close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
MCCI

Edificio de lujo en Masaryk es propiedad de 3 excolaboradores y prestanombres de Javier Duarte

Tres de los principales excolaboradores de Duarte son socios de una empresa dueña de un edificio de departamentos en Masaryk. Uno de los testigos en el juicio asegura que esta propiedad es de Duarte aunque no esté a su nombre.
MCCI
Por Valeria Durán / Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad
13 de septiembre, 2017
Comparte

La red de prestanombres del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, es propietaria de un edificio de cuatros pisos ubicado sobre la avenida Presidente Masaryk.

El inmueble marcado con el número 203 de esa lujosa avenida –entre las calles Lamartine y Arquímedes–, está registrado legalmente a nombre de la empresa Mazaryk 261 SA de CV, cuyos miembros del Consejo de Administración son Moisés Mansur Cysneiros, José Juan Janeiro Rodríguez y Javier Nava Soria, los tres acusados de ser operadores de Duarte.

Según el Acta Constitutiva -de la que Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) tiene copia- la empresa fue creada el 6 de mayo de 2011 y sus socios fundadores fueron María Eugenia Ruiz Obregón -quien tenía el 50% de las acciones-, Eugenio Peralta Ruiz -con el 25% – y Eugenia Peralta Ruiz -también con el 25% de las participaciones-.

Cuatro meses después, el 30 de septiembre de 2011, se realizó una asamblea en la que el Consejo de Administración de Mazaryk 261 SA de CV se renovó por completo e integró a Moisés Mansur Cysneiros, como Presidente; José Juan Janeiro Rodríguez, como Secretario; y como Comisario de la Sociedad a el Contador Público Javier Nava Soria.

Un hombre más ligado a la red de prestanombres de Duarte se integró casi un mes después. Según la Asamblea registrada el 20 de octubre de ese mismo año, José Juan Janeiro Rodríguez, representante de la empresa, otorgó un poder general a Álvaro Larrondo García.

Es la firma de Larrondo García la que aparece en la Constancia de Alineamiento y/o Número Oficial del edificio ubicado en Masaryk 203. Según esa constancia, el inmueble es propiedad de la empresa Mazaryk 261 SA de CV, en la que el representante legal es Álvaro Larrondo García.

Mencionada en un juicio

El edificio ubicado sobre la avenida Masaryk fue mencionado en la declaración ministerial de uno de los delatores de Javier Duarte llamado Alfonso Ortega López. Aunque en su declaración sólo hacía mención de uno de los departamentos del inmueble, esta investigación revela que todo el edificio es propiedad de la empresa ligada a Duarte.

Ortega López ha sido considerado por la Procuraduría General de la República (PGR), como un personaje clave en las investigaciones en contra de Duarte por haber constituido decenas de empresas fachadas y hacer millonarias inversiones en inmuebles. Según su propia declaración, el patrimonio inmobiliario de Javier Duarte alcanza un valor de casi mil millones de pesos.

Animal Político publicó a finales de octubre de 2016 información relacionada con la declaración que el abogado Alfonso Ortega López rindió ante los fiscales de la PGR.

Dicha declaración quedó videograbada y fue reproducida en la audiencia de vinculación a proceso por el caso de las hermanas Arzate Peralta, realizada el domingo 23 de octubre de 2016.

Las hermanas figuran como accionistas y representantes legales de una compañía fantasma creada con la única finalidad de triangular recursos de origen público que a su vez fueron entregados a otras empresas también falsas.

Arturo Ángel, periodista de Animal Político que estuvo presente durante la reproducción de la declaración de Alfonso Ortega López, atestiguó la siguiente declaración del abogado:

“… Quiero decir que otra propiedad que también era de Duarte, aunque no estaba a su nombre, es un departamento de un edificio que está en Masaryk, no recuerdo el número, pero al lado del Hotel HABITA“, declaró Ortega López durante la audiencia.

El hotel “HABITA” está ubicado en la Avenida Presidente Masaryk 201, justo al lado del edificio de departamentos de cuatro pisos marcado con el número 203. Aunque la declaración de Alfonso Ortega hace referencia a uno de los departamentos del edificio, los documentos obtenidos por MCCI vía Acceso a la Información confirman que todo el inmueble es propiedad de la empresa en la que la red de prestanombres de Duarte tiene el control total del Consejo.

El edificio de Masaryk 203, cuenta en la planta baja con un negocio comercial de venta de trajes llamado “Novios de Protocolo”. El resto del edificio es de uso habitacional. Un elemento de seguridad privada resguarda las 24 horas el acceso al inmueble.

Sobre esta construcción, la Dirección de Acervos Registrales y Certificados, del Registro Público de la Propiedad y de Comercio de la Ciudad de México, no tiene antecedentes registrales, según consta en una petición de búsqueda que Mexicanos Contra la Corrupción realizó el pasado 23 de marzo de 2017.

Sin embargo, en una consulta cartográfica en la Oficina Virtual de Catastro (OVICA), al que se puede acceder vía internet, se constata que la construcción de Masaryk 203 sí se visualiza dentro de los mapas interactivos de información catastral de los inmuebles de la Ciudad de México.

¿Para quién son las rentas de ese edificio?

¿En manos de quién o para quién están destinadas las rentas que generan mensualmente los 11 departamentos que están disponibles en el edifico?

Hasta hace unos días, todos los departamentos de ese inmueble estaban rentados, según se pudo constatar. Vía telefónica MCCI solicitó informes sobre alguno que estuviera disponible para renta.

La persona que atendió informó que en próximas semanas estaría disponible uno de los departamentos. Y con él se hizo una cita para visitar el lugar.

Por 92 metros cuadrados de ese departamento, ubicado en el primer piso, el interesado debe pagar 27 mil pesos al mes de renta, más IVA si se requiere factura; misma que es expedida por la empresa Mazaryk 261, según explicó el administrador del edificio en la visita realizada de manera anónima por reporteros de MCCI.

Para que alguien pueda rentar uno de esos departamentos necesita proporcionar los datos de un aval con alguna propiedad en la Ciudad de México, que no tenga gravamen; o dejar de uno a tres meses de depósito en garantía. El administrador informó que el Penthouse no está en renta.

Como amenidades los departamentos ofrecen cocina equipada y en el pago de la renta está incluido el servicio de teléfono, cable, internet y agua. La atención para los que rentan es tan próxima que incluso si se te descompone la licuadora te la cambian. Te advierten que el costo de la luz puede ser elevado pues el boiler es eléctrico.

La visita de los reporteros al departamento que estaba por desocuparse fue a mediados de agosto.

Nada en inmueble hace pensar al próximo inquilino que estaría rentándole un departamento ni más ni menos que a la red de prestanombres de uno de los gobernadores que pasará a la historia por sus escándalos de corrupción.

¿Quiénes son los hombres detrás de la propiedad?

Moisés Mansur Cysneiros es identificado por las autoridades mexicanas como el principal prestanombres del exgobernador de Veracruz y tanto él como José Juan Janeiro Rodríguez habían sido mencionados dentro del listado de testaferros con los que Javier Duarte había adquirido dos propiedades en zonas de lujo de la Ciudad de México: uno en la calle Arquímedes 189, en la colonia Polanco y otro más en Prado Norte 135, en Lomas de Chapultepec.

Álvaro Larrondo García también había sido mencionado en una nota del diario Reforma como quien maneja la firma Smart Parking responsable de las estructuras metálicas colocadas en la propiedad de Prado Norte 135, que sirven como estacionamientos inteligentes. Estas estructuras permiten estacionar 16 autos en sus ocho niveles de estacionamiento robotizado, ocupando el espacio de solo dos automóviles. Se buscó vía telefónica a Larrondo en sus oficinas y dijeron que no lo conocían.

El Contador Público Javier Nava Soria es perseguido por las autoridades mexicanas por los delitos de Delincuencia Organizada y la realización de operaciones con recursos de procedencia ilícita. En abril de este año fue arrestado en España.

Según testigos de la PGR, todos ellos forman parte del esquema de testaferros por medio de los cuales Javier Duarte de Ochoa construyó y adquirió un patrimonio inmobiliario de casi mil millones de pesos en México y EU.

Según un estudio realizado por la consultora inmobiliaria Cushman & Wakefield’s, publicado a finales de noviembre de 2016, Masaryk es la tercera calle comercial más cara de Latinoamérica, con un valor de renta que asciende a los 100 dólares por pie cuadrado al año.

La renta por un año en esta zona puede alcanzar un valor promedio de 22 mil 281 pesos el metro cuadrado.

Esta avenida es altamente popular por estar “decorada” con las marcas más exclusivas como: Louis Vuitton, Tiffany & Co., Montblanc, Rolex, Gucci, Cartier, Dolce & Gabbana o Hugo Boss, las cuales tienen sus tiendas comerciales a lo largo de esta avenida de Polanco.

A nivel mundial, la avenida Presidente Masaryk ocupa el número 43 de las avenidas con los más altos valores de renta.

¿Para quién son las rentas de ese edificio?

¿En manos de quién o para quién están destinadas las rentas que generan mensualmente los 11 departamentos que están disponibles en el edifico?

Hasta hace unos días, todos los departamentos de ese inmueble estaban rentados, según se pudo constatar. Vía telefónica MCCI solicitó informes sobre alguno que estuviera disponible.

La persona que atendió informó que en próximas semanas estaría disponible uno de los departamentos. Y con él se hizo una cita para visitar el lugar.

El terreno donde se encuentra ubicado el edificio tiene una superficie de 341 metros cuadrados y, según el sitio especializado metroscubicos.com, el precio por metro cuadrado en la Avenida Masaryk alcanza un promedio de 73 mil 553 pesos.

Por 92 metros cuadrados de ese departamento, ubicado en el primer piso, el interesado debe pagar 27 mil pesos al mes de renta, más IVA si se requiere factura; misma que es expedida por la empresa Mazaryk 261, según explicó el administrador del edificio en la visita realizada de manera anónima por reporteros de MCCI.

Para que alguien pueda rentar uno de esos departamentos necesita proporcionar los datos de un aval con alguna propiedad en la Ciudad de México, que no tenga gravamen; o dejar de uno a tres meses de depósito en garantía. El administrador informó que el Penthouse no está en renta.

Como amenidades los departamentos ofrecen cocina equipada y en el pago de la renta está incluido el servicio de teléfono, cable, internet y agua. La atención para los que rentan es tan próxima que incluso si se te descompone la licuadora te la cambian. Te advierten que el costo de la luz puede ser elevado pues el boiler es eléctrico.

La visita de los reporteros al departamento que estaba por desocuparse fue a mediados de agosto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué hacer (y qué no) cuando quieres pedir un aumento de salario

Probablemente tus responsabilidades laborales merecen un mejor salario del que te están pagando. Pero ¿cómo pedir un aumento de sueldo? ¿Qué debes hacer y qué no, antes de sentarte a conversar con tu jefe?
24 de julio, 2019
Comparte

¿Cuánto dinero vale tu trabajo? O más bien, ¿es la respuesta a esa pregunta igual a la suma que te paga tu empleador?

Si no es así, debes solicitar un aumento y eso significa que debes negociar con la persona que paga tu salario. Este paso es algo que le da terror a mucha gente, pero no debería ser motivo de miedo.

“Nadie es despedido por pedir un aumento de sueldo”, dijo Pip Jamieson, fundador del sitio para profesionales The Dots. “Al contrario: pedir más dinero muestra ambición y que deseas permanecer en la empresa”.

Pero hay maneras correctas y maneras incorrectas de pedir un aumento de sueldo.

Aquí te explicamos algunas cosas que debes y no debes hacer cuando se trata de pedir más dinero por el trabajo que haces.

Correcto: hacer una investigación apropiada

Visita un sitio web de comparación de salarios o habla con una agencia de contratación o con su departamento de Recursos Humanos para averiguar el tipo de pago que deberías tener tu trabajo.

Necesitas evidencia sólida para respaldar tu aumento: objetivos de ventas alcanzados, contratos firmados, objetivos cumplidos. Recuerda: es sorprendente lo poco que podría saber la persona que decide tu salario, especialmente en las empresas grandes.

Pilas de dinero.

Getty Images
¿Crees que es hora de pedir un aumento de sueldo?

“Trabaja en función de eso”, dice Dulcie Shepherd Swanston, autora de It’s Not Bloody Rocket Science (No es tan malditamente difícil) y fundadora de la empresa de capacitación empresarial Profitably Engaged. “El tipo de cualidades que necesitas para obtener un aumento es el mismo tipo de cualidades que necesitas para ser un buen empleado”.

Incorrecto: exigir más dinero sin una justificación

Tessa Fyson había estado trabajando para el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido durante seis meses, cuando decidió pedir más dinero por su trabajo.

“Cuando me hicieron la inevitable pregunta ‘¿Por qué deberíamos darte un aumento salarial?’, me quedé helada”, dice. “Las reuniones con la gerencia me ponen muy nerviosa y perdí la capacidad de hablar. Me sentí ingenua cuando me dijeron que pensara en las razones y luego volviera”.

Jamieson insiste en que los empleados deben ver el pago como un contrato comercial (no como un favor) y que por eso debe ser negociado seriamente.

Por lo tanto, no debes decir que necesitas el dinero para pagar el alquiler o comprar bolsos de Prada.

No pidas un aumento salarial acabado de comenzar en un empleo.

Getty Images
No pidas un aumento salarial acabado de comenzar en un empleo.

Pero Lou Goodman, director de marketing del sitio web de empleo Monster para Reino Unido, Irlanda y Benelux (Bélgica, Holanda y Luxemburgo), advierte: “Siempre vale la pena que una empresa sea empática con tu vida personal, porque si pierden a un empleado, los recursos necesarios para encontrar, reclutar y capacitar a alguien nuevo puede ser considerables”.

“Pero al final, el pago debe reflejar el desempeño de alguien y el desempeño de la propia compañía”.

Correcto: escoger un buen momento

Elige un momento en el que todos estén de buen humor, por ejemplo, después de la finalización (exitosa) de un proyecto. Averigua cuándo tu empresa planifica su presupuesto, para estar seguro de que no estás pidiendo un imposible.

“Tienes que ser inteligente”, dice Shepherd. “Habla con tu jefe tres o cuatro meses antes de la próxima revisión salarial”.

Incorrecto: solicitar un aumento demasiado pronto

Si tu último aumento de sueldo fue el año pasado o si acabas de empezar en un nuevo trabajo, tendrás que encontrar algunas buenas razones para justificar una solicitud de aumento tan pronto.

“Demasiada gente comienza un nuevo trabajo y luego quiere un aumento de sueldo. Esto me desconcierta cuando el trabajo fue aceptado con esa oferta de salario”, dice Charlotte Green, una entrenadora de desarrollo personal en Aprendizaje y Capacitación .

Si quieres pedir más dinero, asegúrate de haber investigado lo suficiente.

Getty Images
Si quieres pedir más dinero, asegúrate de haber investigado lo suficiente.

“Un aumento de sueldo premia la lealtad y el tiempo. El trabajo duro cosechará recompensas financieras”.

Correcto: asegurarte de estar en el rango de salario correcto

Cada vez más las empresas están definiendo los salarios por puesto, reduciendo la posibilidad de negociaciones individuales de salario.

“Para los empleadores es muy útil tener una estructura. Si no la tienen y comienzan a pagarle a cada persona diferentes cantidades por hacer el mismo trabajo, las cosas pueden ponerse feas”, explica Swanston.

Incorrecto: pedir un salario por encima del rango

“Estás siendo ingenuo si pides más”, dijo Swanston. “De todos modos, es normal que tengas curiosidad por tu calificación de pago. Puede haber un error, o puede haber una buena razón por la que deberías estar en un nivel de salario distinto del que tienes”.

Si te niegan el aumento, recuerda que puedes pedirlo en otro momento.

Getty Images
Si te niegan el aumento, recuerda que puedes pedirlo en otro momento.

Sin embargo, Goodman dice que aunque los rangos de salarios pueden limitar la cantidad que puedes pedir, tienen ventajas: “Puede haber un amplio margen de movimiento dentro de un rango de pago. En realidad, es bastante útil ya que proporciona un marco para las negociaciones y te brinda puntos de referencia”.

Correcto: expresar seguridad

El sitio web de Monster aconseja a los empleados “sentarse derecho, tener contacto visual con tu jefe”.

“La confianza es clave en esta conversación, así que habla lentamente y con un propósito, y usa gestos con las manos para reforzar tus puntos, si este es tu estilo natural”.

Fyson dice que uno de las mayores enseñanzas que se llevó del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido fue la siguiente: “¡Luce seguro! Todos hacemos más de lo que la descripción de nuestro trabajo nos dice que debemos hacer, pero también está bien querer una recompensa económica por eso”.

Incorrecto: agitarte, reírte nerviosamente o permitir que tu mirada vague por la habitación o cubrir tu boca mientras hablas

Monster dice que todo esto sugiere a la persona que está al otro lado del escritorio que te sientes incómodo o inseguro con lo que estás pidiendo.

También dice que debes tratar de no rellenar ningún silencio o dar un paseo. Solo espera una respuesta y dale a entender a tu jefe que esperas una.

Correcto: solicitar una suma concreta

Puede parecer contrario a la intuición, pero una investigación hecha por Columbia Business School encontró que pedir un salario específico y preciso funciona mejor que una cifra redondeada.

"El tipo de cualidades que necesita para obtener un aumento de sueldo es el mismo tipo de cualidades que necesita para ser un buen empleado".

Getty Images
“El tipo de cualidades que necesitas para obtener un aumento de sueldo es el mismo tipo de cualidades que necesitas para ser un buen empleado”.

Los investigadores ubicaron a los “negociadores” en escenarios tales como comprar joyas o negociar la venta de un automóvil usado.

Algunos hicieron ofertas precisas, otros hicieron ofertas redondeadas. En general, se vio que las personas que ofrecían una cantidad precisa estaban más informadas sobre el valor real del artículo en venta.

Uno de los autores del informe de 2013, la profesora Malia Mason, dijo: “La aplicación práctica de estos hallazgos, que indica que estás informado y estás utilizando un número preciso, se puede utilizar en cualquier situación de negociación para sugerir que hiciste tu tarea. ”

Incorrecto: ser ambiguo

“Los negociadores deben recordar que, en este caso, los ceros realmente no agregan nada a la mesa de negociaciones”, dijo el profesor Mason.

Pero ten en cuenta que si solicitas un aumento salarial de US$1.245,25, es posible que tengas que explicar por qué esos 245 o esos 0.25.

Correcto: hablar sobre el futuro

“Hay más cosas de las que hablar que solo del salario”, dice Jamieson. “Hay otras cosas que afectan tu felicidad en el trabajo: flexibilidad, vacaciones, beneficios. Estas son todas las cosas de las que deberías hablar”.

Mostrarte seguro es la clave para conversar con tu jefe sobre un posible aumento de sueldo.

Getty Images
Mostrarte seguro es la clave para conversar con tu jefe sobre un posible aumento de sueldo.

Tessa Fyson finalmente consiguió su aumento salarial en Servicio Nacional de Salud y después de varios años se cambió a una carrera en mercadotecnia para una firma de reclutamiento. Una vez más pidió un aumento salarial y esa vez estuvo mejor preparada.

Lo que sus empleadores ofrecieron no fue lo que había pedido, pero hubo otros beneficios. “Regresaron para ofrecer un pequeño aumento cada vez que alcanzara mis objetivos trimestrales”, dijo, “y un ascenso en el título del rol que desempeñaba”.

“Puede que no haya sido exactamente lo que estaba buscando, pero el hecho de que intentaran apoyarme significó mucho”.

Incorrecto: ceder

“Si no quisieron darte más dinero ahora y no creen que ese sea tu valor, pregúnteles qué es lo que aumentará tu valor y qué debes hacer. Ese tipo de retroalimentación es muy útil y sienta las bases para la próxima discusión,” dice Shepherd.

Y por supuesto siempre puedes dejar ese trabajo.

“Cuando estás negociando”, señala Jamieson, “la amenaza de irte siempre está implícita”.

“No necesitas explicarlo, y lo mejor para ti es que se trata de un mercado de vendedores. Las mejores empresas se quedan con el mejor talento a través de ofertas más atractivas, y así debe ser”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

  • ¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=16AhQaStWxg&t=15s

https://www.youtube.com/watch?v=J-7hKPwfNM0&t=10s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.