Fallas en edificio de Rébsamen 241 fueron denunciadas desde hace 3 años; delegación las minimizó
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Fallas en edificio de Rébsamen 241 fueron denunciadas desde hace 3 años; delegación las minimizó

El edificio se colapsó con el sismo del 19 de septiembre pasado; los vecinos reportaron que tenía daños desde hace tres años, pero las autoridades de la delegación Benito Juárez los minimizaron, como lo demuestra un dictamen oficial.
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
26 de septiembre, 2017
Comparte

Tal como consta en registros oficiales, el edificio de departamentos ubicado en la calle Rébsamen 241, colonia Narvarte, que se desplomó con el sismo del pasado 19 de septiembre (causando la muerte a una de sus moradoras), presentaba daños desde tres años antes, los cuales fueron oportunamente reportados por los habitantes del conjunto. Sin embargo, dichos reportes fueron minimizados por las autoridades de la delegación Benito Juárez, encabezadas entonces por Jorge Romero Herrera, hoy diputado local.

Este 25 de septiembre de 2017, el actual jefe delegacional en Benito Juárez, Christian Von Roerich, informó que el personal de la demarcación determinó desde hace tres años que “el inmueble sí tenía daños estructurales y debían corregirse, dictamen que fue formalmente notificado” a los vecinos.

Sin embargo, lo dicho por el delegado en Benito Juárez contrasta con lo que realmente señala el dictamen oficial que él mismo citó.

Dicho dictamen, realizado por el área de Protección Civil de la demarcación, establece en sus conclusiones que “no hay afectaciones en la estructura del conjunto” y, de hecho, el espacio en donde debía inscribirse cuál era el grado de riesgo del edificio fue dejado en blanco.

Peor aún: la delegación hizo esta notificación verbalmente a la conserje del edificio, y no entregó a los propietarios ningún documento que certificara las labores realizadas.

Según el dictamen delegacional (firmado por una persona de nombre Dulce Valera, que no señala su cargo en la institución), luego del sismo de 6.6 grados del 8 de mayo de 2014 este inmueble presentó “separación de juntas frías en escaleras de acceso peatonal y rampa de acceso vehicular (que) específicamente se manifiesta en todo el parámetro del predio, donde comienza la vía pública”.

Asimismo, se señala que el edificio sufrió “fisura en jardinera, despredimiento de aplanado en muro”, mientras que en el cubo de la escalera de la planta baja había una “separación de juntas de rampa de escalera y losa”.

Por último, en el dictamen se inscribió que en la parte posterior del edificio había una “separación de guarnición de desnivel entre la zona del cardín y el estacionamiento”, además de un muro con una grieta de 5 centímetros de separación, provocada por asentamiento, que “requiere sustitución”.

Luego de registrar estos daños, la empleada delegaciónal concluyó que no había “afectaciones en la estructura” del inmueble, y en su dictamen dejó sin establecer el “grado de riesgo existente”.

Para conocer las condiciones en las que se realizó este dictamen, Animal Político consultó a la delegación Benito Juárez, cuya vocera, Sofía García Guzmán, aseguró que esta evaluación se practicó tan pronto como fue solicitada por los vecinos, y que sus conclusiones “se le notificaron a la gente del edificio, porque era importante que hicieran esos arreglos: se les notificó que era importante que arreglaran escaleras y una rampa para vehículos, y entonces, de ahí ya no supe qué pasó con los particulares, si hicieron los arreglos o no”.

La actuación de las autoridades delegacionales, sin embargo, es recordada de forma muy distinta por los habitantes de Rébsamen 241.

“Este reporte lo interpusimos hace tres años –narró una de las moradoras del inmueble, quien pidió resguardar su identidad–, nos comunicamos por Twitter con el entonces delegado en Benito Juárez, Jorge Romero, le mandamos varios mensajes y nunca los respondió. Entonces, nos dimos a la tarea de contactar directo al personal de Protección Civil de la delegación, y estuvimos llamando varias veces, nos daban un teléfono, y luego nos decían que ahí no era y nos daban otro número, y así nos enviaron mandando de uno a otro, pasamos como con cuatro áreas distintas, antes de que por fin nos atendiera Protección Civil de Benito Juárez”.

En esta área de la delegación, continuó, “a mí me pidieron mis datos, especialmente la hora en la que yo me encontraba en el edificio porque, por ser quien estaba levantando el reporte, me dijeron que era necesario que estuviera presente. Yo les dije la hora a la que llegaba, y quedamos, pero no ocurrió así: finalmente, ellos llegaron el día y a la hora que quisieron, en un horario en el que yo les había dicho que estaba trabajando”.

Lo anterior puede confirmarse con el mismo reporte delegacional elaborado en 2014, según el cual, la empleada que hizo la revisión fue “atendida” por la conserje del edificio.

“Cuando yo llegué al edificio –señaló la vecina entrevistada–, le pregunté a la conserje qué había pasado, y me dijo que sólo fue la persona de la delegación, observó en cinco minutos el edificio, y luego le dijo a la conserje que no había nada mal, que sí se veían algunas grietas, pero que no eran de consideración, y se fue sin dejar ninguna constancia para los habitantes del inmueble, ningún documento”.

–¿Además de esos daños registrados en el dictamen de la delegación Benito Juárez, existían otras afectaciones en el inmueble, no registradas por esta funcionaria pública?

–Los daños más evidentes eran esos, y nosotros, como habitantes, empezamos a hacer las reparaciones, y planeábamos también remodelar nuestra fachada. Entonces, recientemente habíamos traído a un arquitecto, para que viera qué trabajos había que hacer, y él nos comentó que los daños que se veían en el edificio, es decir, la separación del edificio y la banqueta, el aumento en la inclinación de la rampa para coches, la fractura de la pared de atrás, eran causados porque el edificio se estaba inclinando. Y eso nunca nos lo dijo Protección Civil.

Animal Político consultó a la vocera de la delegación Benito Juárez si este órgano de gobierno tenía la responsabilidad de dar seguimiento a la situación estructural del edificio Rébsamen 241, luego de que en 2014 confirmó que había daños.

Aunque la vocera ofreció proporcionar una postura ese cuestionamiento, hasta el cierre de edición esto no ocurrió.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo se decidió que enero fuera el primer mes del año

Es una larga tradición que cada año nuevo celebremos con fuegos artificiales, brindis y buenos deseos pero ¿cómo terminó siendo enero el primer mes del año? No siempre fue así.
1 de enero, 2022
Comparte

Por esta fecha, en todo el mundo, la gente le da la bienvenida al año nuevo con un estruendo de fuegos artificiales, pitos y tambores, abrazos y brindis.

Pero, antes de empezar a parrandear, ¿no te has preguntado por qué el Primero de enero es el día que marca el inicio del año?

Todo se debe a las fiestas paganas romanas y al calendario que el emperador Julio César introdujo hace 2,000 años.

Lee: El mundo despide otro año marcado por la pandemia de COVID-19

Bueno, también hay que darle crédito a un Papa llamado Gregorio XIII.

Veamos por qué.

Para los antiguos romanos, enero era importante porque era el mes consagrado al dios Jano (de ahí Ianuarius, que significa enero en latín).

Estatua de Julio César

Getty Images
Julio César impuso el nuevo calendario, designando enero, en honor al dios Janus, como el primer mes del año.

En la mitología romana, Jano es el dios de dos caras, de los comienzos y los finales, de las transiciones.

“Está asociado con mirar tanto hacia adelante como hacia atrás”, explica Diana Spencer, profesora de la Universidad de Birmingham, en Inglaterra.

“Así que si hay un momento en el año que se debe decidir ‘este es el momento cuando empezamos de nuevo’. Es lógico que sea este”.

También coincide con la época en Europa en que los días empiezan a alargarse después del solsticio de invierno.

“Para Roma eso tenía una poderosa resonancia, pues sucede después de esos terribles días cortos, en los que el mundo está oscuro, está frío y nada crece”, comenta la profesora Spencer.

“Es una especie de período de pausa y reflexión”.

A medida que los romanos adquirieron más poder, empezaron a difundir su calendario a través de su vasto imperio.

Detalle de la Anunciación de Joseph Erns Tunner 1830

Getty Images
Durante el Medioevo, la Iglesia Católica prefirió marcar el año nuevo el 25 de marzo, Día de la Anunciación.

Pero en el Medioevo, tras la caída de Roma, el cristianismo se había impuesto firmemente y el 1ero de enero era considerado una fecha demasiado pagana.

Muchos países donde dominaba el cristianismo querían que el año nuevo se marcara el 25 de marzo, que conmemora cuando el arcángel Gabriel se le aparece a la Virgen María.

“Aunque la Navidad es cuando Cristo nació, la Anunciación es cuando se le revela a María que va a dar a luz a una nueva encarnación de Dios”, dice Spencer a la BBC.

“Ese es el momento en el que empieza la historia de Cristo, así que tiene mucho sentido que el año nuevo empiece ahí”.

Gregorio XIII

Getty Images
Gracias a Gregorio XIII, se restauró el 1ero de enero como el inicio del año.

En el siglo XVI, el papa Gregorio XIII introdujo el calendario gregoriano, y el 1ero de enero fue restablecido como año nuevo en los países católicos.

Sin embargo, Inglaterra, que se habían rebelado contra la autoridad del Papa y profesaba la religión protestante, se continuó celebrando el 25 de marzo hasta 1752.

Ese año (¡mucho antes del Brexit!), un acta del Parlamento alineó a los británicos con el resto de Europa.

Hoy en día, la mayoría de los países se rigen por el calendario gregoriano, por eso es que vemos fuegos artificiales por todo el globo el primero de enero de cada año.

Fuegos artificiales de año nuevo alrededor del Big Ben

Getty Images
A pesar del Brexit, Gran Bretaña siempre está alineada con Europa el 1ero de enero.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=teVIlSx_HtA

https://www.youtube.com/watch?v=09Apgxuk65I

https://www.youtube.com/watch?v=vRkp_C9jPnI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.