Quiénes están detrás de In a Heartbeat, el corto sobre dos niños homosexuales que se hizo viral
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tomada de YouTube.

Quiénes están detrás de In a Heartbeat, el corto sobre dos niños homosexuales que se hizo viral

In a Heartbeat, el corto de ficción de dos estudiantes de animación de una escuela de arte y diseño de EU ya superó las 15 millones de reproducciones en YouTube.
Tomada de YouTube.
Por Liman Lima // BBC Mundo
5 de agosto, 2017
Comparte

La adolescencia que llega, un niño que se enamora por primera vez, los miedos, el sobresalto, el corazón que late de una forma nueva, diferente. Nada extraordinario, ningún motivo aparente para que In a Heartbeat, el corto de ficción de dos estudiantes de animación de una escuela de arte y diseño de Estados Unidos, haya superado las 15 millones de reproducciones en YouTube en los últimos cinco días.

Salvo por un detalle: el miedo, los sobresaltos, el corazón que late de una forma diferente son porque un niño se enamora por primera vez de otro niño.

Son Sherwin y Jonathan, los protagonistas de la tesis de graduación del Ringling College of Art and Design de Florida del mexicano Estaban Bravo y la estadounidense Beth David, que se ha vuelto viral en internet por abordar un tema controvertido: la homosexualidad de los niños y las elecciones sexuales en edades tempranas.

In a Heartbeat se trata de una de las primeras aproximaciones al tema dentro del mundo de los animados, de ahí las controversias que ha generado desde su publicación.

La estadounidense Beth Davis y el mexicano Esteban BravoJEREMY EDELBLUT
La estadounidense Beth David y el mexicano Esteban Bravo estudiaron juntos en el Ringling College de Sarasota, Florida, desde 2013.

“Nuestro objetivo con In a Heartbeat fue trasmitir un mensaje de amor y aceptación para los niños que sienten que no encajan en el patrón sexual que la sociedad les impone, hacerle ver al mundo que todos, desde pequeños, tenemos el derecho de amar y de elegir a la persona con la que queremos estar y no debemos tener miedo por eso”, explica Davis a BBC Mundo.

El corto, de apenas cuatro minutos, sigue las carreras, literalmente, de Sherwin detrás de su corazón que se dispara, desbocado, hacia Jonathan.

Habrá, como ha de esperarse, un corazón roto. Pero mejor no adelantar en qué termina la carrera.

El proceso

Bravo, de 24 años, cuenta que todo comenzó cuando tuvieron que plantearse un tema para su trabajo de graduación del Ringling College.

Una amiga les propuso la idea de hacer un corto animado con un niño al que se le salía el corazón e iba detrás de una niña que le gustaba.

cortoCORTESÍA DE ESTEBAN BRAVO
El proceso de creación se extendió entre enero de 2016 y abril de 2017.

Sin embargo, cuando lo pensaron bien, la idea perdió sentido para ellos.

“Yo creo que cuando uno cuenta una historia, también debe sentirse identificado con ella. Beth y yo somos gays y sentimos que si contábamos la historia desde nuestro punto de vista, tendría más sentido para nosotros, sería más honesto y alcanzaría una dimensión mayor”, contó Bravo a BBC Mundo.

“Beth y yo sabemos muy bien qué es lo que se siente al vivir con ese temor a tus sentimientos y a que todos los demás sepan. Al personaje lo vemos corriendo para huir, se esconde incluso en un basurero. En eso nosotros dos nos identificamos, porque era lo que hubiéramos hecho con nuestros sentimientos: los hubiéramos ocultado, hubiéramos corrido de ellos”, afirmó.

cortoCORTESÍA DE ESTEBAN BRAVO
El corto sigue las carreras de Sherwin y su corazón que se va detrás de Jonathan.

Una vez con la historia, empezó el proceso de producción: el guión, la creación de los personajes y el diseño en computadora… tardaron en eso un año y cuatro meses: de enero de 2016 hasta abril de este año.

Salvo la música y el sonido, todo el trabajo estuvo en manos de ellos dos. No hubo una productora detrás de la historia, no hubo un gran equipo, no hubo publicidad.

Los fondos para la producción se recuperaron a partir de una campaña de recaudación por internet y, desde entonces, tuvieron la primera sorpresa: los US$3.000 que calcularon necesitar para terminarlo, se volvieron casi US$14.000 en donaciones.

cortoCORTESÍA DE ESTEBAN BRAVO
El corto ha tenido hasta este viernes más de 15 millones de vistas en YouTube, un promedio de cinco millones de visualizaciones por día.

En abril, cuando presentaron el trabajo de grado terminado, consiguieron el premio de oro del Jurado del Ringling College. Pero ese fue solo el inicio.

El video ya ha sido aceptado en más de 20 festivales de cine y, desde el 31 de julio pasado, cuando lo subieron a internet, se colocó entre los cortos de animación más vistos en lo que va del año, según estadísticas de YouTube.

Pero, ¿por qué?

Controversias tras In a heartbeat

In a Heartbeat no ha escapado a las controversias desde su publicación, entre los que resaltan el valor de explicar desde una mirada sensible y natural la sexualidad de dos niños, promover la tolerancia y el respeto, hasta quienes lo acusan de difundir la homosexualidad entre los menores o elegir un tema como este para generar polémica y audiencia.

“De cualquier manera, la discusión estaba servida desde la misma elección del tema y nosotros éramos conscientes de eso. Pero creo que ahí mismo radica la importancia de nuestro trabajo”, asegura David.

“Casi me dejaron ciego por escoger a la persona que amo”: el dramático relato de parejas gay que fueron brutalmente atacadas

Lo cierto es que, probablemente, si los realizadores se hubieran quedado con la idea inicial, la historia del corazón del niño que sigue a una niña, el video no hubiera tenido igual impacto.

Bravo, aunque es consciente de esto, coincide que ahí radica la fortaleza de la propuesta.

cortoCORTESÍA DE ESTEBAN BRAVO
El corto ha sido criticado por promover la homosexualidad entre los niños.

“Cuando leo los comentarios que dicen que estamos promoviendo la homosexualidad, me pregunto si acaso una historias entre un hombre y una mujer promueve la heterosexualidad. Yo no me convertiría en heterosexual por ver una historia entre un hombre y una mujer. Por una sencilla razón. Uno es, uno no se convierte”.

El realizador, nacido en Ciudad de México, asegura saber dónde vienen esos comentarios, porque dice que nació y creció en una sociedad donde ser homosexual podía hacerlo sentir culpable.

Por eso, cuenta, no confesó a nadie su orientación sexual hasta hace dos años.

“Creo que por eso es importante este corto, porque nunca ha habido una representación así entre los medios y nosotros, que somos dos estudiantes, tratamos de hacer la historia que nos hubiera gustado ver cuando éramos pequeños, para entender que no había nada malo con nuestros sentimientos, que no había razones para ocultarlos”, dice.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna contra la COVID-19: los riesgos de no ponerse la segunda dosis

Solo en Brasil más de 1.5 millones de ciudadanos no han completado el programa de vacunación contra el coronavirus. Los expertos explican cuáles son los peligros.
19 de abril, 2021
Comparte

En un desayuno con periodistas el 13 de abril en Brasilia, el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, dijo que más de 1.5 millones de brasileños no acudieron a recibir la segunda dosis de la vacuna contra COVID-19.

Según el Ministerio de Salud, São Paulo es el estado en el que más se registra este fenómeno, con más de 343 mil atrasos. Le siguen Bahía (con 148 mil) y Río de Janeiro (143 mil).

Queiroga señaló que tiene la intención de reforzar la campaña para que todos completen el calendario de vacunación, y para ello contará con el apoyo del Consejo Nacional de Secretarios de Salud (Conass).

En la reunión también estuvo la coordinadora del Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI), Francieli Fantinato.

La especialista pidió a todos los que tomaron la primera dosis que esperaran el tiempo mínimo necesario para regresar al centro de vacunación más cercano y completar la vacunación con la segunda dosis.

Este intervalo varía según la vacuna aplicada. En el caso de CoronaVac, de Sinovac y el Instituto Butantan, el tiempo entre la primera y la segunda dosis es de 14 a 28 días.

Para la vacuna AZD1222, de AstraZeneca, la Universidad de Oxford y la Fundación Oswaldo Cruz, el período de espera es de tres meses.

Pero, ¿cuáles son los riesgos que corren quienes no reciben la segunda dosis?

Protección dudosa

La mayoría de las vacunas contra la COVID-19 probadas y aprobadas requiere dos dosis para que proporcione un nivel de protección aceptable.

Esto se aplica a los productos desarrollados por Pfizer, Moderna, Instituto Gamaleya (la Sputnik V), CoronaVac y AZD1222.

Por ahora, la única excepción en la lista es la vacuna de Johnson&Johnson, que ofrece una buena respuesta con la aplicación de una sola dosis.

Marcelo Queiroga

Getty Images
El ministro de Salud brasileño, Marcelo Queiroga, informó que 1,5 millones brasileños no regresaron para recibir su segunda dosis de vacunación.

Estos cronogramas de vacunas se evaluaron y definieron en ensayos clínicos que involucraron a decenas de miles de voluntarios y sirvieron para determinar la seguridad y eficacia de las candidatas.

Por lo tanto, si alguien toma solo la primera dosis de CoronaVac o AZD1222 y olvida la segunda, no estará adecuadamente protegido.

Los datos que tenemos muestran que la persona está protegida con dos dosis. Si toma solo una, no ha completado el plan y no está debidamente vacunada“, explica la doctora Isabella Ballalai, vicepresidenta de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones.

Aunque la primera dosis dé un poco de protección, esta tasa no se encuentra dentro de los parámetros establecidos por expertos e instituciones que definen las reglas del sector, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Salud y la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria, ambas de Brasil.

Otro punto peligroso: al recibir la primera dosis (y no volver para completar el calendario de vacunación), el individuo corre el riesgo de quedarse con una falsa sensación de seguridad.

Incluso puede pensar, equivocadamente, que ya es inmune ante coronavirus y seguir con su vida normal, sin cuidados básicos contra COVID-19.

Las recomendaciones, sin embargo, siguen siendo las mismas para quienes recibieron dos, una o ninguna dosis de la vacuna: todos deben mantener la distancia física, usar mascarillas, lavarse las manos y asegurarse de que el aire se renueva en los interiores.

¿Comenzar de nuevo?

Aún no está claro qué deben hacer aquellos que no han completado el plan de las dos dosis: ¿tendrán que empezar de cero o podrán aplicarse la segunda en cualquier momento?

Esto dependerá del tiempo que hayan dejado pasar desde que recibieron la primera, especulan los expertos.

“Si se ha superado el plazo máximo para recibir la segunda dosis, puede ser necesario reiniciar la pauta de vacunación, ya que todos los datos de eficacia que tenemos están basados en un protocolo”, señala la inmunóloga Cristina Bonorino, profesora titular de la Universidad Federal de Ciencias de la Salud de Porto Alegre.

“Si no nos ceñimos a esto, no podemos garantizar la inmunización”.

vacuna

Reuters
Es importante tomar las dos dosis del mismo fabricante de vacuna.

En un escenario de escasez de vacunas, esto puede comprometer aún más las existencias y dejar a muchas personas sin inmunizarse.

En cualquier caso, vale la pena seguir la recomendación del Ministerio de Salud y acudir al centro de vacunación más cercano lo antes posible para completar la protección contra la COVID-19.

“No deben retrasarse, pero si tienen algún imprevisto, es importante recibir la segunda dosis lo antes posible para obtener una buena respuesta inmunológica“, refuerza Ballalai.

Bonorino, quien también es miembro de la Sociedad Brasileña de Inmunología, cree que el gobierno debería invertir en campañas de comunicación para concienciar a la gente sobre la necesidad de seguir adecuadamente los protocolos de inmunización del país.

“Necesitamos que esta información se difunda en televisión, en las redes sociales y en todos los medios, para que la población no se olvide de tomar la segunda dosis de la vacuna en las fechas indicadas”, destaca.

Según la última información del Ministerio de Salud, Brasil ha vacunado hasta ahora a un total de 27 millones de personas contra COVID-19, el 12% de de la población.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=lGUuIKrNxbE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.