Congelan los procesos penales contra Javier Duarte en Veracruz; un Tribunal analiza el caso
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP Archivo

Congelan los procesos penales contra Javier Duarte en Veracruz; un Tribunal analiza el caso

La revisión que hace un Tribunal en Materia Penal sobre los procesos contra Javier Duarte en Veracruz es a raíz de un recurso de inconformidad promovido por los abogados del exgobenador.
AFP Archivo
Por Arturo Angel
11 de septiembre, 2017
Comparte

A más de dos meses de haber llegado a México, y a diferencia de lo ocurrido con el caso federal, el arranque de los procesos penales contra Javier Duarte en el estado de Veracruz se encuentra congelado, debido a la revisión que sobre el caso lleva a cabo un Tribunal federal, para determinar si hubo o no irregularidades.

El pasado 27 de junio, el Poder Judicial de Guatemala autorizó la extradición a México de Duarte, por dos órdenes de aprehensión giradas por jueces de Veracruz en su contra, luego de que la Fiscalía del estado lo acusó de haber desviado 220 millones de pesos y de usar un helicóptero oficial para escapar.

Una semana después, Guatemala también autorizó la extradición de Duarte por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada, que la PGR le imputó a nivel federal.

Datos a los que Animal Político tuvo acceso indican que el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal de la Ciudad de México inició en agosto pasado una revisión del caso, luego de que los abogados del exgobernador de Veracruz promovieron un recurso de inconformidad en contra de la suspensión definitiva que un juez de amparo le había concedido a su cliente.

A pesar de que en teoría esa resolución significaba que Duarte no podía ser aprehendido y trasladado a comparecer ante los jueves en Veracruz, el juez de amparo también ordenaba que se prosiguiera con los procesos penales, y se fijara fecha de las audiencias iniciales de forma inmediata.

Lo que los abogados de la defensa alegan es que esto no puede ser ya que, desde su punto de vista, las acusaciones de la Fiscalía de Veracruz que derivaron en las dos órdenes de aprehensión y por ende en la extradición de su cliente, no están bien fundamentadas y por lo tanto son ilegales desde su origen.

En síntesis, la defensa asegura que la Fiscalía del Estado y los jueces locales no contaban con los fundamentos y la motivación necesaria para proceder en contra de Javier Duarte, por los delitos que le imputan, lo que equivale a una presunta violación al artículo 16 constitucional, que otorga a toda persona garantías de que no se puede actuar ilegalmente en su contra.

Esto es lo que el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal de la Ciudad de México se encuentra analizando ahora, y se espera que la resolución se postergue por lo menos tres semanas. Mientras esto no se solucione, los jueces en Veracruz no pueden programar ni citar a las audiencias iniciales por los dos casos que hay en su contra, asentados en los expedientes 38/2017 y 56/2017.

Lo anterior significa que al día de hoy Javier Duarte permanece encarcelado en México únicamente por el caso que la PGR tiene en su contra.

El que los procesos en Veracruz no avancen impide que se le impongan a Duarte medidas cautelares por esas acusaciones. Aunque ninguno de los delitos que se le imputa es grave, los jueces en Veracruz podrían ordenar también la prisión preventiva del exgobernador  argumentando que existe riesgo de que se dé a la fuga.

Los procesos pendientes

Las dos acusaciones que enfrenta Javier Duarte en Veracruz, y cuyos procesos no se han podido iniciar, están relacionados con su fuga del país y con el presunto manejo indebido de recursos públicos. Por ello al exgobernador se le considera como probable responsable de cinco delitos: abuso de autoridad, incumplimiento de un deber legal, peculado, tráfico de influencia y coalición.

En uno de los casos se le acusa a Duarte de que haber utilizado – el 14 de octubre de 2016 – un helicóptero de la Fiscalía del estado para viajar de Xalapa a Coatzacoalcos, pese a que ya había pedido licencia al cargo dos días antes.

Este no fue un vuelo cualquiera, sino la primera parte de la ruta que siguió para escapar del país rumbo a Centroamérica. Por este mismo caso se encuentra hoy bajo proceso Flavino Ríos, quien había quedado como gobernador interino tras la licencia de Duarte.

En el otro caso la Fiscalía de Veracruz responsabiliza a Duarte de haber desviado más de 220 millones de pesos que se encontraban etiquetados en las cuentas de la Comisión Estatal de Agua de Veracruz, pero que fueron transferidos a otras cuentas distintas sin que fueran regresados.

Luego de que ambas acusaciones fueran expuestas en la audiencia del 27 de junio pasado en Guatemala, el exgobernador aceptó que se le extraditara por estos casos, ya que calificó que los cargos eran “ridículos y sin sustento”. Incluso se mofó de que no fuera acusado de otros señalamientos que se le imputaban y que supuestamente eran más graves.

Ese mismo día sus abogados emitieron un comunicado en el que señalaban que si “viajar en helicóptero fuera delito” entonces el actual gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, lo había cometido antes, pues el propio Javier Duarte le autorizó usar el helicóptero oficial en el año 2012.

Incluso señalaron que al hijo del actual gobernador también se le facilitó un helicóptero y una aeronave oficial en el pasado. Y en cuanto al dinero tomado de la Comisión Estatal de Agua aseguran que este solo fue re-etiquetado y pueden comprobar que el mismo fue ejercido en su momento.

Serán los jueces de Control en Veracruz los que resuelvan, en su momento, si las acusaciones en contra de Javier Duarte tienen o no sustento, pero para ello es necesario que se lleven a cabo las audiencias iniciales, mismas que por el momento no se pueden llevar a cabo hasta que no se resuelva el amparo y la inconformidad promovida por los abogados ante un Tribunal Federal.

Lo anterior no significa que alguno de esos procesos se haya caído. La suspensión que en su momento el juez federal concedió a Duarte solo era para que las órdenes de aprehensión giradas en su contra no se cumplimentaran y se le trasladara a Veracruz. Las audiencias, cuando se autoricen, se realizarán vía videoconferencia.

Sin traslado a penal de alta seguridad

En la audiencia del pasado 23 de julio, donde se vinculó a proceso a Javier Duarte por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada que le imputa la PGR, el juez Gerardo Moreno rechazó la solicitud que hicieron los fiscales de que Duarte fuera trasladado a un penal federal en Morelos.

El juez argumentó que el centro penitenciario al que se pretendía trasladar a Duarte no era de alta seguridad, como lo marca la ley para los procesados por delincuencia organizada, razón por la cual no tenía caso moverlo del Reclusorio Norte en la Ciudad de México. En ese contexto el juez le pidió a los fiscales solicitar el traslado a un penal de máxima seguridad.

Pero hasta ahora la PGR no ha formalizado ese requerimiento por, lo que el exgobernador de Veracruz permanece en el Reclusorio Norte separado de la población general, en el área especial de observación.

Cabe recordar que el exgobernador realizó una huelga de hambre durante 15 días, con el argumento de reclamar por supuestos abusos contra excolaboradores suyos procesados en Veracruz. La huelga concluyó por recomendación médica luego de que Duarte sufriera de mareos. Actualmente se le reporta en buen estado de salud.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Covid-19: Cómo funciona nuestro sistema inmunológico y cómo combate al coronavirus

Sin una vacuna y sin un tratamiento específico efectivo, la única arma que tenemos para defendernos del coronavirus en nuestro sistema inmunitario. Te contamos cómo funciona y cómo le hace frente al covid-19.
7 de abril, 2020
Comparte

Sin un tratamiento o fármacos específicos, y sin una vacuna en el horizonte cercano, la única defensa que tiene nuestro organismo frente al nuevo coronavirus es el sistema inmunológico.

De cómo este responda a la infección dependerán en gran medida los resultados: podremos sufrir desde síntomas leves como tos seca, dolor de garganta, cansancio y fiebre, síntomas severos como neumonía y problemas respiratorios agudos, hasta fallo multiorgánico y muerte.

Expertos han explicado en numerosos artículos cómo fortalecer este sistema para enfrentarnos mejor a esta enfermedad. Recomiendan seguir una dieta saludable, dormir más, evitar el estrés, el alcohol en exceso, el tabaco y otras sustancias tóxicas.

Pero antes de analizar estas recomendaciones, empecemos por entender cómo funciona el sistema inmunitario y cómo se activa cuando entra en contacto con el coronavirus.

Un mundo hostil

El sistema inmunitario es una compleja red de células, órganos y tejidos que trabajan en conjunto para defendernos de los microorganismos y sustancias tóxicas que podrían enfermarnos —hongos, parásitos, virus y bacterias— y que están presentes en el mundo que nos rodea.

Todos nuestros órganos contienen células del sistema inmune y éstas también están en la sangre (en los leucocitos, que son los glóbulos blancos) y en la linfa (el líquido transparente que recorre los vasos linfáticos).

Gráfico de la sangre.

Getty Images
Todos nuestros órganos contienen células del sistema inmune y éstas también están en la sangre, los ganglios y la linfa

Y aunque las células inmunitarias se originan en la médula ósea y hay lugares donde se concentran más, como los ganglios linfáticos, las amígdalas, el bazo o el timo, podemos encontrarlas en la piel, las mucosas, los pulmones, el aparato digestivo y en todos los rincones del cuerpo.

Cuando nuestro organismo se enfrenta con un patógeno (un microorganismo capaz de producir enfermedad, como es el caso del coronavirus), el sistema inmune responde de dos maneras en paralelo.

Una es la llamada respuesta innata. que es la primera que se desarrolla y normalmente es efectiva para eliminar a diferentes tipos de agresores.

Eso es “lo primero que vemos cuando vemos una enfermedad”, le explica a BBC Mundo la doctora Silvia Bucciarelli, quien trabajó durante años como especialista del Hospital Clinic de Barcelona y ahora coordina la ONG PINEAS (Programa Integrado de Inmunología y Enfermedades Autoinmunes).

Esta respuesta aumenta el flujo de sangre hacia la zona infectada, y por eso “esta parte del cuerpo se pone roja y caliente por el mismo mecanismo”, dice.

“De los vasos sanguíneos salen células y determinadas sustancias —como proteínas y citocinas— que tratan de detener la infección”, añade.

La otra es la respuesta adaptativa, que produce anticuerpos o células específicas capaces de destruir determinados microorganismos o células infectadas.

Paciente con coronavirus en Italia

Getty Images
Aún no se sabe con certeza si la enfermedad genera inmunidad y por cuánto tiempo se prolonga.

Esta respuesta puede demorarse en llegar entre cuatro y siete días, “por eso la respuesta innata tiene que tratar de mantener la primera línea de batalla, hasta que se desarrolle la respuesta inmune específica”, continúa la experta.

“Es como un misil que va dirigido hacia un organismo en particular y no hacia otro”.

Una rasgo particular de la respuesta adaptativa es que deja memoria. Es decir, recuerda los patógenos con los que tu cuerpo ha entrado en contacto en el pasado, y por ello sabrá cómo combatirlos en el futuro.

Esto quiere decir que, en teoría, si nos contagiamos una vez con covid-19, no podríamos contagiarnos una segunda.

Aunque al ser un virus nuevo, del que quedan aún muchas preguntas por responder, no queda totalmente claro si genera inmunidad y, si lo hace, por cuánto tiempo dura.

Como mencionamos antes, ambas respuestas inmunitarias trabajan en equipo, donde la innata actúa a modo de guía de la respuesta adaptativa: esta le comunica por medio de células qué tipo de microorganismo nos está infectando y en qué parte del cuerpo se encuentra.

Así, la respuesta inmune se dirige al lugar donde está la infección, y no a otros sitios donde no la necesitamos.

¿Y el coronavirus?

Por empezar, hay que tener en cuenta que como se trata de un virus nuevo, mucho de lo que se infiere de la respuesta inmunitaria al covid-19 (su nombre oficial es SARS-CoV-2, pero la OMS acepta que lo llamemos con el mismo nombre de la enfermedad que provoca, covid-19), está basado en las similitudes con sus “primos” SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Grave) y MERS (Síndrome Respiratorio de Medio Oriente).

Gráfico

BBC

Según explica Bucciarelli, “el sistema inmune contra los virus tiene dos objetivos principales: uno es tratar de neutralizarlos y evitar que entren dentro de las células“.

“El otro, si el virus logró franquear esa barrera y penetrar la célula, es destruir esa célula infectada por un mecanismo que se conoce como apoptosis, que es una muerte celular programada”.

Recordemos en este punto que este coronavirus, como todos los virus, no puede reproducirse a menos de que se meta dentro de nuestras células y secuestre su mecanismo para replicarse.

Y, como es principalmente un virus respiratorio, comienza infectando la garganta, antes de seguir su recorrido por los conductos bronquiales y alcanzar los pulmones.

Sin embargo, los virus son muy astutos y pueden engañar al sistema inmunitario para que no se entere de que están allí.

Una forma en que el covid-19 parece burlar al sistema inmunológico es inhibiendo la producción de interferón, una proteína que producen las células de la inmunidad innata cuando nuestro organismo entra en contacto con un virus, con la intención de impedir que se introduzca dentro de la célula.

Hombre recibiendo una vacuna

Getty Images
La OMS dice que una vacuna estará lista entre abril y junio de 2021.

Pero, según le explica Bucciarelli a BBC Mundo, “aparentemente, el covid-19 puede interferir en la producción de interferón, así como también evitar que el interferón cumpla con su función, y por ello el virus podría ingresar a la célula del huésped”.

Además, añade, podría estar interfiriendo con otro mecanismo: el que le permite a la respuesta inmune adaptativa producir anticuerpos contra ese virus específico.

Respuesta acorde al daño

En el 80% de los casos la respuesta del sistema inmunitario al coronavirus es efectiva y por eso las personas son asintomáticas o sufren síntomas leves.

En el 20% restante no: el virus entra en las células porque el sistema inmunitario no lo pudo bloquear.

Por eso estas células donde se reprodujo el virus se destruyen y mueren de forma no controlada.

“Al destruirse esas células, el sistema inmune detecta que hay daño celular, y ahí se estimula un tipo de células que provocan una respuesta inflamatoria para evitar ese proceso”, dice Bucciarelli.

Esta respuesta es la que puede complicar el cuadro.

“Esa mayor afluencia de células produce una inflamación generalizada de todo el pulmón, o puede ir más lejos y preparar a todo el cuerpo para que se defienda. Y esto, como consecuencia, puede provocar un shock”.

Según explica Margarita del Val, experta en inmunología viral del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa en Madrid, España, “el problema es que en las fases finales no solo se descontrola la cantidad de virus que se produce, sino también la cantidad de citocinas, o de los mediadores que están formando una inflamación potente para que la batalla sea muy fluida”.

“Y esto acaba también dañando a la persona infectada”.

Cuerpo humano

BBC

Pero esto no es en realidad una respuesta exagerada, apunta Bucciarelli, sino “proporcional al daño que está provocando la infección”.

“Puede dar cuadros leves o graves. Y esto depende de las características del microorganismo infectante, que puede ser muy agresivo, de las características del huésped y de las características ambientales”.

Cómo optimizar al sistema inmunitario

Como lo primero que reacciona frente al virus es nuestra respuesta inmunitaria innata, es importante contar con un sistema inmunológico competente para plantarle batalla.

Alimentos saludables

Getty Images
Una dieta sana es fundamental para tener un sistema inmune óptimo.

Para que su estructura sea la adecuada, es imprescindible una alimentación variada, como lo explica en detalle la nota que encontrarás en el vínculo de abajo, pero también hacer ejercicio, descansar y evitar las situaciones de estrés.

“Es importante hacer ejercicio moderado todos los días y no extremo, porque eso nos deja exhaustos y sin recursos al sistema inmunitario”, expresa Del Val.

Por otro lado es importante no beber en exceso y evitar el tabaco.

“El tabaco altera las células del tracto respiratorio. Esas células del aparato respiratorio inicial pierden su forma y también se altera la función de las células que recubren al pulmón”, explica Bucciarelli.

Por eso una persona que fuma es altamente susceptible a sufrir infecciones más graves.

Factores psíquicos como las pérdidas, la angustia y el estrés crónico, también afectan el funcionamiento del sistema inmunitario.

En síntesis, todas estas recomendaciones, señala Del Val, “nos ayudarán a tener un sistema bien regulado: ni muy débil, ni muy fuerte, sino que reaccione a la medida de la agresión que suframos”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw&t

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts