San Antonio Alpanocan, comunidad llena de ayuda ciudadana y sin apoyo del gobierno tras el sismo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ernesto Aroche

San Antonio Alpanocan, comunidad llena de ayuda ciudadana y sin apoyo del gobierno tras el sismo

En esta comunidad de Puebla, San Antonio Alpanocan, se observaron voluntarios de diferentes estados, que viajaron varios kilómetros para ayudar tras el sismo; las autoridades, en cambio, estuvieron ausentes.
Ernesto Aroche
Por Ernesto Aroche Aguilar
22 de septiembre, 2017
Comparte

San Antonio Alpanocan, Puebla.

A la entrada de la comunidad, justo al pie de la calle Ignacio Zaragoza, Alberto Mella estaciona su vehículo, una camioneta adaptada para transporte de mercancía.

Junto a un grupo de hombres y mujeres llegó a Alpanocan, junta Auxiliar de Tochimilco, que se ubica en los linderos de Puebla y Morelos, tras hacer un recorrido desde los Reyes La Paz, en el Estado de México.

Arribaron cerca del mediodía y comenzaron a organizar el reparto de víveres que juntaron, como grupo ciudadano, sin membrete ni nada.

Las calles de la comunidad son ya, a esta hora, un hervidero de gente: estudiantes del Tecnológico de Monterrey campus Puebla, de la Universidad Iberoamericana y voluntarios, que junto con los vecinos de Alpanocan palean y levantan los escombros, de las decenas de casas de las que solo quedaron las puertas, tras el sismo.

A lo largo de la entrada de la comunidad se pueden observar vehículos con placas de Morelos, Hidalgo, Distrito Federal, el Estado de México y Puebla. Lo que no se observa  son vehículos oficiales o funcionarios de gobierno. Nadie que porte chalecos de esos que tienen logos de dependencias federales o estatales. Nadie que use un uniforme, más que un par de policías municipales que miran la situación.

Nazario Olivares dice que fue hasta hoy, 48 horas después del sismo de magnitud 7.1 que golpeó a la comunidad, que llegó la ayuda.

– Ayer en la tarde (miércoles 20) vino la presidenta (de Tochimilco, Albertina Calyeca), pero nomás a mirar. No trajo nada. Se le pidió maquinaria para remover el escombro y nada, vea usted. Los que ahorita están no son del gobierno.

Del gobernador o de algún funcionario estatal no saben nada. No se han parado en esa comunidad de 2 mil 800 habitantes, catalogada como de alta marginación.

Miguel, chofer de un camión de pasajeros que transportó un grupo de jóvenes desde la Ciudad de México, “del Pedregal”, dice que llegaron desde las nueve de la mañana y que cuando arribaron a la comunidad lo único que se veía era el adobe derramado por el piso, lo que quedó de las casas que el sismo arrancó de cuajo, y la tristeza de los habitantes.

Varias horas después la calle es mar de polvo y manos, que se multiplican para sacar ese escombro y limpiar la zona, con miras a una reconstrucción que, si todo sigue como va, con esa ausencia institucional, tendrá que ser realizada por voluntarios y pobladores.

Foto: Ernesto Aroche

Alpanocan nunca había visto tanta gente en sus calles, ni siquiera en la feria. Y seguramente tampoco tantos estudiantes paleando, cargando escombros, repartiendo víveres, agua, ropa y hasta croquetas para perros, inyectando ánimo a esa comunidad alicaída, que estima que el 80%  de sus viviendas está dañado: 180 se derrumbaron y otras 400 tienen daños de graves a menores.

A Pascuala Milán lo único que le quedó es el zaguán verde en la que era la entrada de su casa. Debajo de un árbol juntó sus pertenencias y ahí ha pasado la noche tras el sismo del 19 de septiembre junto con su familia. Y volverá a hacerlo esta noche, y la que sigue y la que sigue. Hace falta, dice, casas de campaña, lonas, algo que les ayude a construirse un techo.

Luciana no sabe si volverá a vivir un temblor como el del pasado martes, tiene ochenta años y ya casi no oye. Su cuarto y el zaguán de la entrada es el único que quedó en pie en esa casa de la calle Madero, pero no tiene techo. Hasta ahí han llegado las brigada de ciudadanos que reparten ayuda. En su cama revuelta hay unos rollos de papel y unas latas de comida. A un costado, hay una televisión polvosa que difícilmente volverá a encender.

Foto: Ernesto Aroche

La furia de la naturaleza no sólo arremetió contra la comunidad, también le pegó a Dios, o al menos a una de sus casas. La iglesia central del pueblo está cruzada de fisuras y grietas. El torreón ya no existe. De hecho armaron un altar en el atrio, pues a la iglesia ya nadie entra, podría derrumbarse en cualquier momento.

A la hora de la comida las calles se llenan de hombres y mujeres de las comunidades cercanas, Axochiapan –epicentro del sismo— y Hueyapan, que llegan cargadas de ollas de arroz, tortillas, chiles, aguacates. Esta tarde nadie se quedará sin comer, al menos un taco.

Y la ayuda sigue fluyendo, espontánea, acicateada porque vieron en redes el nombre de la comunidad y sus necesidades. Escucharon que era una de las varias a donde la ayuda no había llegado. Pero hoy ya está ahí. Desbordada. Sin cortapisas, a pesar de la distancia que hay que recorrer y de los 300 pesos que hay que pagar por ida y vuelta a Pinfra, la empresa constructora que recibió la concesión de la carretera Siglo XXI de manos del exgobernador Rafael Moreno Valle.

– Lo siento, pero la orden que nos dieron es que tienen que pagar -dice apenado el cobrador de la caseta, mientras allá arriba en Alpanocan la solidaridad ciudadana ayuda a levantar una comunidad golpeada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cinco de los métodos más prometedores para vivir más (y mejor)

Alargar la esperanza de vida es un objetivo que se plantea la ciencia y, al parecer, no es imposible de lograr.
29 de octubre, 2021
Comparte

La mayoría de la gente quiere vivir una vida larga y feliz, o al menos evitar una corta y miserable. Si te encuentras en esa mayoría, estás de suerte. Durante la última década, se ha producido una revolución silenciosa en la investigación sobre nuestra comprensión de la biología del envejecimiento.

El desafío es convertir este conocimiento en consejos y tratamientos de los que podamos beneficiarnos. Aquí rompemos el mito de que alargar la esperanza de vida saludable es ciencia ficción y mostramos que, en cambio, es un hecho científico.

1. Nutrición y estilo de vida

Hay mucha evidencia de los beneficios de hacer las cosas aburridas, como comer bien.

Un estudio de grupos grandes de personas comunes muestra que mantener el peso, no fumar, restringir el alcohol a cantidades moderadas y comer al menos cinco porciones de frutas y verduras al día puede aumentar tu esperanza de vida de siete a 14 años en comparación con alguien que fuma, bebe demasiado y tiene sobrepeso.

Mujer

Getty Images

Reducir aún más las calorías, en aproximadamente un tercio, la llamada restricción dietética, mejora la salud y prolonga la vida en ratones y monos, siempre que coman las cosas correctas, aunque eso es algo difícil de pedir a lo seres humanos, que están expuestos constantemente a la tentación de la comida.

Se cree que las versiones menos extremas del ayuno intermitente o de tiempo restringido (solo comer durante un período de ocho horas cada día o ayunar durante dos días a la semana) reducen el riesgo de que las personas de mediana edad contraigan enfermedades relacionadas con la edad.

2. Actividad física

A nivel mundial, la inactividad causa directamente aproximadamente el 10% de todas las muertes prematuras por enfermedades crónicas, como la enfermedad coronaria, la diabetes tipo 2 y varios cánceres.

Si todos en la Tierra hicieran suficiente ejercicio mañana, el efecto probablemente sería un aumento de la esperanza de vida humana saludable en casi un año.

Pero ¿cuánto ejercicio es óptimo?

Los niveles muy altos son de hecho malos para ti, no solo en términos de músculos desgarrados o esguinces de ligamentos. Pueden inhibir el sistema inmunológico y aumentar el riesgo de enfermedad de las vías respiratorias superiores.

Un poco más de 30 minutos al día de actividad física de moderada a intensa es suficiente para la mayoría de las personas. Eso no solo te hace más fuerte y te pone en forma, se ha demostrado que reduce la inflamación dañina e incluso mejora el estado de ánimo.

3. Estimular el sistema inmunológico

Por muy en forma que estés y por más que comas bien, tu sistema inmunológico, desafortunadamente, se vuelve menos efectivo a medida que envejece. Las malas respuestas a la vacunación y la incapacidad para combatir las infecciones son consecuencias de esta “inmunosenescencia”.

Todo comienza a ir cuesta abajo a principios de la edad adulta cuando el timo, un órgano en forma de corbatín en la garganta, comienza a marchitarse.

Gráfico

Getty Images

Eso suena mal, pero es aún más alarmante cuando te das cuenta de que el timo es donde los agentes inmunes llamados células T aprenden a combatir las infecciones.

El cierre de un centro educativo tan importante para las células T significa que no pueden aprender a reconocer nuevas infecciones o combatir el cáncer de manera eficaz en las personas mayores.

Puedes ayudar, un poco, asegurándote de tener en tu cuerpo suficientes vitaminas clave, especialmente A y D.

Un área de investigación prometedora está analizando las señales que el cuerpo envía para ayudar a producir más células inmunes, particularmente una molécula llamada IL-7.

Es posible que pronto seamos capaces de producir medicamentos que contengan esta molécula, lo que podría estimular el sistema inmunológico en las personas mayores.

Otro enfoque es utilizar el suplemento alimenticio espermidina para activar las células inmunitarias para eliminar su basura interna, como las proteínas dañadas. Esto mejora tanto el sistema inmunológico de los ancianos que ahora se está probando como una forma de obtener mejores respuestas a las vacunas contra la covid-19 en las personas mayores.

4. Rejuvenecimiento de células

La senescencia es un estado tóxico en el que entran las células a medida que envejecemos, causando estragos en todo el cuerpo y generando inflamación y enfermedad crónica de bajo grado, lo que esencialmente causa el envejecimiento biológico.

En 2009, científicos demostraron que los ratones de mediana edad vivían más y se mantenían más saludables si se les administraba pequeñas cantidades de un medicamento llamado rapamicina, que inhibe una proteína clave llamada mTOR que ayuda a regular la respuesta de las células a los nutrientes, el estrés, las hormonas y el daño.

Hombre y mujer

Getty Images

En el laboratorio, medicamentos como la rapamicina (llamados inhibidores de mTOR) hacen que las células humanas senescentes (envejecidas) se vean y se comporten como si fueran más jóvenes.

Aunque es demasiado pronto para recetar estos medicamentos para uso general, acaba de empezar un nuevo ensayo clínico para probar si la rapamicina en dosis bajas realmente puede retrasar el envejecimiento en las personas.

Descubierta en el suelo de la isla de Pascua, en Chile, la rapamicina tiene una mística significativa y ha sido aclamada en la prensa popular como un posible “elixir de juventud”. Incluso puede mejorar la memoria de ratones con una enfermedad similar a la demencia.

Pero todos los medicamentos tienen sus pros y sus contras, y dado que demasiada rapamicina inhibe el sistema inmunológico, muchos médicos son reacios a considerarla incluso para evitar enfermedades relacionadas con la edad.

Sin embargo, la dosis es fundamental y los medicamentos más nuevos, como el RTB101, que funcionan de manera similar a la rapamicina, refuerzan el sistema inmunológico en las personas mayores e incluso pueden reducir las tasas y la gravedad de la infección por covid.

5. Deshacerse de las células viejas

Deshacerse por completo de las células senescentes es otro camino prometedor.

Un número creciente de estudios de laboratorio en ratones que usan medicamentos para matar células senescentes, las llamadas “senolíticas”, muestran mejoras generales en la salud y, como los ratones no mueren de enfermedades, también terminan viviendo más tiempo.

La eliminación de células senescentes también ayuda a las personas. En un pequeño ensayo clínico, personas con fibrosis pulmonar grave informaron una mejoría general, incluida la distancia y la rapidez con la que podían caminar, después de haber sido tratadas con fármacos senolíticos.

Señoras mayores

Getty Images

Pero esto es solo la punta del iceberg.

La diabetes y la obesidad, así como la infección con algunas bacterias y virus, pueden desencadenar la formación de más células senescentes.

Las células senescentes también hacen que los pulmones sean más susceptibles a la infección por covid, y la covid hace que más células se vuelvan senescentes.

Es importante destacar que deshacerse de las células senescentes en ratones viejos les ayuda a sobrevivir a la infección por covid.

El envejecimiento y la infección son una vía de doble sentido. Las personas mayores contraen más enfermedades infecciosas a medida que su sistema inmunológico comienza a perder fuerza, mientras que la infección acelera el envejecimiento a través de la senescencia.

Dado que el envejecimiento y la senescencia están indisolublemente vinculados con enfermedades crónicas e infecciosas en las personas mayores, es probable que el tratamiento de la senescencia mejore la salud en todos los ámbitos.

Es emocionante que algunos de estos nuevos tratamientos ya se vean bien en los ensayos clínicos y puedan estar disponibles pronto para todos nosotros.

*Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí si quieres leerlo en su versión original.

*Richard Faragher es profesor de biogerontología de la Universidad de Brighton, en Reino Unido. Lynne Cox es profesora de bioquímica de la Universidad de Oxford, Reino Unido


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qytQz_lCevk&list=PLLhUyPZ7578eok-8–DpsTmkXaK8WZokl

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.