Ellos son los periodistas mexicanos asesinados en 2017 y cuya muerte sigue impune
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Ellos son los periodistas mexicanos asesinados en 2017 y cuya muerte sigue impune

Reportes de la organización Article 19 indican que 36 periodistas han sido asesinados en México en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto. Suman nueve en 2017.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
24 de agosto, 2017
Comparte

Cándido Ríos, reportero de un diario de Veracruz que se encontraba bajo el resguardo del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, fue asesinado este martes junto con otras dos personas. Es el noveno comunicador mexicano asesinado en lo que va de 2017 debido a su labor periodística.

Ríos, conocido entre sus amigos como “Pavuche”, era un periodista autodidacta, pues estudió sólo hasta la secundaria.

Fue un campesino en su pueblo natal, Hueyapan, donde denunció injusticias y apoyó causas sociales. De este afán surgió la idea de fundar el semanario La voz de Hueyapan, donde publicó textos y fotografías para difundir los problemas de su comunidad.

“Pavuche”, de 55 años, colaboraba hasta el pasado martes como corresponsal del Diario de Ayacuyan, y había sido amenazado por el exalcalde de Hueyapan, Gaspar Gómez, de acuerdo con Cecilio Pérez, director del medio.

Cuando lo mataron, Cándido regresaba a su casa, después de haber escrito sus notas del día en un café internet.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) condenó el asesinato de Cándido Ríos y pidió a las autoridades realizar una investigación exhaustiva y expedita para que el homicidio no quede impune, sin descartar que haya sido relacionado con su labor periodística.

Por su parte, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa, dijo que Cándido Ríos no era el objetivo del ataque en el que murieron él y otras dos personas.

De acuerdo con información de Milenio, Campa señaló que “todos los indicios apuntan a que se trató de un ataque contra otra persona y sus escoltas” y rechazó que el asesinato sea muestra del fracaso de los mecanismos de protección para periodistas en México.

Impunidad en los asesinatos de periodistas, una constante

De acuerdo con la Fiscalía para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), en más de seis años -de julio de 2010 al 31 de diciembre de 2016- se registraron 798 denuncias por agresiones contra periodistas.

De esas 798 denuncias, de las cuales 47 fueron por asesinato, la FEADLE informó que solo tiene registro de tres sentencias condenatorias: una, en el año 2012; y otras dos en 2016. O en otras cifras: el 99.7% de las agresiones no ha recibido una sentencia.

Cándido Ríos se suma a la lista de los comunicadores asesinados este año y cuyos casos no han sido esclarecidos.

1. Cecilio Pineda era reportero de la fuente policial en Guerrero, fue asesinado a tiros el 2 de marzo en Pungarabato, municipio ubicado en la región de Tierra Caliente. El periodista se encontraba en un lavado de autos, cuando al lugar llegaron dos hombres a bordo de una motocicleta y le dispararon.

Pineda vivía bajo amenaza desde el 18 de septiembre de 2015, cuando un hombre le disparó al llegar a su casa. El agresor escapó y advirtió al periodista que los balazos eran un mensaje enviado por sus publicaciones.

Hasta el momento no se ha dado con los responsables del asesinato.

2. El periodista Ricardo Monlui fue asesinado el 19 de marzo en el municipio de Yanga, Veracruz. Sujetos armados le dispararon mientras se encontraba en un restaurante.

Monlui era autor de la columna “Crisol”, que publicaba en El Sol de Córdoba, donde abordaba temas cañeros.

Se desempeñaba como director del diario impreso El Político, era dueño del portal elpolitico.com.mx y presidía la Asociación de Periodistas y Reporteros Gráficos de Córdoba y la Región.

El crimen aún no se ha esclarecido.

Su hijo fue atacado a balazos en diciembre de 2010. En su declaración acusó que los agresores fueron policías municipales, quienes lo plagiaron, le dispararon y abandonaron en un camino comunitario.

3. El 23 de marzo Miroslava Breach fue asesinada a tiros dentro de su automóvil fuera de su casa, en Chihuahua. La periodista investigaba temas de crimen organizado y corrupción.

Según el gobernador del estado, Javier Corral, el asesinato de Breach fue una respuesta a su trabajo, pues la periodista ya había sido amenazada.

El pasado 17 de abril, autoridades de Chihuahua informaron que fueron identificados el autor material y el autor intelectual del asesinato de Miroslava, sin embargo, ninguno de los dos ha sido detenido.

4. Maximino Rodríguez, reportero de nota roja en La Paz, Baja California, fue asesinado a balazos el pasado 14 de abril.

Rodríguez, quien trabajaba para el Colectivo Pericú, fue atacado a tiros afuera de una tienda, donde realizaba compras en compañía de su esposa.

Por este caso, las autoridades de Baja California han emitido cinco órdenes de aprehensión contra los presuntos responsables del asesinato. Cuatro de ellos se encuentran detenidos y enfrentan cargos por homicidio calificado.

5. El periodista y fundador del semanario Ríodoce, Javier Valdez, fue asesinado a balazos el pasado 15 de mayo, en Culiacán, Sinaloa.

Antes de su asesinato, Valdez denunció actos de intimidación en su contra. De acuerdo con sus colegas de Ríodoce, el periodista fue presionado por los hijos de Joaquiín ‘El Chapo’ Guzmán para que no publicara una entrevista realizada a un enviado del narcotraficante Dámaso López.

Aunque tras el asesinato de Valdez el gobernador Quirino Ordaz anunció la creación de una comisión de seguimiento para encontrar a los culpables, el caso no se ha resuelto y nadie ha sido detenido.

6. Jonathan Rodríguez, periodista de Jalisco, fue asesinado el pasado 15 de mayo, cuando un grupo de hombres armados atacó el automóvil en el que viajaba con su madre, Sonia Córdova, quien era directora de información del semanario El Costeño.

De acuerdo con la organización Article 19, el ataque sucedió luego de que El Costeño recibiera amenazas, los días 12 y 14 de mayo.

El ataque contra Jonathan Rodríguez y Sonia Córdova ocurrió el mismo día en el que Javier Valdez, periodista de Sinaloa y fundador del Semanario Ríodoce, fue asesinado a tiros en la ciudad de Culiacán.

7. El cuerpo de Salvador Adame fue hallado en “estado de calcinación” el pasado 14 de junio. El periodista había sido privado de la libertad desde el 18 de mayo.

Adame comenzó su carrera periodística como albañil y con ayuda de su suegro, construyó el estudio de Canal 6 TV, pionero de la televisión en la región de Tierra Caliente.

De acuerdo con la esposa del periodista, Adame estaba en quiebra y tenía problemas por su crítica al alcalde de Múgica, Michoacán, Salvador Ruíz Ruíz.

La fiscalía del estado ha declarado que las investigaciones continúan pues aún se desconoce el móvil del crimen.

En este caso, mientras las autoridades confirmaron el fallecimiento de Adame, ARTICLE 19 lo considera desaparecido. La organización no reconoce la versión de la Procuraduría de Justicia de Michoacán, del pasado 26 de junio, en el sentido de que los restos humanos de Adame fueron ubicados en estado de calcinación, en un sitio conocido como Barranca del Diablo.

Leer: Ataques contra la prensa: en 2017, cada 15 horas han agredido a un periodista en México

“Las autoridades informaron a la familia del hallazgo de los supuestos restos del periodista, tan sólo una hora antes de que el procurador del estado de Michoacán realizara una rueda de prensa sobre los hechos. Como resultado de lo anterior, la familia ha insistido en la necesidad de realizar un peritaje independiente frente a la desconfianza en los procedimientos y el trato recibido por parte de la Procuraduría local”, apuntó ARTICLE 19.

8. El periodista Luciano Rivera, del medio CNR TV Noticias, fue asesinado el pasado 31 de julio en Playas de Rosarito, Baja California.

La subprocuraduría de la zona informó que fue detenido un presunto responsable del homicidio, identificado como Alfredo “N”, quien estaba a bordo de un taxi, donde se encontró un arma de fuego.

Rivera fue asesinado dentro de un bar. Sus colegas denunciaron que pudo tratarse de una ejecución.

Artículo 19 señaló un vínculo entre el ataque y la actividad periodística de Rivera, pese a que las primeras versiones señalaron que el motivo fue una riña en el bar.

Filiberto Álvarez, periodista y locutor de Morelos de 65 años, fue asesinado a balazos el pasado 29 de abril, cuando se dirigía a su casa, luego de haber transmitido su programa de radio.

El pasado 10 de mayo, la Fiscalía de Morelos reportó la detención del presunto asesino, Héctor “N”.-

Él es el décimo periodista asesinado este año en México, sin embargo las autoridades de Morelos informaron que su asesinato no estuvo relacionado con su labor.

De acuerdo con la organización Article 19, 36 periodistas han sido asesinados en México en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

Durante el primer semestre de 2017, cada 15.7 horas ha sido agredido un periodista. Los funcionarios públicos son los principales responsables de los ataques.

Luego del asesinato de Cándido Ríos, la CNDH pidió al gobierno mexicano actuar para romper el ciclo de violencia contra comunicadores y defensores de derechos humanos en el país, así como generar las condiciones necesarias para que estas labores puedan desempeñarse de manera libre y segura.

Con información de Milenio y AFP.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El país que rechaza la vacuna contra la COVID-19 y dice que "no hay coronavirus"

El gobierno de Tanzania lleva meses insistiendo en que el país está libre de covid-19, por lo que no hay planes de vacunación. La BBC habló con una familia que lamenta la muerte de un hombre que pudo haber tenido la enfermedad.
8 de febrero, 2021
Comparte

Una semana después de que Peter (no es su verdadero nombre) llegara a casa del trabajo con tos seca y sin sentido del gusto, lo llevaron al hospital. Murió en cuestión de horas.

No le habían hecho la prueba de COVID. Y según el gobierno de Tanzania, que lleva meses sin publicar datos sobre el coronavirus, el país está “libre de COVID-19″.

En este país de África Oriental hay pocas pruebas y tampoco hay planes para un programa de vacunación.

Es casi imposible calcular el verdadero alcance del virus y solo una pequeña cantidad de personas pueden hablar oficialmente sobre el tema.

Pero declaraciones públicas recientes insinúan una realidad diferente a la presentada por el gobierno, en un momento en que algunos ciudadanos, como la esposa de Peter, lamentan en silencio la muerte de miembros de la familia sospechosos de haber tenido el virus.

funcionarios de Tanzania

BBC
La ministra de Salud, Dorothy Gwajima (centro), dio una conferencia de prensa para demostrar cómo hacer un batido de verduras que, según dijo, sin proporcionar pruebas, protegería contra el coronavirus.

Varias familias de Tanzania han tenido experiencias similares pero han optado por no hablar, por temor a represalias del gobierno.

Mientras tanto, el gobierno británico ha prohibido la entrada en el país a todos los viajeros que lleguen desde Tanzania, y Estados Unidos advirtió que no se viaje al país debido al coronavirus.

Una campaña negacionista

Desde junio del año pasado, cuando el presidente John Magufuli declaró el país “libre de COVID-19”, él y otros altos funcionarios del gobierno se han burlado de la eficacia de las mascarillas, cuestionado que las pruebas de detección funcionen y se han reído de países vecinos, que han impuesto medidas sanitarias para frenar el virus.

Magufuli también advirtió, sin proporcionar ninguna evidencia, que las vacunas contra el coronavirus podrían ser dañinas y, en cambio, instó a los tanzanos a usar la inhalación de vapor y medicamentos a base de hierbas, ninguno de los cuales ha sido aprobado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como tratamiento.

El presidente Magufuli

Reuters
El presidente Magufuli es un escéptico del coronavirus y las vacunas.

No está claro por qué el presidente ha expresado tanto escepticismo sobre las vacunas, pero recientemente dijo que los tanzanos no deberían ser utilizados como “conejillos de indias”.

“Si el hombre blanco pudo inventar las vacunas, ya debería haber encontrado una vacuna para el sida, el cáncer y la tuberculosis“, dijo Magufuli, quien a menudo se presenta a sí mismo como un oponente al imperialismo occidental.

La OMS no está de acuerdo

“Las vacunas funcionan y animo al gobierno a prepararse para una campaña de vacunación contra la COVID”, dijo el Doctor Matshidiso Moeti, director para África de la OMS.

El médico agregó que la organización está lista para apoyar al país.

Cabina de inhalación de vapor

AFP
Las autoridades dicen a los tanzanos, sin proporcionar pruebas, que el vapor les ayuda a protegerse contra el coronavirus.

Pero la ministra de Salud, Dorothy Gwajima, reiteró la postura de Magufuli sobre las vacunas, y agregó que el ministerio tenía “su propio procedimiento sobre cómo recibir los medicamentos, y lo hacemos tras estar satisfechos con el producto”.

Hizo esos comentarios en una rueda de prensa esta semana en la que un funcionario demostró cómo hacer un batido con jengibre, cebollas, limones y pimienta; una bebida que ayudaría a prevenir la contagio del coronavirus, dijeron sin proporcionar pruebas.

“Debemos mejorar nuestra higiene personal, lavarnos las manos con agua corriente y jabón, usar pañuelos, vapor de hierbas, hacer ejercicio, comer alimentos nutritivos, beber mucha agua y remedios naturales con los que está dotada nuestra nación“, insistió Gwajima.

Pero esto, dijo, no porque el virus esté en el país. Los tanzanos deben estar preparados porque el virus está “asolando” a los países vecinos, acotó.

Escepticismo

Algunos médicos del país se muestran escépticos sobre la postura del gobierno.

“El problema aquí es que el gobierno les está diciendo a los tanzanos que la mezcla de vegetales, que tiene beneficios nutricionales, es todo lo que necesitan para mantener a raya al coronavirus, pero no es el caso”, le dijo a la BBC un médico local que habló de forma anónima, y agregó que la gente debe tomar precauciones contra el virus.

Pero la doctora Gwajima, el presidente y otros tres altos funcionarios son los únicos que pueden dar información sobre la COVID-19 en el país, según una directiva de Magufuli.

En una medida sin precedentes, sin embargo, los líderes de la Iglesia católica en el país rompieron su silencio recientemente y advirtieron al público que cumpla las medidas de salud para frenar la propagación del virus.

“La COVID no ha terminado, está aquí. No seamos imprudentes, tenemos que protegernos, lavarnos las manos con agua y jabón. También tenemos que volver a usar mascarillas”, dijo Yuda Thadei Ruwaichi, obispo de Dar es Salaam, la ciudad más poblada de Tanzania.

El secretario de la Conferencia Episcopal de Tanzania, Charles Kitima, le dijo a BBC que la iglesia ha observado un aumento en los servicios funerarios en las áreas urbanas.

Un oficial de seguridad dispensa agua clorada a un pasajero en el Hospital Nacional Muhimbili en Dar es Salaam.

AFP
Los funcionarios fomentan el lavado de manos y un estilo de vida saludable para prevenir las infecciones por coronavirus, pero niegan que haya infecciones en el país.

“Estábamos acostumbrados a tener una o dos misas de réquiem por semana en parroquias urbanas, pero ahora tenemos ceremonias diarias. Definitivamente, algo anda mal“, dijo.

La ministro de Salud dijo que ese tipo de declaraciones son alarmistas. La falta de datos oficiales hace que sea difícil que haya una discusión pública informada.

“Usen mascarillas – y no solo por el coronavirus”

No obstante, el gobierno de Tanzania no niega por completo el coronavirus. Hubo momentos en los que incluso pareció reconocer que el virus podría existir en el país.

En enero, días después de que Dinamarca informara que dos de sus ciudadanos que visitaron Tanzania dieron positivo por la variante sudafricana más transmisible del virus, Magufuli culpó a los tanzanos que viajan al extranjero por “importar un nuevo y extraño coronavirus.

Mchembe visitando pacientes

Ministerio de Salud de Tanzania/ Twitter
Mabula Mchembe (dcha.), del Ministerio de Salud, dijo que los pacientes del país con problemas respiratorios no tienen covid-19.

Después de visitar dos hospitales, Mabula Mchembe, secretario permanente del Ministerio de Salud, dijo que los pacientes con problemas respiratorios padecían hipertensión, insuficiencia renal o asma, en lugar de coronavirus.

Pero una declaración posterior en la cuenta de Twitter del Ministerio de Salud de que “no todos los pacientes ingresados en el hospital tienen coronavirus”, dio a entender que había algunos entonces que sí tenían el virus.

El viernes se informó en el sitio de noticias Mwananchi que Mchembe alentó a la gente a usar mascarillas “no por el coronavirus, como algunos piensan, sino para prevenir enfermedades respiratorias”.

Pero un hecho que ha complicado la posición del gobierno es el anuncio público del partido de la oposición ACT Wazalendo de que uno de sus altos funcionarios, Seif Sharif Hamad, y su esposa, dieron positivo del virus.

El gobierno no ha hecho declaraciones públicas sobre la condición de Hamad, ni ha respondido a las repetidas solicitudes de comentarios de la BBC para este artículo.

El líder opositor tanzano Maalim Seif Sharif Hamad (izq.) tomando precauciones en su saludo para evitar la dispersión del virus en Zanzíbar, Tanzania, el 3 de marzo de 2020.

AFP
El líder opositor tanzano Maalim Seif Sharif Hamad (izq.) saludando con el pie en Zanzíbar, Tanzania, el 3 de marzo de 2020.

El 21 de enero, el día en que Peter comenzó a sentirse mal, una noticia local cobró mucha repercusión en todo el país.

Los administradores de una conocida escuela internacional se retractaron de un comunicado en el que anunciaron que no ofrecerían más clases físicas a uno de sus grupos porque un estudiante dio positivo en coronavirus.

La retractación se produjo después de que la dirección se reuniera con las autoridades gubernamentales de la región, informó el sitio de noticias The Citizen.

La escuela dijo que lamentaba la “circulación de información falsa” y que continuaría con las operaciones con normalidad.

Esta sensación de seguir adelante como si nada hubiera ocurrido es lo que el gobierno ha estado alentando, pero la esposa de Peter se lamenta de que, como tanto otros tanzanos, ella y su difunto esposo no tomaran precauciones para protegerse.

Su falta de cautela no sorprende, dado que el presidente y otros altos funcionarios del gobierno han enfatizado continuamente que “no hay coronavirus en el país.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.