Hora de votar: la hegemonía del PRI se tambalea en Coahuila, Nayarit y Edomex, de cara al 2018
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Hora de votar: la hegemonía del PRI se tambalea en Coahuila, Nayarit y Edomex, de cara al 2018

Tanto en los tres estados que eligen gobernador, como en Veracruz que vota por alcaldes, el dominio del PRI es retado por la oposición; en el Edomex, considerado un bastión priista, se espera la batalla más encarnizada.
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Daen
4 de junio, 2017
Comparte

El año pasado sufrió una derrota histórica, y ahora la hegemonía del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el partido del presidente Enrique Peña Nieto, está en riesgo en Coahuila, Nayarit, Veracruz y el Estado de México, donde los resultados de la batalla electoral dejarán listo el terreno político de cara a la elección presidencial de 2018.

Este domingo, la gente acude a las urnas para elegir tres gobernadores, 270 alcaldes, 55 diputados locales, y 197 regidores.

Leer: 2016, el año de la derrota histórica del PRI en elecciones estatales

El Estado de México, la entidad más poblada del país, con más de 16 millones de habitantes y que aporta 9.3% del PIB nacional, es la entidad donde se espera el duelo más encarnizado: entre el PRI que quiere mantener su dominio de más de 80 años, y la oposición que, de acuerdo con las encuestas, tiene en Delfina Gómez de Morena a su aspirante con más fuerza para obtener el triunfo, y lograr por primera vez la alternancia.

Durante las campañas, la oposición denunció las visitas constantes de funcionarios federales al Estado de México, para entregar distintos apoyos, considerando que era una forma de respaldar al candidato priista, Alfredo del Mazo, y de configurar una elección de Estado. Animal Político reportó que durante 2016 y lo que va de este año, el Estado de México fue la entidad más visitada por el presidente Peña Nieto -primo de Del Mazo-, para inaugurar obras o hacer presentaciones.

Leer: Edomex, el preferido de Peña Nieto para giras de trabajo e inauguraciones en año electoral

Antes de ser mandatario federal, Peña Nieto formó parte de la lista de priistas que han gobernado el territorio mexiquense (2005-2011).

A unos días de cerrar campaña, el candidato Del Mazo -que enarboló promesas como el salario rosa para amas de casa- dijo que no solo el futuro del priismo, sino del país, dependen de que obtenga el triunfo en el Estado de México, bastión político del Revolucionario Institucional, tan solo unos meses antes de que inicie formalmente el proceso que llevará a la elección presidencial de 2018.

“Lo que se obtenga en esta elección representará un punto de definición, de partida, para el próximo año, es muy importante”, dijo en entrevista el doctor Nicolás Loza, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, aunque también apuntó que, si bien será un punto de referencia, se ha convertido en un mito decir que el ganador en el Estado de México ganará la presidencia.

En 1999 y 2005 el PRI ganó el Estado de México, recordó Loza, y en 2000 y 2006 ganó el PAN las elecciones presidenciales.

Frente al priismo, su principal contendiente es la candidata de Morena -partido fundado apenas en 2014-, Delfina Gómez, respalda por el aspirante presidencial y dirigente de su partido, Andrés Manuel López Obrador. Durante su campaña, la maestra de 54 años de edad presentó como su principal bandera acabar con la corrupción del PRI en el Estado de México, mientras sus rivales la acusaron de carecer de experiencia, o solo ser utilizada por López Obrador para apuntalar su proyecto de 2018.

“Nadie quiere que gane el PRI, pero ni al PAN ni al PRD les conviene que gane Morena”, comentó a la agencia AFP el analista José Antonio Crespo, sobre la actuación de panistas y perredistas, que no concretaron una candidatura común ante el PRI, por lo que postularon a Josefina Vázquez Mota y Juan Zepeda, respectivamente.

“Si Morena gana, López Obrador se reafirmaría rumbo a la presidencia”, agregó. Y eso es algo que el priismo quiere evitar a toda costa, acusando que López Obrador representa un peligro para el país.

Cárcel para los Moreira

Esa es la propuesta más potente que lanzó el candidato panista a la gubernatura de Coahuila, Guillermo Anaya, acabar con el moreirato y encarcelar al exgobernador Humberto Moreira y a su hermano, el actual gobernador, Rubén Moreira, ambos acusados de presunta corrupción.

Coahuila, al igual que el Estado de México, no ha tenido alternancia. La entidad ha sido gobernada por el PRI desde 1929. De ahí que la oposición busque un triunfo histórico ante el candidato priista, Miguel Ángel Riquelme, alcalde de Torreón con licencia, quien prometió que de ganar los comicios concentrará su administración en el tema de la seguridad.

En este proceso electoral, también logró pintar el candidato de Morena, Armando Guadiana, empresario minero y ganadero, y expriista. Sin embargo, las encuestas mostraron que los principales contendientes serían Anaya y Riquelme.

Coahuila tiene una lista nominal de más de dos millones de electores. Además de elegir gobernador, los ciudadanos votarán para elegir 38 alcaldes y 25 diputados. Actualmente, el PRI domina el Congreso estatal, con 16 de 25 legisladores.

PAN y PRD buscan recuperar Nayarit

En 2016, las alianzas entre el PAN y el PRD rindieron frutos en su objetivo de arrebatar al PRI estados como Veracruz y Quintana Roo, que nunca habían tenido alternancia. Este año, ambos partidos hicieron alianza en Nayarit, para postular como candidato a Antonio Echeverría García, quien hará frente al candidato priista, el senador con licencia Manuel Cota Jiménez.

Antonio Echeverría García es hijo de Antonio Echeverría Domínguez, quien en 1999, también postulado por una alianza PAN-PRD, logró por primera vez quitarle el poder al PRI en la entidad, a nivel gubernatura, aunque seis años después, en 2005, los priistas aprovecharon los errores de sus rivales y volvieron a imponerse.

Un factor que entró en juego en esta elección, es el caso de quien era fiscal del actual gobernador priista, Roberto Sandoval: Edgar Veytia fue acusado y detenido en Estados Unidos, en marzo pasado, por presunto narcotráfico.

El candidato priista, Manuel Cota, tuvo que deslindarse de Sandoval y de Veytia, buscando que no tuviera impacto en su candidatura. Sin embargo, tanto PAN y PRD acusaron al PRI por el caso del ahora exfiscal, y denunciaron que el gobernador Sandoval presuntamente incurrió en desvío de recursos de programas sociales, para favorecer al candidato Cota Jiménez.

Con esos antecedentes, de acusaciones y forcejeo político, más de 815 mil electores están convocados a votar, tanto para elegir gobernador, además de 20 alcaldes, 18 diputados de mayoría relativa y 12 de representación proporcional. Actualmente el PRI tiene mayoría en el Congreso estatal, con 15 legisladores.

Veracruz renueva sus alcaldías

Tras la derrota del PRI el año pasado y la primera alternancia en la gubernatura de la entidad, con una victoria de una alianza PAN-PRD, los ciudadanos de Veracruz votarán para elegir a los 212 alcaldes de sus municipios.

En 2013, los priistas se impusieron en 93 de ellos. Sin embargo, ahora el Revolucionario Institucional encara los comicios con el descalabro de 2016 a cuestas, y el antecedente del exgobernador Javier Duarte, emanado de sus filas y encarcelado por corrupción, factores que podría aprovechar la oposición, para ganar terreno. En esta ocasión, PAN y PRD de nuevo irán como aliados.

Veracruz es una entidad con peso político, con 5.5 millones de electores en su listado nominal. Es la tercera más poblada del país. Estas elecciones de presidentes municipales precederán a las de 2018, cuando de nuevo será renovada la gubernatura. Para acoplar los calendarios electorales, la actual administración, encabezada por Miguel Angel Yunes, solo durará un par de años.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Enmienda 25 o 'impeachment': ¿puede Trump ser destituido tras el violento asalto al Capitolio?

Demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente. Hay dos vías para hacerlo.
7 de enero, 2021
Comparte

Apenas faltan 13 días para que Donald Trump abandone oficialmente la Casa Blanca y arranque la legislatura del demócrata Joe Biden, cuya victoria electoral fue ratificada por el Congreso de Estados Unidos este jueves.

Pero tras el violento asalto al Capitolio por parte de seguidores de Trump, prolongado durante horas y que dejó cuatro muertos, los demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente.

Escribieron una carta al vicepresidente Mike Pence en la que le urgían a actuar y sacar a Trump de la presidencia, alegando que había cometido un acto de insurrección y “buscaba socavar” la democracia.

Para destituir al presidente de Estados Unidos hay dos mecanismos: el llamado juicio político –impeachment– o la enmienda número 25 de la Constitución, aseguran expertos.

Sin embargo, ambas vías pueden resultar difíciles e improbables de aplicar dado el poco margen de tiempo que le queda a Trump al mando.

“Creo que la mejor salida es que Trump renuncie, que los de su propio partido lo presionen para que renuncie. Él no lo hará, pero debería”, aseguró el politólogo de la Universidad de Harvard, Steven Levitsky, entrevistado por BBC Mundo.

El vicepresidente Mike Pence y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

Getty Images
Tras los episodios violentos y el desalojo de los seguidores de Trump, el Congreso ratificó este jueves la victoria de Joe Biden en las pasadas elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Tras los violentos acontecimientos del miércoles, Trump ha asegurado que la transición de poder se ejecutará de forma “ordenada”, pero que está en desacuerdo con el resultado de las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, las que califica como fraudulentas a pesar de que el Departamento de Justicia estadounidense lo haya descartado.

Pero, ¿en qué consisten las dos vías principales por las que Trump puede ser destituido antes del 20 de enero?

Enmienda 25

Dicha enmienda recogida por la Constitución permite la transferencia de poder desde la presidencia a la vicepresidencia ya sea de forma temporal o permanente.

Convierte al vicepresidente en presidente si este se muestra incapaz de continuar con sus responsabilidades, por ejemplo, si sufre una enfermedad física o mental.

Asaltantes del Congreso.

Getty Images
El asalto al Capitolio y la intervención de las fuerzas de seguridad han dejado al menos cuatro muertos.

La sección número 4 de dicha permite al vicepresidente y la mayoría del gabinete declarar al mandatario incapaz de desarrollar su deber en el cargo.

Para ello necesitarían firmar y remitir una carta a los presidentes de la Cámara de Representantes y el Senado y declarar al presidente como no apto para gobernar o incapaz de desempeñar sus poderes y deberes.

De ser así, el vicepresidente Mike Pence asumiría automáticamente el poder hasta el próximo 20 de enero, cuando empezaría el mandato de Biden.

El presidente tiene la oportunidad de ofrecer una respuesta por escrito, y si impugna el hallazgo, entonces le corresponde al Congreso decidir. Cualquier voto en el Senado y la Cámara de Representantes que ordene la destitución del presidente requiere una mayoría de dos tercios.

Mientras se resuelve el caso, el vicepresidente actuaría como presidente.

Recientemente, cuando Trump fue diagnosticado con COVID-19 el pasado octubre, también hubo discusiones sobre invocar la enmienda 25 ante las preocupaciones de que pudiera estar demasiado enfermo para gobernar el país.

La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy, con el objetivo de resolver las disputas de sucesión presidencial en caso de incapacidad.

Funeral de John F. Kennedy.

Getty Images
La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy.

Por este motivo, varios presidentes han usado esta enmienda, específicamente la sección 3, porque les permite transferir temporalmente el poder a la vicepresidencia.

En 2002 y 2007, el presidente George W. Bush puso a su vicepresidente a cargo al ser sedado durante colonoscopias rutinarias.

El presidente Ronald Reagan hizo lo mismo en 1985, mientras estuvo ingresado en el hospital por una cirugía por cáncer.

Hasta la fecha, ningún presidente ha sido destituido del cargo usando la enmienda 25.

Juicio político o ‘impeachment’

El juicio político, también conocido como impeachment, tiene lugar en el Congreso de EU con el objetivo de llevar a cabo una posible destitución del presidente.

La Constitución estadounidense establece que el presidente “debe ser destituido de su cargo si es acusado de y condenado por traición, soborno, u otros crímenes o delitos graves”.

Es un proceso político, más que penal.

Seguidores de Trump alrededor del Capitolio.

Getty Images
Seguidores de Trump se congregaron e irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos este miércoles, reclamando fraude en las pasadas elecciones presidenciales.

Este proceso tiene lugar en dos etapas.

Tendría que ser iniciado por la Cámara de Representantes y solo necesita una mayoría simple para ser activado.

Luego, el juicio se celebra en el Senado, donde se necesitan dos tercios de los votos para destituir al presidente, y este hito nunca se ha alcanzado en la historia de Estados Unidos.

“Es un proceso bastante largo, a menos que lo hagamos al estilo peruano, de vacar al presidente de la noche a la mañana. Es poco probable que eso pase”, explicó Levitsky a BBC Mundo.

Donald Trump ya ha sido cometido a un proceso de impeachment una vez, y ningún presidente lo fue dos veces durante su mandato.

En diciembre de 2019, la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó dos artículos de impeachment tras acusar a Trump de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Los demócratas acusaron a Trump de retener US$391 millones en ayuda a Ucrania para presionar y forzar que el país europeo investigara al actual presidente electo, Joe Biden, y a su hijo.

En febrero de 2020, el Senado, de mayoría republicana, votó a favor de absolver a Donald Trump en el juicio político por dicho escándalo.

Si el presidente Trump fuera destituido a través de un juicio político, el vicepresidente Pence se haría cargo de la Oficina Oval.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=l2QCDx-bbAc&feature=emb_logo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.