Huyeron para salvarse: 2 centroamericanos inician de nuevo en México tras el volante de un taxi
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
StockSnap.io

Huyeron para salvarse: 2 centroamericanos inician de nuevo en México tras el volante de un taxi

Edwin y José, dos centroamericanos, llegaron a México buscando una oportunidad para reiniciar sus vidas, tras huir del crimen organizado en sus países de origen.
StockSnap.io
Por Verónica Santamaría
26 de julio, 2017
Comparte

Huyeron porque los iban a matar. Edwin y José dejaron Centroamérica porque sus vidas corrían riesgo, dejando atrás parientes, amigos, hogar y trabajo.

Salieron de Honduras y el Salvador – naciones que junto a Guatemala pertenecen al “Triángulo Norte” de Centroamérica – dejando negocios y trabajos prometedores ante las amenazas de las pandillas y el crimen organizado.

De acuerdo con ACNUR, estos países enfrentan los mismos males: crimen organizado, extorsión, reclutamiento forzado, violencia sexual y dificultades socioeconómicas desde hace décadas.

Ahora se ganan la vida como choferes tras el volante de un Uber en la Ciudad de México.

Dejé mi negocio para salvar la vida

Edwin es hondureño, padre de una niña y en su país era dueño de una flotilla de taxis junto con su primo, quien fue asesinado por el crimen organizado.

“La última vez que estuve en mi país fue en 2015, hace casi dos años”, recuerda Edwin, mientras maneja su Uber.

Él y su familia vivían en el poblado de Lima Cortés, a cuatro horas de la capital de Honduras. El negocio de los taxis iba tan bien – al mes generaba 60 mil lempiras, equivalente a casi 3 mil dólares – que empezaron a ser extorsionado por los criminales.

Lee: Especial ‘Programa frontera sur: Una cacería de migrantes’

En Honduras “si tú ganas bien esa gente te extorsiona, si tienes un buen trabajo y ganas bien esa gente te extorsiona, si ven que te mandan dinero de Estados Unidos también te extorsionan, uno no puede vivir tranquilamente”.

La pandilla de los Maras asesinó a su primo. Edwin decidió denunciar el crimen pero “fue lo peor que pude haber hecho, fue como ponerme la soga al cuello; esa gente supo quién los había denunciado”, al dar su nombre completo en la declaración antiextorsión.

Durante tres meses Edwin y su familia se escondieron en varias partes de Honduras huyendo de las pandillas que los buscaban para matarlos.

El grupo de las maras son “una peste que hay en mi país, por ese grupo uno no puede estar tranquilo, ellos son los que extorsionan, ellos son los dueños del país y no puedes hacer nada porque están ellos”.

Hace apenas siete meses, Edwin, se enteró que habían asesinado a su tío, “él era dueño de antros”.

Según datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), 65.6 millones de personas se vieron forzadas a huir de su país en búsqueda de protección mundial, la cifra más alta hasta el momento.

Tan solo en 2016, hubo 10.3 millones de nuevos desplazados por conflictos o persecución, de acuerdo a datos del Observatorio sobre Desplazamiento Interno de Consejo Noruego de Refugiados, en el reporte Tendencias Globales. Desplazamientos forzados en 2016.

Lee: Peña prometió protegerlos, pero delitos contra migrantes en la frontera sur se disparan 200%

La cifra de nuevos desplazados equivale a que en 2016, tan solo 20 personas se vieron obligadas a huir de sus hogares cada minuto.

El mismo reporte señala que Estados Unidos fue el segundo país receptor de nuevas solicitudes de asilo en 2016, con 262 mil, 52% más respecto a 2015 con 172 mil 700 solicitudes y más del doble de las recibidas en 2014 con 121 mil 20 solicitudes. Poco más de la mitad de esas solicitudes correspondió a personas procedentes de México y América Central.

Las solicitudes de centroamericanos aumentaron en comparación con las de 2015, las solicitudes de nacionales salvadoreños casi se duplicaron, de 18 mil 900 el año anterior a 33 mil 600 en 2016.

Llegué como todos, de ilegal

José – a quien llamaremos así por seguridad – tuvo que dejar El Salvador y su empleo bien remunerado, en el que ganaba entre mil y tres mil dólares al mes, para salvar su vida.

“En El Salvador dejé todo, se puede decir, dejé familia, amigos, toda una vida ahí quedó”, dice mientras conduce su Uber.

“Todo salió de improvisto y por eso tuve que abandonar mi país”, dice José.

Las amenazas de muerte que recibió este salvadoreño, de más de 50 años de edad, fueron directas y como otros, perdió gente cercana “los perdí porque ya no los vuelvo a ver, no están muertos, el problema fue conmigo no con otra persona”.

Lee: Bajan ataques del crimen a migrantes, pero aumenta 86% agresiones de las autoridades

Para él, México fue su única elección para salir, “llegué como llegan todos los migrantes, de manera ilegal. Viajé desde El Salvador hasta Guatemala, 48 horas de viaje para llegar a ciudad Hidalgo, a unos kilómetros de Tapachula, Chiapas”.

José tuvo suerte y no fue detenido por el Instituto Nacional de Migración en México, pues contó con la ayuda de algunos amigos para llegar al país.

Autoridades mexicanas detuvieron a 46 mil 887 personas provenientes del Triángulo Norte de Centroamérica entre enero y abril de 2016, según datos de ACNUR.

En 2015, las autoridades de migración detuvieron hasta 190 mil personas en la frontera mexicana de las cuales 170 mil provenían de El Salvador, Honduras y Guatemala.

Se estima que hasta 400 mil personas provenientes de Centroamérica cruzan anualmente la frontera sur de México de manera ilegal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué una vacuna que no evita la infección de COVID-19 sigue siendo útil para frenar la pandemia

No se sabe aún si las vacunas contra la COVID solo previenen la enfermedad o también evitan la infección. Pero aún así, son vitales para limitar el alcance de la pandemia.
Getty Images
25 de enero, 2021
Comparte

Las vacunas son una maravilla de la medicina. Pocas intervenciones pueden atribuirse el haber salvado tantas vidas.

Pero quizás te sorprenda saber que no todas las vacunas brindan el mismo nivel de protección. Algunas evitan que contraigas los síntomas de la enfermedad, mientras que otras también evitan que te infectes. Estas últimas inducen lo que se conoce como “inmunidad esterilizante”.

Con la inmunidad esterilizante, el virus ni siquiera puede entrar en el cuerpo porque el sistema inmunológico impide que este penetre en las células y se replique.

Existe una diferencia sutil pero importante entre prevenir la enfermedad y prevenir la infección.

Es posible que una vacuna que “solo” prevenga la enfermedad no te impida transmitirla a otros, incluso si te sientes bien. Pero una vacuna que proporciona inmunidad esterilizante detiene el virus en seco.

En un mundo ideal, todas las vacunas inducirían inmunidad esterilzante. Pero en la realidad, es extremadamente difícil producir vacunas que detengan por completo la infección por un virus.

La mayoría de las vacunas que se utilizan de forma rutinaria en la actualidad no logran esto.

Por ejemplo, las vacunas contra el rotavirus, una causa común de diarrea en los bebés, solo pueden prevenir que la enfermedad se desarrolle de forma grave. Pero aún así, esto ha demostrado ser invaluable para controlar el virus.

Vacuna contra la covid-19

Getty Images
Aún no se sabe si las nuevas vacunas contra la covid-19 inducen en el cuerpo el tipo de inmunidad que evita que el virus penetre en las células y se replique.

En Estados Unidos, ha habido casi un 90% menos de casos de visitas hospitalarias asociadas al rotavirus desde que se introdujo la vacuna en 2006.

Una situación similar ocurre con las actuales vacunas contra el poliovirus, pero hay esperanzas de que este virus se pueda erradicar a nivel mundial.

Incógnita

Se ha demostrado que las primeras vacunas autorizadas contra el SARS-CoV-2 son muy eficaces para reducir la enfermedad.

A pesar de ello, todavía no sabemos si estas vacunas pueden inducir inmunidad esterilizante.

Se espera que los datos sobre esta incógnita (que provendrán de los ensayos clínicos de vacunas en curso) estén disponibles pronto.

Aunque incluso si se induce inicialmente inmunidad esterilizante, esto puede cambiar con el tiempo a medida que disminuye la respuesta inmunitaria y se produce la evolución viral.

Inmunidad a nivel individual

¿Qué significaría la falta de inmunidad esterilizante para aquellos vacunados con las nuevas vacunas contra la covid?

Gente contectada

Getty Images
Las vacunas son fundamentales para evitar la propagación del SARS-CoV-2.

En pocas palabras, significa que si te encuentras con el virus después de haber sido vacunado este puede infectarte, pero tú puedes no tener síntomas.

Esto se debe a que la respuesta inmune inducida por la vacuna no puede detener la replicación de cada una de las partículas virales.

Se necesita un tipo particular de anticuerpo conocido como “anticuerpo neutralizante” para generar inmunidad esterilizante.

Estos anticuerpos bloquean la entrada del virus en las células y evitan toda replicación. Sin embargo, el virus infectante podría tener que ser idéntico al virus de la vacuna para inducir el anticuerpo perfecto.

Afortunadamente, nuestra respuesta inmune a las vacunas involucra muchas células y componentes diferentes del sistema inmunológico.

Incluso si la respuesta de los anticuerpos no es óptima, otros aspectos de la memoria inmunológica pueden activarse cuando el virus invade el cuerpo.

Estos incluyen células T citotóxicas y anticuerpos no neutralizantes. La replicación viral se ralentizará y, en consecuencia, se reducirá la enfermedad.

Esto lo sabemos gracias a años de estudio sobre vacunas contra la influenza. Estas vacunas inducen típicamente protección contra la enfermedad, pero no necesariamente protección contra la infección.

Dibujo en 3D de un coronavirus

Getty Images
El sistema inmunitario tiene muchas otras herramientas además de los anticuerpos neutralizantes para combatir al virus que causa la covid-19.

Esto se debe en gran parte a las diferentes cepas de influenza que circulan, una situación que también puede darse con el SARS-CoV-2.

Es reconfortante observar que las vacunas contra la influenza, a pesar de no poder inducir inmunidad esterilizante, siguen siendo extremadamente valiosas para controlar el virus.

Inmunidad en la población

En ausencia de inmunidad esterilizante, ¿qué efecto podrían tener las vacunas contra el SARS-CoV-2 en la propagación de un virus a través de una población?

Si las infecciones asintomáticas son posibles después de la vacunación, existe la preocupación de que el SARS-CoV-2 simplemente continúe infectando a tantas personas como antes. ¿Es esto posible?

Las personas infectadas asintomáticas suelen producir virus en niveles más bajos.

Aunque no existe una relación perfecta, más virus equivale generalmente a más enfermedad.

Por lo tanto, las personas vacunadas tienen menos probabilidades de transmitir suficiente cantidad de virus como para causar una enfermedad grave.

Esto a su vez significa que las personas infectadas en esta situación transmitirán menos virus a la siguiente persona.

Esto se ha demostrado claramente de forma experimental utilizando una vacuna contra un virus diferente en pollos; cuando solo se vacunó una parte de una parvada, las aves no vacunadas sufrieron una enfermedad más leve y produjeron menos virus.

Por lo tanto, aunque la inmunidad esterilizante sea a menudo el objetivo final del diseño de una vacuna, rara vez se logra.

Afortunadamente, esto no ha impedido que muchas vacunas diferentes reduzcan sustancialmente el número de casos de infecciones por virus en el pasado.

Al reducir los niveles de enfermedad en las personas, también se reduce la propagación del virus a través de las poblaciones, y esto, con suerte, permitirá controlar la pandemia actual.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original.

Sarah L Caddy is investigadora clínica en inmunología viral y cirujana veterinaria de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=17IOYOyeNf0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.