close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Así inició la investigación de #LaEstafaMaestra

La investigación de #LaEstafaMaestra da seguimiento a lo publicado en diversos medios de comunicación sobre las irregularidades detectadas por la ASF que, desde su revisión de la Cuenta Pública 2013, informó sobre este mecanismo para el desvío de recursos.
Por Redacción Animal Político
7 de septiembre, 2017
Comparte

La Estafa Maestra empezó a ser documentada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) desde su revisión de la Cuenta Pública 2013. Aunque existen registros de que este mecanismo para el desvío de recursos empezó, al menos, en 2010, como la misma institución consignó.

En su análisis de la Cuenta Pública 2013, que —como marca la ley— la ASF presentó en febrero de 2015, se alertó que el gobierno federal usaba a las universidades públicas para triangular recursos y entregarlos a empresas irregulares.

Destacó, ese año, el caso de la Universidad Autónoma del Estado de México, a la que se le detectaron operaciones irregulares por más de 650 millones de pesos.

Un año después, la misma ASF insistió en el tema, denunció específicamente el uso de cuatro universidades públicas para desviar recursos y documentó probables irregularidades por poco más de 800 millones de pesos.

Ambos reportes fueron difundidos por medios de comunicación, los cuales resumieron las denuncias que presentó la Auditoría en conferencia de prensa.

La repetición de este esquema motivó a periodistas de diferentes medios a revisar a detalle los reportes y a publicar textos en diferentes medios, con los detalles de los descubierto por la ASF.

Un ejemplo de esto es la nota “Universidades públicas demuestran maestría en desvíos por mas de 3 mil mdp”, publicada por Huffpost.com.mx o “Universidades en el triángulo de la corrupción” en Newsweek en Español.

En el diario Excélsior se publicó “Universidades simulan contratos; daño al erario por 831 millones”; o en Eje Central,Desfalco en educación superior“.

Animal Político también presentó información sobre los reportes de la ASF, como el presunto desvío de 800 millones de pesos de las Universidades del Estado de México y Zacatecas.

La revista Proceso dio un paso más y documentó las irregularidades en el programa social más importante del sexenio, en el reportaje “Desnuda ASF fraude masivo en Cruzada contra el Hambre”; e incluso le dio seguimiento al tema con “Reincide Universidad de Morelos en desvío millonario en fondos de la Sedesol“. 

Otros medios aprovecharon los informes de la ASF para enriquecer reportajes sobre temas vinculados a corrupción o crimen organizado, como es el caso de Aristegui Noticias y la nota “Financiero del Cártel de Juárez es proveedor de Cruzada contra el Hambre”.

La cobertura de estas irregularidades en diferentes medios, sin embargo, no ha sido suficiente para que la Procuraduría General de la República (PGR) informe del resultado de las investigaciones que se han dado a raíz de las denuncias de hechos presentadas por la Auditoría Superior de la Federación,  —al menos 15 hasta la revisión de la Cuenta Pública 2014—.

Esto, incluso cuando algunas dependencias, como la Secretaría de Educación Pública, se han sumado a estas denuncias, ante los presuntos desvíos registrados.

Esta semana, Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad y Animal Político han presentado una investigación que pretende continuar el camino trazado por la Auditoría.

Ahí donde la Auditoría denunció presuntas irregularidades, Animal Político y MCCI revisaron el status legal de las empresas que recibieron recursos públicos, visitaron sus oficinas, cotejaron su situación legal y fiscal, y entrevistaron a quienes son sus propietarios, según las actas constitutivas obtenidas.

El resultado: 73 convenios revisados, 186 empresas investigadas y 7 mil 670 millones de pesos entregados en contratos ilegales.

Para lograrlo, se realizaron más de 500 solicitudes de información y se creó una base de datos con más de 13 mil registros que dan cuenta sobre las características de cada una de las empresas subcontratadas, lo cual no había sido investigado.

Esto permitió confirmar que en #LaEstafaMaestra, al menos 3 mil 433 millones de pesos simplemente desaparecieron en empresas ilegales, otros mil millones se convirtieron en comisiones para las universidades y, el resto, se convirtió en servicios contratados a precios inflados.

Los hallazgos de #LaEstafaMaestra dan seguimiento a lo publicado en diversos medios de comunicación sobre las irregularidades detectadas por la ASF.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Nightingale de Google: el escandaloso proyecto que le permitió acceder al historial médico de millones

Google acaba de cerrar un trato con una enorme empresa de salud en Estados Unidos, Ascension, gracias al cual tuvo acceso al historial clínico de millones de pacientes de hospitales del país.
Getty Images
12 de noviembre, 2019
Comparte

Google ha ganado acceso a una cantidad masiva de datos en Estados Unidos gracias a un acuerdo con una gran empresa de servicios sanitarios.

Se trata de la compañía Ascension, que gestiona 2,600 hospitales en el país.

Gracias al proyecto Nightingale (que significa ruiseñor en inglés), Google tiene acceso a historiales clínicos, nombres y direcciones sin necesidad de haber consultado a los pacientes, según informó el diario estadounidense The Wall Street Journal, el primer medio en dar la noticia.

El gigante tecnológico dijo que esa es “la práctica habitual”.

Entre los datos a los que Google tiene acceso, según el acuerdo, también hay resultados de pruebas de laboratorio, registros de hospitalización y fechas de nacimiento.

Ni a los médicos ni a los pacientes se les informó de que Google puede ver esa información.

El informe de The Wall Street Journal señala que la empresa comenzó a tener acceso a esos datos el año pasado y que se amplió durante el verano.

Google señaló en su página web que su trabajo con Ascension se adheriría a todas las regulaciones de la industria, como la Ley de Portabilidad y Responsabilidad de Seguros de Salud en Estados Unidos, de 1996, también conocida por sus siglas en inglés, HIPAA.

“Para ser claros… los datos de los pacientes no se pueden combinar -ni se combinarán- con ningún dato de consumo de Google”, añadió la compañía.

Cirujana con una tableta

Getty Images
Ni los pacientes ni los médicos fueron informados.

Ascension dijo que el trato le ayudaría a “optimizar” el cuidado de los pacientes e incluiría el desarrollo de herramientas de inteligencia artificial para ayudar a los médicos.

La compañía de servicios de salud también dijo que comenzaría usando los servicios de almacenamiento en la nube de Google y aplicaciones empresariales como G Suite.

Preocupaciones sobre la privacidad

Sin embargo, el proyecto Nightingale ya ha despertado críticas por parte de quienes argumentan que les quita control a los pacientes sobre sus propios datos.

“Hay un enorme problema en que estas asociaciones público-privadas se hagan todas bajo contratos privados, de manera que es bastante difícil obtener algo de transparencia“, le dijo a la BBC Jane Kaye, directora del Centro de Derecho, Salud y Tecnologías Emergentes (HeLEX) de la Universidad de Oxford, en Reino Unido.

“Google dice que no los vincularán con otros datos, pero lo que hacen todo el tiempo es refinar sus algoritmos, perfeccionar lo que hacen y ganar una mayor ventaja comercial”.

Las organizaciones sanitarias están cada vez bajo más presiones para mejorar la eficiencia y la calidad de los cuidados a los pacientes.

Muchas de ellas están valorando el uso de la inteligencia artificial en un esfuerzo por mejorar sus servicios, pero a veces estas acciones despiertan críticas negativas sobre cómo se manejan los datos de los pacientes.

En Reino Unido, la filial de Google para el desarrollo de inteligencia artificial, DeepMind, infringió la ley cuando no pudo explicar a los pacientes cómo usarían sus datos para crear una aplicación sobre una enfermedad renal.

La herramienta, llamada Streams, fue diseñada para resaltar qué pacientes tienen más riesgo de desarrollar una enfermedad renal aguda.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bDSBMWM16Ss

https://www.youtube.com/watch?v=U72BRgPU7_g

https://www.youtube.com/watch?v=H8NO-TEa5QQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.