close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Los ingresos en los hogares subieron 2.1% en dos años, revela encuesta del Inegi

Los hogares con menores ingresos tuvieron una mejora en sus percepciones trimestrales de solo 532 pesos durante los últimos dos años, al pasar de 6,288, en 2014, a 6,820 pesos el año pasado.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
28 de agosto, 2017
Comparte

Nota del Editor: En la primera versión de esta nota cometimos un error al deflactar, cuando la inflación ya estaba calculada en los datos revelados por el Inegi. Ya se realizó la corrección; sin embargo, les ofrecemos una disculpa.

 

El ingreso promedio trimestral de los hogares mexicanos subió 2.1% entre 2014 y 2016, al crecer de 42,157 pesos, en 2014, a 43,036 pesos en 2016, de acuerdo con la serie histórica de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2016, que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) presentó este lunes 28 de agosto.

Las cifras de la encuesta establecen que los hogares con menores ingresos, ubicados en el decil I, tuvieron una mejora en sus ingresos trimestrales de solo 532 pesos durante los últimos dos años, al pasar de 6,288, en 2014, a 6,820 pesos el año pasado.

Te sugerimos> El Sabueso: Dice Peña Nieto que aumentó el salario mínimo y te alcanza para más. ¿Es cierto?

Los 6,820 pesos trimestrales indican que cada uno de los hogares más pobres tienen un ingreso de 2,273.3 pesos mensuales, es decir, 75.77 pesos al día.

En contraste, los hogares con mayores ingresos (los del decil X) registraron un incremento en sus percepciones trimestrales de 6,296 pesos en el mismo periodo, al incrementarse de 154,524 pesos en 2014 a 160,820 en el año pasado.

Al comparar los ingresos entre los hogares ubicados en el decil I con los del decil X se puede observar que estos últimos tienen ingresos 23.5 veces superiores.

Lee> ¿Qué pasó con el Coneval, el INEGI y la pobreza?

La polémica por la medición del ingreso en hogares

En julio del año pasado, el Inegi anunció cambios en las variables que conforman la medición de la pobreza, medida que provocó críticas del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), que las consideró como poco transparentes y sin planeación.

De acuerdo con el Inegi, las modificaciones a la variable que mide el ingreso de los hogares y es “parte de un proceso de mejora continua” en las mediciones para darle mayor rigor a los datos; no obstante, “dichos cambios carecen de documentos públicos de carácter técnico que los justifiquen, y no fueron debatidos técnicamente con Coneval ni anunciados de manera oportuna, por lo que el proceso de captación del ingreso que elaboró el INEGI no fue transparente”, reclamó el Consejo en un comunicado.

Consulta el especial> Tu sueldo frente a la desigualdad.

Coneval señaló que con los cambios se reflejan aumentos que no son congruentes, pues muestra un incremento real de 33.6% del ingreso en los hogares más pobres en un solo año, lo que no corresponde con la tendencia que se ha marcado en otros instrumentos del INEGI y con otras variables económicas.

El INEGI admitió que los cambios no permiten hacer una comparación de la evolución histórica en la medición de la pobreza, pero justificó la medida al decir que esto permite una medición más precisa sobre los ingresos de los hogares.

Como resultado, el Coneval no publicó la medición de pobreza 2015 a nivel nacional y por entidad federativa ni su evolución, debido a que no existen condiciones de comparabilidad de ese índice con años anteriores.

El 26 de agosto pasado, Animal Político publicó que, a diferencia del año pasado, el Coneval dará a conocer las estadísticas de pobreza en el país el próximo miércoles. Para publicar las estadísticas, el Coneval utilizará los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), realizada por el INEGI de manera trimestral, con la que consideran se arrojarán datos más cercanos respecto a la evolución del ingreso laboral en los hogares mexicanos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El hombre transgénero que dio a luz

Freddy McConnell nació mujer, pero desde pequeño se sentía más niño que niña. A los 25 años empezó a hacer la transición de género, sin embargo, a los 30 dejó de tomar hormonas para que su cuerpo volviese a funcionar como el de una mujer y concebir un hijo.
10 de septiembre, 2019
Comparte

Cuando llegó a los 30 años, Freddy McConnell se dio cuenta de que había llegado el momento de formar una familia.

“No solo a las mujeres les surge el instinto maternal”, dice este joven británico cuyo camino hacia la paternidad fue retratado por el documental Seahorse que se presenta esta semana en la BBC.

Lo que hace diferente a la historia de McConnell es que tras haber hecho la transición de mujer a hombre hace algunos años, fue quien dio a luz a su bebé.

No fue una decisión fácil, pero tener su propio hijo era “lo más pragmático, la opción más simple”, dice el periodista que trabaja para el medio británico The Guardian.

Congelar óvulos y conseguir un vientre de alquiler o iniciar un proceso de adopción (sobre todo como hombre transgénero soltero), apunta, no siempre resulta un proceso exitoso.

Tratamiento

En una entrevista con The Guardian, McConnell recuerda su infancia feliz pero compleja, a raíz de sus problemas de identidad de género.

De pequeño, McConnell experimentó disforia de género, un término que se utiliza para describir la ansiedad que sufre una persona que se identifica con el género opuesto al que nació.

Como les ocurre a muchas personas transgénero, fue víctima de bullying en la escuela y de las burlas crueles de sus compañeros, porque su comportamiento no se correspondía con el que se esperaba de una niña.

El malestar con su propio cuerpo se fue intensificando hasta que, a los 25 años, decidió hacer la transición tomando testosterona.

Un año después se sometió a una cirugía en la parte superior de su cuerpo para quitarse tejido mamario.

Sin embargo, se detuvo al momento de considerar una histerectomía, la intervención para extraer el útero. No quería eliminar definitivamente la posibilidad de tener hijos.

Freddy McConnell

Danny Burrows
Al dejar de tomar testosterona, McConnell volvió a menstruar.

Su madre, Esme Chilton, recuerda el día en el que su hijo le contó cómo se sentía.

“Estaba en la universidad, en Edimburgo, y se sentía bastante infeliz. Y me dijo: ‘Soy niño y quiero ser un niño, me he sentido así toda la vida'”.

De hombre a mujer y de mujer a padre

El documental relata el estrés que empezó a sentir McConnell cuando dejó de tomar testosterona con la idea de concebir, y su cuerpo empezó a hacer el camino inverso.

La falta de esta hormona hizo que, entre otras cosas, volviese a tener la regla. Esto hizo posible que empezase un tratamiento de fertilidad con el esperma de un donante.

Después de haber buscado información en internet y haber visto que parejas trans en Estados Unidos habían logrado concebir con éxito, McConnell se atrevió a intentarlo.

La primera tentativa no dio resultados, pero a la segunda se confirmó que estaba esperando un bebé.

Freddy McConnell

Freddy McConnell
McConnell se sentía niño desde pequeño, pero también tenía claro que quería formar una familia.

Seahorse (caballito de mar, en español, una especie en la que el macho lleva a sus hijos dentro su vientre) muestra también el momento en que McConnell da a luz en una piscina del hospital, acompañado de su madre.

Jack hoy tiene un año y vive junto a su padre en un municipio costero de Inglaterra.

Vivir en un pueblo pequeño rodeado del apoyo de su familia y amigos, dice, le resulta mucho más cómodo que, por ejemplo, hacerlo en una gran ciudad como Londres.

El futuro

Pero pese a que él cuenta con el apoyo de su núcleo cercano, sabe del rechazo y la incomprensión que sufre la comunidad transgénero, y de ahí su decisión —pese a ser una persona tímida y reservada— de hacer un documental tan íntimo como éste.

Su idea con esta película, le dice McConnell a The Guardian, es normalizar la vida de los transexuales.

“Suena un poco tibio, pero pensé que podía ser una buena oportunidad para promover empatía”, dijo.

“Creo que la empatía es clave para convencer a la gente de que los transexuales son, de hecho, bastante normales y llevan vidas que no son sensacionales ni aterradoras”.

En cuanto a tener más hijos, McConnell no lo descarta, pero cree puede aumentar su familia sin ser necesariamente él quien lleve al próximo niño en su vientre.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=StKur7oONyw&t

https://www.youtube.com/watch?v=cKtEr6wc8L4&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.