Gobiernos de estados con riesgo de sismo no invierten en señal de alerta para su población
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Jesús Santamaría (@re_ilustrador)

Gobiernos de estados con riesgo de sismo no invierten en señal de alerta para su población

En Oaxaca, Guerrero, Puebla y Michoacán la cobertura de alerta sísmica es parcial, mientras que en Veracruz, Chiapas, Tabasco, Morelos y el Edomex el servicio de plano no existe. ¿La razón? Falta de apoyo de las autoridades al Sistema de Alerta Sísmico Mexicano.
Jesús Santamaría (@re_ilustrador)
Por Paris Martínez
18 de septiembre, 2017
Comparte

En México, diez entidades federativas enfrentan riesgos por actividad sísmica, dada su cercanía relativa con la costa del Pacífico, de donde proviene la mayor actividad telúrica de la geografía nacional. Sin embargo, sólo existe cobertura total de la señal de alertamiento sísmico en la Ciudad de México, mientras que en otros cuatro estados (Oaxaca, Guerrero, Puebla y Michoacán) la cobertura es parcial, puesto que sólo beneficia a los habitantes de sus capitales, y con las restantes cinco cinco entidades (Veracruz, Chiapas, Tabasco, Estado de México y Morelos) el servicio de plano no existe.

La causa de que el Sistema de Alerta Sísmica Mexicano no abarque a la totalidad de la población que reside dentro de estos estados es, básicamente, la falta de inversión pública.

Por esta razón, por ejemplo, en el estado de Chiapas –epicentro del sismo del pasado 7 de septiembre, el más fuerte del país en un siglo– no existen estaciones para detectar temblores, ni antenas que pudieran radiar la advertencia a la población local.

El sismo del pasado 7 de septiembre, de hecho, fue detectado hasta que la onda sísmica llegó al estado vecino, Oaxaca.

Igualmente, la falta de inversión pública es la causa de que en Oaxaca exista cobertura de alertamiento sísmico sólo en 21% del territorio, y el resto de la entidad (incluido el Istmo, la zona más afectada del país por el temblor del 7 de septiembre), no tiene forma de ser avisada sobre la aproximación de una onda sísmica destructiva.

Peor aún: la falta de inversión en el servicio de alertamiento provocó que, el pasado 7 de septiembre, la población de Morelia, capital de Michoacán, no fuera advertida sobre la inminencia del temblor –aún cuando esta ciudad sí cuenta con cobertura de la señal–, ya que el gobierno estatal no pagó y llevan todo el año sin servicio, tal como explicó Juan Manuel Espinosa, director del Centro de Instrumentación y Registro Sísmico AC, el organismo privado designado por la autoridad para operar la Alerta Sísmica.

“En Chiapas –detalló– no tenemos sensores (instrumental para detectar sismos) porque no ha habido el impulso federal para lograr que la cobertura actual se perfeccione”, y estos equipos también hacen falta en la frontera entre Oaxaca y el sur de Veracruz.

Además, en Chiapas, Oaxaca y Veracruz, (igual que en Guerrero, Puebla, Morelos, y Estado de México) hacen falta antenas para distribuir la señal de advertencia hacia las localidades en riesgo.

Tal como informó el titular del CIRES, este organismo pidió desde 2015, tanto a Presidencia de la República como a la Comisión de Protección Civil del Senado, que se asignaran recursos para completar el Sistema de Alerta Sísmica Mexicano, lo cual, no obstante, no ha ocurrido hasta la fecha.

En concreto, desde hace dos años se solicitaron fondos para instalar 28 sensores sísmicos nuevos en Chiapas, el sur de Veracruz y el norte de Oaxaca.

Además, se solicitaron fondos para instalar siete nuevas antenas transmisoras en Oaxaca, que permitirían ampliar la cobertura actual de la señal de advertencia, del 21% del territorio que hasta ahora cubre, a 80% del estado, lo que incluía la región Istmo.

Aunque desde 2015 las autoridades, y el CIRES, anunciaron que dicha infraestructura ya estaba en construcción, en realidad nunca se otorgó presupuesto para echar a andar la ampliación del Sistema de Alerta, tal como aclaró el ingeniero Juan Manuel Espinosa, en entrevista con Animal Político.

Razones políticas

Tal como explicó el titular del CIRES, las autoridades le han brindado o restado apoyo al Sistema de Alerta Sísmico Mexicano siguiendo sólo cálculos de beneficio político, algo que parece “inevitable”, según sus mismas palabras.

En el año 93, recordó, cuando el Sistema aún era experimental, se logró advertir sobre un sismo a la capital del país, “y en menos de dos horas ya estaba Manuel Camacho (entonces regente de la capital) con Jacobo Zabludovsky (titular del principal noticiario televisivo de la época) anunciando que ya teníamos listo el Sistema”, algo que era falso.

Luego, meses después volvió a salir en televisón, pero ahora para anunciar que el Sistema se suspendía temporalmente, al no detectar sismos subsecuentes.

Otro ejemplo se dio seis años después, en 1999, cuando el entonces gobernador de Oaxaca, José Murat (padre del actual titular del Ejecutivo estatal, Alejandro Murat) aceptó apoyar la expansión del Sistema de Alerta hacia esta entidad, pero sólo hasta que un temblor derribó un templete en el que se presentaría durante un acto público.

Finalmente, José Murat sí realizó el acto, pero para anunciar que ya estaba todo listo para que Oaxaca contara con señal de alertamiento.

Luego, en 2004, las autoridades federales, de Oaxaca y de la Ciudad de México, acordaron reforzar de forma conjunta el Sistema, pero este acuerdo se guardó seis años ya que uno de los firmantes era Andrés Manuel López Obrador.

No fue sino hasta 2010 que dicho acuerdo de modernización fue puesto en marcha, luego del sismo que destruyó la infraestructura de Haití.

“Este Sistema fue creado para detectar sismos fuertes, y éstos ocurren en México cada 30 años aproximadamente –señaló Juan Manuel Espinosa–, y nadie quiere gastar en algo que pasa cada 30 años (…) Lo que falta es la inversión porque, en cuanto a tecnología, ya sabemos qué tenemos que hacer. Les hemos hecho las propuestas (a las autoridades) pero nos dan largas, y es por eso que nos sorprenden los acontecimientos”, como el sismo del pasado 7 de septiembre.

–Si los sensores sísmicos y las antenas difusoras que propusieron instalar en 2015 estuvieran operando actualmente, ¿se habrían salvado vidas ante el pasado sismo del 7 de septiembre? –se cuestiona al titular del CIRES.

–Yo pienso que sí.

Para reforzar el sistema en Oaxaca y llevar la señal de alerta hasta las localidades que se vieron más afectadas por el pasado sismo de 8.2 grados, explicó, sólo se requerían 30 millones de pesos, pero desde 2015 nadie ha querido hacer esa inversión.

Incluso, aclaró, el exgobernador de Oaxaca, Gabino Cué, no pagó por el servicio de alertamiento que se brindó durante 2013 y 2014, lo que generó un adeudo de 17 millones de pesos, más otros seis millones de 2016. “En Oaxaca, ahorita, para 2017, ni siquiera tenemos contrato firmado”.

Eso es ejemplo, explicó Espinosa, de que no sólo se requiere una inversión inicial para llevar el Sistema a las entidades que lo necesitan, sino un flujo de recursos permanente que permita mantenerlo andando.

“En la Ciudad de Oaxaca pusieron altoparlantes para que la gente se enterara de la alerta sísmica, como se hizo en la Ciudad de México. Pero en Oaxaca esta vez no funcionaron, porque no le pagan a la Comisión Federal de Electricidad y les cortan la luz a los altoparlantes. Y se nos critica porque no suenan, cuando no están a nuestro cargo”, dijo.

En Morelia, el pasado 7 de septiembre tampoco hubo alerta sísmica porque tampoco han pagado. Pero aún cuando la señal de alertamiento sí hubiera sido activada, no habría sido escuchada por nadie, ya que oficialmente se ignora el paradero de los 200 receptores de la señal de advertencia que, en 2012, fueron entregados al gobierno estatal para su instalación en inmuebles y espacios públicos.

“Y aún falta cubrir (con el servicio) Veracruz, Tabasco y Chiapas”, es decir, todo el territorio nacional enmarcado por la costa del Pacífico y el Paralelo 18. Dentro de este perímetro de alcance de las ondas sísmicas destructivas, cabe destacar, también están Puebla y Morelos.

El Sistema de Alerta Sísmica Mexicano, lamentó, “es como un carro Fórmula 1, pero no hay un Checo Pérez que lo maneje”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Las mutaciones están volviendo al COVID-19 más infeccioso?

Si bien se han detectado miles de cambios en el virus, hasta ahora los científicos solo han registrado uno que posiblemente altera su comportamiento.
25 de julio, 2020
Comparte

El coronavirus que está amenazando al mundo en este momento no es el mismo que el coronavirus que surgió por primera vez en China.

El SARS-CoV-2, el nombre oficial del virus que causa la enfermedad covid-19, está mutando.

Pero, si bien los científicos han detectado miles de mutaciones, o cambios en el material genético del virus, hasta ahora solo se ha señalado una que podría alterar su comportamiento.

Las preguntas cruciales sobre esta mutación son: ¿esto hace que el virus sea más infeccioso, o letal, en humanos? ¿Y podría representar una amenaza para el éxito de una futura vacuna?

Este coronavirus en realidad está cambiando muy lentamente en comparación con un virus como el de la gripe.

Con niveles relativamente bajos de inmunidad natural en la población, sin vacuna y pocos tratamientos efectivos, no tiene presión para adaptarse.

La mutación señalada, llamada D614G y situada dentro de la proteína espiga -la proteína en forma de punta que el virus utiliza para penetrar en nuestras células- apareció en algún momento después del brote inicial de Wuhan, probablemente en Italia. Ahora se ve en hasta en el 97% de las muestras en todo el mundo.

Ventaja evolutiva

La pregunta es si este dominio significa que la mutación que le da al virus alguna ventaja, o si es solo por casualidad.

coronavirus

Getty Images
La mutación D614G se sitúa dentro de la proteína espiga, la que el virus utiliza para penetrar en nuestras células

Los virus no tienen un gran plan. Mutan constantemente y, si bien algunos cambios ayudan a que un virus se reproduzca, algunos pueden dificultarlo. Otros son simplemente neutrales.

Son un “subproducto del virus que se replica”, dice la doctora Lucy van Dorp, del University College London. “Hacen autostop” sobre el virus sin cambiar su comportamiento.

La mutación que ha surgido podría haberse generalizado solo porque tuvo lugar temprano en el brote y se extendió, algo conocido como el “efecto fundador”. Esto es lo que para la doctora Van Dorp y su equipo probablemente explica que la mutación D614G sea tan común. Pero esto es cada vez más controvertido.

Un número creciente -tal vez la mayoría- de virólogos cree ahora, como explica el doctor Thushan de Silva, de la Universidad de Sheffield, que hay suficientes datos para decir que esta versión del virus tiene una “ventaja selectiva” -una ventaja evolutiva- sobre la versión anterior.

Aunque todavía no hay pruebas suficientes para decir que “es más transmisible” en las personas, dice De Silva, está seguro de que “no es neutral”.

 

Cuando se estudió en condiciones de laboratorio, el virus mutado ingresó con mayor eficacia a las células humanas que aquellos sin la variación, dicen los profesores Hyeryun Choe y Michael Farzan, en la Universidad Scripps en Florida.

Los cambios en las proteínas espiga que usa el virus para adherirse a las células humanas parecen permitirle “pegarse mejor y funcionar de manera más eficiente”.

Pero ahí es donde pusieron el límite.

El profesor Farzan dijo que las proteínas espiga de estos virus eran diferentes de una manera que era “consistente con, pero no demostraba, una mayor transmisibilidad”.

Pruebas de laboratorio

En el Genome Technology Center de la Universidad de Nueva York, el doctor Neville Sanjana, quien normalmente pasa su tiempo trabajando en la tecnología de edición genética CRISPR, ha ido un paso más allá.

Su equipo editó un virus para que tuviera esta alteración en la proteína espiga y lo enfrentó contra un virus SARS-CoV-2 real del brote inicial de Wuhan, sin la mutación, en las células de los tejidos humanos. Él cree que los resultados demuestran que el virus mutado es más transmisible que la versión original, al menos en el laboratorio.

Van Dorp señala que “no está claro” cuán representativos son estos resultados de la transmisión en pacientes reales. Pero el profesor Farzan dice que estas “marcadas diferencias biológicas” fueron “lo suficientemente sustanciales como para inclinar un poco la evidencia” a favor de la idea de que la mutación está haciendo que el virus se propague mejor.

Fuera de una placa Petri, hay alguna evidencia indirecta de que esta mutación hace que el coronavirus sea más transmisible en humanos. Dos estudios han sugerido que los pacientes con este virus mutado tienen mayores cantidades del virus en sus muestras de hisopos.

Sin embargo, no encontraron evidencia de que esas personas se enfermaran o permanecieran en el hospital por más tiempo.

coronavirus particles in pink

SCIENCE PHOTO LIBRARY
Dos estudios han sugerido que los pacientes con la versión mutada del coronavirus tienen mayores cantidades del virus en sus muestras de hisopos.

En general, que sea más transmisible no significa que un virus sea más letal; de hecho, suele ser cierto lo contrario. No hay evidencia de que este coronavirus haya mutado para enfermar más o menos a los pacientes.

Pero incluso cuando se trata de transmisibilidad, la carga viral es solo una indicación de qué tan bien se está propagando el virus dentro de una sola persona. No explica necesariamente lo eficaz que es infectando a otros.

El “estándar de oro” de la investigación, un ensayo controlado, aún no se ha llevado a cabo. Eso podría implicar, por ejemplo, infectar a los animales con una u otra variante del virus para ver cuál se propaga más en una población.

La profesora Bette Korber, del Laboratorio Nacional de Los Álamos en EE.UU. e investigadora principal de uno de los estudios, dijo que no había consenso, pero la idea de que la mutación aumenta la carga viral de los pacientes es “cada vez menos controvertida a medida que se acumulan más datos”.

La mutación es la pandemia

Cuando se trata de observar a la población en su conjunto, es difícil observar que el virus se vuelva más (o menos) infeccioso. Su curso ha sido alterado drásticamente por intervenciones, incluidas las medidas de cuarentena.

Pero la profesora Korber dice que el hecho de que la variante ahora parece ser dominante en todas partes, incluso en China, indica que puede ser más eficaz en la transmisión entre las personas que la versión original. Cada vez que las dos versiones estuvieron en circulación al mismo tiempo, la nueva variante se impuso.

Gente con mascarilla paseando en Barcelona.

Getty Images
Una de las medidas adoptadas para evitar la propagación del virus es el uso de mascarillas.

De hecho, la variante D614G es tan dominante que ahora es la pandemia. Y lo lleva siendo desde algún tiempo, tal vez incluso desde el comienzo de la epidemia en lugares como Reino Unido y la costa este de EE.UU.

Entonces, aunque la evidencia está aumentando de que esta mutación no es neutral, no necesariamente cambia la forma en que debemos pensar sobre el virus y su propagación.

En un apunte más tranquilizador, la mayoría de las vacunas en desarrollo se basan en una región diferente de la espiga, por lo que esto no debería tener un impacto en su desarrollo.

Y hay alguna evidencia de que la nueva forma es igual de sensible a los anticuerpos, lo que puede protegerte contra una infección una vez que la hayas tenido o hayas sido vacunado.

Pero dado que la ciencia del covid-19 se mueve tan rápido, esto es algo que todos los científicos, donde sea que se sitúen sobre el significado de las mutaciones actuales, estarán vigilando.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.