Goles vs el machismo y por la educación: el futbol cambió la vida de niñas Mazahuas en Edomex
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Mulyd

Goles vs el machismo y por la educación: el futbol cambió la vida de niñas Mazahuas en Edomex

La organización Mulyd busca rescatar a cientos de niñas mazahuas de sus entornos de violencia y machismo, en el Estado de México, a través del futbol.
Foto: Mulyd
Por Erendira Aquino
28 de julio, 2017
Comparte

Para cientos de niñas indígenas mazahuas el futbol, más que un deporte, es una oportunidad para romper con los círculos de violencia y discriminación que se viven en sus comunidades.

Desde hace año y medio, la organización Mujeres, Lucha y Derechos para Todas, A.C. (Mulyd), que apoya a mujeres indígenas mazahuas en el Estado de México, organizó equipos de fútbol en las comunidades aledañas al municipio de San Felipe del Progreso; el objetivo del proyecto va más allá de meter un gol: busca cambiar la vida de las niñas y sus familias.

Jugando por mis Derechos con Donadora from Mujeres Lucha y Derechos para To on Vimeo.

Para poder jugar en alguno de estos equipos, el único requisito que deben cumplir las niñas mazahuas es tener un promedio escolar arriba de 9 y, por supuesto, sentir pasión por el futbol.

El rendimiento académico de las niñas es lo más importante del proyecto ‘Jugando por mis Derechos‘, ya que la organización Mulyd consigue becas académicas y deportivas para algunas de las jugadoras.

También leer: A patadas captan a niños en situación de riesgo

Niñas mazahuas como referentes de éxito

De acuerdo con la directora y fundadora de Mulyd, Guadalupe García, las comunidades indígenas donde trabaja la organización tienen una cultura machista, que, gracias a la sensibilización, por medio del futbol, talleres y pláticas informativas, poco a poco ha ido cambiando.

Aunque al comienzo del proyecto, cuando lanzaron la convocatoria para formar los equipos, encontraron dificultades con las autoridades de las comunidades indígenas, quienes consideraban que el deporte no era apto para mujeres, ahora cientos de niñas juegan y aprenden sobre sus derechos, de la mano de la organización.

Niñas del proyecto Jugando por mis Derechos, San Miguel Agua Bendita.

Niñas del proyecto Jugando por mis Derechos, San Miguel Agua Bendita.

Desde que ‘Jugando por mis Derechos’ se puso en marcha, cuatro jóvenes mazahuas “han cambiado su vida de manera radical”, consiguieron una beca para cursar la preparatoria en una escuela particular en Toluca, la capital del estado, así como una beca deportiva en un equipo del mismo municipio.

“¿Qué quiere decir esto? Que ellas asisten a una escuela privada que está en Toluca y no pagan absolutamente nada, de su colegiatura se hace cargo la organización. En el caso del club, donde tienen las becas deportivas, les dan los uniformes y no tienen que pagar una mensualidad para entrenar y jugar con él”, comentó Guadalupe García.

Una de las becadas es Liliana González, de 13 años, quien juega como portera y fue convocada para pertenecer a la Selección Nacional Femenil.

Liliana no solo es “un referente de éxito para otras niñas y para su familia, sino también para toda su comunidad, en Acambay. Y eso es justo lo que queremos, que se vuelvan un ejemplo para otras niñas indígenas y que éstas quieran seguir sus pasos”, dijo la fundadora de la organización .

Un transporte seguro para llegar a la cancha

Guadalupe explicó que “las comunidades donde estamos trabajando son de muy difícil acceso, ya que no hay alumbrado público ni carreteras en buen estado, pero cuando el deporte mueve tu corazón no hay barreras”, por eso, las niñas mazahuas hacen un recorrido de más de dos horas para llegar al lugar donde entrenan.

Niñas mazahuas integrantes del proyecto 'Jugando por mis Derechos'

Niñas mazahuas integrantes del proyecto ‘Jugando por mis Derechos’

Algunas, incluso, tienen que cruzar campos de milpas y tramos de bosque, tan sólo para llegar a la parada de autobús donde abordan el transporte que las lleva a la cabecera municipal de San Felipe del Progreso, y de ahí al campo de entrenamiento.

Es por eso que Mulyd quiere comprar una camioneta para transportar a las niñas desde sus comunidades hasta los lugares de entrenamiento y competencia, “porque si no hay transporte ellas dejan de ir, porque no les dan permiso y porque es peligroso”, dijo su fundadora.

De acuerdo con Guadalupe, la permanencia del proyecto está en riesgo “porque si no hay medios en los que ellas puedan moverse de manera segura a una comunidad a otra, las niñas no podrán seguir jugando”.

Si las niñas dejan el proyecto, existen altas probabilidades de que su destino sea como trabajadoras domésticas, amas de casa, madres y, en general, víctimas de violencia, pobreza y falta de educación”, advirtió.

Para apoyar a Mulyd con la compra del transporte para trasladar de forma segura a las niñas mazahuas y que les permitirá concursar por becas deportivas y académicas visita su proyecto en Donadora.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

#TheatreCapChallenge, la sencilla idea que "está salvando vidas" en las salas de operación

Cuando el británico Rob Hackett apareció en el quirófano con su nombre y profesión escrito en el gorro, recibió varias burlas. Pero esa sencilla medida ayuda a disminuir lo que es la tercera causa de muerte en Estados Unidos: los errores médicos.
31 de mayo, 2022
Comparte

“¿Acaso no puedes recordar tu nombre?”, solían decirle los colegas de Rob Hackett en broma.

Era fines de 2017 y el anestesista británico había decidido empezar a ingresar a las salas de operaciones con su nombre y profesión escritos en el gorro, algo tan vistoso que era ineludible para sus colegas.

Y esa era justamente la idea: que lo detectaran y leyeran con facilidad.

Un año y medio después, su iniciativa #TheatreCapChallenge (“desafío del gorro de quirófano”) se volvió viral y, según Hackett, ya está salvando vidas.

“Desde hace más de 10 años que me enfoco en mejorar la seguridad de los pacientes”, cuenta el médico a BBC Mundo desde Sídney (Australia), donde vive desde hace dos décadas.

Su interés en el tema comenzó tras presenciar la muerte de una madre joven por una serie de “peligros que aún existen”.

“Soy consciente de que otra gran cantidad de personas continúa muriendo innecesariamente por estos mismos problemas”, dice el anestesista.

Esos “peligros” o “problemas” se llaman errores médicos.

En Estados Unidos, por ejemplo, los errores médicos son la tercera causa de muerte, según un estudio realizado por la Universidad Johns Hopkins y publicado en la revista British Medical Journal en 2016.

Principales causas de muerte en EE.UU.. . .

Y, de acuerdo con la última guía para cirugías seguras de la Organización Mundial de la Salud, la comunicación es la raíz de 70% de los “miles de eventos adversos reportados (dentro de los quirófanos) entre 1995 y 2005” .

Hackett ha sido testigo directo o indirecto de todo ello.

Durante sus 12 años como anestesista, ha sabido de estudiantes a los que piden que terminen una operación porque los confunden con novatos en fase de entrenamiento.

O pacientes que sufren infartos porque no recibieron la compresión torácica (maniobra de primeros auxilios) a tiempo por la sencilla razón de que nadie en la sala quirúrgica se dio por aludido cuando se dio la orden.

Así que se propuso buscar medidas para cambiarlo.

#TheatreCapChallenge

“Conocí la llamada ciencia de los factores humanos a principios de 2015 y el tema me motivó aún más después de asistir a una serie de presentaciones del experto en seguridad médica (Rollin) ‘Terry’ Fairbanks”, cuenta Hackett.

Médicos operando.

Getty Images
La comunicación dentro de la sala de operaciones es la raíz del 70% de los “eventos adversos”, dice la OMS.

Fue en esa época que intentó introducir en la sala de operaciones lo que definió como “otra iniciativa obvia de seguridad”: “Fui sometido a intensas amenazas e intimidaciones por parte del personal de mayor jerarquía dentro de uno de mis propios hospitales”.

“Tal vez fue entonces cuando me di cuenta de que había pocas posibilidades de cambio y mejora dentro de los marcos de asistencia sanitaria existentes”, agrega.

Abandonó esa idea pero seguía pensando que algo debía cambiar.

La idea de los gorros con nombres llegó de una forma inesperada: leyendo el libro de autoayuda “Cómo ganar amigos e influir sobre las personasdel estadounidense Dale Carnegie.

“Cuanto más lo pensaba, más obvia y fantástica me parecía la idea”, confiesa. “Crea una mejora en la atención al paciente y expone los marcos de atención médica en los que nos basamos para resistirnos al cambio”.

Pero a la iniciativa le faltaba masificación.

La idea llegó de la entonces estudiante para partera Alison Brindle, quien propuso usar el hashtag #TheatreCapChallenge en redes sociales, cuenta Hackett.

En Twitter, en los últimos dos meses, el hashtag ha sido usado principalmente en Reino Unido y Estados Unidos, pero Australia, España y México le siguen en menciones, según la herramienta Hashtagify.

Además, organismos como las asociaciones de anestesistas de EE.UU. y Australia han apoyado públicamente la iniciativa.

La Asociación Estadounidense de Asistentes Médico Quirúrgicos, por ejemplo, lo agregó a su lista de políticas e informó: “Es una idea simple y gratuita que ayuda a mejorar la comunicación en una emergencia, especialmente en instituciones más grandes donde puede ser más difícil identificar a colegas y caras nuevas”.

“Experimento psicosocial”

Cuando Hackett comenzó con la iniciativa, creó un video donde explica que “saber los nombres de las personas y sus roles es una habilidad no técnica esencial para el trabajo en equipo”.

En situaciones de emergencia como un paro cardíaco, cuando el personal está corriendo hacia el quirófano, saber “quién es quién” marca la diferencia, continúa.

“Orquestamos al equipo con extrema eficiencia y el paciente tiene mayores probabilidades de sobrevivir“.

Desde que se convirtió en “el loco” que lleva su nombre escrito en la frente hasta la actualidad, Hackett ha escuchado numerosas críticas.

Las principales, cuenta a BBC Mundo, son el costo, la falta de evidencia científica para llevar adelante la experiencia y la vergüenza de verse “poco profesional”.

Pero Hackett tiene argumentos para cada crítica.

Equipo médico.

Gentileza Rob Hackett
Rob Hackett junto a un equipo médico en Sídney, Australia, donde cada uno tiene su gorro con nombre y profesión.

Si bien hoy en día lleva un gorro con sus datos bordados, en un principio simplemente lo había escrito a mano. Por eso, agrega, el costo de implementación es cero.

Respecto a las pruebas, el británico cita una investigación de la Escuela Imperial de Anestesia de Reino Unido presentada en Londres el año pasado que afirma que los cirujanos saben el nombre de menos de la mitad (44%) del personal médico dentro del quirófano.

“Conocer y reconocer a los miembros del equipo por su nombre ha sido cuantitativa y cualitativamente asociado con una mayor confianza, compromiso laboral y resultados clínicos“, dice otro estudio publicado el año pasado por la revista British Journal of Anaesthesia.

El trabajo, que analizó el impacto de #TheatreCapChallenge en un hospital en Reino Unido, afirma que el recuerdo de nombres aumenta con los gorros, algo que no sucedió en otro estudio que incluyó una chapa identificatoria en el pecho.

Además, de acuerdo a ese mismo estudio, 94% de los anestesistas y enfermeros apoyaron la iniciativa.

“La reacción de los profesionales médicos ha sido fascinante”, confirma Hackett.

Médicos corriendo.

Getty Images
En las emergencias, saber quién es quién ayuda a organizar al equipo médico “con extrema eficiencia y el paciente tiene mayores probabilidades de sobrevivir”, dice Hackett.

Según una encuesta realizada por PatientSafe Network, una organización sin fines de lucro sobre seguridad del paciente que Hackett dirige, 86% del personal apoya la iniciativa.

El apoyo fue unánime por parte de los estudiantes de enfermería y medicina, aquellos que son nuevos en la atención médica”, dice, agregando que lo mismo ha sucedido con los pacientes.

“Sin embargo, el apoyo fue menor entre quienes tienen la mayor influencia: el personal que ha estado en la industria durante más de 20 años”, reconoce.

Y es aquí donde entra el factor del profesionalismo y prestigio.

En palabras de Hackett, el #TheatreCapChalleng “es como un experimento psicosocial internacional masivo, que expone fácilmente dónde la cultura de la atención médica está fallando”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

https://www.youtube.com/watch?v=AYRg2DPj-FM

https://www.youtube.com/watch?v=UtuieuqZq7M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.