El contraste entre la opulencia de Miami y los barrios más pobres, tras el paso del huracán Irma
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

El contraste entre la opulencia de Miami y los barrios más pobres, tras el paso del huracán Irma

Miami, Florida, poco a poco vuelve a la normalidad tras el paso del huracán Irma, pero en las comunidades más pobres los desafíos son enormes.
AFP
Por Patricia Sulbarán y Analía Llorente // BBC Mundo
16 de septiembre, 2017
Comparte

Tiffany Strong camina entre los escombros de la planta alta de su casa en Miami y suspira mientras señala una pila de zapatos arrumados en una habitación. Están empapados y ni ella ni sus dos hijos podrán volverlos a usar.

Tampoco podrán regresar a la que ha sido su residencia durante 12 años en Miami. Las lluvias del huracán Irma lo inundaron todo el domingo, los vientos hicieron colapsar el techo y ahora no hay más que muebles húmedos y destrozos.

“No sé ni por dónde empezar. Regresar a tu casa y verla así… es devastador“, dice Strong, que había evacuado el lugar con su hija adolescente de 19 años y su hijo de 12 ante la amenaza del huracán.

No tenemos nada, no tenemos ni comida. La que tenía se dañó cuando se fue la electricidad y tuvimos que botarla”, lamenta.

La vida para Strong, de 42 años, ya era difícil antes de que la golpeara Irma. Es una de las 9.000 residentes del barrio de mayoría afroestadounidense de Overtown, uno de los más antiguos de Miami y también uno de los más pobres.

El ingreso familiar anual promedio en esta localidad es de US$15.280, mientras que la media en el condado de Miami Dade, de 2,7 millones de residentes, es de casi US$42.000, según cifras oficiales.

El paisaje en este vecindario rompe por completo con el de los hoteles y las residencias de lujo que están a solo tres kilómetros de distancia, en el Downtown de Miami.

Los más pudientes en Miami pasaron el huracán bien aprovisionados y cuentan con seguros para cubrir los destrozos.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionLos más pudientes en Miami pasaron el huracán bien aprovisionados y cuentan con seguros para cubrir los destrozos.
Mapa del condado de Miami Dade
Para muchos de los residentes de Overtown, fue un alivio recibir comida gratuita desde el jueves.
Image captionPara muchos de los residentes de Overtown, fue un alivio recibir comida gratuita desde el jueves.

A cuatro días del paso del huracán, que dejó al menos una veintena de muertos en el estado de Florida, más de 300.000 hogares en Miami siguen sin electricidad.

Pese a que la ciudad no sufrió los embates esperados de un huracán que devastó varias islas del Caribe, hay comunidades como Overtown que luchan por recuperarse.

La mayoría de los residentes de este barrio no tuvo recursos para abastecerse con comida y agua potable antes de la tormenta y lo poco que consiguieron ya se les acabó.

La misma situación se repite en otras zonas de bajos recursos en Miami Dade, donde más del 21% de la población ya vivía en condiciones de pobreza, según cifras de 2013 consolidadas en un informe de 2015 del condado.

“Necesitábamos ayuda”

Franklin Wright carga con tres cajas de comidas empacadas que acaban de entregarle en una escuela pública de Overtown, a pocas cuadras de su casa.

El obrero de 38 años no vivió el caos en los supermercados la semana pasada, cuando cientos de miles de personas arrasaron con los enlatados y el agua potable que quedaba en los anaqueles.

Compró lo mínimo para su familia en una tienda de la esquina y ya el jueves estaba desesperado por conseguir comida.

“Estábamos con la esperanza de que alguien viniera aquí. Necesitábamos ayuda”, dice mientras llama a su esposa para que le ayude a cargar las provisiones.

Franklin Wright
Image captionFranklin Wright compró lo mínimo antes de la tormenta y para el jueves ya se le había acabado la comida.

Dentro de ellas hay paquetes de desayunos y almuerzos no perecederos que normalmente consume el ejército de Estados Unidos. Jugo de manzana, unos espaguetis con salsa de tomate dentro de una bolsa de aluminio sellada al vacío y galletas saladas son algunas de las preparaciones.

Para las familias con niños, el cierre de las escuelas no solo supuso una pausa en el estudio, sino también en su alimentación.

Un niño sonríe al recibir su combo en una escuela pública de Overtown.
Image captionMuchos padres cuentan con las comidas gratuitas que las escuelas reparten durante la jornada escolar regular.

Muchos padres cuentan con las comidas gratuitas que las escuelas reparten durante la jornada escolar.

Como Eve McKenzie, de 30 años, que en los días previos y posteriores al huracán se las vio duras para alimentar a los siete niños que viven con ella y vino en su auto a esta escuela apenas supo que repartían comida.

“Sobrevivimos al huracán pero no tengo dinero para alimentarlos. Apenas me alcanza para pagar las cuentas“, dice.

Las autoridades dicen estar conscientes de las necesidades de estas comunidades. Por ello, habilitaron casi una veintena de escuelas públicas como centros de distribución de alimentos en las localidades con más necesidad.

“Vamos a continuar hasta que se nos acabe la comida”, le dice a BBC Mundo Alberto Carvalho, superintendente de escuelas públicas del condado.

Carvalho detalla que este operativo se lleva a cabo, además de en Overtown, en barrios como Liberty City, uno de los más pobres en el noreste de Miami; Homestead y Hialeah, ambos con poblaciones mayoritariamente hispanas.

“Me dio temor irme a un refugio”

La población latina en Miami probablemente ha sido la segunda más afectada después de la afroestadounidense tras el paso del huracán Irma.

No solo porque se enfrenta a los trastornos que deja un desastre natural, sino porque casi medio millón de hispanos tienen el añadido de ser inmigrantes indocumentados, según estimaciones del Centro de Investigación Pew.

La familia Araica vino del barrio de Allapattah, donde más del 72% de sus residentes son de origen hispano.
Image captionAna Araica y su familia sufrieron destrozos en su casa en el vecindario de Allapattah, donde más del 72% de sus residentes son de origen hispano.

Como un obrero nicaragüense de 37 años que vive en Estados Unidos desde hace 12 años y pidió que no se revelara su nombre.

El hombre cuenta que, por su situación migratoria, no quiso arriesgarse a buscar ayuda previo a la tormenta.

Al inicio pensé en irme a un refugio con mi esposa pero después me dio temor; empezaron los rumores de que pedían huellas dactilares”, le dice a BBC Mundo.

Cuando el huracán pasó, evitó conducir por las vías principales de la ciudad porque no tiene licencia y temía que lo detuviera la policía.

Para otras familias latinas, como la de Ana Araica, la dificultad está ahora en esperar la aprobación de dinero federal para reparar una de las habitaciones de su casa, arrasada por el huracán.

“No nos mandaron a evacuar, pero los vientos fueron tan fuertes que se llevaron el techo y ahora no se puede estar ahí”, le dice a BBC Mundo.

Las autoridades informaron que van normalizando la situación en el condado y que esperan que el lunes las escuelas reciban a los estudiantes y se restablezca el servicio eléctrico.

Mientras tanto, a residentes como Tiffany Strong y Ana Araica probablemente les tomará más tiempo volver a sus rutinas tras las consecuencias del huracán.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Trabajo híbrido: 'Las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres'

Muchas empresas evalúan las alternativas para que el personal vuelva a la oficina de una manera presencial. Una de ellas es el trabajo híbrido. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas para las mujeres?
12 de noviembre, 2021
Comparte

Conectividad, reuniones virtuales, trabajo remoto, etc.

Durante la pandemia de la Covid-19 adoptamos muchas palabras relacionadas a la nueva manera de trabajar.

Al mismo tiempo, en estos más de 18 meses, muchos empleos se automatizaron y hubo un replanteamiento de prioridades que hizo que varios negocios se transformaran y otros dejaran de existir.

Y las mujeres fueron las más perjudicadas.

Según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), solo en 2020 más de 13 millones de mujeres perdieron sus empleos en América Latina debido a la pandemia.

Mientras que otro informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) revela que la tasa de participación laboral de las mujeres se situó en 46% en 2020, mientras que la de los hombres estuvo en 69% (en 2019 alcanzaron un 52% y un 73,6%, respectivamente).

Un comercio en la Ciudad de Buenos Aires con la leyenda "cierre definitivo".

Getty Images

Al tiempo que observan la curva de contagios de covid y la vacunación en el mundo, muchas empresas analizan las posibilidades para volver a una cierta “normalidad” laboral.

En esta etapa surgió una nueva palabra: el trabajo híbrido.

No existe un consenso sobre su definición, pero podría ser algo como “estar en la oficina tres días a la semana, y en casao donde quierasotros dos días. Creo que eso es lo que generalmente se entiende por trabajo híbrido. Pero depende mucho del negocio”, dice Claudia Goldin, profesora de Economía de la Universidad de Harvard.

Fernanda Hurtado, gerente general de Fundación Generación Empresarial de Chile y especialista en gestión de empresas, coincide con esto último.

“Al trabajo híbrido lo veo con una definición bastante localista. Las regulaciones van a tender a ser un poco más abiertas para que cada empresa u organización pueda dar sus marcos y quizás lineamientos respecto a lo que ellos entienden como trabajo híbrido”, le dice a BBC Mundo.

Pero ¿cuáles son las ventajas y desventajas del trabajo híbrido? ¿Y cómo afecta a las mujeres esta nueva modalidad laboral?

“Apretón de manos por Zoom”

Mujer frente a una pantalla de computadora ofreciendo su mano.

Getty Images

La implementación de cualquier tipo de sistema de trabajo trae ventajas y desventajas.

Pero sobre todo abre nuevas posibilidades que tal vez antes eran impensables.

“En el entorno anterior, lo que yo llamo BCE (Before Covid Era – en español “era antes del covid), siempre existía el caso de alguien que cerraba un trato en Pekín y tenía que viajar, o debía participar en un conjunto de reuniones con clientes en Sao Paulo y tenía que estar ahí”, ejemplifica la profesora Goldin.

Según la experta, si esas son las demandas de un empleo, entonces aquellos que son padres y que tienen responsabilidades de cuidados no pueden participar porque no pueden viajar cada semana.

Pero “si todas estas cosas se pueden hacer de forma remota, si el apretón de manos se puede hacer por Zoom, entonces esto abre nuevas posibilidades para quienes son padres“, afirma.

“Quien tiene las tareas de cuidado en casa es generalmente la mujer y, si no tiene niños pequeños, a menudo tiene padres a su cargo”, le dice a BBC Mundo la especialista en el rol de la mujer y brecha de género en la fuerza laboral.

Mujer con una niña dando una explicación mientras trabaja de manera remota.

Getty Images

“Entonces, el sector de cuidados, que es el no remunerado, tiene una restricción, y lo que llamamos trabajo híbrido, que es en realidad un trabajo remoto, amplía las posibilidades. Aunque no necesariamente todo sume”, dice Goldin.

Problemas estructurales

Antes de enumerar las potenciales dificultades de las mujeres con respecto al trabajo híbrido, es importante destacar algunos puntos relacionados a las estructuras laborales y familiares.

Muchos de los empleos que se perdieron en América Latina durante la pandemia están ligados al comercio, los servicios, alimentación y turismo.

“Todas estas áreas son altamente intensivas en contratación femenina. Entonces muchas mujeres, por una razón estructural del mercado laboral y de la pandemia, se quedaron sin trabajo”, analiza Fernanda Hurtado.

Y también hay que sumarle una razón de estructura familiar.

Durante la pandemia, muchos países suspendieron las clases presenciales en las escuelas. Eso hizo que el cuidado de los niños, que en la mayoría de los casos recae sobre las mujeres, se acrecentara y las obligara a salir del mercado laboral.

"En el trabajo híbrido, las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres porque en el fondo el trabajo doméstico y el cuidado aún no se han solucionado"", Source: Fernanda Hurtado, Source description: Gerente general de Fundación Generación Empresarial de Chile, Image:

Otro de los cambios que trajo la pandemia fue la aceleración de los procesos de transformación digital y de automatización, especialmente en el área del comercio.

“Entonces muchas mujeres ya no encuentran el empleo que tenían antes porque se automatizó”, describe Hurtado.

“No es tan fácil encontrar empleo. Y también es muy difícil encontrar el empleo que se tenía antes en las mismas condiciones”, añade la especialista.

El trabajo híbrido y las mujeres

Si bien este esquema de trabajo híbrido podría ser un aparente beneficio para muchas mujeres encargadas de las tareas del cuidado tanto de niños como de adultos mayores, especialistas advierten que este trabajo flexible puede terminar perjudicándolas.

“El trabajo híbrido implica movilidad. ¿Qué tan cerca estás de tu trabajo? ¿Cuánto tiempo te resta de lo que tú tenías que seguir haciendo en tu casa? En estas condiciones, las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres, porque en el fondo el trabajo doméstico y el cuidado aún no se han solucionado”, detalla Hurtado.

Reunión en Zoom con una participante en una pantalla y el resto de un equipo reunido en una mesa.

Getty Images

Estar en la casa y a cargo del cuidado de los niños, de asistirlos en la educación remota, atender a adultos mayores y hacer tareas domésticas porque aún no se restableció la normalidad en el trabajo de limpieza en casas particulares, además de cumplir con un empleo remoto, puede ser agotador.

“Esto amplifica la carga no sólo laboral sino que personal. Y la eficiencia y efectividad laboral se ven sumamente afectadas”, detalla Hurtado.

“Toda esta dificultad tiene que ver con una estructura y con un patrón cultural tremendamente potente”, añade.

“Un gueto”

Por las razones de cuidado antes mencionadas, las mujeres suelen elegir trabajar desde la casa si el empleador lo ofrece.

Según una reciente encuesta de la compañía de medios Skimm especializada en el sector femenino realizada entre 1.600 mujeres millennials que trabajan en Estados Unidos, el 65% dijo tener un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal con el empleo remoto, valorando el ahorro de tiempo en el viaje al trabajo y los momentos con la familia.

Sin embargo, dos tercios de ellas también creen que están perdiendo oportunidades al no estar en la oficina, donde pueden discutir sus metas y desarrollo profesional.

“Las mujeres desproporcionadamente desean hacer algunos de los trabajos de forma remota, y los hombres o mujeres sin hijos o aquellos que tienen unos 50 años no”, describe la profesora de Harvard.

“Esto podría ser una desventaja para la madre joven que no está en el lugar de trabajo al mismo tiempo . Me refiero a que podría darse el caso de que en este mundo híbrido pudiéramos crear un gueto con el ‘trabajo desde casa'”, opina.

"En este mundo laboral híbrido se puede terminar creando un gueto con quienes hacen el 'trabajo desde casa'"", Source: Claudia Goldin, Source description: Profesora de Economía de la Universidad de Harvard., Image:

“Y si se crea un gueto, entonces podría ser que al final de una reunión ella presione el botón de salir del Zoom y se desconecte, pero todos los demás sigan allí, presentes en el lugar. Y ella se quedó fuera” de posibles conversaciones extras tras la reunión.

Esto “podría perjudicarla”, advierte Goldin.

Por otro lado, la profesora destaca que el trabajo híbrido podría ser una buena oportunidad para aquellas mujeres que ocupan altos cargos empresariales, pero que no pueden viajar en caso de acuerdos comerciales con clientes en el extranjero ya que con las nuevas comunicaciones ellas pueden ser incluidas en esas reuniones.

“Pero creo que todavía no estamos en ese punto. Aún tenemos un sector de la salud que nos está diciendo qué hacer y luego tenemos a los jefes que lo interpretan y todavía están tratando de resolver” las medidas a tomar, entre ellas el trabajo híbrido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=oU7peZoW3e8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.