close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
MCCI

Edificio de lujo en Masaryk es propiedad de 3 excolaboradores y prestanombres de Javier Duarte

Tres de los principales excolaboradores de Duarte son socios de una empresa dueña de un edificio de departamentos en Masaryk. Uno de los testigos en el juicio asegura que esta propiedad es de Duarte aunque no esté a su nombre.
MCCI
Por Valeria Durán / Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad
13 de septiembre, 2017
Comparte

La red de prestanombres del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, es propietaria de un edificio de cuatros pisos ubicado sobre la avenida Presidente Masaryk.

El inmueble marcado con el número 203 de esa lujosa avenida –entre las calles Lamartine y Arquímedes–, está registrado legalmente a nombre de la empresa Mazaryk 261 SA de CV, cuyos miembros del Consejo de Administración son Moisés Mansur Cysneiros, José Juan Janeiro Rodríguez y Javier Nava Soria, los tres acusados de ser operadores de Duarte.

Según el Acta Constitutiva -de la que Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) tiene copia- la empresa fue creada el 6 de mayo de 2011 y sus socios fundadores fueron María Eugenia Ruiz Obregón -quien tenía el 50% de las acciones-, Eugenio Peralta Ruiz -con el 25% – y Eugenia Peralta Ruiz -también con el 25% de las participaciones-.

Cuatro meses después, el 30 de septiembre de 2011, se realizó una asamblea en la que el Consejo de Administración de Mazaryk 261 SA de CV se renovó por completo e integró a Moisés Mansur Cysneiros, como Presidente; José Juan Janeiro Rodríguez, como Secretario; y como Comisario de la Sociedad a el Contador Público Javier Nava Soria.

Un hombre más ligado a la red de prestanombres de Duarte se integró casi un mes después. Según la Asamblea registrada el 20 de octubre de ese mismo año, José Juan Janeiro Rodríguez, representante de la empresa, otorgó un poder general a Álvaro Larrondo García.

Es la firma de Larrondo García la que aparece en la Constancia de Alineamiento y/o Número Oficial del edificio ubicado en Masaryk 203. Según esa constancia, el inmueble es propiedad de la empresa Mazaryk 261 SA de CV, en la que el representante legal es Álvaro Larrondo García.

Mencionada en un juicio

El edificio ubicado sobre la avenida Masaryk fue mencionado en la declaración ministerial de uno de los delatores de Javier Duarte llamado Alfonso Ortega López. Aunque en su declaración sólo hacía mención de uno de los departamentos del inmueble, esta investigación revela que todo el edificio es propiedad de la empresa ligada a Duarte.

Ortega López ha sido considerado por la Procuraduría General de la República (PGR), como un personaje clave en las investigaciones en contra de Duarte por haber constituido decenas de empresas fachadas y hacer millonarias inversiones en inmuebles. Según su propia declaración, el patrimonio inmobiliario de Javier Duarte alcanza un valor de casi mil millones de pesos.

Animal Político publicó a finales de octubre de 2016 información relacionada con la declaración que el abogado Alfonso Ortega López rindió ante los fiscales de la PGR.

Dicha declaración quedó videograbada y fue reproducida en la audiencia de vinculación a proceso por el caso de las hermanas Arzate Peralta, realizada el domingo 23 de octubre de 2016.

Las hermanas figuran como accionistas y representantes legales de una compañía fantasma creada con la única finalidad de triangular recursos de origen público que a su vez fueron entregados a otras empresas también falsas.

Arturo Ángel, periodista de Animal Político que estuvo presente durante la reproducción de la declaración de Alfonso Ortega López, atestiguó la siguiente declaración del abogado:

“… Quiero decir que otra propiedad que también era de Duarte, aunque no estaba a su nombre, es un departamento de un edificio que está en Masaryk, no recuerdo el número, pero al lado del Hotel HABITA“, declaró Ortega López durante la audiencia.

El hotel “HABITA” está ubicado en la Avenida Presidente Masaryk 201, justo al lado del edificio de departamentos de cuatro pisos marcado con el número 203. Aunque la declaración de Alfonso Ortega hace referencia a uno de los departamentos del edificio, los documentos obtenidos por MCCI vía Acceso a la Información confirman que todo el inmueble es propiedad de la empresa en la que la red de prestanombres de Duarte tiene el control total del Consejo.

El edificio de Masaryk 203, cuenta en la planta baja con un negocio comercial de venta de trajes llamado “Novios de Protocolo”. El resto del edificio es de uso habitacional. Un elemento de seguridad privada resguarda las 24 horas el acceso al inmueble.

Sobre esta construcción, la Dirección de Acervos Registrales y Certificados, del Registro Público de la Propiedad y de Comercio de la Ciudad de México, no tiene antecedentes registrales, según consta en una petición de búsqueda que Mexicanos Contra la Corrupción realizó el pasado 23 de marzo de 2017.

Sin embargo, en una consulta cartográfica en la Oficina Virtual de Catastro (OVICA), al que se puede acceder vía internet, se constata que la construcción de Masaryk 203 sí se visualiza dentro de los mapas interactivos de información catastral de los inmuebles de la Ciudad de México.

¿Para quién son las rentas de ese edificio?

¿En manos de quién o para quién están destinadas las rentas que generan mensualmente los 11 departamentos que están disponibles en el edifico?

Hasta hace unos días, todos los departamentos de ese inmueble estaban rentados, según se pudo constatar. Vía telefónica MCCI solicitó informes sobre alguno que estuviera disponible para renta.

La persona que atendió informó que en próximas semanas estaría disponible uno de los departamentos. Y con él se hizo una cita para visitar el lugar.

Por 92 metros cuadrados de ese departamento, ubicado en el primer piso, el interesado debe pagar 27 mil pesos al mes de renta, más IVA si se requiere factura; misma que es expedida por la empresa Mazaryk 261, según explicó el administrador del edificio en la visita realizada de manera anónima por reporteros de MCCI.

Para que alguien pueda rentar uno de esos departamentos necesita proporcionar los datos de un aval con alguna propiedad en la Ciudad de México, que no tenga gravamen; o dejar de uno a tres meses de depósito en garantía. El administrador informó que el Penthouse no está en renta.

Como amenidades los departamentos ofrecen cocina equipada y en el pago de la renta está incluido el servicio de teléfono, cable, internet y agua. La atención para los que rentan es tan próxima que incluso si se te descompone la licuadora te la cambian. Te advierten que el costo de la luz puede ser elevado pues el boiler es eléctrico.

La visita de los reporteros al departamento que estaba por desocuparse fue a mediados de agosto.

Nada en inmueble hace pensar al próximo inquilino que estaría rentándole un departamento ni más ni menos que a la red de prestanombres de uno de los gobernadores que pasará a la historia por sus escándalos de corrupción.

¿Quiénes son los hombres detrás de la propiedad?

Moisés Mansur Cysneiros es identificado por las autoridades mexicanas como el principal prestanombres del exgobernador de Veracruz y tanto él como José Juan Janeiro Rodríguez habían sido mencionados dentro del listado de testaferros con los que Javier Duarte había adquirido dos propiedades en zonas de lujo de la Ciudad de México: uno en la calle Arquímedes 189, en la colonia Polanco y otro más en Prado Norte 135, en Lomas de Chapultepec.

Álvaro Larrondo García también había sido mencionado en una nota del diario Reforma como quien maneja la firma Smart Parking responsable de las estructuras metálicas colocadas en la propiedad de Prado Norte 135, que sirven como estacionamientos inteligentes. Estas estructuras permiten estacionar 16 autos en sus ocho niveles de estacionamiento robotizado, ocupando el espacio de solo dos automóviles. Se buscó vía telefónica a Larrondo en sus oficinas y dijeron que no lo conocían.

El Contador Público Javier Nava Soria es perseguido por las autoridades mexicanas por los delitos de Delincuencia Organizada y la realización de operaciones con recursos de procedencia ilícita. En abril de este año fue arrestado en España.

Según testigos de la PGR, todos ellos forman parte del esquema de testaferros por medio de los cuales Javier Duarte de Ochoa construyó y adquirió un patrimonio inmobiliario de casi mil millones de pesos en México y EU.

Según un estudio realizado por la consultora inmobiliaria Cushman & Wakefield’s, publicado a finales de noviembre de 2016, Masaryk es la tercera calle comercial más cara de Latinoamérica, con un valor de renta que asciende a los 100 dólares por pie cuadrado al año.

La renta por un año en esta zona puede alcanzar un valor promedio de 22 mil 281 pesos el metro cuadrado.

Esta avenida es altamente popular por estar “decorada” con las marcas más exclusivas como: Louis Vuitton, Tiffany & Co., Montblanc, Rolex, Gucci, Cartier, Dolce & Gabbana o Hugo Boss, las cuales tienen sus tiendas comerciales a lo largo de esta avenida de Polanco.

A nivel mundial, la avenida Presidente Masaryk ocupa el número 43 de las avenidas con los más altos valores de renta.

¿Para quién son las rentas de ese edificio?

¿En manos de quién o para quién están destinadas las rentas que generan mensualmente los 11 departamentos que están disponibles en el edifico?

Hasta hace unos días, todos los departamentos de ese inmueble estaban rentados, según se pudo constatar. Vía telefónica MCCI solicitó informes sobre alguno que estuviera disponible.

La persona que atendió informó que en próximas semanas estaría disponible uno de los departamentos. Y con él se hizo una cita para visitar el lugar.

El terreno donde se encuentra ubicado el edificio tiene una superficie de 341 metros cuadrados y, según el sitio especializado metroscubicos.com, el precio por metro cuadrado en la Avenida Masaryk alcanza un promedio de 73 mil 553 pesos.

Por 92 metros cuadrados de ese departamento, ubicado en el primer piso, el interesado debe pagar 27 mil pesos al mes de renta, más IVA si se requiere factura; misma que es expedida por la empresa Mazaryk 261, según explicó el administrador del edificio en la visita realizada de manera anónima por reporteros de MCCI.

Para que alguien pueda rentar uno de esos departamentos necesita proporcionar los datos de un aval con alguna propiedad en la Ciudad de México, que no tenga gravamen; o dejar de uno a tres meses de depósito en garantía. El administrador informó que el Penthouse no está en renta.

Como amenidades los departamentos ofrecen cocina equipada y en el pago de la renta está incluido el servicio de teléfono, cable, internet y agua. La atención para los que rentan es tan próxima que incluso si se te descompone la licuadora te la cambian. Te advierten que el costo de la luz puede ser elevado pues el boiler es eléctrico.

La visita de los reporteros al departamento que estaba por desocuparse fue a mediados de agosto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El conmovedor reencuentro entre un niño robado y la familia que llevaba buscándolo casi 40 años

Javier Matías Darroux Mijalchuk se convirtió en el "nieto 130", el más reciente caso de un argentino al que las Abuelas de Plaza de Mayo ayudaron a descubrir su identidad.
14 de junio, 2019
Comparte

Durante casi 40 años, Roberto Mijalchuk dejó activa una línea de teléfono, con la esperanza de que algún día sonara el aparato y pudiera reencontrarse con su hermana desaparecida.

Pero cuando sonó, no fue su hermana la que apareció, sino su sobrino, que en el momento de la desaparición estaba con su madre y entonces tan solo tenía pocos meses de vida.

“Gracias, tío, por no dejar de buscarnos”, manifestó Javier Matías Darroux Mijalchuk esta semana ante la prensa, tras descubrir que es hijo de desaparecidos durante el último régimen militar en Argentina, entre 1976 y 1983.

Darroux Mijalchuk, de 41 años, fue presentado esta semana como “el nieto 130”, el más reciente argentino al que las Abuelas de Plaza de Mayo ayudaron a descubrir su identidad.

El joven protagonizó un emotivo reencuentro público con su tío en una multitudinaria presentación, con el objetivo de llegar a conocer más detalles de su pasado y animar a otros a dar un paso al frente, “juntar coraje” y descubrir la verdad.

“Muchos en situación similar”

Javier Matías Darroux Mijalchuk siempre supo que los padres que le criaron no eran su familia biológica, pero no se interesó por su pasado hasta hace unos años.

“Para mí, desde un convencimiento muy interno, tenía la certeza de que mis padres podrían haber sido desaparecidos por la dictadura militar, pero yo estaba bien con quien era y no me interesaba en una búsqueda con resultado incierto que desgastaría mis energías vanamente”, recordó en la comparecencia pública celebrada en la sede de Abuelas en Buenos Aires.

Pero algo cambió en 2006. Fue entonces “cuando entendí el egoísmo de mi postura”, dijo.

“Si no era importante para mí —o eso creía—, tenía que ser consciente de que en el otro lado podía estar buscándome un hermano, un tío, una abuela”.

Javier Darroux Mijalchuk da un beso a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.

Getty Images
El argentino de 41 años agradeció a Abuelas de Plaza de Mayo su ayuda. En esta fotografía, Javier Matías Darroux Mijalchuk besa en la frente a la presidenta de la organización, Estela De Carlotto.

Animado por su pareja y dos amigos, Javier se acercó a la organización de Abuelas de Plaza de Mayo, que lleva más de cuatro décadas buscando a desaparecidos y sus hijos.

Ello activó el proceso para poder encontrar sus raíces y descubrir que era hijo de Elena Mijalchuk y Juan Manuel Darroux, desaparecidos en diciembre de 1977.

“Creo que hay muchos a quienes les pasa una sensación similar, así que los invito a juntar coraje y a acercarse” a Abuelas, instó.

La organización, presidida por Estela De Carlotto, estima que cerca de 500 bebés fueron robados por el gobierno militar, y calcula que el régimen hizo desaparecer a cerca de 30.000 personas de todas las edades y condiciones sociales.

La búsqueda y las dudas

Según explica Abuelas en su página web, los “secuestros” de la familia del “nieto 130” empezaron con su padre, Juan Manuel Mijalchuk, quien trabajaba en tareas administrativas en la Universidad de Morón, en la provincia de Buenos Aires, y desapareció a principios de diciembre de 1977.

La última vez que un familiar lo vio fue discutiendo “acaloradamente con cuatro hombres que lo subieron a una Chevy azul metalizada”.

Tras ello, su mujer, Elena, quien por entonces estaba embarazada por segunda vez, recibió una carta firmada por su marido en la que le indicó un lugar y una fecha para encontrarse. Sus padres le llevaron a ese enclave, junto a su bebé de pocos meses, y esa fue la última vez que los vieron.

Javier Matías fue encontrado abandonado en una calle que se encontraba a tres calles de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), donde funcionaba el mayor centro clandestino de detención del régimen militar, que apresó allí a cerca de 5.000 personas secuestradas, recoge la Agencia Efe.

Lo dieron en adopción legal a una familia que lo crió bien, que nunca le ocultó que era adoptado pero que no sabía su procedencia real, según esa misma fuente.

Javier Matías, su tío Roberto y Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, exponen fotografías de los progenitores del "nieto 130".

Reuters
Javier Matías, su tío Roberto y Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, exponen fotografías de los progenitores del “nieto 130”.

Desde entonces, el hermano de su madre, su tío Roberto, “nunca bajó los brazos ni perdió la esperanza”, destacó Javier Matías ante los medios.

El joven agradeció en numerosas ocasiones la persistencia de su tío, quien denunció a finales de los 90 la desaparición de su hermana, su cuñado y su sobrino, y acabó recibiendo la famosa llamada de Javier Matías hace unos años.

No obstante, el “nieto 130” matizó que la “alegría siempre es parcial”. El hecho de encontrarme implica que él nunca va a volver a ver a su hermana”, explicó.

Y es que las dudas persisten sobre el paradero de sus progenitores y qué ocurrió con el embarazo de su madre, una de las razones por las que Javier decidió contar su historia ahora e intentar conseguir así mayor información, según recogen los medios argentinos.

“La convicción de lucha y búsqueda no termina”, señaló.

“Yo necesito saber la verdad de qué sucedió con ellos. Y necesito saber si tengo un hermano o una hermana”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_G0B2CRj58Y

https://www.youtube.com/watch?v=hku5Xj6pr-M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.