EU retira personal de su embajada en Cuba y cancela emisión de visas por ataques a diplomáticos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

EU retira personal de su embajada en Cuba y cancela emisión de visas por ataques a diplomáticos

El gobierno de Estados Unidos ordenó abandonar su embajada en Cuba a más de la mitad de su personal y canceló de "forma indefinida" la emisión de visas tras alegados "ataques" contra sus diplomáticos.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
29 de septiembre, 2017
Comparte

El gobierno de Estados Unidos ordenó abandonar su embajada en Cuba a más de la mitad de su personal y canceló de “forma indefinida” la emisión de visas tras alegados “ataques” contra sus diplomáticos.

El Departamento de Estado anunció este viernes que tomó la decisión luego que 21 miembros de la legación diplomática se vieran afectados por problemas de salud de origen desconocido, que incluyen la pérdida de la audición, mareos y náuseas que pudieron causar incluso “daño cerebral”.

“Hasta que el gobierno de Cuba pueda asegurar la seguridad del personal del gobierno de Estados Unidos, nuestra embajada se reducirá a personal de emergencia”, explicó un alto funcionario que pidió no ser identificado.

Aunque previamente se había hablado de “ataques sónicos”, en esta oportunidad las autoridades de Estados Unidos se refirieron a lo ocurrido como “ataques específicos”, pues según el funcionario, Estados Unidos no sido capaz aún de identificar el origen de lo sucedido.

Las denuncias de los supuestos “ataques” fueron rechazadas por el gobierno de Cuba, que niega cualquier responsabilidad en el caso y asegura que lleva a cabo una investigación para determinar sus causas.

El secretario de Estado, Rex Tillerson, anunció la pasada semana que la Casa Blanca valoraba el cierre de la embajada en La Habana por los supuestos ataques.

No obstante, en un comunicado emitido este viernes, Tillerson aseguró que su país mantendrá lolazos diplomáticos con la isla caribeña.

TillersonGETTY IMAGES
Tillerson no responsabilizó directamente al gobierno de Cuba por los “ataques”.

“Mantenemos relaciones diplomáticas con Cuba y nuestro trabajo en Cuba sigue guiado por los intereses de seguridad nacional y de política exterior de Estados Unidos”, aseguró en un comunicado.

No obstante, el gobierno de Raúl Castro calificó la medida de “precipitada” y consideró que puede dañar los vínculos entre los dos países.

“Va a afectar las relaciones bilaterales, en particular sobre temas de interés mutuo”, aseguró a la televisión estatal cubana Josefina Vidal, responsable de la dirección de Estados Unidos de la cancillería.

Otras sanciones

El alto funcionario que ofreció información a los medios en calidad de anonimato indicó que la medida incluye la cancelación de la emisión de visas la emisión de una alerta recomendando a los estadounidenses no viajar a la isla.

hotel capri, la habana, cubaAFP
El gobierno de EU cree que los “ataques” también se realizaron en hoteles donde se hospedan estadounidenses.

Explicó que las normativas responden a que la embajada no contará con suficiente personal para procesar las visas y a que los “ataques” contra los diplomáticos ocurrieron también en hoteles donde se alojaron estadounidenses durante su visita a Cuba.

“El hecho de que algunos ataques ocurrieron en hoteles donde podrían hospedarse ciudadanos de Estados Unidos y que no podamos alertar cómo los estadounidenses pueden mitigar estos ataques, sentimos la necesidad de advertir que no viajen a Cuba”, dijo.

En este sentido, el Departamento de Estado justificó en su alerta de viaje que, aunque aún no se ha identificado el causante de los hechos, “el gobierno de Cuba es responsable por no tomar las medidas apropiadas para prevenir los ataques a nuestro personal diplomático y a ciudadanos de Estados Unidos“.

El Departamento de Estado anunció, además, que los viajes oficiales se reducirán a los que estén vinculados con la investigación, por asuntos de seguridad nacional o temas cruciales de la embajada.

Ambos gobiernos se reunieron el martes en Washington en una reunión de la Comisión Bilateral, en la que, según el Departamento de Estado, se abordó también el tema.

Bruno RodríguezAFP
Bruno Rodríguez negó la responsabilidad de su gobierno con los supuestos ataques sónicos.

En el encuentro, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, negó nuevamente que su país estuviera involucrado en el ataque a los diplomáticos y alegó que el gobierno de Estados Unidos está “politizando” los hechos.

En un comunicado emitido el pasado miércoles, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba se mostró nuevamente dispuesto a colaborar en las investigaciones sobre estos “incidentes”, rechazó su responsabilidad y reiteró su crítica a la expulsión de dos diplomáticos cubanos de Estados Unidos en mayo pasado.

Los ataques continuaron

Fuentes del gobierno de Estados Unidos aseguran que ocurrieron al menos 50 “ataques” desde 2016 y el último reportado tuvo lugar en agosto pasado, cuando ya se investigaban los hechos.

embajada de cubaAFP
Estados Unidos canceló la emisión de visas desde Cuba. Cientos de personas acudían cada día a la embajada a solicitar el permiso de viaje.

Algunos diplomáticos entrevistados por televisoras de Estados Unidos rechazaron la medida, por considerar que se tomaba antes de que se esclareciera la responsabilidad de los “incidentes” y en un momento en el que Cuba se prepara para una posible sucesión del presidente Raúl Castro.

Barbara Stephenson, presidenta de la Asociación de Servicio Exterior de Estados Unidos, que representa a los diplomáticos de ese país, afirmó que su organización rechazaba la medida.

Funcionarios del Departamento de Estado, por su parte, explicaron que la medida se tomó ante la falta de progreso de las investigaciones sobre los hechos y tras valorar una serie de posibles sanciones desde cerrar la embajada hasta reducir el número de personal que podría estar “en riesgo”.

Un año atrás

Los empleados de la embajada estadounidense comenzaron a notar los síntomas a finales del año pasado.

embajadaGETTY IMAGES
La actual sede de la embajada de Estados Unidos en Cuba (hasta 2015, Oficina de Intereses) fue por año epicentro de las protestas de Fidel Castro contra Estados Unidos.

Los afectados, algunos de los cuales abandonaron Cuba, fueron tratados en Estados Unidos y por médicos estadounidenses en La Habana.

Los medios de Estados Unidos alegaron que la pérdida auditiva de los diplomáticos pudo haber estado vinculada a unos aparatos de sonido que emiten ondas inaudibles que pueden causar sordera.

Analistas de seguridad creen que un tercer país pudo haber estado involucrado, pero el incidente todavía está lleno de incógnitas.

En la conferencia de prensa de este viernes, el vocero del Departamento de Estado aseguró que Estados Unidos no ha establecido aún la responsabilidad de un tercer país como parte de las investigaciones, aunque aclaró que esta continúa.

Respuestas y represalias

Estados Unidos anunció a inicios de agosto pasado que había expulsado en mayo a dos diplomáticos cubanos como respuesta a los “incidentes” ocurridos en la isla.

“Algunos miembros de nuestro personal tuvieron la opción de dejar Cuba por razones de salud. Como resultado de eso, invitamos a dos funcionarios cubanos a abandonar Estados Unidos y ya lo han hecho”, afirmó la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

La portavoz de Asuntos Globales de Canadá, Brianne Maxwell, confirmó también que los funcionarios de la embajada canadiense fueron afectados por estos hechos, que ninguno de los tres gobiernos ha aclarado en qué consistieron.

embajada de cuba en washingtonGETTY IMAGES
Estados Unidos expulsó a dos diplomáticos cubanos en mayo pasado, a menos de dos años del restablecimiento de las relaciones bilaterales.

Maxwell indicó que empleados de varias agencias del gobierno canadiense “están conscientes de los síntomas inusuales que afectaron al personal diplomático canadiense y estadounidense y a sus familias en La Habana” y aseguró que las autoridades trabajan en su esclarecimiento.

“Nuestro gobierno está trabajando activamente, incluso con las autoridades de Estados Unidos y Cuba, para determinar la causa”, afirmó.

La Habana y Washington restablecieron sus relaciones diplomáticas en agosto de 2015, en un proceso de acercamiento que se selló durante una visita del entonces presidente Barack Obama a Cuba.

No obstante, la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump supuso una nueva escalada de tensión entre los dos países.

En mayo pasado, la Casa Blanca anunció una serie de sanciones al gobierno de Cuba, aunque mantuvo las principales políticas impulsadas por Obama, entre ellas, la apertura de las embajadas.

El gobierno de Raúl Castro, por su parte, consideró el anuncio de Trump como un “regreso a la retórica de Guerra Fría”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Denuncian que festival de Tulum pospuesto por COVID no reembolsará entradas; ‘daremos otras opciones’, dice Zamna

Personas de distintos países aseguran que el festival Zamna, que se realizaría en Tulum, no reembolsará el dinero tras posponerse por COVID.
Por Manu Ureste / Ana Estrada
22 de diciembre, 2020
Comparte

Despedir un año tan difícil como el 2020 e iniciar de buenas el 2021 parecía el plan perfecto para cientos de personas que compraron boletos para el Festival Zamna: música, fiesta, playa y vacaciones en un paraíso tropical como Tulum, en el estado de Quintana Roo.

Pero el Sars-Cov2 volvió a entrometerse: después de que otro festival en el mismo municipio fue asociado a, al menos, un centenar de contagios de COVID entre sus asistentes, el evento organizado por Zamna Entertainment Holding fue pospuesto para abril.

Te recomendamos: ¿Que siga la fiesta? Conciertos en Tulum se llenan, aunque un festival ya provocó cientos de contagios

La empresa asegura que, ante el cambio reciente en el semáforo epidemiológico en la entidad -pasó de amarillo a naranja, con el impedimento de realizar eventos masivos en el estado-, no tuvo más remedio que posponer el evento “por causas de fuerza mayor”, y ofrece diferentes opciones para que la gente no pierda su inversión.  

Pero, aun así, los reclamos de los usuarios se acumulan por cientos. 

Sin festival… y sin dinero

Joaquín Argüelles es un argentino viviendo con su esposa en Francia. El plan de la pareja era volver a México, donde se conocieron, para vacacionar un par de semanas.

El 13 de noviembre lo hicieron oficial: después de unos cuantos clics ya tenían boletos para el festival de música electrónica en Tulum.

Desembolsaron en total 537 dólares (unos 10 mil 200 pesos mexicanos) por cuatro boletos para dos eventos del Zamna.

Te recomendamos: La fiesta se descontrola: asocian a festival en Tulum con más de 100 contagios de COVID

El 15 de diciembre, apenas dos semanas antes de tomar sus vuelos a México, se enteraron de que el festival se canceló.

Nos enteramos por su nota, pienso que todo el mundo se enteró así, porque estaba la sospecha de que se iba a cancelar y Zamna por su parte no lo oficializaba”, contó en entrevista.

La única forma de comunicarse con el staff del evento fue a través de redes sociales y correo electrónico y por ambas vías la respuesta fue la misma: no habrá dinero de vuelta.

“Más allá de lo que a nosotros nos pasa, en el festival hay un vacío y un anonimato impresionante. Es algo tan grande, implica tanta responsabilidad y se mueve tanto dinero que nos sorprende el anonimato”, dijo.

La solución que le dieron a Joaquín, como a cientos de personas más, es que el evento no se canceló, sino que se reprogramó, y pueden usar sus boletos en abril

Si no les es posible asistir, sea la razón que sea, pueden cambiar todo ese dinero por mercancía oficial del mismo: gorras, playeras, cubrebocas.

Te recomendamos: Por brote COVID, cancelan en Tulum festival de música, pero organizadores lo siguen promocionando

La respuesta, por supuesto, no le gustó a cientos de personas que tenían no sólo boletos para el evento, también vuelos, hospedaje, transporte.

 

“Nos estamos organizando”: Fernando

Fernando Lobato es un médico mexicano viviendo en San Luis Potosí. Él compró entradas para uno de los eventos de  Zamna desde julio y recién el 15 de diciembre se enteró de la reprogramación del festival.

Cuando intentó recuperar su dinero, les respondieron que lo que pagó seguía estando en su wallet, es decir, lo que pagó está “alojado” en una cuenta a su nombre en la plataforma del evento disponible para usarse en los conciertos de abril o por mercancía.

“Que ese dinero se puede utilizar única y exclusivamente por productos de la empresa y eso a nadie le pareció”.

Por esto, él comenzó a organizarse con más personas afectadas y, en menos de 24 horas, se formó un grupo de WhatsApp con más de 300 integrantes de todo el mundo: México, Francia, Irlanda, Brasil, Argentina, Costa Rica.

“Hay gente que viene de muchos países a disfrutar el festival y no le quieren regresar su lana y no les es fácil venir el próximo año”, dijo.

Su organización ya alcanzó no sólo las redes sociales, también a diferentes DJs a quienes han contactado para que sepan la situación con el festival y sus asistentes; hicieron una petición en Change.org para exigir que les sea reembolsado su dinero; y, finalmente, acudir a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Vamos a presionar a la empresa, empezamos a buscar a los representantes de venta de boletos, porque no sabemos quién es el responsable real de la empresa, todo es a través de redes, no hay una cara”.

Los mexicanos harán una queja formal conjunta ante Profeco, mientras que los extranjeros escribirán también a la Procuraduría y buscarán apoyo a través de sus embajadas.

Profeco informó a Animal Político que, hasta ahora, los organizadores no han manifestado que se cancele el evento y que “al día de hoy, en la oficina de defensa del consumidor Zona Caribe Mexicano, no hemos recibido consumidores solicitando asesoría respecto a este tema”. 

¿Por qué compraron boletos en plena pandemia?

Ambos entrevistados aseguran que hay mucha confusión con respecto al semáforo COVID y las actividades que pueden o no pueden realizarse.

“La increíble cantidad de bombardeo de redes que el presidente dice una cosa, el gobierno del estado dice otra, yo creo que todos dijeron: ‘pues compro boletos y si cancelan el evento que me devuelvan mi dinero y tan tan’. El problema es que los encargados de este festival asumieron que ellos podían decidir qué podían hacer con ese dinero”, dijo Fernando Lobato.

Mientras tanto, Joaquín Argüelles y su esposa aseguraron que siguen las noticias y saben que la situación en México es grave, pero que el festival asegura en su página de internet que cumplen con todos los protocolos de salud para realizar el evento.

“Desde acá las noticias que llegan es que, por lo menos Quintana Roo, tenía todo bajo control y que iba a pasar a verde. Zamna súper aseguró que todo iba a estar bajo control, la verdad pensamos que, si es así, ¿por qué no? Vamos todos los días a trabajar en metro, que estamos mucho más cerca de gente que no conocemos, que en un festival que se suponía que iba a tener la distancia social”, explicó Joaquín.

“Nuestro malestar no es por la cancelación de una fiesta, entendemos que estamos bajo una pandemia, que si no se puede hacer ¡no se puede hacer! No reclamamos que no se haga un evento, sino que, si no se hace y no podemos asistir en abril, nos devuelvan el dinero”.

“Estamos dando la cara”: Festival Zamna

Animal Político buscó a los organizadores del Zamna Festival para preguntarles sobre las quejas manifestadas en redes sociales y a través de la plataforma Change.org por quienes compraron boletos y gastaron hasta 600 dólares para poder asistir esta navidad al evento. 

 Por medio de su departamento de atención a medios, dirigido por Aitor Suárez, Zamna concedió una entrevista en la que expuso varios puntos. 

En primer lugar, a pesar de que las autoridades del municipio de Tulum dijeron a este medio el pasado 15 de diciembre que el festival había sido “cancelado”, los organizadores matizaron que no se trata de una cancelación, sino de un aplazamiento. 

De hecho, el evento ya está programado para el próximo mes de abril, fecha en la que esperan que, ahora sí, el semáforo epidemiológico federal les permita la realización del mismo, manteniendo la idea de que no sea un evento masivo, sino dividido en varias fechas y en múltiples escenarios a lo largo de 11 hectáreas de espacio al aire libre. 

En concreto, el evento quedó programado para arrancar el primer fin de semana de Semana Santa, y luego se irá desarrollando todos los viernes, sábados y domingos, hasta el 2 de mayo. 

Ahora bien, cuestionados sobre los reclamos de clientes que no quieren, o no puede asistir al evento en abril, y que exigen la devolución inmediata del dinero, Zamna Festival contestó que no hará reembolso de dinero debido a que buena parte de ese dinero ya se invirtió en pagar a los Djs contratados, además de proveedores, servicio médico, etcétera. 

Además, la organización expuso que, si bien los clientes están en su derecho de acudir a la Profeco para quejarse, los lineamientos de la propia Procuraduría, que pueden consultarse aquí, señalan que para “eventos postergados” las entradas vendidas mantienen su validez “para la nueva fecha” establecida y que, solo en caso de cancelación definitiva, estarían obligados a reembolsar el dinero de manera íntegra. 

No obstante, Zamna Festival subrayó que están ofreciendo otras opciones “para que el cliente no pierda su inversión”. 

Entre esas opciones está la creación de una ‘cartera digital’, un wallet individual, donde cada cliente tiene como crédito el dinero que desembolsó para el festival que iba a realizarse ahora, en diciembre. Y ese dinero, subrayó Zamna, “nunca va a caducar”. 

Sobre este punto, los organizadores plantearon que el cliente puede asistir a las nuevas fechas del festival el próximo abril. O bien, puede guardar los créditos del wallet para asistir al próximo Zamna Festival de finales de 2021 e inicios de 2022. También puede gastar los créditos en la cena de fin de año que, una vez cumplidos todos los lineamientos sanitarios por la pandemia, proyectan ofrecer en el restaurante del hotel de Zamna que tiene 15 cabañas en Tulum. 

La organización del festival también dijo que, en casos en los que el cliente “necesite sí o sí el dinero por problemas personales”, evalúa la posibilidad de “revender” el ticket de esa persona a otra que sí quiera o pueda asistir al festival en abril, y entregarle ese dinero.

“Los eventos programados para abril, como van a ser con capacidad limitada, puede ser que varios presenten ‘sold out’ en breve. Entonces, ¿qué se puede hacer? Nosotros nos podemos encargar de revender su ticket a otra persona que sí quiera ir en abril. Es decir, no podemos directamente nosotros devolverle el dinero, pero sí podemos hacer este tipo de trámite para que el cliente salga beneficiado y tenga esta otra opción”, plantearon los organizadores de Zamna. 

Cuestionados acerca de por qué programaron un festival de música electrónica para diciembre, en plena pandemia de COVID, la organización explicó que este tipo de eventos se diseñan con muchos meses de antelación. 

“Empezamos a vender boletos los primeros días de marzo, cuando todavía la pandemia no había explotado. Y lo decimos claramente: sí tomamos riesgos porque teníamos la esperanza de que la situación se podía arreglar, o al menos controlar”, expuso la organización, la cual, no obstante, insistió en que contaba “con todos los permisos municipales, estatales y federales” para la realización del evento en diciembre. Pero el repentino cambio de semáforo epidemiológico, que a principios de este mes de diciembre pasó de amarillo a naranja en Quintana Roo, más el decreto del gobernador de la entidad prohibiendo los eventos multitudinarios, fue lo que imposibilitó el festival este fin de año. 

“No es que nosotros hayamos querido mover el festival. Lo que sucedió es que nos hemos visto obligados a moverlo de fecha por la decisión del gobierno. Fue una causa de fuerza mayor. Pero insistimos: no está cancelado. Está pospuesto para abril”.  

Zamna puso a disposición de los clientes el correo electrónico [email protected] para que, quienes estén inconformes con el cambio de fecha del festival, puedan comunicarse con ellos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.