Así defraudan a la CDMX con la operación y mantenimiento del Sistema de Alerta Sísmica
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Jesús Santamaría (@Re_Ilustrador)

Así defraudan a la CDMX con la operación y mantenimiento del Sistema de Alerta Sísmica

Las dos empresas que realizaron esta presunta operación fraudulenta son las mismas a las que las autoridades mexicanas contrataron para el desarrollo del Sistema de Alerta Sísmica Mexicano; la Contraloría Interna del Tribunal inició una investigación administrativa sobre el caso.
Jesús Santamaría (@Re_Ilustrador)
Por Paris Martínez
14 de septiembre, 2017
Comparte

Durante el año 2016, el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México fue víctima de un presunto fraude, cometido por dos empresas que habían sido contratadas por separado, para dar dos servicios distintos de mantenimiento a equipos de alertamiento sísmico de la institución.

Ambas empresas se confabularon para hacer el trabajo una sola vez, y cobrarlo por duplicado, tal como deja ver la documentación oficial sobre este caso.

Las dos empresas que realizaron esta presunta operación fraudulenta son, tal como consta en registros gubernamentales, las mismas a las que las autoridades mexicanas contrataron para el desarrollo del Sistema de Alerta Sísmica Mexicano: la asociación civil “sin fines de lucro” denominada Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (CIRES), y la firma privada MDreieck SA de CV.

Leer: El gobierno compra alertas sísmicas, pero éstas desaparecen o se quedan en bodegas

Tal como informó Israel Soberanis Nogueda, titular de la Oficialía Mayor del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, por este presunto fraude, cometido a lo largo de 2016 con la participación de funcionarios del mismo organismo, la Contraloría Interna del Tribunal inició una investigación administrativa desde la primera semana de septiembre de 2017, luego de que Animal Político los puso en conocimiento sobre este caso.

“Tomando en consideración estos elementos que se le presentan al Tribunal, se ha dado cuenta de esta situación a la Contraloría Interna, que es el área administrativa responsable de hacer la investigación, de valorar los hechos y, en consecuencia, actuar”, informó en entrevista Soberanis Nogueda.

El esquema con el que operaron estas empresas, y los funcionarios participantes, fue en realidad sencillo: primero se firmaron por separado dos contratos de mantenimiento con estas empresas, y luego, a lo largo de 2016, en cada inmueble del Tribunal se presentó un técnico, que realizó una sola vez el mantenimiento. El truco está en que, al final de cada visita a un inmueble del Tribunal, este técnico entregó dos comprobantes de labores: uno presentándose como representante de CIRES, y luego otro presentándose como empleado de MDreieck.

De esta forma, con la anuencia de distintos funcionarios del organismo, se simuló administrativamente que ambas empresas habían dado los dos servicios pagados por el Tribunal, aunque, en realidad, sólo se dio una vez.

A finales de 2016, CIRES y MDreieck se vieron obligadas (porque así lo establecían sus contratos) a entregar un informe final de las labores que realizó cada una.

Aunque estos informes se presentaron en hojas membretadas con logotipos distintos, ambos incluyen los mismos reportes de servicios.

Peor aún: tanto el informe de CIRES como el de MDreieck incluyen un álbum fotográfico de las labores que supuestamente realizó cada empresa. En ambos casos, las fotos son mismas.

Según la documentación oficial obtenida por Animal Político, esta operación se realizó al menos 32 veces a lo largo de 2016, para simular la realización de 64 servicios de mantenimiento en instalaciones del Tribunal.

Ojos cerrados

En entrevista, el Oficial Mayor del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México aseguró que, aún cuando ya hay una investigación en marcha por este presunto fraude, “yo podría decir que esta situación tiene explicaciones”.

En primera, señaló, aunque ambas empresas fueron contratadas para dar mantenimiento a equipos de alerta sísmica, a cada una se le requirieron servicios diferentes: a CIRES le tocaba revisar la operación de los aparatos receptores de la señal de alerta, y a MDreieck verificar que las bocinas repartidas en los distintos edificios del organismo funcionaran.

“Entonces, hablamos de dos servicios totalmente diferentes. Se recibió el servicio de mantenimiento de ambas empresas, y funciona el sistema (de alerta sísmica)”, insistió el funcionario.

La documentación oficial relacionada con ambos contratos, sin embargo, desmiente al oficial Mayor.

El 14 de mayo de 2016, por ejemplo, la técnica Rachel Lira Estrada se presentó al “Edificio Fernando de Alva” del Tribunal Superior de Justicia, para realizar labores de mantenimiento.

En el informe del CIRES, se señala que esta empleada realizó “limpieza del equipo del sistema de alerta sísmica: gabinete, equipo aplificador y nobreack. Se desplegó música para verificar el funcionamiento de las trompetas”.

Luego, el informe del MDreieck señala que, el mismo día, la misma persona realizó “mantenimiento preventivo al equipo receptor programado pro contrato, se toman lecturas de voltaje, los cuales son correctos, se lee memoria electrónica y no se encuentra pérdida de mensajes, se piden tonos de prueba y todo funciona correctamente. Se realizan pruebas de audio con el sonido oficial de Alerta Sísmica, se deja operando el equipo”.

Ese 14 de mayo de 2016, la técnica Rachel Lira Estrada firmó dos comprobantes de servicio: uno a nombre de CIRES y otro a nombre MDreieck.

Y esto se repitió otras 31 ocasiones.

–Si se afirma que dos empresas distintas realizaron dos labores distintas, ¿por qué los informes de estas empresas reportan las mismas acciones, los mismos días, llevadas a cabo por el mismo técnico, y lo ilustran con las mismas fotos? –se preguntó al oficial Mayor del Tribunal.

–No me corresponde darle una explicación respecto del técnico, lo que realiza o lo que no realiza. No voy a calificar (el hecho) –respondió Soberanis Nogueda–. Técnicamente, yo no le puedo decir si en esa fotografía… debe haber una conexión. Y ya me está llevando a hacer justificaciones que no debo.

La determinación acerca de si éste es un fraude o no, subrayó, está en manos de la Contraloría Interna del Tribunal.

No obstante, concluyó, “se ha recibido el servicio a satisfacción, toda vez que los equipos funcionan”.

Cabe destacar que, para ocultar la información relacionada con este presunto fraude, el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México intentó diversas estrategias: primero negó la existencia del expediente, luego dijo que se trataba de un expediente de 12 mil hojas por el cual había que pagar 6 mil pesos.

Semanas después, aceptó que las 12 mil hojas fueran consultadas directamente por Animal Político, sin que hubiera necesidad de pagar su reproducción pero, llegado el momento, el Tribunal exhibió un expediente de 12 mil hojas no relacionado con este caso.

Finalmente, luego de cuatro meses de pretextos, el Tribunal se vio obligado a proporcionar el expediente verdadero, que consistente en 300 hojas.

El consorcio

Aunque el monto del presunto fraude cometido contra el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México podría considerarse reducido (poco menos de 1 millón de pesos), este caso ilustra el esquema de operación del consorcio que conforman la asociación civil CIRES y la empresa MDreieck SA de CV, mediante el cual han obtenido contratos del gobierno por al menos 475 millones de pesos, sólo en los últimos siete años, para operar y dar mantenimiento a los distintos componentes del Sistema de Alerta Sísmica.

El esquema es el mismo usado en otros casos de triangulación y desvío de recursos públicos, documentados en el pasado reciente: una asociación civil “sin fines de lucro” gestiona fondos gubernamentales, que le son asignados por adjudicación directa, y luego esa asociación civil decide qué proveedor se verá beneficiado con la inversión oficial. Si, de origen, la asociación civil y el proveedor actúan de común acuerdo (o si son el mismo ente, con dos personalidades jurídicas), pueden acceder a grandes cantidades de dinero público, sin pasar por licitaciones ni procesos de verificación o fiscalización.

Tal como consta en documentación oficial, desde el año 1989 el CIRES fue designado por el gobierno mexicano como el organismo que se encargaría de operar el Sistema de Alerta Sísmica, aún cuando no era un órgano gubernamental.

Fue este organismo privado el que, en 2010, determinó que el SAS debía modernizarse, y el nuevo modelo planteado por CIRES se basaba en el reparto masivo de 88 mil radios de alertamiento marca Sarmex, que ofrecen un aviso de hasta 60 segundos de anticipación, previo a que se sientan los efectos de un temblor.

Pero CIRES no sólo decidió cuántos radios de alertamiento se debían comprar, y de qué marca, sino también a quién comprárselos, y su elegida fue la empresa MDreieck SA de CV, que había sido creada tres años antes… por el mismo CIRES.

Según la documentación recabada por Animal Político, MDreieck fue creada en 2007, por dos personas de nombre Rosa María García Guzmán y Fernando Alcántar Arrizón, quienes, en los años posteriores, fungieron también como representantes del CIRES ante órganos gubernamentales y de la iniciativa privada.

En el año 2010, por ejemplo, la Comisión de Ecología y Seguridad Industrial de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma) sostuvo una reunión con “representantes” del CIRES, los cuales “dieron una presentación sobre el Centro, las actividades y proyectos que desarrollan, así como las tecnologías disponibles en el tema de alarmas sísmicas”.

Según el informe oficial de labores 2010 de esta comisión interna de la Canifarma, los representantes del CIRES en dicho encuentro fueron precisamente la señora Rosa María García Guzmán, y el ingeniero Alcántar Arrizón, es decir, los dueños de MDreieck.

Luego, en el año 2012, el ingeniero Alcántar Arrizón volvió a aparecer como representante del CIRES, durante cursos impartidos por este organismo privado a funcionarios del gobierno de Guerrero.

A este encuentro, de hecho, el dueño de MDreieck acudió vistiendo un uniforme del CIRES, tal como evidencia una fotografía difundida por el portal informativo guerrerense Suriana Digital, del colectivo informativo Grupo Cero.

El dueño de la empresa MDreieck, Fernando Alcántar Arrizón (de azul), en representación del CIRES, durante acto público en Guerrero. FOTO: Cortesía del portal Suriana Digital, del colectivo informativo Grupo Cero.

Finalmente, en 2012 fue ingresado a la plataforma Youtube un video en el cual Alcántar Arrizón (a quien se presenta en el video como director general de Mdreieck), explica el funcionamiento del Sistema de Alerta Sísmica, y sus planes de expansión hacia 23 ciudades del país.

En este video, el dueño de MDreieck asegura que “a partir de 2010, el Gobierno del Distrito Federal nos dio recursos para ampliar la red (…) Vamos a tener cobertura en 23 ciudades del país con alertamiento sísmico”.

Lo dicho por el dueño de MDreieck en ese video destaca por un hecho: oficialmente Mdreieck no tiene ninguna ingerencia en la operación del Sistema de Alerta Sísmica; ya que esta empresa nunca ha sido oficialmente contratada para operar ningún elemento del SAS, sino sólo para proveer los radios de alertamiento. Formalmente, el único organismo autorizado para operar el Sistema es CIRES.

Aún así, en el video de 2012, el dueño de MDreieck afirma que el dinero para modernizar el Sistema de Alerta Sísmica terminó en su empresa.

Para saber cuál es la relación entre la empresa MDreieck y el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico AC, Animal Político consultó al director y fundador de este último, el ingeniero José Manuel Espinosa, quien explicó que, en 2010, CIRES desarrolló los radios Sarmex, y gestionó su fabricación con una compañía estadounidense, Alerting Solutions Inc.

En 2010, continuó el titular de CIRES, el Gobierno de la Ciudad de México “pidió radio-receptores. Y se les logró abastecer a través de la empresa MDreieck”.

Esta empresa fue creada por CIRES, explicó, porque “nosotros somos asociación civil, y no podíamos ser comercializadores de los radio-receptores. Entonces, se nombró a un grupo de gente, ex investigadores de CIRES.

Ellos, a través de esta empresa, lograron la exclusiva de representación de Alerting Solutions Inc. en México”, lo que los convirtió en los únicos autorizados para distribuir, y vender, esta tecnología en el país.

Y sólo después de esto, finalizó, “el gobierno de la Ciudad de México hizo la compra, fueron 50 mil radios, que patrocinó Marcelo Ebrard. Pero eso ya no lo hicimos nosotros (CIRES), fue a través de esta empresa”.

Desde su creación y hasta la fecha, el Sistema de Alerta Sísmica le ha costado al gobierno mexicano aproximadamente 43.4 millones de dólares (a las cotizaciones vigentes en las fechas en que han sido firmados los distintos contratos entablados).

Según esos mismos registros oficiales, el consorcio CIRES-MDreieck ha acaparado 99% de dicha inversión oficial, realizada en conjunto por los gobiernos federal, de la Ciudad de México y de Oaxaca.

Y, peor aún: toda la infraestructura adquirida con ese dinero público, necesaria para la operación del Sistema de Alerta Sísmica, le ha sido donada a CIRES tan pronto como fue adquirida.

Negocio entre cuates

Además de que toda la infraestructura con la que opera el SAS le ha sido donada al CIRES, esta asociación civil y la empresa MDreieck también se han visto beneficiadas por diversas disposiciones de la autoridad, que les permiten comercializar el servicio de alertamiento, no sólo entre particulares, sino también entre organismos gubernamentales.

Estas disposiciones de la autoridad le permiten a este consorcio cobrar dos, y hasta tres veces, por el mismo servicio: al gobierno le cobra por mantener operando al SAS, a los usuarios que recibieron equipos de alerta les cobra por “renta de la señal de alertamiento”, y a ambos les cobra por mantenimiento.

Según los registros oficiales recabados, de los 360 contratos firmados por instituciones públicas con el consorcio CIRES-MDreieck, al menos 82 son por los conceptos de “alertamiento” y de “renta de la señal de alerta”, entablados con dependencias que ya contaban con un aparato receptor (ya sea porque se los donó el gobierno, o porque lo compraron directamente).

Además de esos 360 contratos entablados con las autoridades, este consorcio ha firmado otras 646 órdenes de venta con el sector privado, por el servicio de alertamiento.

Cabe destacar que, al menos en la Ciudad de México, el CIRES es la única institución facultada por ley para certificar el funcionamiento de cualquier sistema que aproveche la alerta sísmica. Y aunque hay muchas marcas de estos radios en el mercado, sólo una marca cuenta con el aval del CIRES, la marca Sarmex.

Dicho de otro modo: el único radio avalado por CIRES es el que ellos mismos venden, a través de la empresa MDreieck.

Así, el consorcio CIRES-MDreieck mantiene bajo su control todo el mercado de radios de alertamiento sísmico, al menos en la Ciudad de México, siempre con la autorización de las autoridades locales.

De hecho, el interés del Gobierno de la Ciudad de México por beneficiar a este consorcio lo ha llevado, incluso, a mentir y simular acciones oficiales, en favor de este consorcio.

El 15 de julio de 2013, la Secretaría de Protección Civil capitalina expidió una certificación oficial en favor de MDreieck, con la cual avala la calidad y funcionalidad de los radios Sarmex.

Dicha certificación oficial señala que “derivado del estudio y análisis efectuado por el área técnica de esta Dirección General de Prevención (de la Secretaría de Protección Civil), se comprobó el funcionamiento del dispositivo receptor de radio diseñado para recibir señales de alerta sísmica, denominado Sarmex”.

Sin embargo, el área técnica de la Dirección General de Prevención de la Secretaría de Protección Civil de la Ciudad de México en realidad nunca realizó el “estudio y análisis” del que habla la certificación oficial (firmada por el entonces director general de Prevención, Raúl Miliani Sabido).

Cuando Animal Político pidió a este organismo de gobierno la copia de dichas evaluaciones técnicas practicadas a los radios Sarmex, Protección Civil debió admitir, a través del oficio SPC/DJ/OIP/490/2016, que su área técnica jamás revisó los aparatos. Lo único que hicieron fue copiar las opiniones técnicas de un documento que les proporcionó el mismo CIRES.

Aún así, la Secretaría de Protección Civil no sólo avaló en 2013 la calidad de los radios Sarmex, sino que, además, el organismo señala en su certificación que “no tiene inconveniente alguno en que pueda llevarse a cabo la distribución del dispositivo receptor diseñado para recibir señales de alerta sísmica, denominado Sarmex, de la empresa Mdreieck SA de CV, en la circunscripción territorial perteneciente al Distrito Federal”.

Así, a través de este proceso irregular, realizado en contubernio con la Secretaría de Protección Civil, el CIRES pudo obtener un certificado gubernamental en favor de la empresa a través de la cual vende sus radios, la empresa, Mdreieck.

Epílogo: ¿de quién es el Sistema de Alerta Sísmica?

Dado que toda la tecnología adquirida por las autoridades mexicanas ha sido donada al CIRES, y también a que las autoridades le han dado todo el control y comercialización sobre el Sistema de Alerta Sísmica, Animal Político consultó al Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred, del gobierno federal), a quién pertenece este Sistema de alertamiento.

Después del sismo del 85, explicó Carlos Valdés González, director general del Cenapred, la creación del Sistema de Alerta Sísmica no le fue encargada a la UNAM ni al Servicio Sismológico Nacional “porque no eran las funciones de estas instituciones”, y no contaban con las capacidades tecnológicas para asumir el reto.

Sin embargo, aclaró, “la tecnología lo permite ahora, y probablemente lo adecuado sí sería que el gobierno asumiera su control”.

Y remató: “Quien pagó y paga este servicio es el Gobierno de la Ciudad de México, y la pregunta tendría que ir a ellos. Pero si a mí me lo preguntan, yo diría que el Sistema de Alerta Sísmica le debería pertenecer no sólo al Gobierno de la Ciudad de México, sino al gobierno federal, porque no sólo tiembla en la Ciudad de México. El por qué no se hace así, ya no es un área en la que yo pueda meterme (…) Yo lo digo muy claro, le debería pertenecer a todos los ciudadanos de este país, y si esa asociación (el CIRES) es quien lo va a manejar, debería haber alguien encima de ellos, y controlar. Un comité científico, poderoso, que decida qué se hace y qué no se hace, y que no sea todo decisión de una asociación civil”.

Animal Político solicitó desde finales de agosto una entrevista con representantes del Gobierno de la Ciudad de México, sin obtener respuesta favorable.

*Esta investigación se realizó entre junio de 2016 y septiembre de 2017. Se presentaron mil 280 solicitudes de información pública bajo la Ley General de Transparencia, ante los gobiernos federal, de la Ciudad de México, Estado de México, Michoacán, Guerrero y Oaxaca.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cómo las vacunas ARNm contra COVID pueden derrotar a otras enfermedades y convertirnos en 'superhumanos'

Hasta hace poco, la mayoría de la gente ni siquiera había oído hablar de las vacunas de ARNm. Ahora los científicos creen que pueden ser la clave para resolver una gran cantidad de problemas de salud.
Getty Images
23 de diciembre, 2021
Comparte

Hace apenas un año, Anna Blakney trabajaba en un campo de la ciencia relativamente especializado y poco conocido por el gran público en un laboratorio de Londres.

Pocas personas fuera de sus círculos científicos habían oído hablar de las vacunas de ARNm. Porque aún no existía ninguna.

Los asistentes a una conferencia anual que Anna dio en 2019 podían contarse por decenas, no por cientos.

Hoy en día, tiene una gran demanda: es profesora asistente en la Universidad de Columbia Británica, en Canadá, y comunicadora científica con 253.000 seguidores y 3,7 millones de ‘me gusta’ en TikTok.

Ella admite que estaba en el lugar correcto en el momento adecuado para formar parte de un exitoso período de progreso científico.

Debido a la pandemia de coronavirus, muchas personas han oído hablar y han recibido una vacuna de ARNm de empresas como Pfizer-BioNTech y Moderna.

Pero incluso cuando Blakney comenzó su doctorado en el Imperial College de Londres en 2016, “mucha gente se mostró escéptica sobre si alguna vez podrían funcionar”. Ahora, “todo el campo del ARNm está explotando. Es un cambio importante en la medicina”, dice.

Es un cambio que plantea algunas preguntas muy importantes y emocionantes: ¿podrían las vacunas de ARNm proporcionar una cura para el cáncer, el VIH, las enfermedades tropicales e incluso darnos una inmunidad sobrehumana?

El ácido ribonucleico mensajero, o ARNm para abreviar, es una molécula monocatenaria que transporta el código genético del ADN a la maquinaria de producción de proteínas de una célula.

Sin ARNm, no se usaría tu código genético, no se producirían proteínas y tu cuerpo no funcionaría. Si el ADN es la tarjeta bancaria, entonces el ARNm es el lector de tarjetas.

vacunación

Getty Images
Millones de dosis de vacunas de ARNm contra covid han sido administradas alrededor del mundo.

Una vez que un virus está dentro de nuestras células, libera su propio ARN, engañando a nuestras células secuestradas para que produzcan copias del virus, en forma de proteínas virales, que comprometen nuestro sistema inmunológico.

Las vacunas tradicionales funcionan inyectando proteínas víricas inactivadas llamadas antígenos, que estimulan el sistema inmunológico del cuerpo para que reconozca el virus cuando reaparece.

La genialidad de las vacunas de ARNm es que no es necesario inyectar el antígeno en sí.

Lo que hacen estas vacunas es utilizar la secuencia genética o “código” del antígeno traducido en ARNm.

Es un fantasma de lo real, engañando al cuerpo para que cree anticuerpos muy reales.

El ARNm artificial en sí mismo desaparece, degradado por las defensas naturales del cuerpo, incluidas las enzimas que lo descomponen, dejándonos solo con los anticuerpos.

Por lo tanto, es más seguro producirlo, de manera más rápida y económica, en comparación con las vacunas tradicionales.

Ya no se necesitan enormes laboratorios de bioseguridad que cultiven virus mortales dentro de millones de huevos de gallina.

En cambio, un solo laboratorio puede secuenciar las proteínas del antígeno y enviarlo por correo electrónico a todo el mundo.

Con esa información, un laboratorio podría producir “un millón de dosis de ARNm en un solo tubo de ensayo de 100 ml”, dice Blakney.

Ahora hemos visto que ese proceso se desarrolla en tiempo real. El 10 de enero de 2020, Zhang Yongzhen, profesor de zoonosis en el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de China en Pekín, secuenció el genoma del coronavirus y lo publicó al día siguiente.

La covid fue declarada pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 11 de marzo.

El 16 de marzo, utilizando la secuencia de Zhang, la primera vacuna de ARNm comenzó la fase uno de su ensayo clínico.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) aprobó la vacuna Pfizer-BioNTech Covid-19 el 11 de diciembre de 2020, haciendo historia no solo como la primera vacuna de ARNm aprobada para humanos, sino también como la primera en tener una tasa de eficacia del 95% en ensayos clínicos.

La aprobación de la vacuna de ARNm de Moderna siguió de cerca el 18 de diciembre.

La vacuna que anteriormente se había ganado el título de la “vacuna más rápida de la historia”, la vacuna contra las paperas, tardó cuatro años en producirse.

Las vacunas deModerna y Pfizer-BioNTech tardaron solo 11 meses.

La teoría detrás de la vacuna de ARNm fue promovida por los científicos de la Universidad de Pensilvania Katalin Karikó y Drew Weissman, quienes recientemente recibieron el Premio Lasker 2021, el premio de investigación biomédica más importante de Estados Unidos.

Sin embargo, incluso en 2019, se creía que las vacunas convencionales de ARNm estaban al menos a cinco años de distancia.

La pandemia hizo avanzar rápidamente este campo de la medicina.

Kathryn Whitehead, profesora asociada de ingeniería química e ingeniería biomédica de la Universidad Carnegie Mellon, y colaboradora clave de Weissman y Karikó, admite que “no había muchas personas en el mundo de la terapéutica del ARNm que hubieran imaginado tasas de eficacia inicial del 95% en este escenario de emergencia”.

Pero ahora, las posibilidades parecen infinitas. O, como dice Blakney: “Ahora es, bueno, ya funcionó para una glicoproteína viral, entonces, ¿qué otras vacunas podemos hacer con ella? ¿Y qué podemos hacer más allá de eso?”.

Katalin Kariko

Getty Images
El trabajo pionero de Katalin Karikó y Drew Weissman sobre ARNm preparó el terreno para las vacunas de covid de Pfizer y Moderna.

En la Universidad de Rochester, Dragony Fu, profesor asociado del departamento de biología, recibió fondos de la Fundación Nacional de Ciencia de EE.UU. para que su laboratorio investigara de forma acelerada las proteínas de ARN.

Si actualmente estamos presenciando la vacuna de ARNm 1.0 para la covid, entonces la 2.0 abordará dos categorías más de enfermedades, dice Fu.

“Una son patógenos, como el Sars, pero puedes aplicar esta tecnología a otros invasores como el VIH. Ya antes de covid, las empresas estaban desarrollando vacunas de ARNm contra el VIH”.

También cita el zika, el herpes y los parásitos de la malaria en el campo de los patógenos.

“La otra categoría son las enfermedades autoinmunes”, dice. “Eso es intrigante porque va más allá de la definición estricta de una vacuna”.

Fu afirma que el futuro podría involucrar “tratamientos” de ARNm, por ejemplo, para reducir la inflamación. “En teoría, eso abre muchas posibilidades”, señala.

Yizhou Dong, profesor asociado de farmacia y farmacología de la Universidad Estatal de Ohio, se especializa en pequeñas bolas de grasa o lípidos necesarias para albergar el ARNm y entregarlo de manera segura a las células sin que nuestro cuerpo lo destruya inmediatamente.

Los lípidos han sido descritos como el “héroe olvidado”: si la entrega de lípidos no se hubiera perfeccionado y aprobado finalmente en 2018, no habría habido vacunas de ARNm de covid para 2020.

Antes de la covid, había muchos estudios de investigación que buscaban aplicaciones más amplias combinando esta nueva técnica de liberación de lípidos con ARNm, explica Dong, que incluyen trastornos genéticos, inmunoterapia contra el cáncer, enfermedades infecciosas e infecciones bacterianas.

“Siempre que tengas el antígeno y puedas secuenciar la proteína, en teoría debería funcionar”.

Gracias al avance combinado en la administración de lípidos y la tecnología de ARNm, las vacunas y tratamientos en desarrollo incluyen la terapia de ARNm de Translate Bio para la fibrosis quística y la esclerosis múltiple; la vacuna de ARNm de Gritstone Oncology y Gilead Sciences para el VIH; las terapias de Arcturus Therapeutics para la fibrosis quística y las enfermedades cardíacas; y la start-up alemana Ethris con AstraZeneca, que están desarrollando terapias de ARNm para enfermedades pulmonares graves y asma.

También se están explorando soluciones para las enfermedades tropicales.

Moderna está cerca de la fase dos (de tres) de los ensayos clínicos de vacunas de ARNm para zika y chikungunya.

Ambos patógenos se describen como “desatendidos”, porque afectan a las poblaciones más pobres del mundo y no reciben la investigación y la financiación adecuadas.

La velocidad y el costo de las vacunas de ARNm podrían cambiar ese paradigma y señalar el fin de las enfermedades tropicales desatendidas.

Quizás la primera nueva vacuna de ARNm que llegue a nuestros estantes, sin embargo, será para un enemigo más familiar: la gripe.

Los virus de la influenza son responsables de entre 290.000 y 650.000 muertes anuales en todo el mundo.

“Es más probable que veamos vacunas de ARNm contra la influenza en un futuro cercano”, dice Whitehead.

“Estas vacunas de ARNm han estado en desarrollo durante años y los ensayos clínicos hasta la fecha son alentadores. Actualmente hay cinco ensayos clínicos para la influenza A, incluido uno en la fase dos”.

Este avance podría ocurrir justo a tiempo. Paul Hunter, profesor de protección de la salud de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido, que también es consultor de la OMS, advirtió que en algunos países puede ocurrir una epidemia de influenza que podría provocar más muertes que la covid-19.

Varias compañías farmacéuticas también están buscando vacunas de ARNm y tratamientos para el cáncer.

“Las células cancerosas a menudo tienen ciertos marcadores en la superficie que el resto de las células de tu cuerpo no tienen”, dice Blakney.

“Puedes entrenar a tu sistema inmunológico para que reconozca y elimine esas células, al igual que puedes entrenar a tu sistema inmunológico para que reconozca y elimine un virus: es la misma idea, simplemente averigua qué proteínas hay en la superficie de las células tumorales y úsalas como una vacuna”.

La idea de una medicina individualizada y específica para el paciente ha sido una perspectiva tentadora durante años.

Esta podría ser otra puerta abierta de par en par por el ARNm, según Blakney. En teoría, “se extrae el tumor, se secuencia, se ve qué hay en la superficie y luego se hace una vacuna específicamente para tí”.

laboratorio

Getty Images

Si los tratamientos para el cáncer, el VIH y las enfermedades tropicales van de la mano con el ARNm 2.0, ¿qué podría haber con el 3.0?

Un área de gran preocupación para la medicina moderna es la resistencia a los antibióticos.

“Potencialmente, podría imaginarse la fabricación de una vacuna contra un antígeno bacteriano como C. difficile o algunos de los que son realmente difíciles de tratar”, señala Blakney.

Todavía no hay ensayos, pero revistas científicas como Frontiers han explorado esta idea.

También existe la posibilidad de aplicaciones comerciales de salud y bienestar más generales.

Por ejemplo, Fu sugiere que la intolerancia a la lactosa, que afecta a cientos de millones de personas de origen asiático, incluido él mismo, y de hecho a un 68% estimado de la población mundial, podría algún día ser el objetivo.

“Me falta la proteína que me permite descomponer la lactosa. En el futuro, se podría desarrollar alguna forma de transmitir el mensaje, el ARNm, que creará la proteína que descompone la lactosa … no está en riesgo la vida, pero me imagino que es una industria de miles de millones de dólares”.

En el estado de Ohio, Dong incluso ha realizado con éxito una prueba en ratones para atacar el colesterol.

Las personas con niveles altos de la proteína PCSK9 tienden a tener colesterol alto y desarrollar enfermedades cardíacas temprano.

“Notamos que después de un tratamiento , pudimos reducir el nivel de proteína PCSK9 en más del 95%. Esa es definitivamente una dirección de investigación muy importante”, señala.

Según Dong, al menos una empresa de biotecnología está planeando un ensayo clínico utilizando ARNm para inhibir la PCSK9.

Todo esto plantea la pregunta: ¿podrían las terapias de ARNm darnos una inmunidad casi sobrehumana?

Las vacunas de ARNm de covid-19 han llevado a algunas personas a producir niveles muy altos de anticuerpos, capaces de neutralizar varias variantes de covid-19 a la vez.

También existe la posibilidad de mezclar varias vacunas de ARNm en una sola vacuna de refuerzo de la salud, que podría prevenir cánceres y virus al mismo tiempo.

Si bien es solo una especulación en la actualidad, dice Fu, “podrías tener un montón de sabores diferentes … un cóctel de ARNm que haga que las diferentes proteínas sean selectivas para tu necesidad particular”.

Tanto Moderna como Novavax ya están desarrollando vacunas combinadas contra covid-19 y gripe.

vacunación

Getty Images

Sin embargo, antes de entusiasmarnos demasiado, quedan dudas en torno a las vacunas de ARNm.

Actualmente, necesitamos inyecciones de refuerzo regulares, y estas inyecciones tienden a lastimar tu brazo, a veces con efectos secundarios de fatiga.

En el momento de escribir este artículo, llevamos menos de un año de uso en el mundo real.

Se han observado reacciones anafilácticas (aunque sin muertes) en aproximadamente 2 a 5 personas por millón vacunadas en Estados Unidos: ligeramente más altas, 4,7 por millón, con la vacuna Pfizer-BioNTech que los 2,5 por millón de la vacuna Moderna.

Según un análisis, aunque sigue siendo bajo, es 11 veces más alto que con la vacuna contra la gripe.

“Todavía estamos trabajando para comprender cuánto tiempo dura la respuesta de los anticuerpos, así como la respuesta celular”, dice Blakney.

“Ahora hay buenos indicios de que se obtiene una respuesta de células T de memoria realmente buena a partir de las vacunas de ARNm, pero dado que estos ensayos sólo tienen un año y medio en la mayoría de los casos, todavía estamos tratando de entender cuánto tiempo dura esa inmunidad”.

Agrega que la mayoría de la gente, “realmente no quiere recibir múltiples vacunas cada año que después te dejen noqueado durante tres días”.

Sin embargo, el laboratorio de Blakney en la UBC está trabajando en una respuesta: ARNsa o ARNm autoamplificado.

Tiene los mismos componentes estructurales que el ARNm normal, excepto que una vez dentro de una célula puede hacer copias de sí mismo.

“Esto es realmente ventajoso porque te permite usar una dosis mucho más baja, por lo general alrededor de 100 veces menos ARNsa que ARNm”, dice Blakney.

Esto significa más beneficios para tu inversión y menos dolor en el brazo.

En una carrera de tortuga contra liebre, las vacunas de ARNm pueden haberse adelantado para combatir la covid-19, pero el ARNsa puede ganar al final, y de hecho acaba de recibir US$195 millones de respaldo de AstraZeneca (que se compara favorablemente con los US$29,5 millones que recibió Ethris por el desarrollo de la vacuna contra las enfermedades pulmonares, mencionado anteriormente en este artículo).

Mientras tanto, Fu, Dong, Whitehead y Blakney continúan liderando de la ola de progresos del ARNm.

Dondequiera que los lleve, una cosa es segura: este nunca volverá a ser el mismo campo anónimo de investigación científica que una vez conocieron.

Especialmente si publicas tus videos explicativos en TikTok como Blakney.

“Toda mi misión allí es educar a la gente sobre las vacunas”, dice riendo. “Recibo toneladas de preguntas al azar. Pero también muchas personas han dicho cosas como: ‘Tú eres la razón por la que mi pareja y yo nos pusimos la vacuna’. Y eso es realmente impactante”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=7kpmPxW9Soc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.