close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Crece la cifra de policías no confiables: hay 32 mil elementos reprobados en calles del país
Uno de cada 10 policías del país no pasó las pruebas de control de confianza; sin embargo, siguen laborando, indica Causa en Común; eran 30 mil 922 reprobados en abril de 2016, y la cifra subió a 31 mil 947 un año después.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
16 de junio, 2017
Comparte

En las calles de México trabajan actualmente 32 mil policías que no pasaron las pruebas de confianza, y la tendencia de reprobados, en lugar de reducirse, ha ido en aumento desde el año pasado.

Uno de cada 10 policías en México, que son responsables de la seguridad de los ciudadanos y de combatir la delincuencia, no cumple con los requisitos legales para seguir en el puesto, al reprobar los exámenes de control de confianza. Y sin embargo siguen trabajando.

Los datos oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública, proporcionados a Animal Político por la organización civil Causa en Común, ponen en evidencia que la depuración prometida para los cuerpos de policía, desde el 2008, no solo no se ha completado, sino que hay un retroceso. 

Al cierre de abril de 2016, el balance era de  30 mil 922 policías locales reprobados y en funciones, lo que representaba 9% de todo el estado de fuerza.

Un año después, la cifra de elementos reprobados es de 31 mil 947, lo que equivale a 10% de todos los policías que operan en el país, entre agentes estatales, municipales, ministeriales y asignados a penales.

Superar las pruebas de confianza es un requisito obligatorio que marca la Ley del Sistema Nacional de Seguridad Pública, para tener un certificado que les permita trabajar como policías. Pero, aún reprobando, las entidades los mantienen activos.

De acuerdo con los datos, entre los policías activos que no superaron el control de confianza, hay mil 312 que tienen un puesto de mando medio o alto dentro de las corporaciones.

Del total de agentes reprobados en activo, 14 mil 724 pertenecen a alguna corporación de seguridad pública municipal, ocho mil 812 son policías estatales preventivos, cuatro mil 324 son agentes de investigación adscritos a las distintas procuradurías y fiscalías, y tres mil 152 son custodios asignados a los penales estatales y municipales.

La cifra puede aumentar 

El número actual de policías en activo que no son confiables puede ser aún mayor, por dos situaciones: hay elementos que aún no han sido evaluados, y hay otros que por ley deben ser reevaluados.

La información de Causa en Común indica que hay más de 4 mil 300 policías estatales y municipales en activo que no han sido sometidos todavía al proceso de evaluación. Este número de agentes no evaluados se ha incrementado casi 80%, en comparación con un año antes.

Por otro lado, la Ley del Sistema Nacional de Seguridad Pública marca que el certificado que obtiene cada policía tras superar una prueba de control de confianza tiene una vigencia de dos años, y concluido ese periodo los policías tienen que ser reevaluados.

Los datos del Secretariado Ejecutivo muestran que, hasta el cierre de abril pasado, había 42 mil 333 policías cuyo certificado ya está vencido, y por lo tanto tienen que ser reevaluados para determinar si siguen siendo confiables o no. Se trata de 13% de todo el estado de fuerza de policías locales en el país.

Las peores policías

A nivel nacional, 10% de los policías en activo no son confiables, pero hay estados donde este nivel es mucho peor.

En Sinaloa, más de la mitad de los policías reprobó el control de confianza. Los datos revelan que cuatro mil 140 de los siete mil 903 agentes de la entidad no pasaron las pruebas.

El desglose por corporación en Sinaloa arroja que el 55% de la policía estatal no es confiable, el 46% de los municipales tampoco; el 43% de los agentes de la Procuraduría están reprobados, y el 43% del personal adscrito a los centros penitenciarios no pasó las pruebas.

La situación en Sinaloa, como en el país, va en retroceso.

Hace un año los policías reprobados eran el 43%, mientras que hoy son el 52%.

El segundo estado con el mayor retraso en depuración es Baja California Sur, donde 4 de cada 10 policías locales en activo está reprobado. En el estado hay tres mil 182 policías estatales y municipales, y de ellos mil 239, que equivalen al 38%, están reprobados.

Hace un año el porcentaje de policías reprobados en Baja California Sur era del 36%, por lo que en este estado la situación también va en retroceso.

Los dos estados mencionados se encuentran entre los más violentos del país. Baja California Sur es la tercera entidad con la mayor tasa de homicidios dolosos en lo que va de 2017, con 17.7 casos por cien mil habitantes, y Sinaloa es la cuarta, con 15.3

Después de estos sigue Nayarit, donde en promedio 1 de cada 3 policías locales no debería estar armado en las calles, pues no pasó las pruebas de control de confianza.

En dicha entidad están reprobados el 42%de los agentes municipales, el 23% de los policías estatales, el 9% de los policías ministeriales, y el 29% de los custodios asignados a los reclusorios.

En Sonora, de los seis mil 793 policías locales evaluados en activo, hay mil 650 que no aprobaron y siguen en funciones, lo que equivale a prácticamente la cuarta parte de toda la fuerza de seguridad en la entidad,

Después se encuentra Guerrero, que es el estado con la segunda mayor tasa de homicidios de todo el país. En esta entidad de los nueve mil 153 policías evaluados, el 23% no superaron las pruebas y siguen trabajando.

Luego vienen casos como los de Michoacán, con 23% de los policías locales reprobados, Veracruz con 18%, Hidalgo con 17%, Tabasco con 17% y Zacatecas con 17%.

Los datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública indican que Campeche es la única de las 32 entidades federativas del país en donde se reporta que no hay policías locales no aprobados en activo. Luego le sigue Coahuila, donde solamente se reporta que el 1% de los policías en activo está reprobado.

La lista de los cinco estados con menor proporción de policías reprobados en sus calles la completan Querétaro, el Estado de México y Guanajuato, todos con un registro de 2% de sus agentes.

Reforma policial en el limbo

De acuerdo con la organización Causa en Común, la depuración de los cuerpos de policía es un requisito indispensable para que las fuerzas de seguridad pública puedan reconstruirse en el país y asumir totalmente las labores que les corresponden, y que actualmente han recaído en fuerzas federales y el Ejército.

En una entrevista concedido a este medio en marzo pasado, la presidenta de Causa en Común, María Elena Morera, dijo que el Estado debe asumir como prioritaria la ruta para el desarrollo de las fuerzas policiales, que es una solución de fondo al problema.

Cabe señalar que tanto el expresidente Felipe Calderón como el actual presidente, Enrique Peña Nieto, han promovido reformas para unificar el mando de la policía en los estados, e incluso eliminar las corporaciones municipales y dejar funcionando solo 32 fuerzas estatales. Ninguna ha prosperado.

En enero de 2016 legisladores encabezados por la bancada del PRI en el Congreso acordaron con el gobierno federal modificar la propuesta y plantear un “mando mixto”, que mantenga a las corporaciones municipales pero las someta a un sistema de profesionalización, capacitación y supervisión. Esto entre otros planteamientos.

Pero a año y medio de distancia, dicha reforma no se ha materializado.

El pasado 1 de junio era la fecha que habían acordado diversas comisiones en San Lázaro para elaborar un dictamen, que permitiera citar a un periodo extraordinario y aprobar finalmente la reforma. Sin embargo, los legisladores priistas no llegaron y por falta de quórum se tuvo que cancelar. Los partidos de oposición acusaron al PRI de boicotear la iniciativa.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Tiroteos en Nueva Zelanda: "Me gustaría poder morir como él", el sufrimiento y orgullo del hermano de una víctima que actuó como un "héroe" frente al atacante
Naeem Rashid, un paquistaní de 50 años que murió en los tiroteos en las mezquitas en Nueva Zelanda, intentó detener al atacante pero recibió un disparó y falleció junto a su hijo de 21 años. Las víctimas fatales ascienden a 50.
17 de marzo, 2019
Comparte
Las víctimas paquistaníes Naeem Rashid, de 50 años, y su hijo Talha de 21 años.

BBC
Naeem Rashid, de 50 años, y su hijo Talha de 21 murieron en el ataque a las mezquitas en Nueva Zelanda.

Mezcla de dolor y orgullo.

El hermano de un hombre pakistaní que murió durante los ataques a la mezquita del viernes en Christchurch, Nueva Zelanda, dijo este sábado a la BBC que no puede describir el dolor que siente por su muerte pero que, a la vez, tiene un gran orgullo por él.

Khursheed Alam dijo que estaba orgulloso de que su hermano Naeem Rashid, quien fue asesinado junto a su hijo, tratara de frenar al atacante mientras llevaba a cabo el tiroteo en el que este viernes murieron 50 personas en dos mezquitas de la ciudad de Christchurch.

"Me gustaría poder morir como él", dijo.

Naeem Rashid fue víctima del australiano Brenton Tarrant, de 28 años, un autodenominado supremacista blanco, que transmitió en vivo el ataque en Facebook.

Mezquita atacada en Nueva Zelanda.

AFP
Las víctimas fatales de los ataques a las mezquitas en Nueva Zelanda son ya 50.

Tarrant fue acusado de asesinato. El sábado, apareció en la corte con una camisa blanca de prisión y esposas, sonriendo a las cámaras. Se espera que se formulen más cargos contra él.

La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, dijo que Tarrant tenía una licencia para comprar armas y poseía cinco. "Nuestras leyes de armas cambiarán", adelantó.

El hombre permanece en prisión preventiva y debe declarar nuevamente ante el tribunal el 5 de abril.

El juez del caso dictaminó que la cara del sospechoso debe ser pixelada en fotografías y filmaciones para preservar su derecho a un juicio justo.

Otras dos personas permanecen bajo custodia, aunque la policía dijo este sábado que no cree que estuvieran involucradas en el suceso y sospechan que Tarrant actuó solo.

Ninguno de los detenidos tenía antecedentes penales.

La policía de Nueva Zelanda informó este sábado que el número de muertos como resultado del ataque aumentó a 50 y que otras tantas personas resultaron heridas, dos de las cuales se encuentran en estado crítico.

Brenton Tarrant, esposado y con la imagen pixelada.

Reuters
Brenton Tarrant, de 28 años, declaró el sábado ante un tribunal y fue acusado formalmente de asesinato.

"Héroe"

Naeem Rashid, de 50 años, y su hijo Talha de 21 vivían en Nueva Zelanda desde 2010.

Rashid fue calificado como un héroe en las redes sociales después de haber sido visto en un video de los atentados, aparentemente tratando de frenar al atacante en la mezquita de Al Noor antes de recibir un disparo.

Su hermano, que vive en la ciudad de Abbottabad, en el norte de Pakistán, le dijo a la BBC que estaba orgulloso de sus acciones.

"Era una persona valiente", dijo Alam. "Hubo algunos testigos que dijeron que salvó algunas vidas al tratar de detener a esa persona".

Agregó que a pesar de que algunas personas consideran a su hermano como un héroe, lo que ocurrió es para ellos "un shock".

Él "es nuestro orgullo, pero aún así, la pérdida es como que te corten una extremidad".

Una mujer reza ante las flores dejadas como homenaje a las víctimas de la mezquita.

AFP
El atacante disparó a hombres, mujeres y niños que estaban dentro de la mezquita durante unos cinco minutos.

Alam dijo que estaba enojado.

"Los terroristas no tienen una religión", dijo. A esta gente "loca" hay que detenerla, añadió.

En la otra mezquita atacada, en Linwood, ocurrió una intervención similar.

Abdul Aziz dice que corrió hacia el atacante fuera de la mezquita.

Luego siguió una persecución en la que el atacante dejó caer una de sus armas y fue a buscar más a su automóvil, cuando Aziz lanzó un objeto hacia él y rompió la ventana del auto.

En ese momento, el atacante huyó aunque fue arrestado momentos después.

Las autoridades en Nueva Zelanda ahora llevan a cabo la difícil tarea de identificar a las víctimas mortales.

Muchas familias que aún no se contactaron con sus seres queridos sufren la terrible espera de noticias.

Omar Nabi sostiene un teléfono con una foto de su padre Daoud, que murió en el ataque.

Reuters
Omar Nabi sostiene un teléfono con una foto de su padre Daoud, que murió en el ataque.

Algunas de las víctimas son:

  • Sayyad Milne, de 14 años, que quería ser futbolista cuando fuese mayor.
  • Daoud Nabi, de 71 años, quien se dice que se lanzó frente a otras personas en la mezquita para protegerlos.
  • Khaled Mustafa, un refugiado de la guerra en Siria.
  • Hosne Ara, de 42 años, murió mientras buscaba a su esposo que usa una silla de ruedas. Él sobrevivió.

Cómo fueron los hechos

Mapa

BBC

El primer reporte de un ataque vino de la mezquita de Al Noor en el centro de Christchurch durante las oraciones del viernes a las 13:40 hora local (00:40 GMT).

Un hombre armado estacionó cerca de la mezquita y comenzó a disparar mientras entraba por la entrada principal.

Disparó durante unos cinco minutos a los hombres, mujeres y niños que estaban en el interior.

El atacante transmitió en vivo el atentado desde una cámara colocada en su cabeza y se identificó a sí mismo en las imágenes.

Según se informó, el hombre condujo después unos 5 km hasta otra mezquita en el barrio de Linwood, donde ocurrió el segundo tiroteo.

Mapa

BBC

La primera ministra Ardern dijo que las armas utilizadas por el atacante parecían haber sido modificadas, y que su auto estaba lleno de armas sugiriendo "su intención de continuar con su ataque".

El hombre obtuvo una licencia de armas en noviembre de 2017, lo que le permitió comprar las armas utilizadas en el ataque.

El fiscal general de Nueva Zelanda, David Parker, dijo que el gobierno buscaría prohibir las armas semiautomáticas, pero que aún no se había tomado una decisión definitiva.

En el pasado, otros intentos de reforzar las leyes sobre armas de fuego en un país con un fuerte lobby de armas y una cultura de caza fracasaron.

El sospechoso no había estado en el radar de los servicios de seguridad de Nueva Zelanda o Australia.


Homenaje con velas a las víctimas.

Getty Images
El atacante, quien declaró abiertamente su apoyo a la supremacía blanca, no había sido investigado por las autoridades.

Rechazo al odio

Análisis del periodista de la BBC en Christchurch, Rupert Wingfield-Hayes

Durante todo el sábado, la población de Christchurch mostró su rechazo al odio que inspiró los terribles ataques del viernes.

En un momento, un grupo de jóvenes comenzó a cantar una canción tradicional maorí con la cabeza gacha y los ojos cerrados.

La alcaldesa de Christchurch, Lianne Dalziel, dijo que el asesino llegó a la ciudad con odio en su corazón para realizar un acto de terrorismo. Y dijo que él no representaba nada sobre la ciudad.

Sin embargo, hay muchas preguntas abiertas para las autoridades. El principal sospechoso ahora bajo custodia, Brenton Tarrant, no ocultó su apoyo a la supremacía blanca.

Según se informó, había estado planeando los ataques durante meses. Y, sin embargo, no estaba en ninguna lista de vigilancia policial.

No tuvo ningún problema para obtener una licencia de armas, ni para comprar una colección de armas de alta potencia.


Mensaje del sospechoso

Un helecho plateado proyectado en la Ópera de Sydney en conmemoración de las víctimas.

Getty Images
El atacante planeó el atentado durante meses.

Antes de los ataques, en las cuentas de las redes sociales bajo el nombre de Brenton Tarrant se publicó un extenso documento racista en el que el autor identificó las mezquitas que luego fueron atacadas.

El texto se llama The Great Replacement (El Gran Reemplazo o "teoría del reemplazo"), una frase que se originó en Francia y que se ha convertido en un grito de guerra para los extremistas europeos contra la inmigración.

El hombre dijo que había comenzado a planear un ataque después de visitar Europa en 2017 y que estaba enojado por la situación en dicho continente.

El sospechoso envió el documento a 70 personas, incluido un e-mail genérico de la primera ministra Ardern, menos de 10 minutos antes del ataque, informó el diario New Zealand Herald.

Los musulmanes representan aproximadamente el 1,1% de la población de Nueva Zelanda de 4,25 millones, según las últimas cifras del censo.

Los números aumentaron considerablemente desde la década de 1990, cuando el país acogió a refugiados de varios países devastados por la guerra.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-SOivAKjPdg

https://www.youtube.com/watch?v=Gr_Uqx2j47Q

https://www.youtube.com/watch?v=YZ3PN5ytEy0

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.