Los damnificados en Oaxaca, entre el miedo por la rapiña y los sismos constantes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Juan Pablo Mayorga

Los damnificados en Oaxaca, entre el miedo por la rapiña y los sismos constantes

“Ya fue mucho susto. Le pido a dios que ya, que pare”, dice Sodeiba, una habitante de San Dionisio del Mar, Oaxaca, que perdió su casa por un sismo.
Juan Pablo Mayorga
Por Juan Mayorga
26 de septiembre, 2017
Comparte

San Dionisio del Mar, Oaxaca. El pánico regresó este fin de semana al Istmo de Tehuantepec, con varios sismos intensos que aumentaron la angustia que inició tras el terremoto de magnitud 8.1 del 7 de septiembre pasado.

A pesar de que la gente se ha habituado al movimiento incesante de la tierra —hay quien asegura que los percibe hasta cada 15 minutos—, un sismo de magnitud 6.1  y al menos otros tres mayores a 5 los hicieron correr fuera de sus casas. Hasta este domingo se han registrado 4 mil 719 réplicas del terremoto de hace tres semanas, según el Servicio Sismológico Nacional (SSN).

“Ya fue mucho susto. Le pido a dios que ya, que pare”, dijo Sodeiba, una habitante de San Dionisio del Mar que acampa con el resto de su familia bajo un techo de palma, luego de perder su casa en la tragedia del 7 de septiembre.

En San Dionisio del Mar, al igual que en otras localidades como Juchitán, Unión Hidalgo y Chicapa de Castro, gente que había recuperado la confianza para volver a entrar a sus casas volvió a sacar a la calle los colchones, catres o cobijas para refugiarse al aire libre. “Es más seguro que se nos caiga el cielo y no un techo en la cabeza”, dijo en Juchitán un vecino septuagenario, que esperaba con su familia en el camellón frente a su casa, apuntalada con vigas de madera para no colapsar.

El número de gente apostada en las calles de Juchitán es tal que limita la circulación en el centro histórico de la ciudad. En tanto, la Policía Federal patrulla las calles para evitar rapiña y la Marina provee servicios como agua potable y atención médica.

Bertha Cruz tiene 79 años y camina con andadera porque tiene reumas en un pie y una lesión en la cadera. Lo único que quedó en pie de su casa de ladrillo es un muro, desde donde se aprecia la iglesia semiderruida de Unión Hidalgo. Bertha está tan fastidiada por los sismos que no quiere comer.

“Me levanto y veo alrededor cómo está todo tirado. Ya no me quiero levantar, ni comer. No tengo ganas de nada”, dice Berta en el umbral de un cuarto lleno con lo que su familia pudo salvar de entre los escombros. “Bastante triste está el caso. Triste, triste.”

Para mejorar la seguridad de la población en estas comunidades, las autoridades han instalado campamentos masivos —el de San Dionisio del Mar, por ejemplo, tiene capacidad para 800 personas—, donde se sirven tres comidas, se da atención médica y se provee seguridad. Sin embargo, a tres semanas del terremoto y en medio de nuevos sismos, la instalación de estos campamentos apenas está siendo terminada.

Paralelamente, muchos habitantes de estas localidades se rehúsan a ir a los albergues por distintas razones: el temor al robo de las pertenencias que dejan en su casa; la dificultad para desplazarse con enfermos y adultos mayores que no pueden caminar, o simplemente porque se sienten presionados para seguir alimentando a su ganado y cumpliendo otras tareas cotidianas.

“Yo ya soy una anciana y no puedo cargar a mi esposo, que no puede andar. Eso me da miedo”, dice Juana Cabrera, de 73 años. Su esposo, Laureano, tiene 86 y desde el 7 de septiembre permanece en un catre de yute en el patio de la casa.

Juana y otros entrevistados lloran al preguntarles por lo que han pasado. “Se mueve recio la tierra. Mi corazón hace así (se golpea el pecho) y se me van las fuerzas de los pies”, lamentó Juana.

Felisísima Gallegos, otra habitante de San Dionisio, lamenta seguir en el pueblo padeciendo los sobresaltos de la tierra. Sus otras cuatro hermanas dejaron la localidad en las últimas semanas, desquiciadas por los movimientos telúricos, y buscaron refugio con familiares en otras partes del país. “Yo no tengo familia en ningún otro lado, entonces seguimos aquí, muy tristes”, explicó.

Mientras la desesperación crece entre los damnificados del Istmo, autoridades y voluntarios locales coincidieron en que la ayuda humanitaria ha disminuido desde que la Ciudad de México fue golpeada por un terremoto el 19 de septiembre. Vigilando algunos pocos víveres a su cargo, un voluntario en un albergue instalado en el palacio municipal lanzó un llamado a la gente fuera de la región: “Entendemos que la situación allá es grave, pero aquí falta mucho por hacer. Por eso le pedimos a la gente que no nos dejen”, dijo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
BBC

5 consejos simples para volver a ponerte en forma después del confinamiento

La inactividad durante los confinamientos y la pandemia puede haber debilitado la musculatura de muchos, pero existen soluciones simples para recuperar la forma.
BBC
17 de mayo, 2021
Comparte

Cuando empezaron los confinamientos para luchar contra la pandemia de COVID-19, millones de personas dejaron de hacer ejercicio de forma regular.

Los expertos creen que es probable que hayan perdido masa muscular durante este tiempo.

Un efecto que puede provocar problemas de movilidad y equilibrio a largo plazo y desencadenar o agravar una amplia gama de afecciones graves de salud.

Las personas con problemas persistentes deben buscar la ayuda de un médico o fisioterapeuta, pero existe una lista de cosas que se pueden hacer para recupera la forma física.

Aquí va una lista de 5 cosas que puedes hacer, según varios expertos.

Ilustración sobre una mujer que hace ejercicio.

BBC
No empieces con sesiones de una hora. Establece un tiempo más corto y ve aumentando cuando avances.

1. Pequeñas metas

Comenzar con algún ejercicio básico es lo más difícil para muchas personas, dicen los expertos. Su consejo: no intentes hacer demasiado.

“Pero empezar poco a poco es clave para mejorar la motivación“, dice Uzo Ehiogu del Royal Orthopaedic Hospital en Birmingham, Reino Unido.

“Se necesita una pequeña victoria todos los días“.

El ejercicio de fortalecimiento se trata fundamentalmente de mover cosas pesadas.

Pero eso no significa necesariamente levantar grandes pesos. Tu propio peso corporal puede ser suficiente.

Para alguien que ha estado haciendo muy poco o ningún ejercicio durante el confinamiento, 15 minutos de tareas domésticas o jardinería, o mil pasos adicionales al día, podrían ser un buen punto desde el que comenzar, dice.

“El factor más importante en la formación de hábitos saludables es la constancia”.

Así que la mejor manera de lograrlo es estableciendo pequeñas metas que puedas lograr.

“Es más probable que las personas que se impongan metas grandes no puedan cumplirlas”.

Comenzar con algunas flexiones (también conocidas como lagartijas) o medias flexiones, ejercicios de sentarse o pararse o hacer sentadillas y zancadas puede ser muy útil.

Ilustración de un hombre con su carretilla en el jardín

BBC
Hacer pequeños trabajos en el jardín es otra forma de ejercitar los músculos.

2. Empujar y jalar

Los músculos de la parte superior del cuerpo, los bíceps, tríceps, los músculos pectorales o del pecho y el músculo trapecio de la espalda y los hombros pueden haberse debilitado durante el bloqueo.

Lisa Osborn-Jenkins, que trata a pacientes en Southampton, Reino Unido, dice que algunas cosas simples como cambiar la forma en que compramos pueden haber agravado los problemas.

“Llevar bolsas de la compra cargadas es una actividad que requiere mucha fuerza. El cambio a las compras a través de internet significa que muchas personas ya no hacen ese ejercicio”.

Una buena forma de recuperarlo es comenzar a hacer ejercicios de empujar y jalar (push and pull).

“Los músculos de la parte delantera del cuerpo suelen ser buenos para empujar y los músculos de la espalda son buenos para tirar”, dice el Ehiogu.

“Hay que intentar equilibrar ambos“.

Para ello son buenas las flexiones o las flexiones de tres cuartos si las completas son demasiado, empezando con solo unas pocas repeticiones.

Un ejercicio de tracción puede ser el remo, usando una banda elástica, o unas dominadas (pull-up) usando una barra en el marco de una puerta.

Pero no tiene por qué ser un ejercicio formal.

Mover cosas en el jardín o limpiar un armario puede aportar la misma cantidad de ejercicio.

Ilustración sobre distintos tipos de ejercicio

BBC
Aunque tengamos las mejores intenciones, puede resultarnos difícil incluir el ejercicio en nuestra vida diaria.

3. Trabajo de piernas

Los ejercicios simples para la parte inferior del cuerpo y el núcleo (core) pueden producir grandes beneficios, dice la especialista en neurología, la doctora Caroline Appel.

Eso significa ejercitar los músculos de las piernas, las nalgas, los abdominales y la zona lumbar.

“Los ejercicios de sentarse o pararse son una buena forma de comenzar”, dice, junto con las elevaciones de pantorrillas así como subir y bajar las escaleras.

Simplemente comience con 10 repeticiones y aumente.

“Debes incrementar el ritmo más lentamente de lo que crees que puedes”, dice el Dr. Appel.

Cuando estés listo, y si es apropiado, puede pasar a sentadillas y zancadas en el mismo lugar.

“Si no tienes mucho dinero para el equipo, eso no debería detenerte. Puedes comenzar con casi nada”.

Ilustración sobre ejercicio agendado

BBC
Tener claro que momento del día vas a dedicar al ejercicio te pone las cosas más fáciles.

4. Ponle fecha

Tener un horario escrito nos ayuda a superar la “fatiga por decisión” y mantener nuestro objetivo, dice el fisioterapeuta Ben Lombard.

En estos meses, dice, millones de personas se han perdido el ejercicio incidental, como caminar hasta la estación o a la parada del bus.

Por lo tanto, elaborar un horario para compensar el ejercicio perdido se ha vuelto doblemente importante.

“Las personas deben organizarse con objetivos simples, inteligentes y específicos“, dice Patricia Smith de la Universidad de Londres. Y eso es difícil de lograr sin un horario.

Smith dice que hacer ejercicio a la misma hora todos los días también puede ayudarnos a desarrollar rutinas saludables.

Y Lisa Osborn-Jenkins dice que es doblemente motivador si puedes hacerlo socialmente.

Hacer ejercicio con los demás te da dos tipos de motivación: “Existe el placer de estar con los demás, y existe la sensación muy importante de que no querrás decepcionarlos al no presentarte”.

Ilustración de varios elementos para hacer ejercicio.

BBC
Deja todo preparado, te recordará que tienes un compromiso con tu salud.

5. Deja todo listo

Dejar preparado el equipo para hacer ejercicio la noche anterior es una buena forma de asegurarte que no olvidarás hacerlo por la mañana, dice Lombard.

“Se trata de minimizar las barreras mentales para hacer ejercicio”.

Cuando te levantes por la mañana y veas tu equipo listo, será una poderosa señal de determinación.

Una señal de que ya estás en ello.

Tener que buscar en el armario la ropa deportiva hace que sea mucho más probable que te eches atrás y la próxima vez te des la vuelta y te vuelvas a dormir.

Asimismo, Ehiogu dice: “Pon tus zapatillas junto a la puerta“.

Si dejaste de hacer ejercicio durante el confinamiento, date una razón menos para no volver a hacerlo ahora.

Ilustraciones de Gerry Fletcher.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2FoZyNJjVEg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.