Venezuela: Asamblea Constituyente asume las funciones del Parlamento que controlaba la oposición
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Venezuela: Asamblea Constituyente asume las funciones del Parlamento que controlaba la oposición

La Asamblea Constituyente que rige Venezuela con poderes absolutos acordó asumir las competencias del Parlamento controlado por la oposición, que aseguró desconocerá lo que denunció como su "disolución" impuesta por el presidente Nicolás Maduro.
AFP
Por BBC Mundo
18 de agosto, 2017
Comparte

La Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela (ANC), el poder plenipotenciario que dirige el país desde hace dos semanas, se atribuyó este viernes funciones legislativas del Parlamento, controlado por la oposición.

La ANC, en la que no está representada la oposición, que la considera un órgano fraudulento, había convocado para la sesión de este viernes a la junta directiva, que no acudió porque no la reconoce.

Ante la ausencia, el primer vicepresidente de la ANC indicó que asumirá las competencias legislativas del Parlamento para “garantizar la preservación de la paz, la soberanía y las finanzas del Estado”.

La ANC podrá además dictar actos parlamentarios en forma de ley.

“La Asamblea Nacional Constituyente en ejercicio de sus poderes (…) decreta asumir las competencias para legislar sobre las materias dirigidas directamente a garantizar la preservación de la paz, la seguridad, el sistema socioeconómico y financiero”, se lee en el decreto aprobado por unanimidad.

La retirada a final de marzo por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de las funciones legislativas a la Asamblea Nacional, nombre que recibe el Parlamento en Venezuela, desató una ola de protestas contra el gobierno que ha provocado desde entonces la muerte de más de 120 personas.

Miembros de la Asamblea ConstituyenteREUTERS
La Constituyente volvió a evidenciar su poder absoluto por encima de todas las instituciones del Estado.

Como consecuencia del conflicto político, el gobierno planteó una Asamblea Constituyente que está por encima de todos los poderes del Estado y controlada enteramente por el oficialismo ante el boicot de la oposición.

Tiene como función redactar una nueva Constitución para Venezuela y emitir decretos de obligado cumplimiento.

Lee: Maradona vs. Kempes, el enfrentamiento de dos leyendas del futbol argentino por Venezuela.

“En desacato”

La Asamblea Nacional, el cuerpo legislativo, está dominado por la mayoría opositora desde las elecciones legislativas de diciembre de 2015. Desde entonces, sin embargo, el Tribunal Supremo de Justicia anuló sus principales iniciativas legales por considerarla en desacato.

La Constituyente se instaló hace dos semanas, cuenta con un poder absoluto y todas las instituciones del Estado están sometidas a sus decisiones.

Julio BorgesREUTERS
Julio Borges, presidente del Parlamento y líder opositor, dice que la Asamblea Nacional no se va a supeditar a la Constituyente.

Se estima que estará vigente por dos años, en los que tendrá como misión redactar una nueva Constitución y emitir decisiones de obligado cumplimiento por los otros poderes del Estado.

Países de América Latina, Norteamérica y Europa no reconocen a la Constituyente, formada por 545 miembros elegidos el 30 de julio sin la participación de la oposición, que califica de fraudulento todo el proceso.

Hasta 12 países de la región y la oposición la consideran como la prueba de que el gobierno de Venezuela no es democrático.

Raya

Análisis del corresponsal de BBC Mundo en Venezuela, Daniel García Marco

La Constituyente argumenta que la decisión de este viernes no supone la disolución del Parlamento, que seguirá sesionando a pocos metros de donde lo hace la plenipotenciaria Constituyente.

Pero en realidad la Asamblea Nacional, controlada por la mayoría opositora desde las legislativas de 2015, lleva meses anulada. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) la considera en desacato, por lo que ha anulado todas sus iniciativas legislativas.

El propio presidente del país, Nicolás Maduro, dijo que la idea de la Constituyente la tuvo al poco de la derrota del oficialismo en las legislativas de diciembre de 2015.

A la Constituyente se han subordinado en sus dos primeras semanas todos los poderes. Este viernes era el turno del Parlamento, único controlado por la oposición, que como era de esperar se negó al considerarla “un poder de facto”.

La Constituyente ahonda así en la lucha de poderes y en el conflicto político entre los dos bandos.

Nicolás MaduroAFP
Nicolás Maduro dijo que tuvo la idea de la Constituyente al poco de la derrota en las parlamentarias de 2015.

En las dos semanas desde su instalación todas decisiones, aprobadas por unanimidad, han sido políticas: destituir como fiscal general a Luisa Ortega, que se había convertido en la mayor crítica; conformar una comisión de la verdad que busca investigar a los líderes de las protestas antigubernamentales; o adelantar a octubre unas elecciones regionales cuyos candidatos (de oposición) serán sometidos a revisión.

Pero las medidas económicas para atajar la grave crisis que azota el país y que han sido prometidas por la Constituyente aún no llegan.

Tras la decisión de este viernes, el suprapoder asume las decisiones en materia socioeconómica y financiera. Entre ellas, la facultad de permitir nuevos endeudamientos, pese a que muchos países no reconocen la Constituyente y la oposición ya ha advertido que en caso de un futuro cambio de gobierno, no reconocerá esas obligaciones de pago.

Raya

“Un poder de facto”

La junta directiva del Parlamento, en un comunicado publicado este viernes, ya había anunciado que no aceptaría la invitación de acudir a la Constituyente, a la que considera “un poder de facto, una estructura de dominación nacida al margen de la Constitución de 1999 y de espaldas al pueblo”.

“No estamos obligados a hacerlo. En cambio, tenemos el deber de permanecer del lado de la Constitución de 1999 y de los más de catorce millones de electores que nos convirtieron en legítimos representantes de la soberanía popular”, se lee en el comunicado, firmado por el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges.

Delcy Rodríguez, CIlia Flores, Diosdado Cabello y Aristóbulo Istúriz.AFP
La presidenta de la Constituyente, Delcy Rodríguez, asegura que el Parlamento no está disuelto. “No es un decreto extraordinario”, dice.

La mayoría opositora aseguró que no reconocerá ni acatará la decisión y lo relacionó con las sentencias del TSJ de final de marzo que fueron la mecha para las protestas que ahora se han apaciguado.

La oposición convocó para mañana sábado una sesión especial en el Palacio Legislativo, a la que acudirán miembros del cuerpo diplomático acreditado en el país.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El caso del hombre con superanticuerpos contra la COVID (y por qué da esperanza a los científicos)

Los anticuerpos de John Hollis son tan potentes que es inmune incluso a las variantes recién descubiertas de la COVID-19.
18 de marzo, 2021
Comparte
John Hollis

BBC
Se podrían diluir los anticuerpos de John Hollis al uno por mil y seguirían matando el 99% de los virus, aseguran los expertos.

El escritor estadounidense John Hollis, de 54 años, pensó que iba a contraer la covid-19 cuando un amigo con el que compartía casa se infectó y enfermó gravemente en abril de 2020.

“Fueron dos semanas en las que sentí mucho miedo”, dice John Hollis. “Durante dos semanas esperé que la enfermedad me golpeara, pero nunca ocurrió”.

Hollis simplemente pensó que había tenido suerte por no contraer la enfermedad.

Pero en julio de 2020, de manera absolutamente casual, Hollis mencionó esa convivencia con una persona muy enferma en una conversación con el médico Lance Liotta, profesor de la Universidad George Mason, en Estados Unidos, donde Hollis trabaja en tareas de comunicación.

Liotta, quien investiga formas de combatir el coronavirus, invitó a Hollis a participar como voluntario en un estudio científico sobre el virus que se estaba desarrollando en la universidad.

De este modo, Hollis descubrió que no sólo había contraído la covid-19, sino que su cuerpo tenía superanticuerpos que le hacían permanentemente inmune a la enfermedad, es decir, que los virus entraban en su cuerpo, pero no lograban infectar sus células y hacerle enfermar.

“Esta ha sido una de las experiencias más surrealistas de mi vida”, reconoce Hollis.

“Una mina de oro”

“Recogimos la sangre de Hollis en diferentes momentos y ahora es una mina de oro para estudiar diferentes formas de atacar el virus”, explica Liotta.

En la mayoría de las personas, los anticuerpos que se generan para combatir el virus atacan las proteínas de las espículas del coronavirus, formaciones puntiagudas en la superficie del Sars-Cov-2 que le ayudan a infectar las células humanas.

virus

Getty Images
Los anticuerpos de Hollis son distintos: atacan varias partes del virus y lo eliminan rápidamente.

“Los anticuerpos del paciente se adhieren a las espículas y el virus no puede pegarse a las células e infectarlas”, indica Liotta.

El problema es que cuando una persona entra en contacto con el virus por primera vez, su organismo tarda en producir estos anticuerpos específicos, lo que permite la propagación del virus.

Pero los anticuerpos de Hollis son distintos: atacan varias partes del virus y lo eliminan rápidamente.

Son tan potentes que Hollis es inmune incluso a las nuevas variantes del coronavirus.

“Podrías diluir sus anticuerpos al uno por mil y seguirían matando el 99% del virus”, asevera Liotta.

Los científicos están estudiando estos superanticuerpos de Hollis y de algunos otros pacientes como él con la esperanza de aprender a mejorar las vacunas contra la enfermedad.

“Sé que no soy la única persona que tiene anticuerpos de este tipo, sólo soy una de las pocas personas a quien se le han descubierto“, opina Hollis.

Experimento

BBC
La población negra es poco proclive a participar en estudios por escándalos como el de Tuskegee, una investigación sobre la sífilis en pacientes negros que los tuvo sin tratamiento durante décadas aunque existía el remedio.

Prejuicios raciales en las investigaciones

Sin embargo, este tipo de descubrimientos no suceden algunas veces debido a un sesgo racial en las investigaciones científicas: la mayor parte se realizan con pacientes blancos.

La participación de los individuos negros en los estudios suele ser mucho menor que su representación en la sociedad.

“Hay una larga historia de explotación (de pacientes negros) que hace que la comunidad afroamericana desconfíe a la hora de participar en las investigaciones”, revela Jeff Kahn, profesor del Instituto de Bioética de la Universidad John Hopkins.

“Es comprensible que exista esa desconfianza”, reconoce.

Uno de los experimentos más conocidos en el que participaron afroamericanos es el estudio de la sífilis de Tuskegee: durante más de 40 años, científicos financiados por el gobierno estadounidense estudiaron a hombres negros que tenían sífilis en Alabama sin proporcionarles medicamentos para la enfermedad.

“A lo largo de los años, durante la elaboración del estudio, los antibióticos se volvieron un remedio ampliamente disponible y no se les ofrecieron a estas personas”, relata.

“Los investigadores mintieron sobre lo que se les hacía y se les negó el tratamiento en nombre de la investigación”, sentencia Kahn.

“Cuando el estudio de Tuskegee salió a la luz, se establecieron normas y regulaciones para la investigación con seres humanos, que están en vigor desde los años 70”.

Esta historia es una de las razones por las que un segmento de la población, el cual se ha visto muy afectado por la pandemia, suele ser reacio a participar en los estudios o a vacunarse.

Poblacion negra

Getty Images
La población negra está siendo muy afectada por el coronavirus y hay que asegurarse de que reciban “los beneficios de las innovaciones que se están desarrollando”, consideran los expertos.

“Queremos asegurarnos de que las comunidades más afectadas reciban los beneficios de las innovaciones que se están desarrollando”, afirma Kahn.

“Y para ello, esas poblaciones también deben formar parte de los estudios”.

“Debemos honrar a esas personas, a las víctimas del estudio de Tuskegee, iniciando un proceso para asegurarnos de que eso no vuelva a ocurrir. Y también para salvar vidas, especialmente en la comunidad afroamericana, que se ha visto muy afectada por la pandemia”, sostiene Hollis.

“Protegernos los unos a los otros es un deber para con nosotros mismos y para con las personas que amamos”, zanja el escritor.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.