Tecnología vs la pobreza: mexicanos desarrollan sistemas alternativos para purificar el agua
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Tecnología vs la pobreza: mexicanos desarrollan sistemas alternativos para purificar el agua

El químico Manuel Balderas, de la Universidad Autónoma de Querétaro, ha perfeccionado un sistema ecológico y económico para purificar el agua.
Especial
Por Nallely Sánchez
12 de julio, 2017
Comparte

El consumo de agua es un derecho constitucional, pero cuesta mucho en México. La mayoría de los mexicanos no confían en los servicios de agua potable que brindan las autoridades, y prefiere beber agua embotellada. En México, 81% de la población consume más de 480 litros per cápita por año de agua embotellada.

Así, un hogar promedio adquiere alrededor de 40 litros de agua por persona al mes, con un costo promedio de 132 pesos, de acuerdo con un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La desconfianza en los servicios de agua potable tiene sustento, se ha demostrado en investigaciones de la Conagua que la mayoría del líquido que nos llega a los grifos aún tiene alto contenido de arsénico, plomo y materia fecal.

Ante esta problemática, existen diversos científicos y estudiantes mexicanos que han desarrollado en los últimos años tecnologías innovadoras para purificar el agua, buscando evitar que para muchas familias siga representando un enorme gasto el obtener el líquido que pueda beber.

Si estimamos que una familia promedio de cuatro integrantes usa dos garrafones semanales de 20 litros con un costo de alrededor de 25 pesos, aunado al costo promedio de lo que gasta en la calle por botellas individuales, podríamos considerar un gasto de 6 mil pesos anuales, sin contar las pipas que tenga que pagar cuando hay desabasto.

Si hervimos el agua nos enfrentamos al alto costo de gas o electricidad, además de que no se eliminan los metales pesados que pueda contener. Al clorar el agua éstos también se mantienen. Otra solución a nuestro alcance son los purificadores de carbón activado, pero requieren un cambio constante.

Leer: Tecnología vs la pobreza: así convirtieron a Puertecitos, BC, en un poblado de energía renovable

Un caso de éxito

Un caso de éxito es el del doctor Manuel Balderas de la Garza, químico egresado de la Universidad Autónoma de Querétaro, que ha perfeccionado desde hace más de 15 años un sistema de evaporación-condensación ecológico y económico, que cumple con la normatividad que marca el Standard 62 de la Fundación Nacional para la Ciencia (en inglés, National Science Foundation).

Con sus propios recursos, Balderas de la Garza inició su empresa de base tecnológica Aqua Solar WSP.

Su instalación basada en evaporación-condensación está hecha de acero inoxidable, cuesta 10 mil pesos y está garantizada para usarse por más de 50 años.

Y lo mejor es que puede purificar cualquier tipo de agua, incluso de mar. A diferencia de otros sistemas de desinfección, este sí elimina arsénico, flúor, plomo y bacterias.

Existen compañías de Canadá, Colombia y Estados Unidos interesadas en la adquisición de su sistema. Actualmente trabaja en un par de proyectos para dotar de su tecnología a sectores sociales vulnerables de Querétaro.

“Estamos viendo la manera de apoyar una serie de comunidades que tienen una cantidad peligrosa para la salud de flúor en el agua, y con este proyecto se pretende beneficiar a aproximadamente a 7 mil habitantes que conforman más de mil familias”, dijo.

Balderas de la Garza también trabaja para llevar su proyecto a una pequeña comunidad de niños sin hogar que viven en pobreza extrema y, mediante la autogestión, pretende establecer una fuente permanente de ingresos para poder desarrollarlo. La idea es hacer un piloto para proyectarlo a nivel mundial.

Leer: Tecnología vs la pobreza: Paneles solares, solución energética para familias de pocos recursos

El proyecto del químico Balderas de la Garza, sin embargo, cuenta con detractores. Hay quienes consideran que esta técnica potabilizadora no es aconsejable, debido a que el agua se vuelve tan pura que elimina sales minerales benéficas al organismo humano.

Para conocer si es cierto ese argumento, Animal Político consultó al doctor Juan Carlos Durán Álvarez, químico investigador del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico (CCADET) de la UNAM, quien explicó “la saciedad de la sed precisa en la ingesta de electrolitos, como el sodio, potasio, calcio, magnesio. Sin embargo, la conductividad mostrada de 1.2  micro ohms/cm (en el proyecto del químico Balderas de la Garza) muestra que contiene un contenido adecuado”.

El doctor Durán Álvarez también desarrolló un sistema potabilizador y obtuvo recientemente la aprobación de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación (Seciti), para su proyecto denominado “Sistema Fotocatalítico a Escala Piloto para la Purificación del Agua de Suministro en Escuelas de la Cuidad de México”.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud cita en la “Guía para la calidad del agua potable”, en su sección 6.5.2, que las “aguas envasadas con un contenido mineral muy bajo, tal como agua destilada o desmineralizada, también se consumen”, con lo cual el proyecto de Balderas de la Garza resulta viable.

Talento hay, ¿pero qué hace falta?

La pregunta es, ¿qué hace falta para que más proyectos tecnológicos se lleven a cabo en el país y se pueda revertir la pobreza que se vive en varias regiones? Para el doctor Nicolás Velázquez Limón, Jefe del Centro de las Energías Renovables (CENER) del Instituto de Ingeniería de la UABC, lo que se requiere es “voluntad política”.

“El gobierno, la iniciativa privada y las universidades tienen la solución a los problemas. Pero qué ocurre, que el gobierno sigue casado con un modelo de desarrollo que viene desde Porfirio Díaz y no entendemos que no funciona. Sabemos cuáles son los factores detonantes de desarrollo de un país, Japón o Alemania después de la guerra quedaron destruidos, desarrollaron su propia tecnología y ahora son potencia”, dijo.

Velázquez Limón considera que, en el caso de los empresarios, éstos deben voltear a ver más el trabajo de los investigadores mexicanos.

“Alguien de la iniciativa privada decía que si por cada investigador hubiera una patente exitosa el país fuera otro. Debemos generar una oportunidad de negocio para que cada empresa genere empleos y activar la economía, ¿o vamos a seguir abriendo nuestras puertas para que vengan a explotar nuestros recursos naturales desde afuera? No somos independientes económicamente y estamos invadidos por empresas extranjeras”, mencionó.

Ante este panorama, los investigadores y científicos mexicanos hacen maravillas con lo que tienen a su alcance, y sus desarrollos lo demuestran. La clasificación de México en el Índice Mundial de Innovación 2017 nos ubica en tercer lugar después de Chile y Costa Rica a nivel América Latina y el Caribe; en el ranking mundial ocupamos el lugar 58.

Con ejemplos como el purificador de agua, los paneles solares y energías renovables, se ha constatado que la sociedad civil y las instituciones educativas están resolviendo algunos de los problemas que aquejan a la población, creando soluciones científico-tecnológicas, lo único que esperan es que lleguen más rápido a la población.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Soberana 02: qué se sabe de la vacuna que desarrolla Cuba contra el COVID

Cuba está tratando de desarrollar la primera vacuna contra COVID de América Latina y quiere inmunizar con ella a toda su población en 2021.
19 de febrero, 2021
Comparte
Cuba

Getty
Cuba podría ser el primer país de América Latina en crear su propia vacuna contra la covid-19.

Algunos países han centrado sus esfuerzos en importar las vacunas contra el coronavirus. Otros, como Cuba, están enfocados en producir sus propias vacunas.

Según los organismos científicos de ese país, actualmente trabajan en el desarrollo de al menos cuatro posibles vacunas contra la covid-19 que ya se están probando en humanos.

Quienes lideran esos estudios se han mostrado optimistas con los primeros resultados.

“Nuestro país será uno de los primeros que podrá inmunizar a toda su población“, dijo en el programa Mesa Redonda Eduardo Martínez, presidente de BioCubaFarma, el grupo empresarial que lidera la investigación y el desarrollo de vacunas y medicamentos en Cuba.

Las cuatro candidatas a vacunas están en las fases I y II de ensayos clínicos, en los que se mide su eficacia y seguridad en humanos.

Una de ellas, llamada Soberanda 02, podría entrar a fase III en marzo, con lo cual, si supera las pruebas, estaría más cerca de ser aprobada para su uso masivo.

Cualquier candidata debe superar la fase III, en las que se comprueba la eficacia y la seguridad de la vacuna en miles de personas.

Cuba.

Getty
Las autoridades de Cuba confían en que puedan vacunar a toda su población en 2021.

Si todo sale bien, Cuba espera producir 100 millones de dosis de Soberana 02 en 2021, con lo cual, además de inmunizar a sus más 11 millones de habitantes, también podría exportar su vacuna o la tecnología a otros países.

Los resultados de estos ensayos clínicos, sin embargo, aún no se han publicado en revistas especializadas revisadas por pares, por lo que expertos que no están involucrados en estos estudios piden cautela.

La Organización Panamericana de la Salud, por su parte, se ha mostrado optimista, pero advierte que las candidatas deben superar todas las pruebas.

Si Cuba logra sus objetivos con estas investigaciones, podría convertirse en el primer país de América Latina en desarrollar su propia vacuna contra la covid-19, y quizás, uno de los primeros en vacunar a toda su población.

Cuatro candidatas

Cuba trabaja paralelamente en cuatro posibles vacunas.

Por una parte están Soberana 01 y Soberana 02, desarrolladas por el Instituto Finlay de Vacunas.

Las otras dos son conocidas como Mambisa y Abdala, producidas por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB).

Vacunas

BBC

Estas cuatro vacunas funcionan de manera similar. Su acción se basa en un mismo tipo de antígeno que se usa en la zona de la espiga del virus, que es la llave con la que el virus ingresa a la célula.

Entonces, la idea es generar anticuerpos en esa zona para inhibir la entrada del virus a la célula, según explicó Martínez, de BioCubaFarma.

También tienen en común la ventaja de que, según sus creadores, solo requieren entre 8 °C y 2 °C de refrigeración.

La diferencia entre ellas radica en cada una tiene distintas formulaciones.

Las dos vacunas Soberana utilizan un antígeno obtenido de células de mamíferos en varias formulaciones; mientras que Mambisa y Abdala usan un antígeno tomado de levadura, también en varias formulaciones.

La Mambisa, por su parte, tiene la particularidad de ser un spray que se aplica por la nariz.

Además, contiene una porción de la proteína de espiga del coronavirus y una proteína del virus de la hepatitis B, con las que se estimula el sistema inmune, según explica el registro de candidatas a vacunas de la Alianza Global para la Vacunación y la Inmunización (GAVI, por sus siglas en inglés).

Soberana.

Getty
Cuba tiene las esperanzas puestas en su vacuna Soberana.

Soberana 02

En la carrera de las cuatro candidatas, Soberana 02 parece llevar la delantera.

Se trata de una vacuna conjugada. Eso significa que un antígeno se fusiona con una molécula portadora para reforzar su estabilidad y eficacia.

En este caso, lo que se hace es unir una toxina del tétano a la proteína con la que el virus se adhiere la célula.

De esa manera, cuando el virus intenta entrar a la célula usando esa proteína, se genera una reacción inmune contra la toxina que lleva la proteína, con lo cual se bloquea su entrada a la célula.

En la primera etapa de ensayos, los científicos cubanos han probado la aplicación de la vacuna en dos dosis, y en algunos casos añadiendo una tercera dosis de Soberana 01 como refuerzo.

La tecnología de Soberana 02 ya ha sido utilizada con éxito en otras vacunas fabricadas en Cuba.

“Están utilizando una tecnología segura“, le dice a BBC Mundo Andrés Vecino, médico especialista en sistemas de salud de la Universidad Johns Hopkins, en EE.UU., quien no está involucrado en esas investigaciones.

Fase III

Hasta ahora, según los investigadores cubanos, Soberana 02 ha mostrado la capacidad de inducir anticuerpos y ahora están analizando la capacidad que esos anticuerpos tienen de inhibir el virus.

Tras comenzar los ensayos clínicos en noviembre, el Instituto Finlay aspira a entrar a la fase III en marzo, según lo indicó Vicente Vérez Bencomo, director general de la institución, en el programa Mesa Redonda de la televisión cubana.

Esta tercera fase, según Vérez Bencomo, tendría 42.600 participantes en la isla.

En enero, el Instituto Finlay anunció que había logrado un acuerdo con Irán para transferir la tecnología de Soberana 02 y realizar ensayos de fase III en ese país.

Ambas naciones enfrentan duras sanciones por parte de Estados Unidos, las cuales a menudo impiden que las compañías farmacéuticas extranjeras negocien con ellas, según explica la agencia Reuters.

Por eso, este tipo de colaboraciones son una forma de ser autosuficientes en la producción y abastecimiento de vacunas.

Además, Cuba y México están en conversaciones sobre la posibilidad de que en este último también se realicen ensayos de la fase III de Soberana 02, según informan el diario oficial Granma y la agencia Bloomberg.

Vérez Bencomo ha calificado los primeros resultados como “alentadores” y “muy importantes” y afirma que en abril Cuba podría producir su primer millón de vacunas.

Si todo sale bien, Cuba aspira a vacunar a toda su población antes de que acabe 2021.

Vicente Vérez Bencomo

Getty
Vicente Vérez Bencomo, director general del Instituto Finlay, dice que en abril Cuba podría producir un millón de vacunas.

Cautela

Los avances que reportan los investigadores cubanos son prometedores, pero expertos independientes recomiendan tener cautela.

Parte de ello se debe a que los resultados de las fases 1 y 2 no se han publicado en revistas científicas revisadas por pares, un estándar para verificar la validez de un estudio.

“No hay ninguna razón en particular para pensar que las cosas no funcionarían”, dice Vecino, pero “hay que esperar a que salgan los estudios y ellos los publiquen”.

Una opinión similar tiene Beate Kampmann, directora del Centro de Vacunas en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Citada por el portal Business Insider, Kampmann dice que hasta que los datos relevantes de los ensayos no se hagan públicos, será imposible saber qué tan buena es la vacuna.

Esta crítica, según explica Vecino, es la misma que en su momento se les hizo a Rusia, China o la farmacéutica Pfizer por no publicar los resultados de sus estudios.

Kampmann y Vecino, sin embargo, también coinciden en que Cuba tiene una sólida tradición en la producción de vacunas.

“Hay que reconocer que Cuba siempre ha creado sus propias vacunas y le ha ido bien“, dice Vecino.

Kampmann añade que otra ventaja de una vacuna hecha en Cuba es que podría tener “un precio atractivo” para países de ingreso medio o bajo.

BBC Mundo contactó por correo electrónico al Instituto Finlay y a BioCubaFarma para indagar sobre la vacuna Soberana 02, pero no obtuvo respuesta inmediata.

Qué dice la OMS

“Soy optimista de los resultados, van bien”, dijo en enero José Moya, representante de OPS/OMS en Cuba.

La vacuna Soberana 02 aparece dentro del monitoreo de desarrollo de vacunas de la OMS.

En una rueda de prensa el 17 de febrero, el director asistente de la Organización Panamericana de la Salud, Jarbas Barbosa, dijo que están al tanto de que en Cuba están concluyendo la fase 2.

Barbosa también indicó que todas las vacunas deben completar las tres fases y cumplir con las regulaciones de los países donde se va a utilizar.

Cuba.

Getty
Cuba había logrado contener la pandemia, pero recientemente los casos han aumentado.

Finalmente, Barbosa indicó que la OPS puso en contacto a Cuba con la Coalición para Innovaciones en Preparación ante Epidemias (CEPI), para que los investigadores puedan dar información a este organismo y así optar por fondos que entrega para el desarrollo de vacunas.

Según explica Will Grant, corresponsal de la BBC en Cuba, el país no tiene la capacidad de fabricar 100 millones de dosis de la vacuna sin algún tipo de asistencia internacional.

El covid-19 en Cuba

Hasta el 17 de febrero Cuba había reportado 40.765 casos de covid-19 y 277 muertes.

Esta cifra, aunque es baja comparada con otros países de la región como México o Brasil, es suficiente para ejercer presión sobre sistema de salud cubano, según reporta Grant.

Hacia mediados de 2020 Cuba había logrado contener el brote gracias a una combinación de una agresiva campaña de mitigación y al cierre de los aeropuertos.

Durante julio y agosto hubo varias semanas consecutivas con pocas muertes y baja transmisión del virus.

En los últimos días, sin embargo, por primera vez desde el comienzo de la pandemia, se han comenzado a reportar más de 1.000 casos al día.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80&feature=emb_title

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.