close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

México, entre los países con más millonarios, y también entre los que tienen más pobres

México es el país número 20 con más millonarios en el mundo, pero también forma parte de los 15 donde existen más personas pobres.
Cuartoscuro
Por BBC Mundo
16 de agosto, 2017
Comparte

Se conoce como “la paradoja mexicana”.

Es el país número 20 con más millonarios del mundo. Pero también forma parte de los 15 donde existen más personas pobres, con problemas para alimentarse adecuadamente.

Una consecuencia de la histórica desigualdad de México. Pero hasta ahora no se conocía cuán profunda es la brecha entre pobres y ricos.

Un estudio presentado esta semana revela que los más acaudalados, equivalentes al 1% de la población, acumulan riqueza similar a la del 95% de los mexicanos.

Además, dos terceras partes de los bienes y propiedades del país –tierras, empresas, explotaciones mineras o activos financieros, por ejemplo- se concentran en las manos del 10% de los habitantes.

El 54,4% de la población es pobre y uno de cada cinco mexicanos padece hambre.GETTY IMAGES
El 54,4% de la población es pobre y uno de cada cinco mexicanos padece hambre.

El estudio se llama “La distribución y desigualdad de los activos financieros y no financieros en México”, realizado por Miguel Ángel del Castillo Negrete, investigador del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Es una medición sobre la disparidad en el ingreso y patrimonio de los mexicanos, realizada para la Comisión Económica para América Latina (Cepal).

Pero también muestra la forma como durante más de dos décadas de apertura económica y comercial, los beneficios reales se quedaron en unos cuantos.

Un ejemplo: si se repartiera el dinero que acumulan las familias más ricas cada hogar mexicano tendría, en promedio, unos 900.000 mil pesos (US$50.000).

“Más que suficiente para que las personas tuvieran una vida holgada”, señala el estudio.

Beneficio de pocos

En todo caso, el problema no es la riqueza sino la forma como se reparte, además del modelo que permite la acumulación en unos cuantos.

Desde los años 90, México cambió su economía cerrada para atraer inversión extranjera incluso en sectores tradicionalmente protegidos por el Estado, como la explotación petrolera.

Las decisiones se tomaron por una élite para una élite, y que han sido fiscalizadas por la misma élite”

Ricardo Fuentes-Nieva, director de Oxfam México

Hoy es uno de los países comercialmente más abiertos del mundo. Pero el beneficio no fue para todos, le dice a BBC Mundo Ricardo Fuentes-Nieva, director de Oxfam México.

“Ha habido pocos países que siguieron los procesos de liberalización económica, desregulación o privatizaciones como México”, explica.

“Pero unos grupos se beneficiaron muchísimo, que son ahora los más ricos. La concentración de la riqueza es sintomático de una economía que beneficia a unos cuantos”.

La desigualdad se nota especialmente en las zonas urbanas.RONALDO SCHEMIDT/AFP
La desigualdad se nota especialmente en las zonas urbanas.

Esto se muestra en el estudio. Por ejemplo el salario mínimo es de 80 pesos, unos US$4,5 al día, insuficientes para que una familia promedio compre los alimentos básicos.

El 54,4% de la población es pobre y uno de cada cinco mexicanos padece hambre.

Al mismo tiempo en 2014 (cuando se realizó el estudio) en el país había entre 125.000 y 200.000 personas con más de US$1.000.000 cada una.

También se registraron 804 con fortunas mayores a US$50 millones en promedio.

En el sector financiero, la desigualdad es aún mayor, pues 23.000 personas concentran el 80% del mercado en la Bolsa Mexicana de Valores.

Ricos cada vez más ricos

Un dato poco conocido es que el patrimonio de los más ricos crece a un ritmo mayor al de la economía.

Entre 2003 y 2014, la riqueza aumentó en promedio 7,9% anual, mientras que el crecimiento del PIB fue de 2,6%.

Esto profundiza la desigualdad, indica el estudio. Por ejemplo, quienes cuentan con activos financieros tienen más posibilidades de incrementar su fortuna.

MexicanosGETTY IMAGES
Mientras los ricos cada vez tienen más, los más pobres no.

Algo que no sucede con los trabajadores cuyo ingreso depende de su sueldo.

En el lapso del estudio el rendimiento de las inversiones creció en 15% anual, pero el salario aumentó sólo 4% en el mismo período.

“Pese al bajo crecimiento de la economía, que preocupa a la mayoría de los economistas del país, la riqueza ha aumentado, principalmente financiera y en manos de muy pocas personas“, explica el documento.

“Es otra explicación de la paradoja mexicana”, señala Fuentes-Nieva. La economía del país crece poco, el nivel de pobreza se mantiene igual pero unos cuantos incrementan su fortuna cada año.

Decisiones de élite

¿Por qué? La respuesta empieza en los años 90, cuando se aplicaron reformas económicas para facilitar el comercio internacional.

En ese período se vendieron muchas empresas estatales pero sus nuevos propietarios, en lugar de promover la competencia, aplicaron modelos casi monopólicos.

Un ejemplo es Teléfonos de México, propiedad de Carlos Slim, que durante más de una década fue el mayor proveedor de telefonía fija en el país.

Slim fue, durante algunos años, el hombre más rico del mundo según la revista Forbes.

El empresario Carlos Slim es uno de los más beneficiados con el modelo económico de México.BRENDAN SMIALOWSKI/GETTY IMAGES
El empresario Carlos Slim es uno de los más beneficiados con el modelo económico de México.

Es decir, en el país se aplicó un nuevo modelo económico pero sin cambiar el sistema político y empresarial, dominado por unos cuantos grupos.

“No se estudió la distribución de poder que existía y que capturó de alguna manera la toma de decisiones en favor de unos cuantos”, explica el director de Oxfam México.

“Las decisiones se tomaron por una élite para una élite, y que han sido fiscalizadas por la misma élite”.

Un proceso que difícilmente ocurrió de mala fe, asegura el investigador Miguel del Castillo Negrete.

“No creo que exista ninguna mala voluntad en ningún gobierno de hacer esto a propósito para perjudicar”, le dice a BBC Mundo.

“No se pensó en las consecuencias sociales que se podrían tener y en las medidas para mitigar los impactos sociales”.

El resultado, de nuevo, se refleja en los números: de acuerdo con el gubernamental Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), hace cinco años el número de mexicanos en situación de pobreza era de 53,3 millones.

En 2017, la cifra es de 55,5 millones de mexicanos pobres.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Andrew Guzmán

Ser paramédico en Guerrero, salvar la vida en medio de la muerte

Pocas profesiones te ponen al borde de la muerte a diario. Esta es una de ellas. Ser paramédico de la Cruz Roja en Guerrero es un riesgo verdadero, punzante. 
Andrew Guzmán
Por Arturo de Dios Palma / Amapola Periodismo Transgresor
24 de agosto, 2019
Comparte

Pocas profesiones te ponen al borde de la muerte a diario. Esta es una de ellas. 

Cuando estás en servicio sabes que estás encima de un lugar lleno de pólvora, que en cualquier momento se puede encender. Estás en la incertidumbre todo el tiempo. En esos momentos, sólo puedes confiar en muy pocos, dudas de los que están ahí para cuidarte. Sabes que te vigilan, que te miran con quien hablas, qué hablas, cómo lo haces. Pero tienes que estar ahí porque de tu trabajo dependen vidas.  

Cuando escuchas el radio civil de la base de la Cruz Roja donde trabajas, sabes que en los próximos minutos podrás estar frente a un episodio de violencia. La adrenalina comienza a recorrer todo tu cuerpo. Todo es incertidumbre. No sabes, de entrada, si llegarás al lugar donde requieren de tu ayuda, si en el camino te lo impiden. 

Leer más: Reportan 26 asesinatos en distintos puntos del país; por violencia, Cruz Roja en Salamanca suspendió servicios

Al llegar al lugar del ataque, seguirás igual, no estarás a salvo sino peor: te pondrás en el centro de la atención. Casi nadie te protegerá. Ni los militares, menos la Policía de la que estás seguro tienen complicidad con los que generan la violencia. Te sentirás un poco más seguro cuando la gente del barrio, de la colonia se comience a acercar, a rodear la escena del crimen. Pero nunca dejarás de estar atento del entorno, los riesgos están ahí y no se pueden ver a primera vista; resguardar tu seguridad, es casi lo mismo que resguardar la del herido: le ayudas más vivo que muerto.  

En ese lugar no podrás estar más de diez minutos, el riesgo va aumentando; aplicarás una de las máximas que los paramédicos han creado recientemente: “carga y vete”. No te detendrás a atender al herido en la calle, vas a preferir siempre hacerlo cuando la ambulancia esté andando. 

Pero mientras estés ahí, te sentirás vigilado. Lo detectarás cuando un policía o un militar se te acerque y te suelte estas frases: “muévele”, “apúrale”, “ya vete”, “¿lo vas a trasladar?”. Llegarás a una conclusión: un “actor de violencia”, como llaman a los hombres que matan en la Cruz Roja, puede que esté cerca, que te esté viendo. 

Nunca termina la incertidumbre, cuando subas a la ambulancia al herido, el camino al hospital seguirá siendo peligroso, quienes lo atacaron te podrán detener, llevárselo o ahí mismo terminar con la misión que se impusieron: matarlo. 

Tampoco concluye la incertidumbre al llegar al hospital, al regreso a tu base también te pueden parar para preguntarte por el herido. Preferirás que eso no ocurra, porque uno de los principios de la Cruz Roja es no ahondar sobre el herido y, en realidad, no lo sabrás, porque cuando lo atendiste sólo hiciste preguntas “objetivas”: “¿qué te pasó?”, “¿qué estabas haciendo?”, “¿recuerdas algo?”. No te interesa saber de su vida, ni a qué se dedica. Nunca preguntas por qué los atacan. 

Ese es tu deber: ser neutro, no estás ni con uno ni con otro, simplemente para atender a la persona que está herida, en desgracia.

Cuando llegues a tu base la adrenalina bajará, sólo hasta que el radio anuncie la próxima emergencia. 

Te puede interesar: Pese a miles de cuerpos sin identificar, estados no usan plataforma forense donada por la Cruz Roja

Ser paramédico de la Cruz Roja en Guerrero es un riesgo verdadero, punzante. 

Era la mañana del domingo 18 de noviembre del 2018. A la comunidad de San Juan Tenería en Taxco, llegó un grupo de voluntarios de la Cruz Roja con ayuda humanitaria: ropa, cobertores, víveres para repartir entre los pobladores. Llegaron acompañados por una patrulla de la Policía Estatal con cuatro agentes.  

Cuando comenzaban a repartir, llegaron unos 20 hombres armados y comenzaron a disparar, sobre todo contra los agentes. 

En la balacera todos corrieron a protegerse. Se escondieron en una vivienda que está a un lado de la cancha. Fueron 10 minutos de terror. Nueve quedaron heridos, tres policías murieron, tenían el tiro de gracias como se informó después. También murió Alejandro García Flores, un joven que estudiaba para ser técnico en urgencia médica, en la escuela de Cruz Roja en Taxco. 

De ese episodio se difundió un video, las imágenes muestran el peor escenario para un paramédico de la Cruz Roja: intentar salvarle la vida a uno de sus compañeros.  

Ese día, recuerda un paramédico, sus compañeros no pidieron el resguardo de la Policía, se “les pegaron”.   

Esta es la historia de un paramédico que ofrece sus servicios en un municipio de Guerrero que, por obvias razones no mencionaremos, así como tampoco su nombre. Este hombre tiene más de diez años como voluntario de la Cruz Roja. Todos esos años ha ejercido pegado a la violencia que se vive en Guerrero. 

— ¿Nunca te has sentido mal de ver tanta violencia?

—Sí, siempre hay un daño psicológico. Entre los paramédicos se dice que para hacer esto se debe estar algo de loco y, sí, para ver tanta sangre, ver tantos heridos, ver a niños sufriendo hay que estar locos, porque eso afecta mucho, mucho. Hay servicios que te dejan marcados, que no se te olvidan, que pueden pasar cinco, diez, quince años y ahí está están en el recuerdo. 

— ¿Cuál es ese servicio para ti?

—Me han tocado dos eventos de ese tipo y son de niños. Hay compañeros que les afecta ver a ancianos sufriendo, a jóvenes, en mi caso a mi me afecta mucho ver a niños. Un caso fue el de un niño de unos seis años que un carro le pasó por encima de su cabeza, se la explotó, no había nada que hacer, pero el niño estaba sufriendo mucho. El otro caso, fue cuando un carro arrolló a un niño y lo aventó unos cinco metros, cuando llegamos ya no había nada qué hacer, el niño estaba muy lastimado.

— ¿Cómo le hacen para que no les afecta tanto?

—Vamos a ayuda psicológica, tenemos que buscar esa ayuda, para irnos liberando, para liberar las emociones, vamos a terapias y seguimos. 

— ¿Tu familia qué te dice?

—Que estoy loco para estar ahí y, si tiene algo de cierto, pero a mí en lo particular me gusta mucho lo que hago. 

— ¿Tu familia te ha pedido que dejes este trabajo?

—No, nunca me lo han pedido, pero siempre me piden que me cuide, que los mantenga comunicado. Se preocupan mucho, porque saben de todo lo que está pasando, pero siempre me dicen que me cuide y que nos vamos a ver al final de mi turno. 

Lee el reportaje completo en Amapola Periodismo Transgresor

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.