20 años de impunidad: El crimen del periodista Benjamín Flores sigue sin resolverse
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

20 años de impunidad: El crimen del periodista Benjamín Flores sigue sin resolverse

Los presuntos responsables del homicidio de Benjamín Flores han salido libres por falta de pruebas, por lo que aún se desconoce con claridad quién mandó a matar al periodista.
Especial
Por Humberto Melgoza Vega // Semanario Contraseña
14 de julio, 2017
Comparte

El 15 de julio de 1997, a las 4:00 de la tarde, un grupo de hombres armados esperaba a que el periodista Benjamín Flores llegara a sus oficinas del periódico La Prensa, en San Luis Río Colorado, Sonora. De un automóvil viejo descendió un tipo con un “cuerno de chivo” y le disparó por la espalda al comunicador hasta que se le atascó el arma.

Todo esto sucedió ante los ojos atónitos de los compañeros de Benjamín, quienes lo esperaban para darle una sorpresa, ya que festejarían su cumpleaños y el quinto aniversario del periódico, fundado y dirigido por Flores.

La Procuraduría de Sonora, a cargo en ese entonces de Rolando Tavarez, se centró en una venganza del grupo del criminal de los hermanos González y en ningún momento consideró el entorno político, la persecución que sufría el periodista y su periódico por los constantes señalamientos contra la administración de Manlio Fabio Beltrones, entonces gobernador del estado, ni las amenazas que había recibido por el crimen organizado.

Los principales sospechosos

Entre los principales protagonistas de esta historia está: Luis Enrique Rincón Muro, “el Chichí”, señalado inicialmente como el autor material, quien recuperó su libertad 7 años después del crimen por falta de pruebas.

Otro de los involucrados fue Jorge Pacheco Reyes, “el Pecas”, quien fue sentenciado a 25 años de cárcel, a pesar de que alegó que su confesión se la arrancaron mediante tortura.

Pacheco Reyes fue detenido cuando conducía una camioneta, propiedad de Gabriel González Gutiérrez, quien junto con su hermano Jaime son los presuntos autores intelectuales del crimen, de acuerdo con la Procuraduría de Sonora.

Los González

Tres años después del crimen de Benjamín Flores, Gabriel González fue detenido en Estados Unidos por cargos de narcotráfico; sin embargo, fue hasta abril de 2006 que fue extraditado a México y procesado por el homicidio del periodista; sin embargo, en 2010, fue absuelto por falta de pruebas.

Jaime González es un caso aparte: A él lo involucraron por una supuesta llamada que le hizo a su hermano Gabriel desde el Cereso, donde se encontraba preso. En la llamada, él le pedía que contratara a unos pistoleros para aventarse un “jale”, en este caso  matar al periodista.

El argumento de su molestia era que había sido exhibido por Benjamín Flores cuando fue detenido con un cargamento de mariguana y se había identificado con un nombre falso.

A Jaime González nunca se le pudo comprobar su participación en la autoría intelectual del asesinato del periodista.

El día que fue arrestado por los policías municipales, Jaime González les dijo que él había mandado matar al periodista, aunque su dicho no tuvo ninguna validez oficial porque no fue vertida ante la autoridad ministerial.

Lee: Cómo protegerte de Pegasus, el sistema de espionaje a periodistas en México.

Otros involucrados

Otro de los sospechosos del crimen del periodista, Vidal Zamora Lara, estuvo varios años en prisión por su presunta participación en la emboscada contra el periodista. En los careos, al menos dos de los testigos presenciales lo señalaron de haber sido quien disparó a Flores; sin embargo, también recuperó su libertad.

Miguel Ángel Zamora Lara, hermano de Vidal, fue el que menos tiempo pasó en la cárcel, salió en abril de 2001. Inicialmente se le mencionó como la persona que se dedicó a hacer “plantón” afuera del periódico para ver a qué hora salía y llegaba Benjamín Flores.

Por el crimen de Benjamín Flores aún siguen prófugos de la justicia José Francisco Benavides Ávila, Carlos Pacheco García y Arsenio Pérez Lozada, quienes supuestamente cuentan con órdenes de aprehensión, las cuales quizás nunca se lleguen a cumplimentar por la prescripción del delito.

Lo único cierto hasta el momento es que a 20 años del crimen del periodista no se tiene certeza de quién lo mató ni quién se encargó de pagar y organizar la emboscada, los principales sospechosos lograron evadir la acción de la justicia. Y es posible que por el tiempo transcurrido el caso quede impune.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Violencia en México: qué es 'El Seguimiento', el misterioso “cartel de carteles” del país

El gobierno de EE.UU. la define como una "sofisticada organización" que hizo negocios con los principales carteles de drogas de México. Es "El Seguimiento 39", un grupo desconocido hasta ahora y que fue fundado por un veterano de guerra estadounidense.
Reuters
11 de febrero, 2020
Comparte

Es una organización peculiar que ha pasado desapercibida en la guerra contra las drogas en México que empezó en 2007.

Se llama “El Seguimiento 39” y según el Departamento de Justicia de Estados Unidos es una de las organizaciones más sofisticadas y peligrosas del país.

Algunos lo llaman “el cartel de carteles” porque durante varios años logró hacer negocios con grupos rivales entre sí, y cuyo enfrentamiento causó la muerte a más de 200.000 personas según datos oficiales.

Pero otros lo conocen más como una eficiente organización, que lo mismo trasladaba cocaína de Sudamérica que conseguía armas, brindaba seguridad a cargamentos de droga o establecía redes de lavado de dinero para distintos grupos.

Era un grupo desconocido en México. La primera información pública de su existencia apareció a mediados de enero pasado en el proceso que se sigue en Estados Unidos contra Iván Reyes Arzate, excomandante de la Policía Federal.

Algunos indicios aparecieron también en el proceso contra Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, sentenciado a cadena perpetua.

Reyes Arzate es acusado de proteger y filtrar información de la agencia antidrogas estadounidense, la DEA, a organizaciones como “El Seguimiento 39”.

Chapo Guzmán

Reuters
En el juicio contra “El Chapo” Guzmán surgieron indicios del misterioso cartel.

Especialistas como Alberto Islas, director de la consultora en seguridad Risk-Evaluation, dicen que los miembros de “Seguimiento 39” tienen un papel singular en medio de la violenta guerra de carteles.

“Son como facilitadores, una especie de brockers para varios carteles” explica a BBC Mundo. “Ofrecen servicios como lavado de dinero, compra de armas y municiones, transportan gente o falsifican documentos”.

De acuerdo con el Departamento de Justicia, “El Seguimiento 39” fue creado por un veterano del cuerpo de Infantes de Marina de su país.

Se trata de Ángel Domínguez Ramírez, quien actualmente enfrenta en una cárcel mexicana un proceso de extradición.

BBC Mundo solicitó a la Fiscalía General de la República (FGR) información sobre el caso, pero no hubo respuesta.

Veterano de guerra

Ángel Domínguez Ramírez cuenta con la nacionalidad mexicana y estadounidense, lo que le permitió formar parte del Cuerpo de Infantes de Marina de ese país.

Fue herido en combate y por eso cojea al caminar, según la acusación de la Fiscalía de Estados Unidos ante la Corte de San Diego.

Marines

Getty Images
El fundador de “Seguimiento 39” fue entrenado en Estados Unidos.

El exmarino regresó a México y se instaló en Nuevo Laredo, en la frontera de Tamaulipas con Texas.

Allí fue reclutado por el grupo de Los Zetas, que en ese entonces todavía formaba parte del Cartel del Golfo.

En esa organización se le conocía como Z-39. Las autoridades estadounidenses creen que es una de las razones por las que su cartel adoptó ese número como parte de su nombre.

De acuerdo con Alberto Islas, el capo colaboraba estrechamente con Jorge Eduardo Costilla Sánchez, “El Coss”, quien fue uno de los últimos líderes de la organización del Golfo, que para mediados de esa década enfrentaba una guerra interna con Los Zetas.

“El Coss” fue detenido en 2012. Domínguez Ramírez y su grupo se instalaron en Monterrey, Nuevo León, en el noreste de México.

Empresarios

En esa ciudad nació el cartel. “Empiezan a dar servicios a otras organizaciones, traen armas de Estados Unidos, consiguen transporte para el tráfico” de drogas, cuenta Alberto Islas.

También creó empresas de seguridad privada y otros negocios para lavar dinero.

Por el entrenamiento militar de Z-39 en Estados Unidos, el cartel también establece grupos especiales para custodiar cargamentos de droga.

Genaro García Luna

Getty Images
Según el Departamento de Justicia de EE.UU., el grupo recibió ayuda de colaboradores de Genaro García Luna.

Una parte de los embarques eran de otros grupos, pero también contaba con los propios.

La Fiscalía General estadounidense define al grupo como “una sofisticada organización de tráfico con una amplia red de distribución de cocaína desde Colombia a Estados Unidos”.

El cartel compraba cocaína en países de Sudamérica y América Central. Los cargamentos eran enviados a México en botes de alta velocidad o en aeronaves, y de allí embarcados a Estados Unidos.

Desde territorio mexicano la droga “se movía por la red (del grupo) a través de los puertos de entrada en California o Texas, y de allí a distintas ciudades de Estados Unidos”, explica la Fiscalía.

En la corte de San Diego la Fiscalía estadounidense presentó una acusación contra Z-39.

Es el caso 16CR1996-WQH donde además del exmarino otras 40 personas son acusadas de conspiración para traficar marihuana, cocaína y lavar dinero.

Alianza impensable

Pero ésta es una parte de la historia. Según el Departamento de Justicia “El Seguimiento 39” estableció alianzas con grupos como el Cartel de Sinaloa, la organización de los hermanos Beltrán Leyva, el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Los Zetas y el Cartel del Golfo.

Zetas

AFP
Los Zetas hicieron negocios con el misterioso cartel.

Se trata de grupos enemigos entre sí, e inclusive desde 2010 protagonizan una cruenta disputa por controlar las rutas y el mercado de narcotráfico.

Es, de hecho, uno de los elementos centrales en la violencia desatada por la guerra contra el narcotráfico.

Como resultado de esa alianza, señala el Departamento de Justicia, la organización movió grandes cantidades propias de marihuana y cocaína a Estados Unidos.

Al mismo tiempo “líderes de otros carteles y organizaciones de tráfico confiaron en el grupo para mover ilegalmente drogas” a ese país.

Según el Departamento de Justicia, para cumplir la tarea tuvo el apoyo de jefes policíacos como Reyes Arzate, uno de los principales miembros en el equipo del exsecretario de Seguridad Genaro García Luna.

El exfuncionario, el principal colaborador del expresidente Felipe Calderón, está detenido en Nueva York acusado de narcotráfico.

Reyes Arzate era el enlace de la Policía Federal con la DEA, pero según el gobierno estadounidense utilizó el cargo para alertar a Z-39 también sobre operaciones contra su grupo.

Gracias a ello “el cartel obtuvo, entre otras cosas, pasaje seguro para sus cargamentos” así como “información sensitiva” de la agencia sobre organizaciones rivales.

balas

AFP
“El Seguimiento 39” compraba armas para varios carteles.

Nuevos tiempos

La historia de “El Seguimiento 39” revela una nueva forma de operación de los carteles mexicanos de narcotráfico, señalan especialistas.

En los últimos años los grandes grupos dejaron de contar con una estructura homogénea y vertical, es decir con un solo liderazgo, para dividir responsabilidades y con ello bajar los riesgos.

Así, varias organizaciones como Sinaloa o Jalisco Nueva Generación suelen encargar parte de sus operaciones a otros grupos.

Lo hacen por ejemplo para comprar armas y municiones, una tarea donde la experiencia de Domínguez Ramírez fue útil.

La nueva operación de los carteles permitió la existencia de grupos como “El Seguimiento 39”, pero también de otros dedicados a tareas específicas como reclutamiento de sicarios o lavar dinero.

Por eso el cartel logró entablar negocios con organizaciones enemigas entre sí recuerda Alberto Islas.

“Entre esos grupos saben que si no se cumplen las tareas la sanción no es un despido sino la muerte” explica. “Por eso se dieron a conocer. A ese cartel le ayudó su reputación”.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA&t=21s

https://www.youtube.com/watch?v=nKSZ-QzamhU

https://www.youtube.com/watch?v=6ri6xiEMwao

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.