Quién puede comprar mariguana en Uruguay y otras 3 preguntas sobre su venta en farmacias
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Quién puede comprar mariguana en Uruguay y otras 3 preguntas sobre su venta en farmacias

Desde el miércoles, 16 farmacias a lo largo del país sudamericano venden cannabis, culminando un proceso de 3 años y medio.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
20 de julio, 2017
Comparte

Uruguay se convirtió en el primer país del mundo en legalizar el cultivo, producción y venta de mariguana para uso recreacional.

Desde este miércoles, 16 farmacias a lo largo del país sudamericano venden cannabis, culminando un proceso de 3 años y medio.

A fines de 2013, durante el gobierno del entonces presidente José “Pepe” Mujica, el Parlamento aprobó la ley 19.172, que establecía la venta de cannabis psicoactivo de uso no médico.

Previamente se habían implementado otros puntos de la ley, como la aprobación del autocultivo y de los clubes cannábicos.

Estas son las claves del último paso en este proyecto uruguayo pionero en el mundo.

1. ¿Quién puede comprar?

Para evitar el turismo vinculado a la mariguana, sólo los ciudadanos uruguayos (legales o naturales) que residen en el país pueden comprar cannabis en farmacias.

Filas para comprar marihuana legal en farmacia de Uruguay.GETTY IMAGES
En algunas farmacias se registraron filas para comprar la mariguana legal.

Además, es necesario ser mayor de 18 años e inscribirse en un registro oficial en locales del Correo nacional.

Según el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) de Uruguay, país donde habitan 3,4 millones de personas, hasta el 16 de julio se registraron 4,959 personas.

Para tener una referencia, hay 6.948 autocultivadores registrados y 63 clubes cannábicos, informa IRCCA.

Las personas registradas para comprar mariguana en farmacias no pueden integrar ninguna de las otras dos categorías.

Mujer poniendo huella dactilar en Uruguay para registrarse.GETTY IMAGES
El uso de la huella dactilar permite que los usuarios no tengan que presentar documentos al momento de comprar mariguana en farmacias.

Previo control de la huella dactilar, los llamados “adquirentes” pueden comprar hasta 40 gramos de cannabis por mes para uso personal en las 16 farmacias que hasta el momento se encuentran adheridas.

2. ¿Cuánto cuesta?

Lo que se compra en las farmacias son “las flores de cannabis -cogollos- envasadas en estado natural, desecadas, sin moler ni prensar”, informa IRCCA.

Cada envase tiene 5 gramos y tiene un precio de US$6,5 fijado por el gobierno.

Por el momento, se venden dos variedades, denominadas “Alfa I” y “Beta I”, que son híbridos de predominancia índica y sativa respectivamente.

Se venden dos variedades, denominadas IRCCA
Se venden dos variedades, denominadas “Alfa I” y “Beta I”, que son híbridos de predominancia índica y sativa respectivamente.

Según IRCCA, ambas contienen niveles bajos a medios de tetrahidrocannabinol (THC), el ingrediente activo natural que produce los efectos psicoactivos.

3. ¿Quién la produce?

La mariguana que se venden en las farmacias es cultivada, envasada y distribuida por dos compañías, Symbiosis e International Cannabis Corp, las cuales ganaron una licitación pública.

Estas cuentan con la autorización estatal y, como tal, pagan impuestos.

No obstante, el diario uruguayo El Observador informó que el Estado no obtiene ganancias de este proceso más que para el funcionamiento del IRCCA.

Joven fumando marihuana en Uruguay.GETTY IMAGES
Con el ejemplo de Uruguay, otros países de América Latina han comenzado a analizar y cambiar sus regulaciones respecto a la mariguana.

4. ¿Por qué adoptaron esta política?

La idea detrás de la aprobación e implementación de la ley 19.172 es, según el gobierno, reducir el narcotráfico y evitar que los uruguayos se inclinen por consumir drogas duras.

“El problema no son las drogas, son los hombres y mujeres, y los vínculos sociales que se generan, con una sustancia, con sus pares y con la sociedad, eso es lo fundamental”, dijo el exsecretario general de la Junta Nacional de Drogas de Uruguay Milton Romani, a la Agencia Efe.

Desde que Uruguay comenzó a aplicar estas políticas públicas, otros países principalmente de América Latina han comenzado a analizar y cambiar sus regulaciones “prohibicionistas” respecto a la mariguana.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Pixabay

‘¿Sigo luchando o ya no?’: Depresión y ansiedad aumentaron 25% en el mundo por COVID

Un estudio de la revista The Lancet señala que la depresión aumentó un 28% y la ansiedad un 26%, en 2020 debido a la pandemia.
Pixabay
10 de octubre, 2021
Comparte

La pandemia de COVID-19 ha hecho que Jorge se pregunte si vale la pena seguir luchando, ante el encierro y la posibilidad de enfermarse él o alguien de su familia. Pensar en el futuro, en cómo será ahora la vida le ha generado episodios de ansiedad que antes no sufría.

“He tenido diversos episodios de ansiedad. Yo los puedo definir que han sido en tres momentos: la primera la etapa del encierro; la segunda, la etapa del miedo y la tercera la etapa de la de la costumbre a la nueva vida”, comenta Jorge, de 37 años.

Él no es el único que ha sufrido depresión y ansiedad. De acuerdo con un estudio de la revista The Lancet, los casos de depresión y ansiedad aumentaron en promedio un 25% en el mundo en 2020 a causa de la pandemia de COVID-19.

Los resultados demuestran que la depresión aumentó un 28% y la ansiedad un 26%, en 2020.

Entérate:¿Qué hacer si se siente angustia, depresión o si se están cayendo en consumo de sustancias en esta crisis?

El estudio es el primero en evaluar el impacto de la pandemia en los problemas depresivos clínicos y la ansiedad, divididos por edad, sexo y localización en 204 países y territorios en 2020.

La doctora Martha Alicia López Jaime, subdirectora del Hospital de Psiquiatría del IMSS señaló – en un boletín – que los trastornos mentales que más se han presentado son los de ansiedad, en particular de tipo generalizada (la persona está preocupada todo el tiempo), trastorno de pánico y fobias sociales; se han incrementado los trastornos afectivos y los relacionados con situaciones estresantes, en particular estrés postraumático y de tipo agudo.

El conocer de casos de gente cercana provocaba miedo y preocupación constantes a Jorge. “Amigos, familia, conocidos que se contagian y entonces, pues ahí es la etapa donde dices ¿qué es lo que me va a pasar a mí? ¿qué le va a pasar a mi familia? ¿Voy a estar, ya no voy a estar? ¿Sigo luchando o ya no?”, cuenta.

Jorge narra que esos momentos de ansiedad y tristeza “pues lo descargo o llorando o gritando. Estoy irritable todo el tiempo. No puedo conciliar el sueño, estoy como muy cansado todo el tiempo, otras veces quiero dormir todo el tiempo”.

López Jaime detalla que los principales cambios que se experimentan cuando existe un trastorno mental son irritabilidad, cambios de humor frecuentes, padecer insomnio o, por el contrario, tener mucho sueño y fatiga; dejar de comer o hacerlo en exceso.

Te puede interesar: Solidaridad en tiempos del COVID-19: Ciudadanos apoyan a otros con la plataforma Frena la Curva

Las mujeres, afectadas por doble jornada

El estudio de The Lancet y datos de la ONU señalan que las mujeres se vieron más afectadas que los hombres.

El estudio Madres trabajadoras y COVID-19. Efectos de la pandemia en circunstancias de teletrabajo en México realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señaló que las mujeres se vieron sometidas a más presión y trabajo durante el confinamiento.

“(Las mujeres trabajadoras) ven empalmada su jornada laboral con las labores de cuidado y del hogar. Por tanto, las trabajadoras se enfrentaron a la difícil decisión de quedarse cortas frente a sus metas, las cuales, en este contexto, pueden ser poco realistas, u obligarse a sí mismas a mantener un ritmo poco sostenible”, señala el informe de la ONU.

Eso le ocurrió a Montserrat. Ella volvió a la casa de su mamá durante la pandemia. Aunque trabajaba en casa, su jornada era larga y sentía la presión de ayudar con los quehaceres para que su madre al volver no tuviera que sufrir de esa doble jornada.

Al trabajo y los quehaceres se sumaron las peleas con su hermano, quien vive con ellas, pues él no cooperaba con las tareas domésticas.

“Es maestro, da clases de 7 a 3, pero no seguido. Incluso se dormía entre clase y clase. Yo me levantaba a las 7 a trabajar y bajaba a media mañana y seguía dormido. Su nula disposición para cumplir sus responsabilidades en la casa me genera ansiedad, porque siento que tengo más responsabilidad yo.

“Eso a mí me tenía estresada, con ansiedad. Aumentaron mis responsabilidades de vivir yo aquí comparado a cuando vivía yo sola y podía administrar mi tiempo y solo limpiar lo que yo ensucio”, comenta Montserrat.

Hubo un momento en que ella pensó en que lo mejor era irse y no vivir más ahí. “Ya me tenía muy mal esa situación de que él no cooperara con las actividades de la casa”.

Miedo a volver a la vida de antes

La doctora López Jaime señala que los pacientes pueden manifestar mucha incertidumbre por el futuro y los cambios que ha sufrido su vida cotidiana por la pandemia. Esto les provoca estados de ansiedad y estrés.
Explica que hay dos tipos de pacientes: quienes por el hecho de estar vacunados, sobre todo adultos mayores, tienen mucha confianza, y otros con mucha ansiedad de regresar a sus actividades normales.

“Todavía hay mucha población con miedo a los contagios y con las noticias de nuevas cepas, se genera más estrés”, comenta.

Jorge es uno de esos pacientes. “En todo momento cuidar que no se te acerque la gente, cuidar en la medida de lo posible, no tocar cosas, no hablar mucho con las personas. Definitivamente, pues es un acostumbrarse a vivir, pero bajo una circunstancia, que que no son las nuestras”.

La especialista recomienda a la población salir poco a poco con apoyo de sus familiares, comer y dormir de manera adecuada y tener actividades recreativas, diferentes a la rutina, sin descuidar las medidas sanitarias.

Con información de AFP.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.