¿Cómo es la situación de los damnificados en albergues de la CDMX? Ellos lo cuentan
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Cómo es la situación de los damnificados en albergues de la CDMX? Ellos lo cuentan

Tras el sismo, damnificados en albergues dicen sentirse "cobijados" por la ayuda de la gente, aunque en algunos casos también se han sentido inseguros
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
24 de septiembre, 2017
Comparte

V. es una señora de 62 años, que habita desde hace 16 en la esquina de Yákatas y Concepción Béistegui y, si bien el edificio de departamentos en el que vivía no se derrumbó, sí sufrió daños aún no determinados, por el desplome del inmueble aledaño. Desde el día siguiente al temblor del pasado 19 de septiembre, V. permanece en un albergue, junto con Moni, su perrita.

”El día del temblor yo tenía cita con el doctor –recuerda, enfundada en un suéter verde, tejido–, entonces, me fui de la casa al mediodía y dejé a la Moni solita, y cuando iba ya por avenida Vértiz, empezó a temblar, muy fuerte, y ya no quise ir al doctor, me regresé lo más rápido que pude, por la Moni”.

Mientras habla, la pequeña perrita, ya encanecida, como ella, reposa a sus pies.

“La Moni, para mí, es toda mi vida, la adoro, la tengo desde hace dos años, la adopté, ya está viejita. Y yo me dije ‘si no me reciben en el albergue con la Moni, ni modo, nos vamos a dormir a la calle'”.

V. es una de las 120 personas damnificadas que han encontrado refugio, y consuelo, en el albergue instalado por la comunidad estudiantil del Centro Universitario de México, en su mismo plantel, en el que todas las operaciones están organizadas de forma autónoma, por los alumnos y ex alumnos de este colegio privado, ubicado en Concepción Béistegui 1106, en la delegación Benito Juárez.

“Yo vivo sola, aunque tengo un hijo que vive aparte, muy lejos, por eso preferí venir aquí, que es cerca de mi casa. Y mi hijo está pendiente de mí, pero no puede estar ahorita aquí, conmigo, porque está moviendo escombros mi pobre hijo… Apenas ayer me habló, llorando de plano, y le dije ‘no, mijo, tienes que ser fuerte. Si quieres ayudar, tienes que ser fuerte. Yo te entiendo, si yo viera lo que tú estas viendo, estaría igual…’ Él está en las brigadas de voluntarios que están removiendo escombros en La Condesa, y yo estoy orgullosa”.

–¿Se siente segura aquí?

–Sí –dice, animada– me he sentido muy bien, las personas son mucho muy atentas, me siento segura. Los chicos de aquí, del colegio, qué bárbaros, son mucho muy bondadosos todos.

–¿Aquí están sus vecinos también?

–No –responde–. Yo conocía a las personas que vivían en el edificio que se cayó, fuimos vecinas durante 16 años… No sé qué fue de ellos, ni de mis otros vecinos, no los veo aquí, ojalá estén con sus familias. Yo confío en que voy a regresar a mi departamento, pero el resto de la gente que no sabe ni qué con su vida, qué va a ser de ellos. Lo que más pido ahorita es que el gobierno se enfoque en esas personas, que los políticos tengan un poco de conciencia, y que se olviden un momento de sus elecciones, y que devuelvan el dinero que se les da, para la gente que ahorita lo necesita. Porque cuánto dinero se derrocha en propaganda, en toneladas de basura electoral, y ese dinero le hace falta ahorita a la comunidad. Ojalá les caiga el veinte, si de veras, de corazón, quieren ayudar.

Además del albergue, aquí opera un centro de acopio a donde, de forma casi ininterrumpida, llegan vecinos de la colonia Del Valle, así como familias de alumnos y ex alumnos del CUM, para entregar víveres, medicinas y agua, artículos que tan pronto se entregan son clasificados y embalados para su distribución.

Alberto, un ex alumno que coordina las labores del centro de acopio, explica que por iniciativa de la comunidad escolar se decidió aplicar un sistema de seguimiento a todos estos víveres y enseres de primera necesidad que reenvían a los puntos de atención donde son solicitados, registrando el número de identificación oficial, la dirección y el teléfono de los lugares a donde va cada embarque, así como los datos de los autos en los que se lleva la ayuda, para dar seguimiento a su destino.

“Esta ayuda se va para otros albergues, para otros centros de acopio que de pronto se quedan sin algo que necesitan, como medicinas, agua, comida, y si nosotros tenemos, se los damos. Y en caso de que no tengan cómo venir por las cosas, nosotros las estamos mandando con un grupo de motociclistas y de ciclistas voluntarios, que han sido de gran ayuda, aquí toda la gente que está participando lo hace de forma voluntaria y todos los trabajos los desarrolla la comunidad, no están aquí las autoridades interviniendo.”

La situación, sin embargo, no es tan óptima en otros albergues.

En el refugio instalado en las oficinas centrales de la jefatura delegacional en Benito Juárez, por ejemplo, los voluntarios y autoridades se esfuerzan en mantener el control y la seguridad de las instalaciones, así como de los damnificados refugiados ahí, dada la alta concurrencia de voluntarios, vecinos afectados, y donadores.

La seguridad, explicó uno de los empleados de la delegación –que es parte del grupo que coordina la operación del albergue, y quien pidió guardar su identidad–, es “prioritaria”, ya que en el albergue no sólo hay niños y niñas cuya integridad debe garantizarse, sino que también aquí guardan los damnificados las pocas pertenencias de valor que pudieron extraer de sus domicilios, tales como escrituras, documentos de identificación, y sus artículos más personales.

Esta situación, de hecho, se presenta también en el resto de los albergues y, por eso, en todos se aplican medidas de control en accesos.

Pero, al menos en el albergue de la delegación Benito Juárez, el elevado número de personas, tanto de refugiados como de voluntarios que prestan ayuda, dificulta mantener dichos controles.

“Aquí estamos bien atendidos –explica Mirna Cano, profesora de música que junto a sus dos hijas y su esposo tuvieron que abandonar su departamento, luego de que las dos torres aledañas se desplomaran el 19 de septiembre pasado–. Pero la seguridad en el albergue no es la mejor: entra mucha gente, y no a todos los registran. A los damnificados nos piden firmar de entrada y salida, pero por las noches entra mucha gente, brigadistas que están ayudando en las labores de rescate, y hemos visto que luego se ha quedado gente extraña…”

Aunque la maestra de violín y piano subraya que ella y su familia se sienten “cobijados” por toda la gente que está prestando ayuda, “pasan cosas, dicen que han visto a un señor echando ojo a lo que algunas familias han dejado en sus colchonetas, y a mi hija le acaban de robar el celular. Ella vino aquí, junto al enchufe, y puso su teléfono a cargar, pero estaba muy cansada, no hemos estado tranquilas, y mientras el teléfono se cargaba, ella se quedó dormida a un lado, y cuando despertó, el teléfono ya no estaba. Pero en cuanto a lo demás, hemos sido muy bien tratadas: hay comida, hay baños, y aquí hay otros vecinos nuestros, entonces, nos sentimos acompañadas”.

Obviamente, añade, “la convivencia a veces puede ser difícil”, ya que son tantas las personas que duermen aquí (un centenar de refugiados, más un número no cuantificado de brigadistas que han llegado por las noches a descansar), que “es difícil mantener bien las cosas, por más que todos nos esforcemos: es difícil mantener los baños limpios, es difícil mantener la zona del albergue limpia, porque aunque algunos intentemos no ensuciar, mantener ordenadas nuestras pocas pertenencias, cada persona es diferente, y no siempre jalamos parejo”.

La maestra Mirna y su familia eran propietarios del departamento en el que moraban, en la calle Tokio, colonia Portales.

“Cuando empezó el temblor apenas y pudimos agarrar las escrituras de la casa –explica Magali, su hija, violinista y también maestra de música–. No pudimos sacar nada más. Nuestro conjunto era de tres torres gemelas, y dos se desplomaron. Nuestro edificio no se cayó, pero quedó tan dañado, que ya no nos permitieron subir a recuperar algunas cosas, nos dijeron que estaba tan inestable, que incluso si una persona subía podía provocar un desplazamiento”.

Esta familia vive de enseñar música, todos son intérpretes y maestros, “pero ganamos poco dinero –explica la maestra Mirna–, nosotros lográbamos sobrellevar las necesidades de la vida juntando nuestros tres salarios, el mío, el de mi esposo y el de mi hija mayor, pero no pagábamos renta. Ahora, sin ese patrimonio, sin nuestra casa, va a ser difícil enfrentar lo que viene. Toleramos esta situación, por ahora, pero hay momentos en que nos llega la desesperación: qué vamos a hacer, a dónde vamos a ir, qué va a pasar después, y no nos vamos muy lejos, qué va a ser de nosotros la próxima semana”.

–¿Cómo imaginan el futuro?

–Mira, me preocupa, y sin embargo siento que vamos a estar bien. Se ve todo mal ahorita, de repente llegan momentos de desesperación, pero creo que somos jóvenes, tenemos fortaleza, los mexicanos nos podemos levantar siempre de estas cosas, es algo incierto el futuro, pero creo que sí hay futuro para nosotros, especialmente para los jóvenes, para mis hijas. Debe haber futuro para ellas, y yo me voy a encargar de que así sea. Esto nos vamos a unir más. Soy consciente de que habrá que trabajar todavía más duro, pero sí: nos levantaremos.

Durante la jornada de este sábado 23 de septiembre, Animal Político recorrió seis de los 69 albergues que, según información difundida por las autoridades de la Ciudad de México, operan actualmente.

De los seis albergues visitados, sólo en cuatro se pudo constatar que en efecto están en operación, y sólo en dos de ellos se permitió el ingreso.

En un caso, se constató que en la dirección proporcionada por las autoridades no hay un albergue (Eje 4 Xola), y uno más, operado por la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero (Canacero) aparentemente sí existe, pero sus representantes se negaron a proporcionar información sobre los servicios que brindan.

De hecho, el representante de prensa de la Canacero, quien se presentó como “señor Gerson”, advirtió que no debía difundirse la ubicación de este supuesto albergue, argumentando que no deseaban hacerse promoción, y añadió que aún cuando se asegura que es un albergue, en realidad no cuenta con personas refugiadas.

Cuando se aclaró al representante de la Canacero que la intención de informar sobre la existencia de este albergue, montado en sus oficinas centrales (en Amores 338, colonia Del Valle) no era hacerle promoción a este grupo industrial, sino hacerle saber a la gente con necesidad que aquí podían obtener ayuda, el “señor Gerson” reiteró que no debía difundirse nada relacionado con este albergue y ni su centro de acopio, y, a manera de advertencia, informó que antes de ser jefe de prensa de la Canacero, fue jefe de prensa de la Procuraduría General de la República.

Por esta razón, no pudo determinarse si la sede de la Canacero opera realmente como albergue, ni tampoco cuál es el destino que están dando a las donaciones que la gente de esta colonia ha realizado a su centro de acopio.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

COVID: cómo tu dieta te puede ayudar a recuperarte después de contraer el coronavirus

Expertos ofrecen recomendaciones para atender síntomas específicos del virus a través de la alimentación.
Getty Images
22 de diciembre, 2021
Comparte

La receta para que el cuerpo enfrente cualquier infección no suele cambiar: generar energía a través de los alimentos, mantenerse hidratado y una pizca de proteínas que ayuden a reparar los tejidos y las células.

El de la covid-19, sin embargo, es un virus distinto a todos los que conocíamos.

Es nuevo, así que nuestros sistemas inmunológicos no estaban preparados para enfrentarlo. Tampoco existían medicamentos para combatirlo.

Aun así los expertos en nutrición afirman que la alimentación es crucial para enfrentar la enfermedad.

Comer es una parte tan rutinaria de nuestra vida diaria que es fácil pasar por alto su importancia, sobre todo cuando una persona se recupera de la covid-19.

Ante esto, expertos ofrecen recomendaciones sobre distintas dietas que podrían ayudar a un paciente de covid en etapa de recuperación a manejar los síntomas.

¿Cómo la comida ayuda a la recuperación?

Antes de explicar los consejos de varios nutricionistas, es importante entender cómo el cuerpo combate las enfermedades. Como dicen, conocer la teoría facilitará la fase de práctica.

El sistema inmunológico es una red de órganos, células y químicos que luchan contra las infecciones de muchas formas. Los glóbulos blancos, anticuerpos y otros mecanismos destruyen los microorganismos dañinos, y además reparan las células y tejidos afectados por cualquier enfermedad.

Varios platos con vegetales como tomate y pimientos

Getty Images

De la misma forma, las proteínas y los aminoácidos de los cuales están hechas estas células son importantes.

Durante una infección, el cuerpo extrae proteínas de los músculos que se descomponen y se transforman en aminoácidos, que a su vez el sistema inmunológico usa para producir nuevas proteínas, explicó Philip Calder, profesor de inmunología nutricional de la Universidad de Southampton.

Por esta razón es que muchas personas pierden peso y sienten sus músculos débiles cuando están enfermas.

“Durante la recuperación, debe volver a agregar la proteína”, dice el profesor Calder. “Esto proporciona los componentes básicos que su cuerpo necesita para realizar sus actividades… especialmente para aquellos que han estado inmóviles en una cama de hospital”.

En un escenario de enfermedad el cuerpo también necesita más energía porque trabaja más de lo normal.

“El sistema inmunológico necesita mucha energía cuando está activo y se enfrenta a patógenos”, añadió Calder.

Es por esto que comer alimentos ricos en carbohidratos como avena, pan y pasta, además de alimentos ricos en proteínas y ricos en energía como yogurcon toda la grasa, huevos y nueces ayudará a la recuperación, incluso si el apetito de la persona es poco.

Vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales

Igualmente, consumir las vitaminas y minerales adecuados es esencial durante el proceso de recuperación.

Estos micronutrientes se encuentran en muchos alimentos, como en las frutas y verduras, carne, huevos y lácteos. Es aquí cuando entra en juego la importancia de disfrutar de una dieta amplia.

“Son los trabajadores de la fábrica que llevan a cabo todos los procesos y son realmente importantes”, expuso Calder. Ciertas vitaminas y minerales juegan un papel clave en el apoyo al sistema inmunológico y la recuperación, como por ejemplo:

  • Vitaminas: A, C, D, E, B6, B9 (folato) y B12
  • Minerales: zinc, cobre, selenio y hierro

El Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés) recomienda que las personas tomen un suplemento de vitamina D (10 microgramos por día) en los meses de invierno, pues este nutriente se produce por el contacto con la luz solar. Mientras, la vitamina B12 solo se encuentra en productos de origen animal, por lo que las personas veganas deberían tomar suplementos de esa sustancia.

Una persona sostiene en sus manos varias vitaminas

Getty Images
Ciertas vitaminas y minerales juegan un papel clave en el apoyo al sistema inmunológico.

Además de las vitaminas, en el proceso de producir energía las grasas saludables, incluidas las que se encuentran en el aceite de oliva, el aceite de colza y el pescado azul, son importantes.

Así también las grasas Omega-3, ácidos grasos esenciales que el cuerpo no puede producir lo suficiente y deben provenir de la alimentación. Son especialmente beneficiosos para el sistema inmunológico. Algunas fuentes de Omega-3 son las sardinas, el salmón y el verdel.

Si el paciente no tiene apetito durante la enfermedad, por lo que le cuesta obtener todas sus vitaminas vía alimentos, puede considerar tomar un suplemento multivitamínico enriquecido con Omega-3.

Ninguna sustancia, vitamina o mineral acelerará milagrosamente la recuperación; cada uno tiene un papel diferente.

Lo que se debe comer para recuperarse de la covid-19

El experto indicó que una dieta de estilo mediterráneo, rica en alimentos vegetales, es ideal para recuperarse de la covid-19. Y es que contiene todos los nutrientes que el cuerpo necesita después de recibir el “martilleo” de la infección.

“Esto significa que lo ideal es una dieta con abundantes frutas, verduras, bayas, nueces, semillas y legumbres, y también algo de pescado azul y aceites saludables”, sostuvo Calder.

La carne es una buena fuente de proteínas, pero algunas plantas también son excelentes. Por ejemplo, la quinoa, legumbres (frijoles, lentejas y guisantes), tofu y nueces.

Para que una persona vegana o vegetariana obtenga los aminoácidos que necesita lo mejor es combinar más de una fuente de proteínas.

Este tipo de dieta variada y rica en fibra también proporciona una amplia gama de bacterias intestinales buenas y un revestimiento intestinal saludable, los cuales desempeñan un papel importante en la regulación del sistema inmunológico.

Imagen de varias legumbres

Getty Images
Las legumbres son una fuente de proteína.

El científico agregó que si la persona pasó por un tiempo en el que injirió pocos alimentos, lo ideal es que retome su dieta poco a poco.

“Hágalo con cuidado”, comentó. “Los alimentos más blandos son más fáciles de manejar para el intestino. Restaurar el intestino será razonablemente rápido, pero podría llevar algunos días, ya que los pacientes vuelven a comer más “.

Según el NHS, si no bajó de peso durante la enfermedad, la persona puede intentar incluir lo siguiente en su dieta diaria para optimizar su recuperación de la covid-19:

  • Proteína: tres porciones del tamaño de la palma de la mano de carne, pescado, huevos, frijoles, legumbres, nueces, garbanzos y alternativas a la carne como Quorn o tofu. (Más frijoles y legumbres, menos carnes rojas y procesadas).
  • Frutas y verduras: 5 porciones de 80 g (aproximadamente un puñado), incluso frescas, congeladas o enlatadas, idealmente en una gama de colores.
  • Lácteos / alternativas lácteas: tres porciones del tamaño de un pulgar de leche, queso y yogurt o alternativas lácteas ricas en proteínas que están fortificadas con calcio (más leche de soja fortificada y menos productos a base de aceite de coco)

Enfrentar la fatiga

Si a consecuencia de la covid-19 el paciente se siente débil, debe intentar minimizar la pérdida de peso, aumentar la energía y recuperar la fuerza muscular, comentó por su parte Kirsten Jackson, dietista y portavoz de la Asociación Dietética Británica.

“Muchas personas se involucran en tratar de comer de manera saludable, pero si se siente tan mal que no puede cocinar y su energía es baja, entonces es importante consumir calorías en cualquier forma”, detalló.

Una foto de tres batidos con leche

Getty Images
Los batidos que incluyen algún tipo de lácteos son buenos para mantener la hidratación y recibir energía.

Las bebidas con leche como el chocolate caliente y los batidos que incluyen algún tipo de lácteos son buenos para mantener la hidratación y recibir energía.

Las bebidas sustitutivas de comidas y las comidas preparadas saludables también pueden ser un recurso provisional en medio de la fatiga. Sin embargo, Jackson instó a tener precaución al comprar estos líquidos.

“Muchos batidos en el mercado son en realidad para bajar de peso, por lo que son muy bajos en calorías, o son batidos de proteínas, que son simplemente ricos en proteínas y no en calorías”, mencionó.

Comer poco y con frecuencia puede ser más fácil y atractivo que preparar tres comidas abundantes al día. La Asociación Dietética Británica sugirió optar por tres comidas nutritivas más pequeñas, además de refrigerios y bebidas.

Pérdida de olfato y gusto

Cerca de la mitad de todos los pacientes con covid-19 pierden el sentido del olfato (anosmia) y con ello su capacidad para saborear los alimentos. Para la mayoría de las personas volverá después de dos o tres semanas, pero para el 10% de los pacientes puede tomar meses.

Un hombre sostiene un tarro de yogur

Getty Images
El yogur es una alternativa para adquirir proteínas.

“Esto puede tener un impacto significativo en su apetito porque no tiene todas esas señales normales, los olores y sabores, para activarlo”, dice Sarah Oakley, directora ejecutiva de Abscent, una organización benéfica que apoya a las personas que han perdido su sentido del olfato.

La experta sugirió probar alimentos con distintas cualidades sensoriales. “Pruebe alimentos con elementos crujientes y suaves, o piense en diferentes colores y temperaturas”, acotó Oakley. “De esa manera, obtienes una variedad de sensaciones que son importantes cuando has perdido el sentido del gusto y el olfato”.

También recomendó “entrenar” el olfato para ayudar a que se recupere. Esto implica inhalar activamente los mismos aromas dos veces al día bajo una intensa concentración. Esta práctica debe repetirse durante cuatro meses.

“El entrenamiento del olfato es esencialmente fisioterapia para la nariz”, dijo Oakley. “Las neuronas se han dañado y la terapia del olfato es un proceso de curación”.

Los olores y sabores distorsionados y desagradables (parosmia) también son una parte común de la recuperación de la covid-19.

Plato de salmón cocinado

Getty Images
El pescado, como el salmón, puede ser una fuente de proteína.

Esto puede hacer que comer sea muy difícil, especialmente si la parosmia hace que algunos alimentos tengan un mal sabor.

Los alimentos que provcan esta reacción varían de persona a persona, pero a menudo incluyen café, ajo, cebollas, pan y carnes asadas o fritas. “Esto puede volverse bastante angustioso y difícil”, dijo Oakley.

Aunque la condición sea intensa y los sabores desagradables, el paciente necesita obtener sus calorías de la manera que pueda.

“Los batidos sustitutivos de comidas sin sabor y los alimentos fríos como el helado tienden a ser menos desencadenantes”, dice Oakley. “En esas primeras etapas, no se trata tanto de preocuparse por el equilibrio nutricional, se trata de mantener altos los niveles de energía.

Una vez que las cosas mejoran la persona puede comenzar a consumir frutas o verduras.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XT3T-3-D7MI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.