Dos muertos y comercios cerrados: el saldo de la huelga en Venezuela contra la Constituyente
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: AFP

Dos muertos y comercios cerrados: el saldo de la huelga en Venezuela contra la Constituyente

La oposición de Venezuela cumplió 48 horas en huelga, contra la elección de la Asamblea Constituyente con la que acusan que el presidente llevará al país al comunismo.
Foto: AFP
Por Redacción Animal Político
26 de julio, 2017
Comparte

Con barricadas y comercios cerrados, los opositores en Venezuela mantienen una huelga de 48 horas para obligar al presidente Nicolás Maduro a suspender la elección de una Asamblea Constituyente, con la que “temen se instaure el comunismo”.

Un hombre de 30 años murió en una protesta durante una huelga convocada por la oposición. La víctima, identificada como Rafael Vergara, falleció “durante una manifestación” en Ejido, en el estado de Mérida, confirmó el Ministerio Público, sin precisar la causa del deceso ni el posible responsable.

También se reportó la muerte de una  joven de 16 años, en una protesta en Caracas, durante la huelga convocada por la oposición. La adolescente, cuyo nombre no fue revelado, es la segunda víctima mortal en la primera jornada del paro.

“Resultó herido durante (una) manifestación en Petare”, populoso barrio del este de la capital, señaló el Ministerio Público en Twitter.

La cifra de fallecidos en cuatro meses de protestas en todo el país asciende a 105, de acuerdo con el balance de la Fiscalía.

Este miércoles 26 de julio se han registrado fuertes disturbios en Caracas y otras ciudades, como: Maracay, Maracaibo y San Cristóbal, donde policías y militares tratan de disolver con bombas lacrimógenas y perdigones trancas de vías por parte de manifestantes.

Barricadas de basura y escombros bloquean calles y avenidas en varias zonas de Caracas, con choques especialmente en el este de la ciudad, en la primera jornada de la huelga de 48 horas.

Leer también: ¿Cómo inició? ¿Por qué la confrontación? Cinco puntos para entender el conflicto venezolano 

“No más dictadura”, “No más represión”, se leía en pancartas de los puntos bloqueados. “Ya basta de la apatía… cada vez estamos peor, con colas y escasez. Pienso estar las 48 horas” de huelga, declaró a la AFP María Auxiliadora, vecina del acomodado barrio de Chacao, en el este.

En el centro de la capital circulaban autobuses. Pero donde el transporte estaba paralizado, muchas personas caminaban para hacer las pocas diligencias que se podían.

“La oposición está haciendo una equivocación muy grave. Están en contra del pueblo, tratando de destrozarnos a todos”, se quejó Reinaldo Alfonso, que abrió su peluquería en el popular barrio Catia, oeste de Caracas.

La patronal Fedecámaras y las principales centrales obreras apoyan la huelga.

Pero la industria petrolera, operaba en “completa normalidad”, según Eulogio del Pino, presidente de estatal PDVSA.

Muchos venezolanos se abastecieron antes de alimentos, y miles cruzaron a pie la frontera con Colombia para aprovisionarse o salir del país, ante la incertidumbre de lo que pueda pasar.

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó para el viernes una gran marcha en Caracas y amenazó con “boicotear” la elección, el domingo, de los 545 asambleístas de la Constituyente.

El rechazo a la Constituyente -según Datanálisis, del 70%- intensificó las protestas que iniciaron hace cuatro meses para exigir la salida de Maduro, que dejan un centenar de muertos, miles de heridos y cientos de detenidos.

79% de venezolanos rechazan protestas violentas, dice candidato de Asamblea Constituyente

79% de venezolanos rechazan protestas violentas, dice candidato de Asamblea Constituyente

Estados Unidos eleva el tono

Paralelamente, el gobierno de Washington anunció sanciones contra 13 funcionarios venezolanos, entre estos la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, por “quebrantar la democracia”.

Además, el Tesoro estadounidense advirtió que “quien decida sumarse a la Asamblea Constituyente estará minando las instituciones y quedará expuesto a potenciales sanciones”.

La Constituyente ha sido fuertemente criticada por gobiernos latinoamericanos y europeos, así como Estados Unidos.

En la lista de funcionarios sancionados este miércoles figuran también los ministros de Educación, Elías Jaua, y de Interior, Néstor Reverol, y el Defesor del Pueblo, Tarek William Saab.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, expresó su “preocupación” por los informes sobre violaciones de los derechos y llamó a “poner fin a la violencia” a la vez que pidió respetar “la Constitución y el Estado de derecho”.

Hasta ahora Maduro no ha mostrado ninguna señal de retroceso. Más bien insiste en que la Constituyente “ya es un hecho” y traerá la paz y bonanza económica al país.

La MUD no participará en la Constituyente alegando que no fue convocada en referendo y el sistema de elección fue diseñado para que el gobierno la controle y haga una Carta Magna a su medida, que garantice su permanencia en el poder.

La fiscal general, Luisa Ortega, veterana chavista que rompió con Maduro, advirtió que la Constituyente será un “cheque en blanco” para el gobierno y llamó a los venezolanos a jugarse todo para detenerla.

En un video difundido por Twitter, su primer mensaje en arresto domiciliario el líder opositor Leopoldo López pidió a la Fuerza Armada no ser “cómplice” del “aniquilamiento” de la democracia y de un “fraude constitucional”.

El gobierno puso a toda marcha la maquinaria del partido socialista. Según los analistas una alta abstención restaría legitimidad a la Constituyente, frente a los 7,6 millones de votos que según la MUD obtuvo en el plebiscito simbólico que hizo el 16 de julio contra esa iniciativa.

Pero Maduro se dice seguro de una gran victoria el domingo. Así lo proclama bailando en los mitines una pegajosa canción que promociona la Constituyente.

“No más chantajes”

Maduro enfrenta también el malestar de muchos venezolanos por la profunda crisis económica en que cayó el país, donde la comida y las medicinas escasean y los precios suben todas las semanas.

La oposición lo acusa de convertir a Venezuela en una dictadura y destruir su economía -caerá 12% este año según el FMI- pese a su riqueza petrolera.

Muchas empresas extranjeras han salido del país. La aerolínea Avianca anunció este miércoles la suspensión de vuelos de Caracas a Bogotá y Lima, como ya lo han hecho muchas otras.

Pero Maduro sostiene que es víctima de un complot internacional para derrocarlo. Acusa a Estados Unidos de financiar a sus opositores que quieren afincar el neoliberalismo, dice.

El gobierno anunció que comprobará que sus funcionarios y beneficiarios de sus programas sociales voten el domingo, tras lo que el opositor Henrique Capriles pidió a la gente no aceptar “más chantajes”

El candidato para la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) por el sector empresarial, Oscar Schemel, aseguró que el 80% de los venezolanos les preocupa hoy más la economía del país.

Schemel, igualmente resaltó que el 79% de los venezolanos está en desacuerdo con la protesta violenta, las guaribas, los trancazos y los paros generales, “Los venezolanos están apostando a la paz, la estabilidad, al trabajo para superar nuestros problemas”, expresó.

Aseguró, que el paro cívico convocado por la oposición venezolana forma parte de un plan insurreccional para derrocar al Gobierno del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, “Es un paro ilegal, ilegitimo y antidemocrático”, afirmó.

Con información de AFP y Gobierno de Venezuela…

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las 2 causas científicas por las que se cayeron las Torres Gemelas tras el impacto de los aviones el 11 de septiembre de 2001

El violento choque de dos aviones contra los edificios más altos de Nueva York fue el comienzo de una secuencia de horror que redujo a escombros los emblemáticos colosos de acero y concreto.
7 de septiembre, 2021
Comparte

MITEl 11 de septiembre de 2001 dos aviones Boeing 767 embistieron las Torres Gemelas, que con sus 110 pisos eran los edificios más altos de Nueva York.

El primer avión chocó contra la torre norte a las 8:45 de la mañana. El edificio ardió durante 102 minutos y luego, a las 10:28 a.m. se derrumbó en solo 11 segundos.

Dieciocho minutos después del primer choque, a las 9:03 a.m., el segundo avión impactó la torre sur. El rascacielos resistió en llamas durante 56 minutos, tras lo cual, a las 9:59 a.m., colapsó en 9 segundos.

“Luego del increíble sonido del edificio colapsando, en pocos segundos todo se volvió más oscuro que la noche, sin sonido, y no podía respirar”, recuerda Bruno Dellinger, un sobreviviente que trabajaba en el piso 47 de la torre norte.

“Estaba convencido de que estaba muerto, porque el cerebro no alcanza a procesar algo como esto”, dice Dellinger en su testimonio compartido por el Museo y Monumento Conmemorativo del 11 de septiembre en Nueva York.

Trayectoria aviones

BBC

El saldo fueron 2.606 personas muertas.

Torres Gemelas

Getty
Las torres resistieron varios minutos antes de venirse abajo.

¿Por qué se cayeron las torres?

“La respuesta aceptada por toda la gente seria es que las torres se vinieron abajo porque fueron objeto de un ataque terrorista“, le dice a BBC Mundo el ingeniero civil Eduardo Kausel, profesor emérito en el Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Justo después de los ataques, Kausel fue el líder de una serie de estudios y publicaciones en las que expertos del MIT analizaron las causas de los derrumbes desde el punto de vista estructural, de ingeniería y arquitectónico.

La respuesta de Kausel encierra una serie de fenómenos físicos y químicos que desataron una catástrofe que nadie, para ese entonces, era capaz de imaginar.

Combinación fatal

Los estudios del MIT, que se publicaron en 2002, coinciden en gran parte con los hallazgos del reporte que el gobierno de Estados Unidos le encargó al Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST, por sus siglas en inglés) para averiguar por qué se cayeron las torres, y cuya versión final se publicó en 2008.

Torres Gemelas

Getty
En 2001 las Torres Gemelas eran los edificios más altos de Nueva York.

Tanto el MIT como el NIST concluyen que las torres se derrumbaron debido, principalmente, a la combinación de dos factores:

• El severo daño estructural que causaron los choques de los aviones en cada edificio

• La cadena de incendios que se expandieron a lo largo de varios pisos

“Si no hubiese habido incendio, los edificios no se habrían derrumbado”, dice Kausel.

“Y si hubiese habido únicamente incendio, sin el daño estructural, tampoco se habrían venido abajo”.

“Las torres tenían mucha resistencia”, dice el ingeniero.

El informe del NIST, por su parte, afirma que existen documentos oficiales que indican que las torres estaban diseñadas para soportar el impacto de un avión Boeing 707, que era la aeronave comercial más grande que existía al momento de ser diseñadas.

Torres Gemelas

Getty
Las torres quedaron reducidas a escombros.

Los investigadores del NIST, sin embargo, advierten que no encontraron información sobre los criterios y los métodos que se utilizaron para llegar a esa conclusión.

Lo que sí está claro es que, juntos, el impacto y el incendio, produjeron un desenlace fulminante: el colapso de ambas torres.

Cómo estaban construidas las torres

Las Torres Gemelas tenían un diseño que era estándar en la década de los 60, cuando comenzaron a ser construidas.

Cada edificio tenía en el centro un núcleo vertical de acero y hormigón, que albergaba los ascensores y las escaleras.

Cada piso se formaba con una serie de vigas de acero (horizontales) que partían desde ese núcleo y se conectaban con columnas de acero (verticales) para formar las paredes exteriores del edificio.

El entramado de vigas distribuía el peso de cada piso hacia las columnas, mientras que cada piso, a su vez, servía como un soporte lateral que evitaba que las columnas se torcieran, lo que en ingeniería civil se conoce como pandeo.

Torres Gemelas

Getty
Las torres tenían una columna central a partir de la cual salían las vigas que se conectaban con las columnas exteriores.

Toda la estructura de acero estaba recubierta por hormigón, que funcionaba como un protector de vigas y columnas en caso de incendio.

Las vigas y las columnas, además, estaban recubiertas por una delgada capa aislante a prueba de fuego.

Impacto, fuego y aire

Ambas torres fueron golpeadas por modelos distintos de aviones Boeing 767, que son más grandes que un Boeing 707.

El impacto, según el informe del NIST, “dañó severamente” las columnas y desprendió el aislamiento contraincendios que recubría el entramado de vigas y columnas de acero.

“La vibración del choque hizo que el recubrimiento antifuego del acero se fracturara, con lo cual las vigas quedaron más expuestas al fuego“, explica Kausel.

Así, el daño estructural le abrió camino a las llamas, que a su vez iban causando más daño estructural.

Torres Gemelas

Getty
Gran parte del combustible se quemó durante la bola de fuego que se produjo al momento del impactó de los aviones.

Mientras eso ocurría, las temperaturas, que llegaban a los 1.000 °C, hacían que los vidrios de las ventanas se dilataran y se rompieran, con lo cual entraba aire que servía de alimento al fuego.

“El fuego se autoalimentó de aire y por eso se propagó“, dice Kausel.

“Bombas voladoras”

Los datos oficiales estiman que cada avión cargaba cerca de 10.000 galones de combustible (más de 37.850 litros).

“Eran bombas voladoras”, dice Kausel.

Gran parte de ese combustible se quemó durante la bola de fuego que se formó en el momento del impacto, pero también hubo mucho combustible que se derramó a los pisos inferiores de las torres.

Eso hizo que el fuego se expandiera, encontrando a su paso varios objetos inflamables que le permitían seguir avanzando.

Torres Gemelas

Getty
El fuego causó daños severos a las columnas de las torres.

Ese incendio descontrolado tuvo dos efectos principales, explica el ingeniero del MIT.

Primero, el intenso calor hizo que se dilataran las vigas y las losas de cada piso. Esto causó que las losas se separaran de sus vigas.

Además, la dilatación de las vigas también empujó las columnas hacia afuera.

Pero luego hubo un segundo efecto.

Las llamas comenzaron a ablandar el acero de las vigas, volviéndolas maleables.

Eso hizo que lo que antes eran estructuras rígidas, ahora parecieran cuerdas que al arquearse comenzaron a impulsar hacia adentro las columnas a las que estaban unidas.

“Eso fue fatal para las torres”, señala Kausel.

Colapso

En ese momento ya estaban todos los ingredientes para desencadenar el colapso.

Torres Gemelas

Getty
El calor del fuego dilató las vigas, que a su vez empujaron las columnas.

Las columnas ya no estaban totalmente verticales, debido a que las vigas primero las empujaron hacia afuera y luego las halaron hacia adentro, así que comenzaron a pandear.

Así, según el informe del NIST, las columnas iniciaron el colapso arqueándose, mientras las vigas a las que estaban conectadas tiraban de ellas hacia adentro.

El análisis de Kausel, por su parte, añade que, en alguno casos, las vigas halaron tan fuerte de las columnas que destrozaron los pernos que las ataban a las columnas, lo que causó que estos suelos se derrumbasen y los escombros fueran causando sobrepeso en los pisos inferiores.

Esto produjo un estrés adicional a la capacidad de las ya debilitadas columnas.

El resultado fue una caída en cascada.

Torres Gemelas

Getty
Las paredes se derrumbaron “como quien pela un banano”.

Una vez que el edificio entró en caída libre, explica Kausel, el colapso expulsó progresivamente el aire que había entre los pisos, lo que causó un viento fuerte hacia la periferia.

Esto hizo que el derrumbe quedase envuelto en una nube de polvo, y que las paredes externas se derrumbasen hacia afuera, como quien pela un banano, dice el experto.

Ambos edificios se esfumaron en cuestión de segundos, pero el fuego entre los escombros siguió ardiendo durante 100 días.

Veinte años después, el horror y el dolor que causaron los atentados aún no se apagan.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6X6MQcydovo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.