Playa Bagdad: el extraño lugar donde empieza la frontera entre México y Estados Unidos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Playa Bagdad: el extraño lugar donde empieza la frontera entre México y Estados Unidos

El nombre Playa Bagdad se originó porque sus dunas recordaron a los soldados estadounidenses las características de la ciudad mesopotámica.
BBC Mundo
Por Juan Paullier / BBC Mundo, desembocadura del río Bravo
15 de junio, 2017
Comparte

Empieza de la forma menos pensada. Podrá ser la frontera más transitada del mundo y una de las más controladas, pero donde comienzan a separarse Estados Unidos y México no existen el tránsito ni los controles.

Para verlo se debe llegar a Texas y pasar por Harlingen, ir a las afueras de Brownsville -la última o primera ciudad fronteriza según cómo se mire- y recorrer Boca Chica Boulevard en dirección este hasta el final. Esta carretera de asfalto gastado, que se convierte en arena, se estrella contra las olas achocolatadas del golfo de México.

La arena es dura y la franja entre el mar y las dunas permite circular hacia el sur, donde, en algún punto, termina Estados Unidos y empieza México. La playa parece abandonada. Un delfín yace sin vida con la boca abierta. Un barril de metal semienterrado que vino a encallar aquí no deja de oxidarse, a una casa rodante sin gente a la vista la custodia, simpático, un perro de pelaje blanco.

MapaBBC MUNDO

La larga lengua de arena está marcada por anchas huellas de neumáticos y, al final, a cuatro kilómetros de la entrada, otra corriente de agua irrumpe en escena. Tras más de 3.000 kilómetros de viaje allí muere el río Bravo y, desde el 2 de febrero de 1848, nace la frontera.

Sus aguas dulces se unen, mezclan y revuelven con las saladas del golfo. En medio de dos tramos de arena sucia fluye un espejo de agua marrón que en su punto más flaco no mide 30 metros. A quienes llegan sin conocer les invade la duda, genuina, de saber exactamente dónde se acaba Estados Unidos y si lo que se ve del otro lado es México.

Boca Chica Boulevard (archivo)GETTY IMAGES
Boca Chica Boulevard, una carretera de asfalto gastado, que se convierte en arena y se estrella contra las olas achocolatadas del golfo de México.

La incertidumbre lleva a la pregunta, que se grita porque la brisa se lleva las palabras hacia el golfo. “¡¿Eso es México?!”. “¡Sí, es México!?, devuelve la voz de un hombre del otro lado.

Entonces sí, aquí empieza la frontera. No hay agentes de la Patrulla Fronteriza, ni aduanas, ni muros. Ni siquiera un cartel que indique que si te lanzas al mar en pocas brazadas estás en otro país. En esa otra orilla lodosa, un puñado de mexicanos pasan el día en la desembocadura de un río que es Bravo, cuando ellos hablan, y Grande, en boca de los estadounidenses.

Llegaron en una 4×4, con la familia entera y braseros a cuestas para asar carne. Con el agua por la rodilla, sostienen la caña de pescar y esperan. A la hija de Feliciano se le escapa su bote inflable rosa y acaba en Estados Unidos. Feliciano, sin quitarse la camiseta de la selección española, se lanza a nadar para recuperarlo.

Mientras le saca el aire para llevárselo de vuelta explica que la necesidad lo hizo venir por el salvavidas, más que nada por los niños, por cómo está la corriente. Que ahorita que pisó territorio estadounidense sí está indocumentado, para qué negarlo. Que por lo regular no se los ve a los de la Patrulla Fronteriza, pero a veces se dan una vuelta, por eso ya se va a regresar. Y que está fuerte la corriente.

FelicianoBBC MUNDO
A la hija de Feliciano se le escapa su bote inflable rosa y acaba en Estados Unidos. Y Feliciano, sin quitarse la camiseta de la selección española, se lanza a nadar para recuperarlo.

Se persigna, se sumerge y nada, y en menos de un minuto se reúne con su familia en México. Vienen de Playa Bagdad, a 15 kilómetros por la costa, destino turístico para la gente del norte del estado de Tamaulipas.

“Tal es la obstinación de este pueblo”

Playa Bagdad tuvo varios nombres a lo largo de la historia pero el que le quedó fue ese y , según la leyenda, se originó porque sus dunas les recordaron a los soldados estadounidenses a esa ciudad mesopotámica. Eran tiempos de la Guerra entre México y Estados Unidos, un conflicto nacido en 1846 del afán expansionista de este último y que se saldaría en 1848 con un tratado que determinó la actual frontera entre ambos.

En 1836 Texas, en ese entonces parte de México, se había declarado independiente alentada por el malestar que les generaba el antiesclavismo mexicano. Envalentonada por la victoria, desestimó su límite sur que se encontraba sobre el río Nueces más de 200 kilómetros al norte del Bravo, y lo llevaron al que es hoy.

México se opuso pues lo consideraba parte de su territorio. En 1845 la anexión de Texas por parte de EE.UU. dio el golpe de gracia a la paz y, tras un enfrentamiento entre tropas de ambos, se fueron a la guerra. La derrota mexicana marcó la frontera para siempre.

Winfield ScottISTOCK/MASHUK
Winfield Scott, canónico general del Ejército estadounidense a quien, en parte, se lo podría considerar uno de los tantos involuntarios responsables históricos de la existencia de esta frontera.

Aquí que aparece la figura de Winfield Scott canónico general del Ejército estadounidense que sirvió durante 14 gobiernos y a quien, en parte, se lo podría considerar uno de los tantos involuntarios responsables históricos de la existencia de esta frontera. El Grand Old Man of the Army ostentaba el cargo de mayor general durante el capítulo más aciago de la relación entre Estados Unidos y México.

En marzo de 1847, al mando de 70 navíos, Scott bombardeó el puerto de Veracruz y luego dirigió a 6.000 hombres en la batalla de Chapultepec, que se saldó el 16 de septiembre con la afrenta de la bandera estadounidense ondeando en el Palacio Nacional y el ejército invasor ocupando Ciudad de México.

Como recuerdo de esa época queda el himno de los marines estadounidense, cuya primer estrofa empieza From the Halls of Montezuma (Desde los salones de Montezuma).

Dos días después de la ocupación de Ciudad de México, Scott escribió una carta al secretario de Guerra en Washington, diciéndole “tal es la obstinación, o más bien el enamoramiento, de este pueblo, que es muy dudoso que las nuevas autoridades se atrevan a demandar por la paz en las condiciones que, en las negociaciones recientes, fueron dadas a conocer por nuestro ministro”.

Tratado para resolver las diferencias fronterizas pendientes entre México y EE.UU.BBC MUNDO
Mapa de la desembocadura del río Bravo que aparece en el tratado de 1970 para resolver las diferencias fronterizas pendientes entre ambos países.

No hubo ni un atisbo de ecuanimidad. La humillación en el campo de batalla dio paso a la ignominia de la diplomacia que se saldó con la firma del tratado de límites entre ambos países a comienzos del año siguiente. México quedó desmembrado al perder la mitad de su territorio y la frontera se estableció en el río Bravo. Hay quien podrá afirmar que esa herida no sólo no cicatrizó sino que aún sangra.

Y este punto siguió teniendo importancia histórica. El puerto de Playa Bagdad resultó vital durante la guerra civil estadounidense entre 1861 y 1865. Los 11 Estados Confederados, que habían declarado su independencia, dependían del algodón que se producía en el sur.

Para evitar el bloqueo impuesto por la Unión (e ideado por el general Winfield Scott), este puerto se convirtió en una puerta trasera para que el producto saliera al mar, llegara a Europa y de allí volvieran barcos -franceses e ingleses en su mayoría- con el correo, suministros y armas.

Puerto Bagdad veía pasar barcos a vapor pintados de gris para camuflarse con el plomizo mar nocturno, que navegaban hacia el Caribe y luego su mercadería viajaba más allá.

Desembocadura del río BravoBBC MUNDO
Las olas rompen y resurgen en cíclica comunión con un entorno ajeno a separaciones geográficas, políticas o sociales. Ser frontera es parte de la naturaleza.

El frenesí del puerto kilómetros al sur del río se acabó con el fin de la guerra civil estadounidense no sin antes atravesar, en 1866, la Batalla de Bagdad, entre tropas republicanas mexicanas y soldados del Segundo Imperio Francés y Mexicano. En 1880 no pudo con el enésimo huracán y, oficialmente, la ciudad se declaró inexistente.

A comienzos del siglo XXI el río se cansó de ser frontera y su desembocadura quedó bloqueada temporalmente por un banco de arena. Se cortó el vínculo con el golfo, mas no la esencia de un sitio donde el límite surge imperceptible, calmo y armónico en la mitad del curso.

La brisa sostenida mantiene en el aire un concepto de frontera redefinido por la ausencia de división. La corriente es prometedora, río arriba recién inician las verdaderas complejidades de este límite. Las olas rompen y resurgen en cíclica comunión con un entorno ajeno a separaciones geográficas, políticas o sociales. Ser frontera es parte de la naturaleza.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Contenido patrocinado
Especial

Nueva red de radiocomunicación para las entidades federales de seguridad pública en el país

México dará pie a la creación de la Red Integrada Nacional de Radiocomunicación, con la cual se podrán comunicar todas las dependencias en materia de seguridad.
Especial
14 de diciembre, 2020
Comparte

El gobierno federal anunció un acuerdo para la creación de una nueva Red Integrada Nacional de Radiocomunicación, la carretera por la que circularán todas las comunicaciones en materia de seguridad pública de dependencias federales como la Guardia Nacional y las secretarías de Defensa y Marina

El 30 de noviembre de este año, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el acuerdo que da pie a este proceso el cual incluye la creación de una comisión —encabezada por la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana— que será la responsable de coordinar y dar seguimiento a las acciones para crear esta red así como para definir las políticas, lineamientos técnicos, plan de acción, diseño y especificaciones.

Lo que busca el gobierno federal con este proceso es lograr la interoperabilidad entre las redes de radiocomunicación de las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal con el establecimiento de pactos y, de este modo, operar bajo estándares abiertos, seguros y eficientes, esto quiere decir, que se abre a la libre competencia de los prestadores de este tipo de servicios.

Uno de ellos es Airbus que lleva en México más de 20 años de ofrecer servicios de radiocomunicación a entidades de seguridad pública. En entrevista con Animal Político, Fred Gallart, CEO para México y América Latina de Secure Land Communications, unidad de negocio de Airbus, afirma que celebran el inicio de este proceso y se declaran listos para competir.

Lo trascendente del acuerdo es que da total libertad a la comisión para definir los lineamientos de esta nueva red”, asegura.

De acuerdo con Gallart, este acuerdo permitirá al gobierno mexicano implementar los lineamientos, orden, control y planes para la creación de una nueva red que mejorará la operatividad a cualquier nivel de la seguridad pública del país, específicamente en materia de radiocomunicación, pues en la actualidad es uno de los temas más complejos de abordar por lo que, dijo, es indispensable construir y aportar, cada uno desde su trinchera, para que no sea una barrera, sino un impulso para el crecimiento y desarrollo de un México más seguro y a la par con los países de primer mundo en materia de atención a la población.  

“Aunque no se han publicado los lineamientos y el acuerdo menciona que será en un plazo máximo de 150 días, el documento presenta ya varias oportunidades, por ejemplo, será posible ofrecer soluciones de banda ancha en el estándar abierto 3GPP para comunicaciones críticas en el ámbito de la seguridad pública. 

“Las soluciones de comunicaciones críticas en banda ancha bajo estándares abiertos ya son una realidad en Estados Unidos y es la tendencia mundial en la materia; en México, desde principios de 2019 ya opera nuestra solución de banda ancha segura MXLINK, que proporciona una cobertura nacional multioperador y que además puede interoperar con tecnologías de radio estándares Tetra, P25 y la RNR”, añade.

En la actualidad, añadió, esta tecnología ya opera hace más de un año en Querétaro con excelentes resultados, mientras que Jalisco y Chihuahua recientemente la han incorporado. En Ciudad de México, la alcaldía de Tlalpan y el Sistema de Aguas de la CDMX (SACMEX) ya operan con nuestra plataforma de comunicación segura de banda ancha.

“Resta esperar los lineamientos para participar con el gobierno federal para la creación de esta nueva red. Mientras, nosotros continuaremos construyendo alianzas con estados y municipios para mejorar su infraestructura de comunicación en atención ciudadana”, añadió.

 

AIRBUS EN MÉXICO

Grupo Airbus es una compañía global con 50 años en el mercado y una de las más importantes dentro de los segmentos de negocio de Aviación, Defensa y Espacio. En México está presente desde hace más de 30 años.

Airbus genera más de 700 empleos directos y 5,000 indirectos en el país a través de su cadena de suministro que permite exportar a casi 100 empresas mexicanas a través de sus cadenas de suministro. 

“Airbus Secure Land Communications ha sido un aliado estratégico del Estado mexicano desde 1998, responsable del suministro, atención, mantenimiento y actualización de la infraestructura tecnológica de la Red Nacional de Radiocomunicaciones (RNR)  que provee los servicios de comunicaciones de misión crítica de las instancias de seguridad pública en los 32 estados, al menos hasta el año 2035, con una cobertura del 100 por ciento de las capitales del país, 92 por ciento de la población, el 75 por ciento de las carreteras. 

“Su construcción desde 1999 ha representado para el Estado mexicano una inversión histórica de alrededor de 19,000 millones de pesos, provenientes de fondos federales para la seguridad pública durante 21 años de servicio. Más que una relación, se ha convertido en una alianza estratégica que ha tenido como finalidad el desarrollo y modernización del país”, afirma.

 

UNA NUEVA RED

Con el acuerdo para la conformación de una nueva Red Integrada Nacional de Radiocomunicación, explicó Gallart, vendrán oportunidades para las entidades federales que deberá contar con nuevas tecnologías en banda ancha. Si los lineamientos que defina la nueva comisión, sean para implementar una nueva red de banda angosta, cuando menos tardará 4 años de implementación para llegar a la capacidad que se tiene ahora en la actual RNR y siempre y cuando se destinen los recursos necesarios para tal fin. Si la prioridad del Gobierno es que la Sedena, Semar y la Guardia Nacional tengan más responsabilidades, la vía de implementar una red de banda angosta será un proceso tardado y costoso en todos los niveles.

“El futuro es que policías, bomberos o cualquier elemento dedicado a salvaguardar a la población, tengan dispositivos inteligentes, tabletas, en las que puedan integrar aplicaciones de última generación, aprovechar las nuevas tecnologías bajo un entorno seguro, cifrado de extremo a extremo y con acceso prioritario para situaciones difíciles, como un sismo.

“La banda ancha segura de MXLINK permite implementarse rápidamente y de forma escalable, sin invertir en infraestructura que después tendrán que darle mantenimiento”, sostiene.

Por ello, Gallart reitera que celebran el acuerdo publicado el 30 de noviembre pues promueve la libre competencia, dando seguimiento a esta posibilidad, ya que actualmente tanto entidades federativas como municipios son libres de elegir al proveedor de radiocomunicación que mejor se ajuste a sus necesidades, incluso es un derecho protegido constitucionalmente.

 “Un monopolio lo entiendo como la implementación forzada para estados y municipios de alguna tecnología que solo funciona con la infraestructura y equipos de un único proveedor, lo que imposibilita la participación de todo el sector en las licitaciones correspondientes al estar preconcebidas para dicha operatividad. Definitivamente no es el caso de Airbus en tres décadas de presencia en México, y lo consideramos como un escenario no deseado para el país”, concluye.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.