLibertad”, “que bajo el mote de “ideología de género”, atenta contra el derecho a decidir y los avances en materia de igualdad sustantiva entre mujeres y hombres”.

“Este tipo de campañas supone un ataque a los derechos constitucionales e incita odio, discriminación, intolerancia y exclusión hacia las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, travesti, transexuales e intersexuales (LGBTTTI)”, explicó Inmujeres en un comunicado.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La impresionante (y costosa) operación del Kremlin para proteger a Putin del coronavirus

Desde el inicio de la pandemia, las autoridades rusas han hecho enormes esfuerzos para proteger al presidente Vladimir Putin de la COVID-19.
7 de abril, 2021
Comparte

Desde el mismo comienzo de la pandemia de coronavirus, las autoridades rusas han hecho todo lo posible para proteger al presidente Vladimir Putin de la infección. Pero ¿cómo se organiza una cuarentena al estilo del Kremlin y cuánto ha costado?

Durante el último año, cientos de personas han tenido que ponerse en cuarentena en Rusia, antes de estar cerca de Vladimir Putin. Algunos tuvieron que aislarse incluso si no estaban en contacto directo con el presidente, sino como precaución porque estaban en contacto con otras personas que tenían previsto reunirse con él.

El 25 de marzo de 2020, el presidente Putin se dirigió a la nación y anunció que el 1 de abril marcaría el comienzo de una “semana no laboral”, mientras el coronavirus se propagaba rápidamente en Rusia.

Más tarde, en abril, se introdujo un confinamiento completo con el cierre de tiendas no esenciales y la prohibición de reuniones masivas, mientras una gran proporción de la población comenzó a trabajar desde casa.

Al mismo tiempo, 60 miembros de la tripulación de vuelo especial de la aerolínea Rossiya, al servicio del presidente Putin y de otros altos funcionarios del gobierno ruso, fueron puestos en cuarentena por primera vez el 26 de marzo de 2020 en un hotel no lejos de Moscú.

Desde entonces, cientos de pilotos, médicos, conductores y otro personal de apoyo, así como visitantes del mandatario, han pasado tiempo en cuarentena en una docena de hoteles en toda Rusia para proteger al presidente Putin de la infección.

Recientemente, se informó que el mandatario recibió una vacuna desarrollada en Rusia, aunque no se ha especificado cuál, pero los contratos con varios hoteles de “cuarentena” parecen estar vigentes hasta bien entrado el próximo año.

El servicio ruso de la BBC ha calculado que la Dirección del Presidente de la Federación Rusa, un órgano ejecutivo responsable del buen funcionamiento del equipo presidencial, recibió del presupuesto estatal unos US$84 millones para medidas de lucha contra la pandemia.

Los hoteles del Kremlin

Vladimir Putin en una pantalla.

Getty Images
El Kremlin ha hecho grandes esfuerzos económicos y logísticos para mantener a Putin a salvo de la enfermedad.

El servicio ruso de la BBC ha hallado que, al menos, 12 hotelesse han utilizado para las cuarentenas del Kremlin. Estos lugares de hospedaje se encuentran en Moscú y en su región circundante, la Crimea anexada, así como en una ubicación no muy lejos de la ciudad sureña de Sochi, el escenario de los Juegos Olímpicos de invierno de 2014 y uno de los lugares favoritos del presidente Putin.

En la lista de cuarentena no había hoteles privados: todos los lugares donde los visitantes y el personal de servicio pasaron tiempo pertenecen a la Dirección Presidencial. Algunas de las reservas están hechas hasta marzo de 2022.

Los miembros de la tripulación de vuelo de Rossiya parecen ser los principales ocupantes de estos hoteles. La tripulación sirve a funcionarios, incluido el propio presidente Vladimir Putin, así como al primer ministro Mikhail Mishustin y otros ocho ministros del gabinete.

El servicio ruso de la BBC pudo saber que el presidente Putin pasó gran parte del año pasado trabajando desde su residencia de Sochi.

Una fuente familiarizada con las condiciones de la cuarentena dijo que decenas de pilotos y otro personal aéreo tuvieron que ponerse en confinamiento cerca de Sochi para proporcionar transporte al mandatario, así como para el primer ministro, el ministro de Relaciones Exteriores y muchos otros. Entre los que se pusieron en cuarentena se encontraban pilotos de aviones y helicópteros.

Confinarse para ver a Putin

Vladimir Putin en un escenario.

Getty Images
Antes de que Putin asista a actos públicos se toman numerosas medidas para minimizar el riesgo de que se contagie.

El 75º aniversario de la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial debería haber sido una celebración importante en Rusia.

El recuerdo de esa guerra y el papel de Rusia en la derrota del nazismo son partes clave de la narrativa patriótica del gobierno de Putin. La celebración habría tenido lugar en la Plaza Roja el 9 de mayo, el Día de la Victoria de Rusia.

En lugar de ello, la conmemoración se trasladó al 24 de junio de 2020 y se realizó en una escala mucho menor, aunque todavía incluía un desfile militar. Los veteranos de guerra y las celebridades estrecharon la mano del presidente Putin y recibieron premios para conmemorar el aniversario.

Bloomberg informó que antes de reunirse cara a cara con el presidente, más de 200 personas, incluidos 80 veteranos de guerra de entre 80 y 90 años, tuvieron que ponerse en confinamiento durante dos semanas.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, confirmó antes del desfile de junio que “un grupo de veteranos” estaba en cuarentena “en excelentes condiciones”, aunque destacó que esto se hacía como precaución por su bien.

El presidente Putin colocando flores sobre una tumba.

Kremlin.ru
Detrás de las apariciones de Putin en público hay toda una operación para asegurar que no corre riesgo de infectarse con el coronavirus.

Las agencias de noticias estatales rusas TASS y RIA-Novosti publicaron historias idénticas, describiendo cómo “uno de los hoteles de Moscú” había sido equipado para la cuarentena de unos 20 periodistas.

Se quedaron en habitaciones individuales, dejándolas solo mientras las limpiaban. No podían hablar entre ellos cara a cara y solo podían comunicarse virtualmente.

No se les permitió fumar ni beber alcohol. Los paquetes y las encomiendas que recibían de fuera del hotel de cuarentena solamente les eran entregados después de ser inspeccionados y desinfectados.

Los reporteros que se encontraban en aislamiento eran alimentados tres veces al día, dejando sus comidas y bebidas fuera de sus habitaciones, junto con cubiertos desechables. Cualquiera que entrara en contacto con ellos usaba trajes de protección personal completos.

También hubo informes sobre funcionarios del gobierno regional que se aislaron antes de las visitas del presidente Putin. Por ejemplo, en la ciudad de Sarov, en la región de Nizhny Nóvgorod, las autoridades locales asignaron US$13.000 para medidas “destinadas a prevenir la propagación de la infección por coronavirus durante la visita del presidente de la Federación de Rusia”.

El servicio ruso de la BBC se enteró de que alrededor de 20 miembros del personal de la administración local de Sarov estaban aislados en una pensión para veteranos de guerra. Los gastos de su estancia incluyeron camas de madera “de nogal”, juegos de ropa de cama, plancha y cuatro cajas fuertes de seguridad.

La BBC le preguntó al portavoz del Kremlin sobre las precauciones amplias y de larga escala tomadas para proteger al presidente Putin y si, en su conocimiento, otros países tenían prácticas similares en vigor. Dmitry Peskov declinó hacer comentarios.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8fj-C_xCda8&t=3s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.