close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Mulyd
Goles vs el machismo y por la educación: el futbol cambió la vida de niñas Mazahuas en Edomex
La organización Mulyd busca rescatar a cientos de niñas mazahuas de sus entornos de violencia y machismo, en el Estado de México, a través del futbol.
Foto: Mulyd
Por Erendira Aquino
28 de julio, 2017
Comparte

Para cientos de niñas indígenas mazahuas el futbol, más que un deporte, es una oportunidad para romper con los círculos de violencia y discriminación que se viven en sus comunidades.

Desde hace año y medio, la organización Mujeres, Lucha y Derechos para Todas, A.C. (Mulyd), que apoya a mujeres indígenas mazahuas en el Estado de México, organizó equipos de fútbol en las comunidades aledañas al municipio de San Felipe del Progreso; el objetivo del proyecto va más allá de meter un gol: busca cambiar la vida de las niñas y sus familias.

Jugando por mis Derechos con Donadora from Mujeres Lucha y Derechos para To on Vimeo.

Para poder jugar en alguno de estos equipos, el único requisito que deben cumplir las niñas mazahuas es tener un promedio escolar arriba de 9 y, por supuesto, sentir pasión por el futbol.

El rendimiento académico de las niñas es lo más importante del proyecto ‘Jugando por mis Derechos‘, ya que la organización Mulyd consigue becas académicas y deportivas para algunas de las jugadoras.

También leer: A patadas captan a niños en situación de riesgo

Niñas mazahuas como referentes de éxito

De acuerdo con la directora y fundadora de Mulyd, Guadalupe García, las comunidades indígenas donde trabaja la organización tienen una cultura machista, que, gracias a la sensibilización, por medio del futbol, talleres y pláticas informativas, poco a poco ha ido cambiando.

Aunque al comienzo del proyecto, cuando lanzaron la convocatoria para formar los equipos, encontraron dificultades con las autoridades de las comunidades indígenas, quienes consideraban que el deporte no era apto para mujeres, ahora cientos de niñas juegan y aprenden sobre sus derechos, de la mano de la organización.

Niñas del proyecto Jugando por mis Derechos, San Miguel Agua Bendita.

Niñas del proyecto Jugando por mis Derechos, San Miguel Agua Bendita.

Desde que ‘Jugando por mis Derechos’ se puso en marcha, cuatro jóvenes mazahuas “han cambiado su vida de manera radical”, consiguieron una beca para cursar la preparatoria en una escuela particular en Toluca, la capital del estado, así como una beca deportiva en un equipo del mismo municipio.

“¿Qué quiere decir esto? Que ellas asisten a una escuela privada que está en Toluca y no pagan absolutamente nada, de su colegiatura se hace cargo la organización. En el caso del club, donde tienen las becas deportivas, les dan los uniformes y no tienen que pagar una mensualidad para entrenar y jugar con él”, comentó Guadalupe García.

Una de las becadas es Liliana González, de 13 años, quien juega como portera y fue convocada para pertenecer a la Selección Nacional Femenil.

Liliana no solo es “un referente de éxito para otras niñas y para su familia, sino también para toda su comunidad, en Acambay. Y eso es justo lo que queremos, que se vuelvan un ejemplo para otras niñas indígenas y que éstas quieran seguir sus pasos”, dijo la fundadora de la organización .

Un transporte seguro para llegar a la cancha

Guadalupe explicó que “las comunidades donde estamos trabajando son de muy difícil acceso, ya que no hay alumbrado público ni carreteras en buen estado, pero cuando el deporte mueve tu corazón no hay barreras”, por eso, las niñas mazahuas hacen un recorrido de más de dos horas para llegar al lugar donde entrenan.

Niñas mazahuas integrantes del proyecto 'Jugando por mis Derechos'

Niñas mazahuas integrantes del proyecto ‘Jugando por mis Derechos’

Algunas, incluso, tienen que cruzar campos de milpas y tramos de bosque, tan sólo para llegar a la parada de autobús donde abordan el transporte que las lleva a la cabecera municipal de San Felipe del Progreso, y de ahí al campo de entrenamiento.

Es por eso que Mulyd quiere comprar una camioneta para transportar a las niñas desde sus comunidades hasta los lugares de entrenamiento y competencia, “porque si no hay transporte ellas dejan de ir, porque no les dan permiso y porque es peligroso”, dijo su fundadora.

De acuerdo con Guadalupe, la permanencia del proyecto está en riesgo “porque si no hay medios en los que ellas puedan moverse de manera segura a una comunidad a otra, las niñas no podrán seguir jugando”.

Si las niñas dejan el proyecto, existen altas probabilidades de que su destino sea como trabajadoras domésticas, amas de casa, madres y, en general, víctimas de violencia, pobreza y falta de educación”, advirtió.

Para apoyar a Mulyd con la compra del transporte para trasladar de forma segura a las niñas mazahuas y que les permitirá concursar por becas deportivas y académicas visita su proyecto en Donadora.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
¿Adelante o atrás? Este es al asiento menos seguro en un automóvil
Según un informe reciente del Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras, de EU, viajar en los asientos de atrás de un auto no es lo más seguro. Ni siquiera cuando te pones el cinturón. ¿A qué se debe?
2 de mayo, 2019
Comparte

Cuando vas en el asiento del conductor o del copiloto en un auto, lo más probable es que te ates el cinturón de seguridad. O al menos es lo que deberías hacer.

Pero, ¿haces lo mismo cuando vas en los asientos traseros?

Y si no lo haces, ¿es porque crees que no corres tanto peligro si sufres un accidente?

Un nuevo estudio del Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras en Estados Unidos (IIHS, por sus siglas en inglés) analiza las consecuencias de los accidentes de tráfico para los pasajeros que se sientan atrás.

Según el informe, publicado en abril, viajar en la parte trasera no es lo más seguro.

Ni siquiera cuando te pones el cinturón.

¿A qué se debe esta conclusión?

Lesiones en el pecho

En años recientes, los fabricantes de autos han mejorado las medidas de seguridad para el conductor y el copiloto, pero han dejado de lado al resto de pasajeros, de acuerdo al IIHS, una de las mayores organizaciones de seguridad vial de Estados Unidos.

En los automóviles fabricados desde el año 2000, los pasajeros de delante cuentan con la protección de bolsas de aire frontales y laterales y de un mecanismo de tensores y limitadores de la fuerza con la que los cinturones de seguridad contienen al pasajero en caso de colisión.

Según el estudio del IIHS, los asientos de atrás carecen de estos elementos de seguridad.

El instituto analizó datos de accidentes automovilísticos ocurridos entre 2004 y 2015 de dos bases de datos del Departamento de Transporte de EE.UU.

En 117 accidentes en los que los pasajeros posteriores fallecieron o quedaron gravemente heridos, el IIHS encontró que las lesiones más comunes fueron en el tórax.

En muchos de los casos, los pasajeros de atrás quedaron con heridas más graves que los de delante.

Además, el IIHS considera que se pudo evitar la muerte de los pasajeros posteriores en varios de los accidentes fatales.

“Los cinturones pueden evitar que un pasajero trasero choque con el interior del vehículo, pero los cinturones sin limitadores de fuerza pueden causar lesiones en el pecho”, dice este instituto.

“Se necesitan sistemas de contención (seguridad) más sofisticados en la parte posterior”, añade.

Asientos olvidados

Shaun Kildare, director de Investigación de la organización de seguridad vial Advocates for Highway & Auto Safety, dijo a BBC Mundo que si bien el estudio está muy focalizado en un número limitado de accidentes, sí saca a la luz algunas preocupaciones sobre los asientos posteriores.

“Hemos mejorado los cinturones adelante y hemos añadido bolsas de aire, pero no hemos hecho mucho por los asientos posteriores, han sido dejados atrás”, señaló. “Además ha aumentado el número de pasajeros que va atrás, por los usuarios de Uber o Lyft (y otros servicios de taxi)”.

Sin embargo, Kildare aclara que estas conclusiones no significan que los sitios de atrás sean peligrosos, sino que han sido olvidados.

El IHSS recomienda que los cinturones de atrás cuenten con limitadores de fuerza o que sean inflables, como ya hacen algunas marcas de autos, y que los asientos traseros también cuenten con bolsas de aire frontales.

“Estamos seguros de que los fabricantes de vehículos encontrarán una forma de resolver este enigma en el asiento trasero como lo hicieron en la parte delantera”, dijo David Harkey, presidente de IHSS.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI

https://www.youtube.com/watch?v=GpyJ8GP7PWg

https://www.youtube.com/watch?v=o-FUmeEXFOI

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.