¿Pagarías 500 dólares por una Xbox One X? Cuatro expertos dan su veredicto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

¿Pagarías 500 dólares por una Xbox One X? Cuatro expertos dan su veredicto

Algunos consideran que la consola de videojuegos Xbox Oe X tiene un costo elevado, pero, ¿qué dicen los expertos? Aquí encontrarás la versión de los especialistas.
AFP
Por Steffan Powell // BBC Mundo
13 de junio, 2017
Comparte

Microsoft acaba de anunciar en la E3 de Los Ángeles -el evento más importante de videojuegos del año- todos los detalles de su nueva Xbox One X, la consola “más poderosa del mercado”, según el gigante tecnológico.

El dispositivo saldrá a la venta el próximo mes de noviembre y costará US$500, US$100 más que la PlayStation 4 que Sony lanzó el año pasado.

La empresa que fundó Bill Gates también anunció 22 nuevos títulos que podrán jugarse con su Xbox One X.

Pero algunos expertos dicen su precio es demasiado alto para ser, básicamente, una versión renovada de su antecesora, la Xbox One S.

¿Es la nueva apuesta de Microsoft demasiado cara? ¿Está justificado su alto precio?

La BBC consultó a cuatro especialistas clave de la E3 2017 en busca de respuestas.

Aoife Wilson, productora de video en Eurogamer: “Necesitamos ver los juegos, no sólo el diseño”

Aoife Wilson

Para Wilson, el precio de la nueva consola de Microsoft deberá justificarse según lo buenos que sean los juegos. Y esa respuesta todavía no la tiene.

“La Xbox One X me parece un poco monstruosa. Vengo a estos eventos y quiero ver los juegos, y lo que vimos fueron unas imágenes generadas por computadora muy impresionantes. Pero, ¿dónde están los juegos?”.

“Todo es muy sofisticado, muy pulido, pero tenemos que ver a gente jugando con ella. Espero que lo muestren a lo largo de esta semana”.

“Para ser una exposición, no me parece que haya marcado la diferencia”.

“Creo que la consola se ve muy bien pero cuando te fijas en lo esencial, vemos un montón de lanzamientos exclusivos de consolas pero nada realista o títulos verdaderamente significativos”.

“Influencer” de YouTube Tommy T999: “Es mucho dinero para una actualización”

Tommy T999

Tommy T999, sin embargo, tiene una respuesta más contundente:

“Es mucho dinero para lo que algunos consideran una actualización más que una nueva consola, especialmente si están tratando de convencer a gente que usa PlayStation o PC”.

“Una vez que juegas un título por la primera vez, si es algo que no has jugado antes, es entonces cuando puedes convencerte (y estar dispuesto a pagar más)”.

Phil Spencer, director de Xbox: “El éxito se verá en los juegos, no en los gráficos”

Phil SpencerAFP/GETTY IMAGES

El jefe de Xbox dice que sus avances justifican el precio de la que considera “la mejor” consola que han lanzado hasta ahora.

“Tenemos la consola más poderosa del mundo y al igual que ocurre con muchos productos de consumo de otro tipo, hay algunos clientes que dicen: ‘Yo sólo quiero lo mejor’. Y nosotros lo tenemos”.

“Hay mucha gente que lo único que quiere es una consola asequible con la que puedan jugar todos los juegos que mostramos aquí con un buen soporte HDR (alto rango dinámico)”.

“Ya tenemos la unidad Blu-ray 4K dentro de la consola S. Es un gran rango de juegos y respetamos el contenido que nos compran”.

“Pero si empiezan con la Xbox One S y deciden más tarde que quieren la X, podrán jugar a todos esos juegos mejor en la nueva consola”.

Matt Webster, productor de Star Wars: Battlefront II: “Todo será más creativo en los próximos 5 años”

Matt Webster

Webster dice que habrá cosas más interesantes en el futuro:

“La industria del videojuego va a cambiar más en los próximos cinco años que lo que lo ha hecho en los últimos 30”.

“No sólo habrá hardware más potentes, sino que además tendremos más fidelidad visual, sonora y sensorial (fidelidad física)”.

“Todas esas cosas van a ser muy emocionantes. Tener más poder nos dará más libertad para ser más creativos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

‘La gente se volvió loca comprando’: por qué se dispararon los precios de la vivienda en el mundo

El aumento del valor de las viviendas experimentó el crecimiento más veloz desde fines de 2006. Existe una "carrera por el espacio" que surgió con la pandemia de covid-19.
29 de julio, 2021
Comparte

Ni Wall Street ni el mercado de las viviendas sufrieron los estragos económicos causados por la pandemia de Covid-19.

Al contrario, precisamente en medio de la crisis, los mercados financieros marcaron máximos históricos y el precio de las viviendas en varias de las mayores economías del mundo se disparó.

Un fenómeno que deja en evidencia la histórica desigualdad económica que divide a las sociedades y que tras la recesión se hizo aún más profunda.

Mientras algunas de las familias que perdieron su empleo están enfrentando desalojos, otras han logrado consolidar su posición económica e incluso mejorarla.

El precio de las viviendas a nivel mundial registró un incremento promedio de 7,3% en el primer trimestre de este año, comparado con el mismo período del año anterior.

Se trata del crecimiento más veloz desde fines de 2006, según un estudio realizado por la consultora inmobiliaria británica Knight Frank que analizó el mercado en 56 países.

El ranking de la escalada de precios está liderada por Turquía (con un aumento de 32%), seguido por Nueva Zelanda (22,1%) y Luxemburgo (16,6%).

De los cinco países latinoamericanos incluidos en el informe, Perú encabeza el ranking de la región con un alza de 10%.

“Los precios de las viviendas están subiendo debido a la pandemia, no a pesar de ella”, le dice a BBC Mundo Kate Everett-Allen, jefa de Investigación Residencial Internacional de la firma.

Con los profundos cambios generados a partir de 2020, explica, se ha generado una reevaluación masiva de las necesidades habitacionales de las personas.

“Esto es una carrera por el espacio”, apunta.

“La gente se volvió loca comprando”

Esa ha sido la experiencia de Mariana Godoy, una corredora de propiedades venezolana que vive en Miami junto a su esposo y tres hijos.

Con la pandemia, su casa se transformó de un momento a otro en oficina y escuela al mismo tiempo.

Casa en venta

Getty Images
Se trata del aumento de precio más veloz desde fines de 2006.

Los cinco miembros de su familia tuvieron que compartir el mismo espacio las 24 horas del día, algo que nunca habían experimentado antes.

“Lo que necesitamos es más espacio”, cuenta. “El problema es que los precios subieron tanto, que ahora preferimos esperar un poco antes de comprar”.

“Como los intereses de los créditos han estado muy bajos, la gente se volvió loca comprando y están dispuestos a pagar lo que sea”.

Hay algunas propiedades en determinados barrios de Miami, explica, cuyo precio después de la pandemia se ha disparado casi al doble.

Eso no quiere decir que la situación sea similar en todas partes, pero la tendencia alcista es un hecho.

El valor promedio de las viviendas en Estados Unidos aumentó 13,2%, el ritmo de crecimiento más rápido de los últimos 15 años.

Un boom en los suburbios de las ciudades

Una parte importante del incremento en el valor de las viviendas, al menos en los países más ricos, se relaciona con la búsqueda de más espacio y eso explica por qué el boom inmobiliario está más centrado en los suburbios de las grandes ciudades.

Quienes tienen un alto nivel de ingresos se han lanzado a la búsqueda de propiedades que les permitan aprovechar las circunstancias excepcionales que se han creado en estos tiempos de pandemia.

Persona recibe las llaves de una casa

Getty Images

Entre esas condiciones inéditas están las bajas tasas de interés de los créditos hipotecarios a nivel global y los gigantescos estímulos fiscales que han desplegado los gobiernos de países desarrollados para reactivar las economía.

A eso se suma un cambio fundamental: la posibilidad del teletrabajo.

Y los profesionales que pueden trabajar a distancia son precisamente quienes suelen tener mayores ingresos que el resto de la población.

“Las personas están menos atadas a la oficina y algunas han optado por mudarse a los suburbios” de las grandes ciudades, dice Everett-Allen.

A ese panorama hay que agregar que en algunos mercados aumentó la demanda por viviendas y, al mismo tiempo, disminuyó la cantidad de propiedades disponibles.

Esta combinación ha empujado aún más arriba los precios habitacionales.

América Latina

En Latinoamérica el aumento de precios es menos generalizado y está particularmente circunscrito a los compradores más ricos.

Según el análisis de Knight Frank los precios promedio de las viviendas subieron en el primer trimestre un 10% en Perú, 6,6% en México, 4% en Brasil, 1,7% en Chile y 3,2% en Colombia.

Casas

Getty Images

En el caso de Perú, sin embargo, las fuentes consultadas por BBC Mundo en el mercado local manejan otras cifras.

Una situación que quizás podría explicarse por la utilización de distintas metodologías en la manera de abordar el análisis.

“Ha habido un incremento del 5.3% del precio de la vivienda en los últimos 12 meses, lo cual se sustenta básicamente por las ventas en Lima Moderna”, le dice a BBC Mundo Ricardo Arbulú, presidente del Comité de Análisis de Mercado de la Asociación de Empresas Inmobiliarias del Perú, ASEI.

Otros expertos como Víctor Saldaña, presidente de la Asociación Peruana de Agentes Inmobiliarios, ASPAI, insiste en que es muy difícil contar con cifras detalladas sobre la evolución de precios, porque los valores de los apartamentos y las casas son muy diferentes, y porque las variaciones por barrio son demasiado disímiles.

Su percepción es que “los precios en Lima se han mantenido más o menos iguales”, señala en diálogo telefónico desde Lima.

¿Una burbuja?

A nivel global ha existido un cierto debate sobre si el aumento de precios de las viviendas está creando una burbuja.

Sin embargo, la opinión más prevalente entre los analistas es que es muy poco probable que los precios sufran una fuerte caída.

Casa en venta en California

Getty Images

Puede haber una estabilización de la tendencia alcista en el futuro en la medida que vuelvan condiciones de mercado más parecidas a las que existían antes de la pandemia, aunque, por lo pronto, el frenesí de la demanda sigue pujante.

Y si el teletrabajo o el modelo de trabajo híbrido se hace más común en los sectores de mayores ingresos, es posible que se mantenga la necesidad de conseguir más espacio habitacional.

Lo que sí ha ocurrido es que en algunos mercados donde los precios se dispararon demasiado, las autoridades han tomado algunas medidas para “enfriarlos”.

Por ejemplo, en Nueva Zelanda, el gobierno cambió algunas reglas para evitar deducciones de impuestos que favorecen a los inversionistas y amplió de 5 a 10 años el período en que se gravan las ganancias obtenidas con la venta de propiedades.

El objetivo, dicen las autoridades, es frenar “la especulación”. Y en países como Canadá, el gobernador del banco central advirtió que existe una “exuberancia excesiva” en el mercado de las viviendas, la cual será vigilada de cerca.

El tema es complejo porque muchas veces, cuando los precios escalan de un modo inusual, las familias con menos ingresos terminan siendo desplazadas hacia zonas más periféricas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XIphRMBUYy0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.