close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
@rhizomatica
¿85 centavos por minuto y mensajes gratis? Así opera la red de telefonía en la Sierra de Oaxaca
Los habitantes de la Sierra Norte de Oaxaca son dueños de un servicio de telefonía móvil, que ha sido reconocido y que ahora se extiende a otras comunidades.
@rhizomatica
Por Nallely Sánchez
16 de julio, 2017
Comparte

Durante casi 10 años, habitantes de la sierra norte de Oaxaca solicitaron sin éxito que las principales compañías de telefonía móvil dotaran de cobertura a sus comunidades. La respuesta siempre fue la misma: “no es rentable”.

Pero esos habitantes no se dieron por vencidos, nadaron contracorriente y hoy cuentan con un modelo de conexión telefónica propio llamado Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias A.C.

Por años, la forma más común para que los pobladores de comunidades de la Sierra Norte de Oaxaca se informaran de los hechos de esa región era  la radio comunitaria, pero ellos tenían la necesidad de un método más rápido, de ida y vuelta.

Fue hasta 2009, cuando el activista estadounidense Peter Bloom —creador de Rhizomatica, organización que promueve nuevas tecnologías de comunicación— llegó a esa región que los pobladores de comunidades alejadas encontraron la forma de solucionar sus necesidades de comunicación.

Así inició lo que años más tarde se convertiría en esta red de telecomunicaciones.

En su modelo social, los dueños de la red son los propios habitantes, por lo que el costo del servicio es sólo para volverlo autofinanciable. Las llamadas y mensajes de texto entre pueblos son gratuitas y cada llamada al resto del país cuesta sólo 85 centavos el minuto.

Lee: 4 iniciativas que desafiaron a los poderosos.

“Ahora podemos llamar por una emergencia. Si un familiar se va a trabajar o a estudiar al centro (de Oaxaca) nos llamamos sin ningún costo”, asegura Keyla Mesulemeth, una locutora de radio, que vive en Talea de Castro, la primera comunidad que logró tener este servicio.

Desde su labor como comunicadora, Keyla ha sido testigo de cómo se pusieron de acuerdo las autoridades locales y los habitantes para poner en marcha la red. Varios habitantes incluso pidieron préstamos y se cooperaron para pagar el costo de los primeros aparatos que prestaban el servicio a la región, recuerda.

Tras su éxito en las comunidades de la Sierra Norte de Oaxaca, la red se ha extendido a pueblos en la sierra Juárez, mixe y mixteca.

Ese desarrollo ha sido reconocido por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), que les otorgó la primera concesión de uso social indígena para prestar servicios de telecomunicaciones.

“Ellos nos dicen si ustedes creen que lo pueden hacer, pues adelante´, se nos dio la concesión por dos años y era importante demostrar que el proyecto funcionaba y lo hizo”, asegura Keyla.

Y es que, aunque su concesión los limita a ofrecer este servicio en lugares donde no se aplique la cobertura comercial de otras empresas, para ellos es suficiente y una gran victoria.

Además de reconocimiento del IFT, los pobladores de estas comunidades fueron reconocidos con el Premio Nacional “Innovación Tecnológica para la Inclusión Social” (Innovatis).

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Mauricio Marat/INAH
Quemados, desmembrados y canibalizados: el sacrificio al que sometieron a los aliados de Hernán Cortés
Arqueólogos en México descubrieron detalles sobre cómo fueron sometidos un grupo de aliados del conquistador español durante la Conquista. Los hallazgos revelan cómo las personas capturadas eran sacrificadas con recreaciones de mitos sobre la creación, según la cosmogonía de Mesoamérica.
Mauricio Marat/INAH
10 de mayo, 2019
Comparte

Su muerte tuvo que ser aterradora. Hace 500 años, un grupo de aliados del conquistador español Hernán Cortés fue capturado por indígenas acolhuas, quienes los sometieron a brutales sacrificios.

Hace cuatro años, un grupos de arqueólogos mexicanos halló los restos óseos de estas personas, quienes habían sido raptadas en lo que hoy es el sitio arqueológico de Zultépec-Tecoaque, en la región de Tlaxcala.

Los tlaxcaltecas han pasado a la historia por ser un pueblo aliado de Cortés y enemigos de los mexica (aztecas).

Hernán Cortés

Getty
Hernán Cortés tu como aliados a los tlaxcaltecas.

Ahora, a 500 años del desembarco de Hernán Cortés, los investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) revelan más detalles de estos sacrificios de los que fueron víctimas hombres, mujeres embarazadas y niños de diversos orígenes.

El análisis de los restos humanos y miles de piezas arqueológicas les permitió concluir que entre el 24 de junio de 1520 y durante seis meses, indígenas acolhuas capturaron a cerca de 350 seguidores de Cortés y seleccionaron a varios de ellos para sacrificarlos en sus rituales.

Según Enrique Martínez Vargas, arqueólogo del INAH, estos prisioneros no fueron llevados a Tenochtitlán, capital del imperio azteca, para que sirvieran de advertencia a los tlaxcaltecas que se unían a Cortés.

Rituales de sacrificio

La evidencia ósea mostró que entre los aliados de Cortés había hombres y mujeres europeos, pero también indígenas tainos de las Antillas, indígenas tlaxcaltecas, totonacos y mayas, mestizos, mulatos (hijos de blanco y negra) y zambos (hijos de negro e indígena).

La caravana que acompañaba al conquistador también llevaba caballos, vacas, borregos, cabras, burros y perros.

Además, acarreaban cerdos, que no usaron como alimento sino como ofrenda.

Cortés

Getty
Hernán Cortés derrotó al imperio mexica.

Uno de los hallazgos que causa interés es el tzompantli o muro de los cráneos, del que también se revelaron nuevos datos.

Los arqueólogos recrearon la forma en la que se habían ubicado hileras empalizadas con 14 cráneos de prisioneros, organizados en parejas de hombre-mujer.

Las mujeres sacrificadas en el tzompantli estaban embarazadas.

Según explica Martínez, los tzompantli se construían con cráneos de guerreros y en la cosmogonía mesoamericana, las mujeres muertas en el parto eran consideradas guerreras.

Zultépec-Tecoaque

Melitón Tapia/INAH
El hallazgo se hizo en el sitio arqueológico de Zultépec-Tecoaque, en la región de Tlaxcala.

En otro de los entierros se halló un guerrero tabasqueño, a quien le fue ofrendado un español que fue quemado y desmembrado.

Según los investigadores, estos sacrificios eran rituales que recreaban mitos de la creación.

En otro de los sacrificios se encontró a un guerrero, una mujer con el cuerpo cortado en dos y un niño desmembrado.

A los pies del guerrero se hallaron “huesos trofeo”, pertenecientes a cuatro personas diferentes.

Los investigadores afirman que los restos de algunos españoles también fueron ingeridos en actos rituales, por lo cual la zona se conoció como Tecoaque, que significa “Donde se los comieron”.


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10157613595709665


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.