close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

La Universidad de Morelos se deslinda de La Estafa Maestra: nos utilizaron, dice el rector

Tras la publicación de la investigación ‘La estafa maestra’, el rector de la Universidad de Morelos, Alejandro Vera, aseguró que las licitaciones públicas con las que contrataron por 697 millones a empresas fantasma o irregulares fueron apegadas a la ley.
Cuartoscuro Archivo
Por Nayeli Roldán, Miriam Castillo y Manu Ureste
14 de septiembre, 2017
Comparte

“Nos utilizaron”. Así responde el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEMOR), Alejandro Vera, sobre la participación de la institución en el desvío millonario de recursos públicos de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) que terminaron en empresas fantasma.

Sin precisar si la institución fue utilizada por la dependencia o por las empresas que contrató, el rector aseguró que la universidad firmó convenios “de buena fe” y, por tanto, no tiene la obligación de comprobar la legalidad de las compañías más allá de los documentos que le entregaron.

Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción revelaron que 11 dependencias del gobierno desviaron 7 mil 670 millones de pesos a través de ocho universidades públicas que sirvieron de intermediarias para contratar a 186 empresas, de las cuáles 126 son irregulares.

Entre las dependencias involucradas está la Sedesol, que entregó 697 millones de pesos a la UAEMOR para cumplir con la distribución de despensas, artículos para promotores de la Cruzada y la organización de un concierto, entre otros. Aunque no hizo ningún servicio, la Universidad se quedó con una “comisión” de 61 millones 120 mil pesos sólo por contratar a empresasque resultaron fantasma.

La universidad realizó ocho licitaciones para escoger a los proveedores, pero las empresas participantes eran irregulares y concursaron entre sí en diferentes procesos; otras fueron descartadas porque no presentaron documentos básicos, como el poder notarial de representante legal, o porque la oferta económica era mayor a la prevista.

Las licitaciones, además, ocurrieron en tiempo récord. Por ejemplo, Meve Soluciones recibió 29 millones 211 mil pesos el 18 de diciembre de 2013. Ese mismo día firmó el contrato con la universidad, entregó los servicios y la factura por supuestamente hacer la estructura administrativa y el sistema informático para el control de brigadas de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Dicha empresa no está registrada ante la Secretaría de Economía -primer requisito para operar legalmente- y no se encuentra en el domicilio fiscal que reportó en la Ciudad de México.

En entrevista con el equipo de investigación, el rector Vera aseguró que las empresas presentaron documentos que comprobaban su legalidad como el acta constitutiva, el RFC y carta poder.

Sin embargo, la investigación periodística comprobó que de las empresas escogidas tres son fantasma declaradas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) por realizar operaciones fraudulentas (Grupo Comercializador Cónclave, ProdasaGrupo Industrial y Servicios Yafed). Mientras que las sociedades Evyena Servicios y Factibilidad Empresarial son investigadas por el SAT por la misma razón.

Dumago Systems Solutions vende computadoras pero fue contratada para repartir despensas; Consolidación de Servicios y sistemas Administrativos repara maquinaria, pero fue elegida para la “orientación, promoción y apoyo” del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social. Y Grupo Industrial y Servicios Yafed fue desmantelada.

Sobre estas irregularidades, la universidad dijo que no es responsable de investigar a las empresas en el sistema financiero del país. En cambio, sostiene el rector, le corresponde al SAT y a la Secretaría de Economía vigilar la legalidad de las compañías.

¿Quién les dijo que contrataran a esas empresas?

– A nosotros no nos dicen. Si las empresas llegan con una información privilegiada esa es otra cosa. Nuestra licitación fue pública y abierta, como pasa con el resto de licitaciones.

Entonces, ¿las empresas los engañaron?

No, yo no podría decir que nos engañaron, porque la documentación obra en nuestros archivos. Y es una documentación que se verificó y toda estaba conforme a la normatividad.

Pero contrataron a empresas fantasma. 

-Sí, pero ya no nos toca a nosotros determinar a nosotros si son o no son (fantasma). A nosotros no nos toca determinar si la información que presentan (las empresas) es o no es falsa.

-La Universidad asegura que tiene documentos de prueba sobre los servicios, pero cuando fuimos (a las empresas) se veía claramente que no existían. ¿Esto qué sensación le causa?

-Me causa un encabronamiento. En serio, no nos merecemos esto como mexicanos, como país, como universidad. Y si nos usaron, que paguen. Los que tengan que pagar. Yo no voy a tapar a nadie. Ni voy a ser cómplice de nadie. Me parece infame lo que hacen.

En un proceso de autocrítica, ¿cuáles fueron los errores de parte de la universidad en estos convenios? 

-No tenemos que estar firmando eso (los convenios). No tenemos por qué meternos y ser utilizados de esa manera. Esa es la autocrítica. Es el tema de decir, ¿por qué fregados nos utilizan? Firmamos contratos de buena fe.

¿Quién los utiliza?

-¿Cómo que quién?

¿Los utilizaron las empresas, el gobierno?

-Pues yo creo que ahí es donde ya tienen que ver dónde está el entramado. Pero créanme, no somos las universidades. Al menos esta no. (La UAEMOR) no es cómplice y no va a ser cómplice de nadie.

-¿Podría pasar esto mismo con otras empresas?

-Sí, si las autoridades no ponen un freno, y no atienden el problema del lavado de dinero… Pero no solo nosotros. Si nosotros pedimos información a la comisión bancaria pues jamás nos la van a dar.

-Entonces, habría un riesgo elevado de que esto volviera a suceder…

-Sí, estamos en un gran riesgo. Yo creo que todos estamos en un gran riesgo, y es muy importante que se apliquen las medidas conducentes para que cuando tú veas una empresa que participa, pues tengas la seguridad de que es una empresa está legalmente constituida.

Empresas cobran y no entregan servicios

Grupo Comercializador Cónclave fue declarada fantasma por el SAT y ganó 207 millones de pesos. El servicio consistía en entregar 16 millones de productos como gorras, tortilleros, linternas o balones para los promotores de la Cruzada Nacional contra el Hambre en 13 entidades del país.

La licitación fue abierta el 26 de septiembre de 2013, tan solo un día después se anunció como ganador a Grupo Comercializador Cónclave. El 8 de octubre se hizo el pedido y un día después se entregaron los productos en 214 municipios. El pago fue entregado el 31 de octubre.

De acuerdo a la verificación de la Auditoría Superior de la Federación, los artículos ni siquiera llegaron a las delegaciones de la Sedesol en los estados y, por tanto, la empresa cobró sin realizar los servicios. El rector Vera asegura lo contrario. Las pruebas, dice, son los documentos de “satisfacción de los recursos” por parte de personal de la Sedesol.

-O sea, ustedes dicen que las empresas cumplieron, ¿porque la Sedesol dice que cumplieron?

Sí, porque nos liberan los compromisos y nos liberan los pagos. Porque si nos hubieran dicho ‘oigan, estos no cumplieron’, pues no hubieran liberado los pagos.

Sin embargo, la Sedesol presenta como pruebas del cumplimiento de los servicios, las actas de la Universidad y asegura que “en ninguna parte de los convenios ni de los anexos técnicos y apéndices se advierte que corresponda al director (de la SEDESOL) supervisar el cumplimiento”.

Empresas fantasma y sin registro ‘compitieron’ por licitaciones

El rector Vera aseguró que las licitaciones públicas, a partir de las cuales se contrataron a varias empresas para realizar servicios a Sedesol, “se realizaron conforme a la normatividad aplicable”. Sin embargo, Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción documentaron que los concursos beneficiaron a empresas fraudulentas.

Por ejemplo, en la licitación LP12/2013 ganó Grupo Comercializador Cónclave, cuyo representante legal, David Dávila Córdova, fue operador del cártel de Juárez y fue detenido en 2005 por lavado de dinero, según reveló una investigación de Aristegui Noticias.

En el concurso también participó la empresa Bombasa, S.A. de C.V., que no está registrada en la Secretaría de Economía y cuyo representante legal era Luis Antonio Mendoza Ángeles, actual “profesional ejecutivo” de la PGR, en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), cuya función es “apoyo en el área de vehículos”.

Según su declaración patrimonial en Declaranet, Mendoza Ángeles trabajó en Advanced Computer Knowledge, S. A. de C. V. en el área de licitaciones, empresa que recibió recursos de Grupo Comercializador Cónclave de este contrato sin hacer algún servicio. Según respondió la Secretaría de Economía a una solicitud de transparencia, Advanced Computer tampoco está registrada ante la dependencia.

También concursó Comercializadora Gear, S.A. de C.V., que recibió recursos en otro convenio firmado por la Universidad de Morelos y la Sagarpa en febrero de 2014 y en el que no se cumplieron con los servicios de ejecución del Programa ProAgro Productivo, según respondió la dependencia en una solicitud de información.

El representante legal de esta empresa era Juan José Durán García, que según su declaración patrimonial fue delegado estatal del INEA de 19 de diciembre de 1994 hasta el 15 de enero de 2007. En la licitación no presentó copia certificada de identificación fiscal y comprobante de domicilio, por eso fue descalificada.

Comercializadora y Distribuidora Kardiel, S.A. de C.V. fue la cuarta participante. Tampoco está registrada en la Secretaría de Economía y el representante legal era Román Merino Espinosa, jefe de Departamento en la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Salud de la PGR desde el 16 de junio de 2001, según consta en Declaranet. También fue descalificada por “no acreditar las facultades legales”.

Prodasa, S.A. de C.V. ganó la licitación LP/2013, por 188 millones 662 mil pesos, sólo por ofrecer la oferta más baja con respecto a su única competidora: Comercializadora Claudio, S. A. de C. V., cuyo representante legal fue Óscar Armando Fragoso Hernández, quien fue subdirector del Instituto Nacional de Salud Pública, entre noviembre de 2002 y julio de 2008.

La licitación LP17/2013 por 33 millones 633 mil pesos la ganó Dumago Systems Solutions, que tampoco cuenta con registro ante Economía. Esta empresa se dedica a vender computadoras, pero debía repartir medio millón de despensas en las zonas más pobres del país. Compitieron con ésta RAR Computación, S. A. de C. V. y Meve Soluciones, S. A. de C. V., que ganó otra licitación, la número LP12/2013 por 29 millones 211 mil pesos, pese a que no está registrada en la Secretaría de Economía.

Otro caso fue el convenio firmado con la Sagarpa en febrero de 2014 por 13 millones 77 mil pesos para operar el programa Pro Agro. Aquí no hubo licitación y ni siquiera contrato con las empresas contratadas.

La universidad se quedó con 415 mil pesos como comisión y entregó el resto del dinero a siete empresas. Dos de ellas que aparecieron en las licitaciones previas: Grupo Comercializador Cónclave y Comercializadora Gear. Otras como Ceo Marne México, Fortalitia y Soluciones Globales Reggan ni siquiera existen en la dirección que registraron, tal y como corroboró este equipo de investigación.

En una solicitud de transparencia, la Sagarpa reconoció que no existían pruebas de la realización de los servicios. Es decir, las empresas se quedaron con el dinero sin algo.

Si bien hubo supuestas licitaciones, la investigación periodística comprobó que las empresas concursantes no tenían posibilidades de conseguir algún contrato del gobierno federal porque no cumplían con los requisitos para operar legalmente.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

3 proyecciones económicas para América Latina en 2020 (¿y será un año difícil como 2019?)

Los grandes motores económicos están en problemas, mientras una ola de descontento social recorre la región. Con un telón de fondo de incertidumbre, expertos consultados por BBC Mundo adelantan sus proyecciones para el año que comienza.
Getty Images
2 de enero, 2020
Comparte

El 2019 no fue un año fácil para América Latina y el resto del mundo.

Los tres grandes motores del crecimiento regional, Brasil, México y Argentina, pasaron momentos difíciles y aunque, según las proyecciones, las cosas deberían mejorar este año, el panorama seguirá siendo muy desafiante.

Al bajo crecimiento económico se suma la incertidumbre política que recorre Latinoamérica, además de un contexto internacional marcado por la desaceleración.

En BBC Mundo te presentamos algunas de las proyecciones hechas por analistas y organismos internacionales para el 2020.

1. Bajo crecimiento

Si hay algo que se repite entre los distintos pronósticos para el próximo año es la palabra “decepcionante”.

Pero eso no quiere decir que el 2020 será peor que este año. Al contrario, aunque el crecimiento de la región continuará siendo bajo, al menos será un poco mejor que el de 2019, según los informes de organismos internacionales y analistas entrevistados por BBC Mundo.

“Luego del rápido crecimiento derivado de los altos precios de las materias primas, la región se encuentra en una etapa de bajo desempeño”, le dice a BBC Mundo Martín Rama, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

“La región no sólo está creciendo más lentamente que otros mercados emergentes, sino también que economías avanzadas mucho más ricas“.

Puerto

Getty Images
El Banco Mundial y el FMI proyectan un crecimiento regional de 1,8%, mientras que la CEPAL anticipa un 1,3% para el próximo año.

Con todo, el Banco Mundial pronostica un alza del Producto Interno bruto (PIB) para 2020 cercano al 1,8%, una proyección similar a la de Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque bastante más alta que la de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, que anticipa un aumento de apenas 1,3%.

Con Argentina sumida en una crisis, Brasil saliendo de una recesión y México con un panorama de estancamiento, las tres mayores economías de América Latina no han logrado despegar.

“Sería fácil atribuir el bajo crecimiento de Latinoamérica solo a las circunstancias externas, pero hay muchas razones internas”, dice Rama.

Varios países de la región llegaron a un alto nivel de gasto público en la época de la bonanza de las materias primas, argumenta, algo que ahora es difícil de sostener.

“Los países han tenido que hacer ajustes fiscales de distintos tipos y es difícil tener crecimiento con un ajuste fiscal fuerte”.

En algunos casos, estos ajustes han dado lugar a “turbulencias que van más allá de lo económico, que son más políticas”, apunta.

Y por otro lado, “lo más desconcertante es que algunos de los países que tenían la mejor performance, como Colombia y Chile, también están enfrentados a tensiones sociales que cuestionan lo que se puede hacer”.

Centro comercial

Getty Images
El escenario externo también ha golpeado con fuerza a América Latina.

Según la CEPAL, el próximo año enfrentará un contexto económico y social “extremadamente complejo” y una desaceleración generalizada.

“A este escenario se suman las crecientes demandas sociales y presiones por reducir la desigualdad y aumentar la inclusión social que han detonado con una intensidad inusual en algunos países de la región”, señaló el organismo en un informe publicado en diciembre.

Grandes movilizaciones populares han estallado en los últimos meses, a lo que se suma una baja demanda agregada externa y mercados financieros internacionales más frágiles.

Entre los factores externos, agrega, influyen en el crecimiento las tensiones comerciales, la desaceleración global, además de la baja en la demanda y los precios de las materias primas que exportan muchos de los países de la región.

“Hemos alcanzado un máximo en el número de desocupados de 25,2 millones de personas. Esta es la parte más preocupante de lo que está sucediendo en la economía”, dijo Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL.

2. Alta incertidumbre política y económica

La ola de protestas que sacudió a la región este año marcó un punto de inflexión.

Aunque por causas muy distintas, en países como Ecuador, Chile, Colombia y Bolivia, la gente salió a las calles para manifestarse contra sus gobiernos.

El equipo de investigación del Economist Intelligence Unit se refiere a América Latina en su informe “Where next and what next for Latin America?” como “la tierra del cacerolazo”, por el rol protagónico que adquirieron este año los movimientos sociales.

“Aunque hay muy pocas cosas en común entre los levantamientos en Chile y Ecuador”, por ejemplo, sí existen algunos “hilos comunes” que conectan las distintas situaciones de estos dos países y de los hechos que han ocurrido en el resto de la región, dice el informe.

Protesta en Colombia

Getty Images
Países como Ecuador, Chile, Colombia y Bolivia fueron escenario de masivas protestas en 2019.

La experiencia común más compartida, argumenta el informe, ha sido “la ardua adaptación a la era posterior al súper ciclo de los commodities“, refiriéndose al boom de las materias primas que le dio un gran impulso económico a la región hasta el 2013.

Pero en la medida que las arcas fiscales comenzaron a vaciarse, los gobiernos tuvieron que ajustarse el cinturón, aplicando medidas de austeridad o cautela en el gasto público en un contexto de estancamiento económico.

Eso resultó ser “una mezcla tóxica” que gatilló frustración social y protestas en la región.

Con ese panorama, el equipo de analistas proyecta para 2020 “un alto riesgo de contagio de las protestas”.

Además anticipan una “posibilidad fuerte de que 2020 sea otro año volátil para América Latina”, en un contexto en que las manifestaciones de este año ha tenido éxito en conseguir concesiones por parte de los gobiernos.

Protesta en Chile

Getty Images
Analistas proyectan que los efectos de las tensiones sociales continuarán en 2020.

En diálogo con BBC Mundo, Alberto Ramos, director general para América Latina del banco de inversión y servicios financieros Goldman Sachs, dice que el panorama para 2020 no es muy alentador.

“El próximo año Latinoamérica tendrá bajo crecimiento, baja inflación y bajos retornos”.

Con Venezuela en crisis, Argentina en recesión, México débil y Brasil creciendo un poco más de 2%, “habrá una mejoría modesta en la región, pero nada espectacular. Aún muy lejano de lo que se necesita”, apunta Ramos.

El economista dice que el crecimiento económico regional en los últimos siete años ha sido muy débil.

“Por eso hay tanto descontento en la región. Las sociedades se están cansando porque no han visto progreso económico o social en los últimos siete años”, argumenta.

“Y no esperan que esa realidad sea mejor en el futuro. Además la gente no confía en las estructuras políticas y han visto constantes niveles de corrupción e impunidad”.

Su pronóstico para 2020 es un crecimiento económico de 1,7%.

Manifestante en Bolivia

Getty Images
“La percepción de injusticia en la distribución de la riqueza ha aumentado”, dice el Informe de Desarrollo Humano de la ONU.

Otros análisis sobre el futuro latinoamericano proyectan que la inestabilidad continuará, principalmente por la concentración de los recursos.

La región “corre el riesgo de sufrir mayores crisis sociales e inestabilidad política por la desigualdad que arrastra”, advierte el Informe de Desarrollo Humano (IDH) del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Esta situación, agrega, ha provocado un mayor descontento de amplios sectores que reclaman un mejor acceso a servicios básicos y una mejor calidad en educación, salud, transporte y pensiones.

“La percepción de injusticia en la distribución de la riqueza ha aumentado”, advierte el informe.

3. Los tres grandes motores van a paso lento

Las tres mayores economías de la región, Brasil, México y Argentina, han estado en problemas, pero poco a poco están tratando de dar vuelta la página y dejar atrás este 2019 lleno de complicaciones.

A diferencia de otros economistas, Marcos Casarín de la consultora británica Oxford Economics, tiene un cierto grado de optimismo, en medio de un panorama lleno de nubes.

“Tengo la sensación de que lo peor quedó atrás”, le dice a BBC Mundo.

“El 2020 será mejor que este año, pero aún no llegará a su potencial”. (La proyección de crecimiento regional del equipo de investigación es de un crecimiento de 1,5%).

Extracción de petróleo en México.

Getty Images
Oxford Economics proyecta que México no tendrá recesión.

Brasil y México, explica, pasaron por importantes transiciones políticas, mientras que Argentina volvió a la recesión.

En el resto de la región, la política también se tomó el centro del escenario en países donde la gente salió a las calles a manifestarse.

Su proyección es que habrá menos eventos de envergadura en 2020, “especialmente en relación a la política doméstica”.

Y con menos shocks, agrega, “esperamos que el crecimiento finalmente repunte un poco más firme”.

Reales

Getty Images
Brasil crecerá más rápido que México, pero aún no se recupera de los años de recesión.

Por países, estos son algunos de los pronósticos de Oxford Economics:

  • Brasil crecerá más rápido que México por segundo año consecutivo
  • México se escapará de la recesión y el peso se estabilizará
  • La reestructuración de la deuda en Argentina implicará recortes
  • Entre las economías más grandes, Colombia será la que crecerá más rápido
  • Chile no caerá en recesión, pero el peso se mantendrá débil
  • Ecuador seguirá vinculado al Fondo Monetario Internacional pese a la oposición
  • El crecimiento Boliviano será inferior al 4%
Manifestación en Argentina

Getty Images
Aunque 2020 será menos duro que 2019, los pronósticos indican que Argentina seguirá en recesión.

Otra importante consultora británica, Capital Economics, también prevé que habrá una recuperación regional en 2020, “pero no tan fuerte como muchos piensan”.

El equipo de investigación proyecta un crecimiento de solo 1,3%.

Estos son algunos de sus pronósticos para el próximo año:

  • El riesgo político se mantendrá elevado. Es probable que las repercusiones económicas de los cambios y los eventos políticos de 2019 continúen en 2020.
  • México solo crecerá apenas alrededor del 0,5% y las tasas de interés no bajarán tanto como muchos esperan
  • Argentina impondrá fuertes reducciones en los pagos a los acreedores privados. El plan de reestructuración de deuda “no es realista”.
  • Brasil crecerá más que este año, pero eso no es suficiente para garantizar una subida en las tasas de interés. Y es probable que el riesgo político aumente en 2020.
Personas caminando (genérica).

Getty Images
El equipo de investigación de la consultora británica Capital Economics proyecta un crecimiento de solo 1,3% para la región.

Pese a que en general lo pronósticos no son particularmente optimistas, si hay algo en lo que todos coinciden es que 2020 no será más duro que 2019.

Y eso, al menos, no deja de ser un poco de luz en medio de las sombras.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QN3TGUy8GZI

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU

https://www.youtube.com/watch?v=e7iqwokK-xg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.