close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tomada de Youtube

¿Qué es el mal del puerco y cómo lo podemos evitar?

¿Por qué nos da y cómo evitarlo? Una profesora de la Facultad de Medicina de la UNAM explica que el mal del puerco ocurre cuando sube la cantidad de glucosa en la sangre.
Tomada de Youtube
Por Michel Olguín Lacunza y Diana Rojas García // UNAM Global
16 de septiembre, 2017
Comparte

A todos nos ha pasado que después de comer nos da esa sensación de pesadez, cansancio, un aletargamiento acompañado de una gran necesidad de dormir, que es capaz de quitarnos la atención y nos dificulta llevar a cabo algunas tareas asociadas con los procesos cognitivos, un estado que comúnmente conocemos como el mal del puerco y que nos ataca a todos por igual.

En cuanto pasa, seguramente muchos nos hemos preguntado ¿por qué nos da y cómo podemos evitarlo? De acuerdo con Mónica Méndez Díaz, profesora de la Facultad de Medicina, el mal del puerco ocurre cuando hacemos una comida copiosa y se eleva la cantidad de glucosa que tenemos en sangre.

Al respecto, la investigadora narró que anteriormente existía el mito de que aparece porque toda la sangre que teníamos en el cuerpo se iba hacia el sistema digestivo, para así facilitar la absorción de los nutrientes. No obstante, ahora sabemos que no es así.

De hecho, cuando hacemos un ejercicio muy extenuante y toda nuestra sangre es secuestrada por los músculos, aún en ese momento la perfusión sanguínea en el cerebro sigue siendo prioridad, y la tenemos en cantidades fisiológicas necesarias, por ello, cuando hacemos actividades físicas no nos da sueño, algo contradictorio, enfatizó la académica.

Entonces, ¿qué ocurre realmente? Al realizar el acto de comer, la glucosa que está en la sangre se va hacia el sistema nervioso, e inhibe la actividad de células que tenemos en una estructura muy en particular en el cerebro llamado hipotálamo lateral.

Lee>> Los 8 peores postres de las comidas corridas.

Ahí, hay unas neuronas llamadas orexinérgicas, y cuando hay glucosa en sangre, estas células dejan de disparar su frecuencia, su actividad disminuye y eso facilita que se instale esa sensación de tranquilidad y de quedarnos dormidos, apuntó.

En realidad el mal del puerco no es malo, agregó Méndez Díaz, se trata de un estado fisiológico que debería cumplirse, pero a veces es necesario evitarlo, sobre todo si después tenemos diversas actividades como son manejar, asistir a clase o regresar a la oficina.

Por estas razones, la mayoría tratamos de evitar el mal del puerco, para ello lo ideal sería no realizar una comida copiosa. Por ejemplo, consumir algo ligero evitará que la glucosa incremente y se dé dicho estado.

No obstante, sólo lograremos evitar el mal del puerco si comemos lo que no nos gusta, dijo la experta, por ejemplo, una ensalada con carne o pescado, ya sea asada o a la plancha. Pero en caso de haber realizado una alimentación pesada, y sabemos que el mal del puerco inevitablemente llegará, podríamos tratar de sortearlo con algo que estimule nuestro sistema nervioso.

Por ejemplo, tomar un café o realizar una caminata, algo que nos mantenga activos y que despierte nuestro sistema de alerta. Esto nos ayudará a no quedarnos dormidos.

Sin embargo, existen algunas ocasiones que no lo podremos evitar, entonces se recomienda dormir alrededor de 15 a 30 minutos máximo, sobre todo, si después vamos a ejecutar una tarea que demande nuestros procesos cognitivos.

Después de esta siesta, nos sentiremos refrescados, energizados y realizaremos una gran cantidad de actividades igual que si nos hubiéramos recién levantando por la mañana, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Risperdal, el fármaco por el que Johnson & Johnson deberá pagar millones a un joven a quien le crecieron los pechos

Un jurado en EE.UU. determinó que la farmacéutica deberá pagar US$8.000 millones a un hombre de 26 años a quien le crecieron los senos tras tomar un fármaco comercializado por una de sus subsidiarias.
9 de octubre, 2019
Comparte

La farmacéutica Johnson & Johnson fue sentenciada a pagar US$8.000 millones en concepto de daños a un hombre que la acusó de no advertir que uno de sus fármacos antipsicóticos podía provocar un aumento en el tamaño de los pechos en hombres.

El jurado de una corte de Filadelfia, en Estados Unidos, falló a favor de Nicholas Murray, de 26 años, cuyo caso es uno de miles de ese tipo aún pendientes en dicho estado.

Los abogados del joven argumentaron que Janssen Pharmaceuticals, una subsidiaria de J&J, había priorizado sus ganancias por encima de la salud de los pacientes en la promoción de su medicamento Risperdal, cuyo compuesto activo es al risperidona.

J&J dijo que apelará el fallo, que considera “extremadamente desproporcionado”.

La farmacéutica también ha sido llevada ante la justicia por sus implantes de mallas vaginales y por su talco para bebés, que de acuerdo a miles de demandas contendría asbestos, algo que la empresa niega.

Esto se suma a la batalla legal que también enfrenta por su rol en la crisis de adicción a los opioides en el país.

A principios de este año, la multinacional fue ordenada a pagar US$572 por su participación en la intensificación de la crisis de adicción a los opioides en Oklahoma.

Y, recientemente, la empresa llegó a un acuerdo por el que se comprometió a pagar US$20,4 millones en dos condados en el estado de Ohio por el mismo tema.

Efectos colaterales adversos

De acuerdo a la demanda presentada por Murray, el joven desarrolló pechos después de que sus médicos le recetaran la droga en 2003.

Esta condición se conoce como ginecomastia.

Johnson y Johnson

Getty Images
No es la primera vez que la empresa se enfrenta a la Justicia por uno de sus productos.

Un psicólogo le prescribió este medicamente tras diagnosticar al niño con un trastorno del espectro autista.

El Risperdal está aprobado para el tratamiento de la esquizofrenia y el desorden bipolar, pero los médicos pueden prescribirlo legalmente para cualquier condición que vean conveniente.

La compañía dice que confía en que el fallo será revocado, y señala que la corte evitó que su equipo legal presentara “evidencia clave” sobre el etiquetado del medicamento.

J&J está enfrentando una serie de demandas en cortes estatales por no advertir de forma adecuada sobre los efectos colaterales del Risperdal, incluyendo los tribunales de Pensilvania, California y Misuri.

Un jurado le otorgó a Murray US$1,75 millones en compensaciones en 2015 después de determinar que la compañía fue negligente al no advertir a los consumidores sobre los riesgos.

Una corte de apelaciones respaldó el veredicto el año pasado, pero redujo el monto de la indemnización a US$680,000.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0erzbX0Kg3k&t=15s

https://www.youtube.com/watch?v=pVg29BThB0s

https://www.youtube.com/watch?v=1n31Ogeuvvw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.