El momento en que Andy Murray corrige el desliz sexista de un periodista en Wimbledon
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

El momento en que Andy Murray corrige el desliz sexista de un periodista en Wimbledon

Murray necesitó sólo de dos palabras para desarticular a un periodista que se olvidó por un momento de los logros de las hermanas Williams, Serena y Venus, en los últimos años.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
13 de julio, 2017
Comparte

Andy Murray no levantó la voz, no cambió la faz triste de su rostro ni ondeó una bandera activista, pero su reacción sirvió para exponer un problema que sigue existiendo en el tenis y en el deporte en general: la desigualdad de género.

El tenista escocés, todavía cabizbajo por su derrota el miércoles en cinco sets frente al estadounidense Sam Querrey en los cuartos de final de Wimbledon, necesitó sólo de dos palabras para desarticular a un periodista que se olvidó por un momento de los logros de las hermanas Williams, Serena y Venus, en los últimos años.

Final entre Sam Querrey y Andy MurrayGETTY IMAGES
Querrey venció a Murray en cinco sets para convertirse en el primer tenista masculino de Estados Unidos en llegar a las semifinales de un Grand Slam desde 2009.

El hecho ocurrió durante la rueda de prensa posterior al partido, cuando el periodista cuestionó a Murray sobre el hecho que Querrey “es el primer tenista estadounidense en alcanzar las semifinales de un Grand Slam desde 2009”.

Tenista hombre“, interrumpió el número uno del mundo.

“¿Perdón?”, reaccionó sorprendido el periodista, por lo que Murray repitió “tenista hombre”.

La intervención de Murray sirvió para corregir lo que se consideró un desliz sexista debido a que en la formulación de la pregunta no se tomó en cuenta el éxito de las tenistas estadounidenses.

Serena y Venus WilliamsGETTY IMAGES
erena Williams venció a su hermana Venus en la final del Abierto de Australia a comienzos de este año.

Sólo desde 2009 Serena Williams ha ganado 12 Grand Slams, mientras que su hermana Venus ha llegado a semifinales y finales en más de una ocasión.

Incluso Madison Keys y Coco Vandeweghe han logrado estar entre las cuatro últimas en uno de los cuatro principales torneos del calendario.

La reacción del tenista británico, considerado un ícono del feminismo a lo largo de su carrera, generó una ola de elogios y admiración en la prensa y las redes sociales.

Para la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, Murray mostró que se trataba de “una estrella dentro y fuera de la cancha”, mientras que la madre del tenista se mostró todo su orgullo al decir “ese es mi niño”, junto a la figura de un corazón.

Sus palabras

No fue la primera vez que Murray defendió los derechos de la mujeres este año en Wimbledon, torneo que ha recibido críticas por menospreciar el tenis femenino al escoger los partidos que se juegan en sus dos canchas principales.

Panorámica de la Cancha Central de WimbledonGETTY IMAGES
Los organizadores de Wimbledon son acusados de dar preferencia a los partidos del cuadro masculino.

La tendencia de los últimos años muestra que los organizadores en el All England Club de Londres suelen poner en práctica la fórmula 4-2, con dos partidos del cuadro masculino por jornada y uno del femenino.

“Creo que idealmente debería haber dos de hombres y dos de mujeres en la Cancha Central”, dijo Murray, recomendando que los partidos podrían comenzar más temprano.

“Ellos necesitan encontrar la forma de dividir de manera igual los partidos de hombres y mujeres a lo largo del torneo y no sólo ver un día”.

En los Juegos Olímpicos de Río 2016, luego de ganar su segunda medalla de oro, Murray también tuvo que corregir al periodista de la BBC John Inverdale cuando le señaló que era el “primer tenista en la historia en ganar dos medallas de oro en el tenis olímpico, una hazaña extraordinaria, ¿no es así?”.

El jugador respondió con cierto sarcasmo que “creo que Serena y Venus han ganado como cuatro cada una…“.

También vale destacar que el periodista tampoco tomó en cuenta las dos medallas de oro que ganó el chileno Nicolás Massú en los juegos de Atenas en 2004.

Andy Murray y Amelie MauresmoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionMurray y Mauresmo trabajaron juntos dos años.

Otro hecho que reforzó la imagen de Murray como icono feminista fue cuando se convirtió en el primer tenista en la élite del tenis masculino en ser entrenado por una mujer cuando anunció su relación con la francesa Amelie Mauresmo en 2014.

También ha hecho campaña por la igualdad en los premios que se reparten entre hombres y mujeres en los torneos y ha resaltado la importancia de la figura femenina en su vida.

“Por mi crianza se trata de algo con lo que estoy acostumbrado. Comencé a jugar tenis por mi mamá, he tenido una relación muy cercana con mis abuelas y siempre he estado rodeado de mujeres. Encuentro más fácil hablar con ellas, me resulta más fácil abrirme ante ellas“, declaró en una ocasión Murray, quien se casó en 2015 con Kim Sears y tienen una hija de un año, Sophia.

“¿Me he convertido en feminista? Bueno, si ser feminista es sobre la lucha para que las mujeres sean tratadas como los hombres entonces sí, supongo que lo soy”, se declaró el tenista británico.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Alejandro Ponce

“No podríamos resistir otro cierre”: vendedores de CDMX ante nuevas medidas por COVID

Hay cumplimiento desigual de las nuevas medias para evitar contagios en lugares como el Centro Histórico o la Zona Rosa.
Alejandro Ponce
15 de diciembre, 2020
Comparte

A las 17:00 horas el Centro Histórico de la Ciudad de México inicia la evacuación de cientos de personas. En la primera jornada de aplicación de las nuevas medidas en las más de 200 colonias de atención prioritaria contra la COVID-19 el cierre anticipado de los comercios fue la principal novedad. Los locatarios, resignados a trabajar menos horas, reconocen que se trata de un mal menor. Asumen que el gobierno de la CDMX imponga restricciones para frenar los contagios y consideran que, al menos, no se ha decretado el cierre total como ocurrió en marzo.

“Tenemos miedo al colapso económico, ya estuvimos cerrados más de cuatro meses en los que no hubo venta ni ingreso”, explica Lilia Castañeda, que trabaja en una tienda que vende artículos para fiestas. Teniendo en cuenta el llamado explícito de las autoridades de Salud para que no haya celebraciones ni reuniones, no parecen buenos tiempos para este negocio. “Estamos vendiendo la mitad que otros años”, lamenta.

Lee: Restricciones a negocios y cubrebocas: CDMX da nuevas medidas para colonias prioritarias por COVID

Dice que desde que se anunciaron las medidas especiales para zonas como el Centro Histórico llegaron menos clientes. Sin embargo, las calles están llenas de gente. Los clientes apuraron hasta el último minuto para hacer sus compras y pasadas las 17:00 horas había calles en las que no había sana distancia que valiera.

Foto: Alejandro Ponce

El miedo de Castañeda y de otros locatarios es que el gobierno termine por imponer reglas más estrictas o, incluso, otra clausura. “No podríamos resistir otro cierre”, afirma.

Adelantar el cierre a las 5 de la tarde es una de las medidas aprobadas por el gobierno de Claudia Sheinbaum. Además, en las zonas de más incidencia de contagios los restaurantes solo podrán vender comida para llevar y se retirarán los puestos de alimentación callejeros, al tiempo que se hace obligatorio el uso de cubrebocas para clientes.

No todas las medidas se cumplieron a rajatabla. En el Centro Histórico fue más fácil por la fuerte presencia policial. Sin embargo, en otros lugares como la Zona Rosa, las medidas fueron aplicadas de forma más laxa: algunos comercios seguían abiertos pasadas las 19:00 horas.

Te puede interesar: CDMX se prepara con refuerzo de médicos foráneos y más camas ante saturación de hospitales

En la jornada en la que Ciudad de México superó su récord de hospitalizaciones a causa de la COVID-19, las calles del centro seguían llenas de clientes. Las autoridades trataron de organizar las calles para evitar aglomeraciones y se instalaron filtros sanitarios, pero el flujo de personas siguió siendo muy alto. La diferencia respecto a otras jornadas: que los clientes tuvieron que marcharse antes.

“Estas medidas se notarán en las ventas. Y no estamos cubriendo nuestros presupuestos”, dijo Pamela Herrera, trabajadora en un comercio de perfumes al interior del Centro Histórico. Explica que, a pesar de estar en vísperas de las celebraciones decembrinas, las ventas cayeron entre el 40% y el 50%. “Viene mucha gente, pero no compra. Nada mas vienen a preguntar y se pasan derecho”, explica.

Foto: Alejandro Ponce

Asegura que tiene miedo a contagiarse, porque conoce personas que han muerto por COVID-19 y lamenta que la ciudadanía no se tome en serio las medidas de control. “La gente le ha perdido el miedo, mucha gente no cree”, dice. “Se les dice que no tienen por qué venir y que si vienen tienen que respetar protocolos, como cubrebocas o careta, pero no lo respetan y eso nos afecta a nosotros”, asegura.

La principal preocupación de los comerciantes es que el gobierno no termine por decretar el cierre total. Es la disyuntiva que, desde el primero momento, tuvieron que afrontar las autoridades: clausuras totales para disminuir los contagios y poner en riesgo a las personas vulnerables que dependen del salario diario o ser más flexible con los negocios para evitar el colapso económico. Para Sergio Mota, empleado en La Parisina, un comercio de telas del centro, cerrar sería un desastre. “Aquí hay 25 empleados y cerrar sería perder trabajos”, argumenta.

En su opinión, “al menos seguimos abiertos”. Aunque reconoce la gravedad de la pandemia, considera que seguir trabajando es imprescindible. Y que, para evitar los contagios, están las medidas de seguridad. “Los que entran se tienen que cuidar. A veces se molestan, pero tenemos que seguir el protocolo”, afirma.

Foto: Alejandro Ponce

“Es preferible trabajar de esta forma y que no nos manden a casa”, afirma Mauricio Jiménez, dueño de una tienda de ropa interior. Recuerda con horror los meses que tuvo que permanecer clausurado. “Fue la locura. Me gasté lo que tenía de ahorros, me endeudé, tengo pendientes rentas y he quedado mal con los proveedores”, dice. Ahora, aunque sea con horario reducido, puede hacer ventas y “cumplir con las obligaciones”.

Todo el día detrás del mostrador le lleva a mantener una visión crítica sobre la falta de cuidados entre la población. “Muchas veces no son las autoridades, sino que uno tiene que cuidarse”, dice.

“Hay que cuidarse y ajustares a lo que nos dejen trabajar. Si es a las, a las 5. Pero que nos den una ventanita para trabajar y generar un ingreso”, asegura.

Las imágenes de las últimas jornadas, en las que podían verse grandes aglomeraciones para realizar compras navideñas, no se han traducido en un incremento de las ventas, a juicio Jiménez. “Hay mucha aglomeración, pero poca compra. No vendemos de acuerdo a la gente que hay. Vienen con la familia a pasear, nos falta responsabilizarnos”, se queja.

En el centro las medidas se implementaron de forma más eficaz que en otros lugares como la Zona Rosa o la Condesa. En el paseo comercial en la colonia Juárez, cientos de personas transitaban entre vendedores ambulantes y con varios comercios abiertos mucho después de las 17:00 horas. En algunas de estas tiendas aseguraban que no se les había comunicado que tuviesen que cerrar, aunque la zona está incluida dentro de las áreas de atención prioritaria.

“Tenemos que venir, el gobierno no nos da dinero y tenemos que trabajar”, explica Guadalupe Guzmán, vendedora ambulante en la Zona Rosa. Asegura que en toda la pandemia no ha podido quedarse en casa, ya que necesita lo que gana cada día para sobrevivir. “Bajaron las ventas, pero con que tenga salud, me basta con ganar algo para poder comer arroz o frijoles”, dice.

Foto: Alejandro Ponce

No todos incumplieron las normas. Cerca de las 19:00 horas, María Jesús Peña colocaba un cartel en una de las taquerías de la calle: “solo comida para llevar”. “Solo podemos trabajar para llevar, sin nadie dentro del negocio, ni siquiera para ir al baño”, dice.

Reconoce que hay tiendas que no deberían estar abiertas, pero también es consciente de las dificultades económicas que afrontan los comerciantes. “Esto nos afecta mucho. No se ha normalizado la venta, así que nos va a afectar más”, dice.

Foto: Alejandro Ponce

Las medidas impuestas por la CDMX buscan reducir los contagios en un momento en el que el número de hospitalizados se ha disparado. En pocas semanas sabremos hasta qué punto han sido efectivas y si logran limitar la exposición al virus.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.