Ciberbullying: las agresiones que pueden truncar la vida de niños y adolescentes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro

Ciberbullying: las agresiones que pueden truncar la vida de niños y adolescentes

Con las Tecnologías de la Información actuales puede haber casos de ciberbullying en los que las agresiones no terminen, a pesar de que las víctimas modifiquen sus hábitos.
Foto: Cuartoscuro
Por María Luisa Santillán/Ciencia UNAM
22 de julio, 2017
Comparte

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) han cambiado nuestra vida: con tan solo un click podemos enviar o recibir cualquier tipo de documentos y archivos, sin importar distancias ni horarios. Los niños y adolescentes, nacidos en un mundo totalmente digital, son los más adecuados a ellas; sin embargo, también son los más vulnerables a sufrir su violencia, como el ciberbullying.

Con el ciberbullying o acoso digital se puede amenazar, burlar, intimidar o insultar a una persona, desde un celular, mensajería SMS, whatsApp, portales web o redes sociales.

Según la doctora Milagros Figueroa Campos, profesora de la Facultad de Psicología de la UNAM, a diferencia del bullying, donde las víctimas reconocen a sus agresores; en el ciberbullying el anonimato es aliado de la agresión.

“El bullying se acaba cuando la víctima queda fuera del alcance de los agresores. Pero en el ciberbullying cualquier lugar puede ser el escenario de esta agresión; a cualquier hora del día o de la noche empiezan los mensajes ofensivos o amenazantes, es decir, todo aquello que alguien está deliberadamente haciendo y que con un solo click provoca que no sólo se enteren personas cercanas a la víctima sino de cualquier parte del mundo”, explicó la universitaria.

El impacto en las víctimas es tan fuerte, sobre todo en los adolescentes, que incluso hay quienes tienen que modificar algunas de sus actividades para no seguir siendo agredidos, pero, muchas veces, no es suficiente para frenarlo, ya que, frecuentemente quien produce este daño emocional es cercano a la víctima, aunque serlo tampoco es indispensable.

Leer también: Re-significando al bullying

Emociones afectadas

Los responsables del ciberbullying suelen ser adolescentes con poca supervisión de sus padres, pero con un buen manejo de las tecnologías de la información y  acceso a dispositivos como una computadora o el teléfono celular.

El agresor, al igual que en el bullying, es alguien que suele tener problemas familiares o personales. En el zcaso del ciberbullying, también pueden ser personas que no tienen amigos, y por lo tanto utilizan una computadora o cualquier dispositivo móvil para acosar, intimidar o agredir a otros, incluso, llegan a alterar sus horarios para dormir, pues se desvelan por estar al pendiente de su víctima.

Figueroa Campos señaló que, aunque no hay una agresión física, como en el bullying, el ciberbullying afecta emocionalmente a las víctimas, pues alguien que es bombardeado por ofensas, amenazas o insultos ve mermada su salud, al no poder dormir, tener pesadillas y terrores nocturnos, sobre todo si la víctima es un niño.

Las víctimas de ciberbullying constantemente están revisando su celular o sus redes sociales para ver si han dicho algo en su contra, por el contrario, puede ser los últimos en enterarse de lo que se está hablando sobre ellos.

Cuando el estado emocional permanece alterado continuamente, o por largos periodos, puede llegar a desencadenarse algún problema de salud física como gastritis o presión arterial elevada: las víctimas no duermen, no comen y están muy afectadas. Inclusive, hay casos en que la personalidad y la vulnerabilidad emocional pueden llevar a un individuo a un intento de suicidio.

Ciberbullying, agredir al más débil

Las víctimas de acoso cibernético tienen ciertas características, por lo que son elegidas por los acosadores: las perciben como débiles emocional y físicamente, porque se sienten o son diferentes, y porque consideran que no van a tener el apoyo de sus iguales, pues los han hecho a un lado. Es decir, son fácilmente identificables por aquellos que van a molestarlos.

El ciberbullying es más frecuente entre los 12 y los 19 años. De lo que se trata es de amenazar a una persona hasta inmovilizarla, pues ya no acude a la escuela, no quiere salir sola o deja de asistir a sus sitios preferidos porque tiene miedo y no se atreve a denunciar.

“Las fotos pueden borrarse de un dispositivo, pero una vez puestas en la red es muy difícil que puedan quitarse. Además, pueden ser utilizadas por otra gente con intenciones delictivas, como trata de personas”, agregó la psicóloga.

Muchas veces las víctimas no piden apoyo porque piensan que el agresor se cansará y dejará de agredir. Por lo tanto, llegan a modificar sus rutinas, cambiar de número de teléfono e incluso puede cambiar de casa. A veces no comentan con nadie sobre el ciberacoso que viven, porque creen que de esa manera evitarán que se siga difundiendo la agresión.

Víctimas de ciberbullying pueden desarrollar a largo plazo:

  • Secuelas emocionales
  • Cambios de personalidad característicos del estrés postraumático.
  • Dificultades para relacionarse con los demás.
  • Sensación de abandono y desesperanza.
  • Hostilidad, nerviosismo, pérdida de la sensación de control

Leer la nota en UNAM GLOBAL

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 claves sobre el 'preocupante repunte de contagios' de coronavirus en EU

Sin haber superado aún la primera ola de contagios, Estados Unidos hace frente a un aumento de los casos de coronavirus. ¿A qué se debe?
28 de junio, 2020
Comparte
Jóvenes con mascarilla en Nueva York

Alexi Rosenfeld/Getty Images
Estados Unidos está viviendo un repunte del número de casos de coronavirus.

¿Un nuevo cierre?

Cuando las esperanzas de millones de ciudadanos están puestas en la reapertura de la economía en Estados Unidos, afectada por la pandemia del coronavirus, en muchas partes del país lo que se está planteando es un nuevo cierre.

Casi cinco meses después de que el gobierno del presidente Donald Trump empezara a tomar medidas contra la pandemia, Estados Unidos está viviendo un repunte del número de casos de coronavirus.

El país registró este viernes un récord diario de contagios con 45,330.

Desde abril no se veían números similares de nuevas infecciones en el país.

“Esto es algo por lo que realmente estoy preocupado”, había advertido ya el martes sobre esta tendencia el doctor Anthony Fauci, jefe de Epidemiología del Instituto Nacional de Salud de EE.UU., en una comparecencia ante el Congreso.

“Bajamos de 30,000 (nuevos casos al día) a 25,000 a 20,000 y, entonces, nos quedamos allí, pero ahora estamos subiendo. Eso es muy preocupante para mí”, agregó.

Anthony Faucci.

Getty Images
El doctor Anthony Faucci considera “preocupante” el aumento de contagios confirmados.

La situación está generando gran presión en varios estados, al punto de llevarlos a suspender los planes de reactivación de la economía.

La pandemia ha evolucionado y los focos de preocupación se han trasladado a otros estados después de que Washington, California y Nueva York centraran la atención en abril y mayo.

Luego de que Texas registró este jueves un récord de 5,996 casos nuevos, el gobernador Greg Abbott anunció que se mantendrían en pausa los planes para pasar a las etapas siguientes de la reapertura de actividades.

Este viernes, Abbot fue un paso más allá y ordenó el cierre de todos los bares.

En Arizona, otro de los estados más golpeados ahora, el gobernador Doug Ducey, tras haberle dado “luz verde” a los negocios, señaló el jueves que ahora la luz es “amarilla”, y agregó que los ciudadanos se encuentran “más seguros en casa”.

Mientras hay 30 estados que están registrando un claro aumento de casos, hay una decena de estados en los que la situación no parece haber variado mucho en las últimas dos semanas y otra decena en la que el número de casos sigue descendiendo.

Cuadros sobre evolución del número de casos y de muertes por covid-19 en EE.UU.

BBC

BBC Mundo te explica tres claves sobre el estado actual de la epidemia de coronavirus en Estados Unidos.

1. ¿Más casos porque hay más exámenes de diagnóstico?

Aunque el aumento del número de casos confirmados es un hecho claro, lo que no siempre está claro es qué significa.

El presidente Trump, por ejemplo, ha sugerido que el incremento de casos obedece a que ha crecido sustancialmente la cantidad de exámenes de diagnóstico de la enfermedad.

En general, los especialistas suelen coincidir en que es normal que un aumento de estas pruebas muestre un mayor número de casos, pero señalan que también hay otros factores.

Jóvenes sin mascarillas en una playa en Estados Unidos.

Getty Images
Los jóvenes representan un alto porcentaje de los contagiados.

“Es muy difícil entender lo que significa el número de casos porque depende tanto de la actividad epidémica como del número de exámenes que se están haciendo”, dice John Ioannidis, profesor de Medicina y Epidemiología de la Universidad de Stanford.

El experto explica que, aunque Estados Unidos estuvo muy retrasado inicialmente en la realización de pruebas diagnóstico, ahora está haciendo muchas más por lo que detectará más casos que antes.

“Otra métrica a la que uno podría referirse es a la proporción de exámenes que se están haciendo que dan positivo, lo que en este momento no es tan malo como el número total de casos, incluso en los estados que han visto cierto agravamiento”, señala a BBC Mundo.

La OMS recomienda que los países pasen 14 días con una tasa de casos positivos de 5% o menos antes de comenzar a levantar las medidas de confinamiento; en EE.UU. el promedio nacional se encuentra en 6% pero hay 21 estados con un registro superior, comenzando por Arizona, que tiene una tasa por encima del 23%.

Estados de EE.UU. donde hay una mayor tasa de casos positivos en las pruebas de covid-19.

BBC

“Mucha gente está cansada de estar en sus casas, pero el virus no se ha cansado de infectarnos. Estamos viendo áreas del país que reabrieron antes de estar listas y eso es como atravesarse en la trayectoria de un puñetazo: vas a resultar golpeado”, dice a BBC Mundo Tom Frieden, quien fue director de los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

Lo que estamos viendo, lamentablemente, era muy predecible“, agrega Frieden, quien en la actualidad es director ejecutivo de Resolve to Save Lives, una iniciativa de Vital Strategies, una ONG dedicada a temas de salud pública.

Steven Woolf, director emérito del Centro sobre Sociedad y Salud de la Virginia Commonwealth University, considera que aunque hay algo de cierto en que si haces más test vas a encontrar más casos, no se puede menospreciar lo que ocurre.

“Es un argumento loco. Es equivalente a decir que si dejamos de hacer mamografías, vamos a tener menos casos de cáncer de mama. Muchos de estos casos son gente que está enferma y que terminará en los hospitales. Entonces, verás morir a gente real”, dice Woolf a BBC Mundo.

2. Menos muertes, ¿por ahora?

Otra característica de la fase actual del coronavirus por la que está pasando Estados Unidos es un descenso notable de la cifra de muertes.

Con más de 120,000 muertos hasta este 26 de junio, Estados Unidos es, con diferencia, el país del mundo más golpeado por la pandemia.

Kayleigh McEnany

Getty Images
Kayleigh McEnany, la portavoz de la Casa Blanca, destacó el descenso de las muertes.

“Vamos en la dirección correcta”, dijo el martes la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, al referirse a esta tendencia y destacar que, por primera vez en mucho tiempo, habían ocurrido menos de 300 fallecimientos en un día por covid-19.

La cifra refleja una caída notable desde el máximo de 6,409 muertes registrado el 16 de abril, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Ioannidis señala que parece haber una especie de disociación entre el número de muertes y el número de casos confirmados.

“El número de muertes parece estar descendiendo de forma estable”, señala.

Otros expertos, como Woolf, no son optimistas.

“Hay que tomar en cuenta que el número de personas que dan positivo en los exámenes de diagnóstico es un indicador de lo que vendrá”, señala.

“Entre 7 y 10 días de un repunte en la cifra de casos verás un incremento en las hospitalizaciones porque se requiere cierto tiempo tras el contagio para que la gente se enferme. Y, luego, hace falta más tiempo para que tengan problemas respiratorios y requieran ser internados en la unidad de cuidados intensivos y, finalmente, fallezcan”, explica.

“Puedes ver este fenómeno en lugares donde está ocurriendo el repunte, como Arizona, cuyos hospitales ya empiezan a sentir la presión que sufrieron los centros médicos en Nueva York y Nueva Jersey en marzo y abril”, añade.

Para este miércoles, ya estaban ocupadas 88% de las camas disponibles en las unidades de cuidados intensivos en Arizona. A mediados de mayo, esa cifra era de 68%.

Tom Frieden coincide en que hay una brecha temporal de varias semanas entre los contagios y las muertes, por lo que los efectos de las nuevas infecciones no pueden verse aún.

Sin embargo, destaca que parte de la cifra de muertes obedece a mejoras en la atención sanitaria.

Personas en un bar en Texas.

Getty Images
El repunte de los contagios llevó a que se ordenara el cierre de los bares en Texas.

“Ha habido algunas mejoras en los cuidados de salud que incluyen una mayor capacidad para atender a los pacientes sin que los centros médicos se vean rebasados”, apunta Frieden, quien también es analista en Salud Pública del Council on Foreign Relations.

3. Más jóvenes que mayores

Otra particularidad de la situación actual de la pandemia en Estados Unidos que, además, puede ayudar a explicar el aparente desacople entre el aumento de los casos y el descenso de las muertes es el hecho de que una proporción importante de los nuevos casos son gente joven.

Este jueves, el director de los CDC, Robert Redfield, señaló que los jóvenes han ayudado a impulsar el aumento de casos confirmados al decir que en meses pasados muchos de esos casos no habrían sido diagnosticados.

En Florida, uno de los estados más afectados ahora, la edad media de los contagiados cayó de marzo a junio de 65 a 35 años de edad, mientras que en Arizona casi la mitad de todos los casos corresponden a personas entre 20 y 44 años.

“Hay un cambio en los grupos etarios, quizá debido a que la gente mayor ha aprendido a protegerse mejor y la tasa de mortalidad está muy relacionada con la edad”, dice Frieden a BBC Mundo.

John Ioannidis considera fundamental que se siga protegiendo a las personas mayores.

“Los ancianatos vivieron desastres y probablemente casi el 50% de las muertes ocurrió allí. Si logramos proteger este tipo de centros de alto riesgo, probablemente logremos evitar bastante el impacto del coronavirus, incluso si sigue habiendo muchos casos”, concluye.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.