Cómo se producen los fraudes con tarjetas de crédito y las reglas de oro para evitarlos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Cómo se producen los fraudes con tarjetas de crédito y las reglas de oro para evitarlos

Hay muchos tipos de fraude de tarjetas de crédito y cambian con tanta frecuencia como las nuevas tecnologías. Lee más sobre el tema para evitarlos.
BBC Mundo
Por Bruno Buonaguidi* / BBC
30 de julio, 2017
Comparte

Si tienes una tarjeta de crédito o débito, hay una posibilidad nada despreciable de que seas víctima de un fraude, como lo han sido por años millones de personas en todo el mundo.

Es un tipo de estafa que apareció en la década de 1980, cuando tuvo lugar un aumento impresionante en el uso de tarjetas de crédito, débito y prepago a nivel internacional.

Hoy, las tarjetas lideran en buena medida el comercio global, lo que abre posibilidades a nuevos tipos de estafas.

Popularidad de las tarjetas

Según un informe de 2016 de Nilson Report, en 2015 se generaron más de US$31.000 billones en todo el mundo a través del sistema de pago por tarjetas, una cantidad 7,3% mayor que la de 2014.

Mientras, nuevos sistemas de transferencia de dinero en línea, como Paypal, han contribuido a la expansión del comercio electrónico en todo el mundo, incluidos países en vías de desarrollo.

Pero ahí no termina la historia.

Una persona moviendo cajas de Snapdeal en un camiónGETTY IMAGES
Compañías de comercio online como Snapdeal han creado un boom en materia de pagos electrónicos… y oportunidades para los ladrones.

Compañías como Flipkart, Snapdeal y Amazon o Alibaba y JingDong, que dominaban más del 70% del mercado chino en 2016, han hecho que los pagos electrónicos lleguen a un número cada vez mayor de consumidores.

Pero este panorama constituye, a su vez, una mina de oro para los ciberdelincuentes, las personas que se dedican a realizar todo tipo de fraudes en internet.

Fraude de tarjetas

Datos de Nilson Report indican que las pérdidas mundiales por fraude con tarjetas se elevaron a más de US$21.000 millones en 2015, frente a los 8.000 millones de dólares registrados en 2010.

Para 2020, se espera que la cifra llegue a los US$31.000 millones.

En estos costos, se incluyen, entre otros gastos, los reembolsos que los bancos y las compañías de tarjetas de crédito hacen a los clientes defraudados, lo que incentiva a las empresas de este tipo a realizar importantes inversiones en tecnologías antifraude.

Tipos de fraude

Hay muchos tipos de fraude de tarjetas de crédito y cambian con tanta frecuencia como las nuevas tecnologías, de ahí a que sea casi imposible enumerarlos.

Pero hay dos categorías principales: los conocidos como fraudes de “tarjeta no presente” y los de “tarjeta presente”.

El primer caso se trata del tipo más común y ocurre cuando la información del titular de la cuenta de banco es robada y utilizada ilegalmente sin la presencia física de la tarjeta.

Una persona sosteniendo su tarjeta de crédito en una mano y su teléfono en la otraGETTY IMAGES
Tienes mayores probabilidades de caer víctima de fraude electrónico que de “fraude presencial”.

Esta estafa suele ocurrir en línea y puede ser el resultado de los llamados correos electrónicos de phishing o suplantación de identidad, enviados por estafadores que se presentan como instituciones creíbles para robar información personal o financiera a través de un enlace con un programa malicioso.

El segundo caso, aunque resulta cada vez menos común, ocurre cuando un vendedor pasa la tarjeta por un dispositivo que almacena su información y luego la utiliza para cargarle otras compras no realizadas.

El mecanismo

El fraude con tarjetas de crédito se facilita, en parte, porque las transacciones con este sistema de pago son un proceso simple, de dos pasos: autorización liquidación.

En un inicio, los involucrados en la transacción (el cliente, el comerciante y los bancos que realizan y reciben la transferencia) envían y reciben información para autorizar o rechazar una compra determinada.

Si la compra se autoriza, se liquida mediante un canje de dinero, que suele tener lugar varios días después de la autorización.

Pero una vez que la compra ha sido autorizada, no hay marcha atrás.

Esto significa que todas las medidas de detección de fraude deben realizarse durante el primer paso de una transacción.

Sin embargo, el rechazo de una transacción solo ocurre en dos situaciones: si el saldo en la cuenta del titular de la tarjeta es insuficiente o si, sobre la base de los datos proporcionados por el banco, hay sospechas de fraude.

¿Cómo contrarrestar los fraudes?

Sobre la base de mi investigación, que examina cómo técnicas estadísticas y probabilísticas avanzadas podría detectar mejor el fraude, he llegado a la conclusión de que el análisis secuencial y el uso de las nuevas tecnologías son factores clave.

Mediante el seguimiento continuo del gasto e información del titular de la tarjeta, en el que se incluya el tiempo, la cantidad y las coordenadas geográficas de cada compra, es posible desarrollar un modelo informático para calcular la probabilidad de un uso fraudulento de la misma.

Si la probabilidad pasa un determinado umbral, el emisor de la tarjeta recibiría una alarma y la empresa podría decidir bloquear la tarjeta directamente, iniciar una investigación más profunda o llamar al consumidor.

La fuerza de este modelo es que apunta a maximizar una ganancia o minimizar un costo esperado.

En otras palabras, todos los cálculos estarían dirigidos a limitar la frecuencia de falsas alarmas.

Una pantalla de computadora con la ventana del navegador en primer planoGETTY IMAGES
Antes de introducir tus datos en cualquier sitio web asegúrate de que es seguro.

Mi investigación está todavía en curso. Pero, mientras tanto, para reducir significativamente el riesgo de ser víctima de fraude de tarjetas de crédito, les dejo algunas ideas.

Las reglas de oro

En primer lugar, nunca hagas clic en enlaces de correos electrónicos en los que te pidan información personal, incluso si el remitente parece ser tu propio banco.

Antes de comprar en línea algún producto de una empresa desconocida, busca en internet el nombre del vendedor, para determinar si la opinión de los consumidores ha sido positiva.

Al realizar pagos en línea, comprueba que la dirección de la página web comience con “https://” que constituye un protocolo de comunicación para la transferencia segura de datos.

Y, por último, confirma que la página web no contiene errores gramaticales o palabras extrañas, pues eso sugiere que puede ser falsa, diseñada únicamente para robar datos financieros.

*Bruno Buonaguidi es académico de la Università della Svizzera italiana

Lee la historia original en inglés en BBC Capital

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Archivo Cuartoscuro

Advierten sobre fraudes en la compra de tanques de oxígeno por internet en CDMX

Los fraudes se cometen a través de páginas falsas que solicitan los datos personales y bancarios de las personas.
Archivo Cuartoscuro
1 de enero, 2021
Comparte

La Policía Cibernética de la Ciudad de México alertó a la población sobre fraudes hechos en la compra y renta de tanques de oxígeno por internet.

La dependencia señaló que este tipo de delitos se cometen a través de páginas apócrifas que solicitan los datos personales y bancarios de las personas que están en busca de un tanque de oxígeno.

Leer más: ¿Necesitas recargar tanque de oxígeno? CDMX instala dos estaciones de servicio gratuito 

Los tanques de oxígeno han tenido una alta demanda durante las últimas semanas por el aumento de casos COVID en la CDMX.

Ante la necesidad y desesperación de conseguir tanques de oxígeno para sus familiares, muchas personas no verifican los sitios virtuales donde pretenden realizar las compras.

De acuerdo con la Secretearía de Seguridad Ciudadana de la CDMX, la Policía Cibernética detectó  estos casos gracias a diverso reportes de usuarios de redes sociales.

Tras un monitoreo digital, las autoridades detectaron que a través de páginas falsas, sitios de mercado y grupos de ventas en redes sociales, se realizan ofertas de equipos de oxígeno a bajo costo, los cuales pueden ser adquiridos con tan solo realizar un pago electrónico, sin embargo, luego de hacer depósito, el vendedor desaparece y no se vuelve a contactar con el comprador o los bloquea.

La Policía Cibernética incluso detectó que estas páginas falsas usan logotipos, colores y tipografía similar a las utilizadas por marcas reconocidas, con lo que inspiran confianza en los usuarios y logran robar su información personal.

Su  manera de operar es por medio de formularios que las personas deben llenar con datos personales, de contacto y tarjetas bancarias.

Denuncian caso de fraude 

Una joven denunció en redes sociales a una compañía llamada Oximed, por fraude en la venta y renta de oxígenos medicinal.

“Por días y días me dieron largas de que ya venía mi tanque e incluso llegaron a decirme que habían tocado en mi casa y que nadie había abierto cuando yo estuve aquí todo el tiempo”, denunció la usuaria.

También señaló que la empresa cambió su dirección y la bloqueó en el canal de WhatsApp, pues pasó de registrarla en la Ciudad de México en la calle Frontera 33, para después publicarla en un domicilio de Monterrey.

Para evitar ser víctima de estos fraudes, la SSC-CDMX recomienda a las y los usuarios:

  • Antes de adquirir cualquier producto en línea, validar la legalidad de las páginas (verificar que la URL de la página web tenga la letra “s” al final del http, o el candado de seguridad).
  • No realizar depósitos por adelantado a cuentas bancarias sospechosas o que no sean a nombre de una empresa.
  • Y no dar su número de tarjeta, nip o de seguridad, a través de las páginas web.

Adicionalmente, la SSC recomienda revisar el perfil del vendedor, ortografía y fotografías de los productos que se ofertan; que el vendedor cuente con una dirección física, calle, colonia, alcaldía; con un RFC o número de registro ante las autoridades sanitarias. Así como buscar los comentarios de otros usuarios. Todo esto, antes de efectuar la compra.

“También es importante evitar seguir links que vengan incrustados en correos electrónicos, y más aún si estos llegaron a la bandeja de spam; no confiar en páginas que cuenten con ventanas emergentes con contenidos ajenos a la principal o con anuncios llamativos de supuesto concursos o premios”, agrega la dependencia.

En caso de ser víctima de este tipo de fraudes, las personas deben denunciarlo ante cualquier Ministerio Público y si detectan algún anuncio sospechoso, reportarlo a la Policía Cibernética al correo electrónico [email protected] o al teléfono 5242 5100 ext. 5086.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.