close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Juan Pablo Mayorga

Los damnificados en Oaxaca, entre el miedo por la rapiña y los sismos constantes

“Ya fue mucho susto. Le pido a dios que ya, que pare”, dice Sodeiba, una habitante de San Dionisio del Mar, Oaxaca, que perdió su casa por un sismo.
Juan Pablo Mayorga
Por Juan Mayorga
26 de septiembre, 2017
Comparte

San Dionisio del Mar, Oaxaca. El pánico regresó este fin de semana al Istmo de Tehuantepec, con varios sismos intensos que aumentaron la angustia que inició tras el terremoto de magnitud 8.1 del 7 de septiembre pasado.

A pesar de que la gente se ha habituado al movimiento incesante de la tierra —hay quien asegura que los percibe hasta cada 15 minutos—, un sismo de magnitud 6.1  y al menos otros tres mayores a 5 los hicieron correr fuera de sus casas. Hasta este domingo se han registrado 4 mil 719 réplicas del terremoto de hace tres semanas, según el Servicio Sismológico Nacional (SSN).

“Ya fue mucho susto. Le pido a dios que ya, que pare”, dijo Sodeiba, una habitante de San Dionisio del Mar que acampa con el resto de su familia bajo un techo de palma, luego de perder su casa en la tragedia del 7 de septiembre.

En San Dionisio del Mar, al igual que en otras localidades como Juchitán, Unión Hidalgo y Chicapa de Castro, gente que había recuperado la confianza para volver a entrar a sus casas volvió a sacar a la calle los colchones, catres o cobijas para refugiarse al aire libre. “Es más seguro que se nos caiga el cielo y no un techo en la cabeza”, dijo en Juchitán un vecino septuagenario, que esperaba con su familia en el camellón frente a su casa, apuntalada con vigas de madera para no colapsar.

El número de gente apostada en las calles de Juchitán es tal que limita la circulación en el centro histórico de la ciudad. En tanto, la Policía Federal patrulla las calles para evitar rapiña y la Marina provee servicios como agua potable y atención médica.

Bertha Cruz tiene 79 años y camina con andadera porque tiene reumas en un pie y una lesión en la cadera. Lo único que quedó en pie de su casa de ladrillo es un muro, desde donde se aprecia la iglesia semiderruida de Unión Hidalgo. Bertha está tan fastidiada por los sismos que no quiere comer.

“Me levanto y veo alrededor cómo está todo tirado. Ya no me quiero levantar, ni comer. No tengo ganas de nada”, dice Berta en el umbral de un cuarto lleno con lo que su familia pudo salvar de entre los escombros. “Bastante triste está el caso. Triste, triste.”

Para mejorar la seguridad de la población en estas comunidades, las autoridades han instalado campamentos masivos —el de San Dionisio del Mar, por ejemplo, tiene capacidad para 800 personas—, donde se sirven tres comidas, se da atención médica y se provee seguridad. Sin embargo, a tres semanas del terremoto y en medio de nuevos sismos, la instalación de estos campamentos apenas está siendo terminada.

Paralelamente, muchos habitantes de estas localidades se rehúsan a ir a los albergues por distintas razones: el temor al robo de las pertenencias que dejan en su casa; la dificultad para desplazarse con enfermos y adultos mayores que no pueden caminar, o simplemente porque se sienten presionados para seguir alimentando a su ganado y cumpliendo otras tareas cotidianas.

“Yo ya soy una anciana y no puedo cargar a mi esposo, que no puede andar. Eso me da miedo”, dice Juana Cabrera, de 73 años. Su esposo, Laureano, tiene 86 y desde el 7 de septiembre permanece en un catre de yute en el patio de la casa.

Juana y otros entrevistados lloran al preguntarles por lo que han pasado. “Se mueve recio la tierra. Mi corazón hace así (se golpea el pecho) y se me van las fuerzas de los pies”, lamentó Juana.

Felisísima Gallegos, otra habitante de San Dionisio, lamenta seguir en el pueblo padeciendo los sobresaltos de la tierra. Sus otras cuatro hermanas dejaron la localidad en las últimas semanas, desquiciadas por los movimientos telúricos, y buscaron refugio con familiares en otras partes del país. “Yo no tengo familia en ningún otro lado, entonces seguimos aquí, muy tristes”, explicó.

Mientras la desesperación crece entre los damnificados del Istmo, autoridades y voluntarios locales coincidieron en que la ayuda humanitaria ha disminuido desde que la Ciudad de México fue golpeada por un terremoto el 19 de septiembre. Vigilando algunos pocos víveres a su cargo, un voluntario en un albergue instalado en el palacio municipal lanzó un llamado a la gente fuera de la región: “Entendemos que la situación allá es grave, pero aquí falta mucho por hacer. Por eso le pedimos a la gente que no nos dejen”, dijo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Pornhub: las denuncias de cómo el sitio para adultos se beneficia de la pornovenganza

Grupos contra la pornovenganza aseguran que sitios como Pornhub se han estado beneficiando lucrativamente de ese delito. A pesar de que la firma dice que no lo tolera, víctimas de pornovenganza ven pocos resultados en la lucha para eliminar videos de forma definitiva.
6 de septiembre, 2019
Comparte

Activistas y víctimas que señalan a Pornhub como un sitio que se beneficia de la llamada “pornovenganza” denuncian que el sitio no elimina los videos que son reportados.

Y no solo eso, el sitio también falla en borrar el contenido que logra ser censurado, beneficiándose así de los ingresos de publicidad que se generan.

La empresa, por el contrario, afirma que tiene una política muy progresista en esto.

La pornovenganza es la distribución, principalmente en internet, de imágenes o videos sexualmente explícitos sin consentimiento de la persona que se muestra en ellos, a fin de causarle angustia o vergüenza.

El material puede ser distribuido por una expareja, pero también puede provenir de un archivo privado de la víctima que es robado.

Una mujer, Sophie*, dice que se sintió “violada” después de que un video de ella fue visto cientos de miles de veces tras haber sido puesto en línea.

El grupo #NotYourPorn (#NoTuPorno) dice que dicho contenido ha permitido a los propietarios de Pornhub obtener mayores ingresos por publicidad.

Un cartel de Pornhub

Getty Images
Pornhub es el sitio más grande de la industria de distribución de pornografía.

Por su parte, Pornhub asegura que “condena enérgicamente” la pornovenganza y que tiene “la política contra la pornovenganza más progresista de la industria”.

Sobre el caso de Sophie, asegura que no pudo encontrar “ningún registro de ningún correo electrónico” de la joven pidiendo que se eliminaran los videos donde aparecía, pero ahora estaba en contacto con ella y “esperaba resolver este problema en conjunto”.

“Me sentí violada”

Sophie, quien optó por mantener el anonimato, le dijo a la BBC que de paseo con su familia hace 18 meses cuando revisó su teléfono y encontró mensajes y llamadas perdidas.

La pareja de su hermana había encontrado videos de ella en Pornhub, el sitio web más grande de la industria pornográfica en el mundo.

Uno estaba en una lista de los 10 más destacados y había tenido cientos de miles de visitas.

“Me sentí sorprendida, avergonzada y violada”, dice.

Joven desenfocada con celular en la mano

Getty Images
La vergüenza, el miedo y la creencia de que su caso no será escuchado hacen que muchas de las víctimas de ciberacoso no denuncien.

Con su expareja había grabado seis videos, pero se habían separado hace varios años y no había dado su consentimiento a nadie para difundirlos en internet.

A la semana de darse cuenta de la existencia de los videos en Pornhub, los videoclips fueron eliminados.

Sin embargo, la aparición de esos seis videos en Pornhub le dio a alguien la oportunidad de crear alrededor de 100 más que nuevamente fueron subidos al sitio.

Cuando informó esto al sitio, “no fue muy útil” la respuesta, asegura.

Sophie se puso en contacto con otra compañía, que maneja las solicitudes de Pornhub para eliminar videos, pero tampoco obtuvo respuesta.

Fue a la policía y hasta la fecha nadie ha sido acusado.

Ilustración de manos sosteniendo móviles

BBC
La divulgación de fotos o videos sin consentimiento se ha vuelto una práctica cada vez más frecuente.

Kate Isaacs, del grupo activista #NotYourPorn, dijo que la pornovenganza a menudo se etiqueta en Pornhub como contenido “amateur” o “casero”, dos términos de búsqueda de videos populares que hacen que el sitio sea más valioso para los anunciantes.

Isaacs quiere que el sitio sea más proactivo en eliminar dicho contenido tan pronto como sea notificado, además de evitar que vuelva a difundirse.

El efecto en la familia

Cuando Sophie descubrió los videos, ya estaba en una nueva relación, por lo que la situación generó estrés en la relación.

Dice que los amigos de su pareja se burlaron de él por los videos en Pornhub.

Sophie también tiene una hija adolescente la cual, asegura, “no ha sido la misma desde entonces”.

Teléfono móvil pixelado

PA
Una vez que un video es subido, puede ser replicado decenas de veces y vuelto a cargar.

El vicepresidente de Pornhub, Corey Price, dice que el contenido que se carga en el sitio y que viola directamente los términos de servicio se elimina tan pronto como se informa de eso.

“En 2015, para garantizar aún más la seguridad de todos nuestros seguidores, adoptamos oficialmente una postura firme contra la pornovenganza, que creemos que es una forma de agresión sexual, e introdujimos un formulario de envío para eliminar fácilmente el contenido no consensuado”, afirma.

“También utilizamos un software de huellas digitales de terceros de última generación que escanea cualquier carga nueva en busca de posibles coincidencias con material no autorizado, y se asegura de que el video original no vuelva a la plataforma”.


*No es su verdadero nombre.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=y5jxqtP_ses

https://www.youtube.com/watch?v=Gr_Uqx2j47Q&list=PLLhUyPZ7578fO1FAne436D26PBdXhqG4p&index=4&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=R7Z5SjU3944&t=

DO NOT DELETE – DIGIHUB TRACKER FOR

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.