Derechos Humanos de Querétaro le inventa un delito a una trabajadora para despedirla
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Google Maps

Derechos Humanos de Querétaro le inventa un delito a una trabajadora para despedirla

El titular de la Defensoría de los Derechos Humanos de Querétaro acusó del robo de un auto a una de sus empleadas para poder correrla.
Google Maps
Por Paris Martínez
3 de agosto, 2017
Comparte

En México, el acceso al trabajo en condiciones justas y equitativas es considerado, desde el año 2011, como un “derecho humano”: irrenunciable, no cancelable y, sobre todo, de protección obligatoria para todas las autoridades.

Sin embargo, en el caso de Querétaro, donde vive María Vianney Martín del Campo, el modelo se invierte: aquí, con tal de no reconocer sus derechos laborales, las autoridades encargadas de proteger los derechos humanos en el estado le fabricaron un delito que nunca existió.

A dos años de los hechos, María Vianney, y otras 13 personas despedidas sin justificación por la Defensoría de Derechos Humanos de Querétaro, mantienen el reclamo de ser reinstaladas en sus puestos laborales, de los que fueron retiradas por motivos tales como exigir el pago de horas extra, estar embarazada o, incluso, convalecer de alguna enfermedad.

“Yo era visitadora regional de la Defensoría en el municipio de San Juan del Río –explica Vianney, en entrevista–, tenía personal a mi cargo y contábamos con oficinas. Trabajábamos bien, todos cubríamos el perfil profesional requerido. Pero en los primeros meses de 2015, el entonces titular de la Defensoría, Miguel Nava Alvarado, me pidió que le ampliara el horario al personal a mi cargo, sin ninguna compensación.”

En ese entonces, detalla, “nosotros mismos realizábamos las labores de limpieza diaria de la oficina, no nos daban ni papel de baño, nosotros lo teníamos que comprar con nuestro dinero, y la gente que tenía empleada en la oficina regional ganaba muy poco dinero, como 5 mil pesos. Entonces, me parecía injusto ampliarles el horario hasta las 8 o 10 de la noche, sin un pago de horas extra.”

Pero ese no era el único fundamento para oponerse. “Yo le aclaré a Nava Alvarado que esa decisión ponía en riesgo al personal, porque esa era una zona delictiva, pegada a la carretera, sin iluminación pública, en donde deja de haber transporte público en la noche, entonces, le pedí que al menos gestionara que una patrulla hiciera rondines, para dar seguridad al personal. Pero Nava me dijo que ampliarles el horario era una orden, y me pregunto si la iba a cumplir o no. Yo me negué.”

Cinco días después de esa discusión, el 6 de mayo de 2015, la Defensoría de los Derechos Humanos de Querétaro presentó una denuncia penal por “robo de vehículo sin violencia” en contra de Vianney, e inmediatamente después la despidió “por falta de probidad”.

Todo fue un montaje, como después quedaría demostrado.

“Ese día llegamos todos a trabajar, y nos encontramos con que habían cambiado la chapa de la oficina. Nos despidieron a todos, ni siquiera pudimos sacar nuestras pertenencias personales. En ese momento, yo acudí a la Defensoría, para entregar el vehículo oficial que tenía asignado en resguardo, para mis labores como visitadora, pero la gente de la Defensoría no quiso expedirme ningún papel en el que se reconociera la entrega del auto.”

Vianney decidió denunciar ante la Junta de Conciliación y Arbitraje de Querétaro que no les habían permitido acceder a su centro de labores, lo que representaba un despido injustificado de facto, y puso el vehículo a disposición de este tribunal laboral.

Al mismo tiempo, la Defensoría de Derechos Humanos estatal presentaba la denuncia penal en contra de Vianney, por el delito de robo de auto.

Nueve meses después, en febrero de 2016, la juez de control Mónica Esther Razo Mechaca, del Sistema Penal Acusatorio, determinó que nunca existió el delito que se imputaba a Vianney y, por lo tanto, resolvió que no sería sometida a juicio penal alguno.

Al desestimar las acusaciones, la juez subrayó distintas irregularidades en las que incurrió la Defensoría de Derechos Humanos de Querétaro, para fabricar la imputación de robo: en primera instancia, el organismo denunció que el supuesto delito ocurrió el 6 de mayo, sin embargo, la juez demostró que en esa fecha, Vianney aún era empleada de la Defensoría, y por lo tanto seguía vigente el acuerdo mediante el cual le fue asignado el vehículo oficlal para que realizara sus labores.

De hecho, la juez constató que Vianney fue informada oficialmente de su despido más de dos meses después, hasta el 10 de julio de 2015.

En palabras de la juez, Vianney “no fue debidamente notificada (sobre la terminación de la relación de trabajo (…) por lo tanto, se encontraba vigente el contrato laboral que existía entre ella y la parte ofendida (la Defensoría de Derechos Humanos de Querétaro), así como su obligación de resguardar y tener a su cuidado el vehículo”.

Asimismo, la juez comprobó que desde que le fue impedido el acceso a su centro de trabajo, Vianney puso el vehículo a disposición del Tribunal de Conciliación y Arbitraje y, peor aún, confirmó que la Defensoría fue convocada por el tribunal laboral para que recibiera el vehículo, y que el organismo se negó a que la devolución se concretara.

“Tres días antes de la fecha acordada para la devolución –explicó Vianney–, la Defensoría informó que ya no quería la entrega del auto, porque el Ministerio Público estaba conociendo de la investigación, es decir, se negaron a recibir el vehículo, para tener un pretexto para decir que me lo había robado.”

Oficialmente, la falsedad de las acusaciones formuladas contra Vianney quedó demostrada desde el 12 de febrero de 2016, pero un año y medio después, ella sigue esperando “no sólo la reinstalación en mi cargo, sino que se reconozca que nuestros derechos humanos fueron violados por la Defensoría de Derechos Humanos, es decir, que haya un reconocimiento y una reparación del daño”.

El presente

El 17 de febrero de 2016 (cinco días después de que se comprobara la inocencia de Vianney), al frente de la Defensoría de Derechos Humanos que de Querétaro fue nombrada una nueva titular, Roxana de Jesús Ávalos Vázquez.

Con este relevo en la Defensoría, “esperábamos que hubiera una solución –afirma Vianney–, esperábamos que esto se resolviera, porque confiábamos en que no habría interés en encubrir los errores del anterior ombudsman, sino, en todo caso, de corregirlos. Pero nos equivocamos, yo y las otras compañeras despedidas injustificadamente. La actual titular del organismo tampoco ha querido hacer nada.”

Consultada al respecto de estas denuncias, la actual presidencia de la Defensoría informó (mediante un posicionamiento de dos párrafos) que el organismo “tiene 14 demandas laborales ante el Tribunal de Conciliación y Arbitraje del Estado, de las 17 que teníamos, por lo tanto, estamos a la espera de que el Tribunal emita una determinación en cada uno de los asuntos, respetando en todo momento las formalidades esenciales del procedimiento”.

Sin embargo, Vianney desmitió tal disposicion. “Aunque la demanda laboral fue interpuesta en 2015 –explica–, dos años después, el juicio laboral ni siquiera ha iniciado, porque la nueva ombudsman ha empleado una estrategia dilatoria”.

El paso previo para que inicie un juicio laboral, detalló, es que se practique una reunión conciliatoria entre las partes. Y en estos dos años, la Defensoría ha diferido en tres ocasiones esa plática conciliatoria.

Por lo tanto, como ese trámite no se ha cumplido, yo no he podido acceder a mi audiendia de ley, es decir, al inicio formal del proceso laboral.”

Con esta estrategia de la Defensoría, “esto se ha alargado dos años, y aún si iniciara hoy el juicio laboral, no sabemos cuánto pueda durar, y este es tiempo en el que la violación a nuestros derechos se mantiene”.

Además, lamentó, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos se negó a investigar si el organismo estatal violó los derechos fundamentales de estas trabajadoras, “y nos remitió al Órgano Interno de Control de la misma Defensoría de Querétaro, que fue el área a través de la cual fabricaron pruebas en nuestra contra. Es decir, para las autoridades del país, la Defensoría de Querétaro debe ser juez y parte, es algo totalmente absurdo”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las cosas que podemos aprender de los países que están levantando la cuarentena

Mientras para algunos países sigue siendo impensable abrir negocios y escuelas, otros ya empezaron a recobrar la actividad, aunque atentos a posibles rebrotes.
4 de mayo, 2020
Comparte
Estudiantes en Dinamarca

Getty Images
En Dinamarca las escuelas reabrieron hace días.

Con la vista puesta en reabrir la economía lo más pronto posible para mitigar daños, muchos países han empezado a relajar las estrictas medidas de confinamiento adoptadas para detener la propagación del coronavirus.

Pueden permitirse algo así las ciudades que han conseguido aplanar la curva y registrar menos casos cada día, pero todos permanecen vigilantes a la posible señal de una segunda ola de infecciones.

Quienes dejan la cuarentena atrás han adoptado ciertas medidas en las que el resto de países tiene puesta la mirada para aprender y aplicarlas en el caso de que funcionen.

El caso más llamativo es el de Nueva Zelanda, que la semana pasada empezó a dejar atrás uno de los confinamientos más estrictos del mundo.

El país tenía en vigor lo que llamó estrategia de “eliminación” de la curva de contagios, que introdujo medidas fuertes al comienzo de la emergencia para evitar la expansión del virus.

La respuesta danesa fue dura y muy temprana sin haber registrado siquiera una solo muerte por coronavirus.

Paseo en bicicleta

Getty Images
Mantener la distancia social seguirá siendo clave en todas las fases de la desescalada.

Fase “burbuja”

La estrategia ha dado sus frutos y esta misma semana algunas actividades económicas han vuelto a ponerse en marcha con algunos requisitos.

El principal, nada de servicio cara a cara, y la puesta en marcha del concepto “burbuja”.

Cada persona puede relacionarse con un pequeño grupo de amigos cercanos o familiares, mientras que debe mantenerse a dos metros de otras personas.

En esta fase, la Unión Europea aconsejo a los 27 países miembros que actúen lentamente en el regreso a la vida normal y que basen sus medidas en el asesoramiento científico.

Alemania ya reabrió la semana pasada sus tiendas, pese a contar con un abultado número de infecciones.

Supermercado

Getty Images
Muchos países recomiendan usar mascarillas de tela no médicas para ayudar a prevenir la propagación de la covid-19.

Todos a la espera

La medida sitúa al país en el centro de las miradas internacionales a la espera de saber si esta estrategia provoca un rebrote de casos.

Y las autoridades permanecen vigilantes ante los efectos y dispuestas a reaccionar rápidamente ante ellos.

“En este momento, tenemos algunas medidas de levantamiento leves. Mantener la distancia y la higiene en las manos es más importantes que nunca. Debemos seguir monitoreando la situación muy de cerca“, le dijo a BBC Mundo Marieke Degen, del Instituto Robert Koch de Virología, responsable de la estrategia alemana frente al covid-19.

Además, el gobierno anunció que el uso de mascarillas sería obligatorio desde el pasado lunes en el transporte público y en los supermercados.

Mascarillas

Getty Images
En el barrio berlinés de Charlottenburg, los empleados públicos han repartido mascarillas FFP2, que llevan 3 capas de protección.

Ventajas de las mascarillas

Aunque la OMS recomienda usar mascarilla en caso de tener tos o estornudos, y en el caso de los que están sanos solo para atender a alguien en quien se sospeche la infección, Degen cree que llevarla comunitariamente “puede contribuir a retrasar la propagación”.

Y aunque reconoce que todavía no hay una base científica sólida para esto, dice que “parece plausible” creer que las mascarillas ofrecen protección, dice.

Así, el Instituto Robert Koch recomienda usarlas “en entornos en los que no siempre se puede mantener la distancia o en el que hay muchas personas”, como es el caso del transporte público por ejemplo.

Para Alemania, la prueba final llegará el 4 de mayo con la reapertura de los colegios, aunque los eventos multitudinarios estarán prohibidos hasta el 20 de agosto.

Clase

Getty Images
Las aulas han sido reacondicionadas para que los niños puedan dar clase manteniendo la distancia social.

Pocos niños y separados

La recomendación de Academia Alemana de las Ciencias, la institución que reúne a algunos de los científicos más reconocidos del país, es que la vuelta a las clases se haga en grupos de 15 alumnos como máximo.

Alemania puede empezar a relajar las medidas de cuarentena gracias a una detección rápida de casos.

El país tiene capacidad de hacer 160,000 exámenes por semana para detectar el coronavirus.

Es uno de los países del mundo que más test ha hecho a su población.

Esto permitió a las autoridades aislar a los infectados y ralentizar el contagio del coronavirus. También usar los ventiladores antes de que la condición de una persona infectada se deteriorara del todo.

Su gran capacidad hospitalaria y el cumplimiento estricto del distanciamiento social también han ayudado a la vuelta a la “normalidad”.

Clases con distancia

Otro caso de éxito es el de Dinamarca, que a mediados de abril ya comenzó a revertir el cierre de las ciudades y de la actividad diaria.

Aula en un colegio

Getty Images
Con la puerta abierta para ventilar y separados unos de otros, así dan clase en Dinamarca.

Y los beneficios de actuar tan temprano han hecho que, después de un mes de cuarentena, los niños menores de 11 años están de vuelta en los colegios y guarderías desde el 15 de abril aproximadamente.

Eso sí, sentados en mesas que están separadas dos metros entre sí.

Pero ¿cómo pudo el país iniciar tan pronto la desescalada?

“En comparación con otros países europeos, Dinamarca fue uno de los primeros en adoptar medidas”, cuenta Adrienne Murray, corresponsal de la BBC en Copenhagen.

El 11 de marzo se anunciaron una serie de restricciones, 12 días antes, por ejemplo, de que se introdujeran medidas en el Reino Unido.

Tienda en Alemania

Getty Images
Las tiendas reabrieron en Alemania, pero nada más entrar te ofrecen alcohol para desinfestar las manos.

Entonces, las reuniones se limitaron a 10 personas, se cerraron las fronteras y los trabajadores se quedaron en casa.

Sin embargo, el bloqueo de Dinamarca ha sido mucho menos restrictivo que el de Francia o el Reino Unido.

Inversión en el sistema de salud

No es obligatorio quedarse en casa y aunque los bares, gimnasios y peluquerías están cerrados, muchas tiendas permanecen abiertas.

Los datos sugieren que los años de inversión de Dinamarca en su sistema de salud están dando sus frutos.

“Todavía tenemos mucha capacidad, tanto en términos de camas normales, camas de cuidados intensivos y ventiladores”, afirmó Hans Joern Kolmos, profesor de microbiología clínica en la Universidad del Sur de Dinamarca.

Noruega y Austria también fueron de los primeros países en Europa en reducir las restricciones lentamente.

Tienda en Austria

Getty Images
En Austria, muchas tiendas exigen a los clientes llevar mascarilla para poder entrar en el local.

Primeros pasos

En Austria, con solo 8.9 millones de habitantes, las pequeñas tiendas, las de bricolaje y reparación de bicicletas y los parques reabrieron el 14 de abril.

Su proximidad a Italia y a la realidad de contagios y muertes que estaba viviendo su vecino, hizo que las autoridades adoptaran estrictas medidas a mediados de marzo, adelantándose a los posibles contagios.

Está previsto que el resto de tiendas, los restaurantes y hoteles abran en mayo.

Las restricciones a las bodas y a los funerales siguen vigentes así como las multas a quienes rompan la distancia de seguridad o el aforo permitido en una tienda.

Los ciudadanos están obligados a llevar mascarillas en supermercados, taxis y transporte público.

Noruega y Bulgaria

Los niños regresaron a los jardines de infancia de Noruega el 20 de abril y a las escuelas secundarias una semana después.

Peluquería

Getty Images
En la peluquería todos deben llevar mascarillas.

En Bulgaria, los mercados de agricultores están reabriendo.

En la República Checa, las tiendas que venden materiales de construcción y bicicletas están de vuelta en el negocio y las reglas se han relajado para las áreas de recreación al aire libre.

España, que junto con Italia ha sido la más afectada por covid-19, permite desde el 14 de abril que los trabajadores no esenciales vuelvan a trabajar y para ello repartió mascarillas protectoras en las estaciones de trenes y metros.

Los niños pueden volver a salir a la calle acompañados de un adulto desde el pasado domingo.

Sin embargo, no son pocos los líderes que han dejado claro que pese a todo, la vida rutinaria permanecerá restringida durante un tiempo y las medidas de distancia social seguirán siendo estrictas.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3FlrsNfKguk

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs&t=10s

https://www.youtube.com/watch?v=OkijKj0TIpM&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.