“¡Paren el tráfico! ¡Hay gente con vida!”: brigadistas y autoridades chocan durante rescates
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

“¡Paren el tráfico! ¡Hay gente con vida!”: brigadistas y autoridades chocan durante rescates

Brigadistas y familiares de desaparecidos en la Unidad Habitacional Tlalpan criticaron que las autoridades policiacas y de tránsito no cortaran el tráfico pesado que entorpecía las labores de búsqueda de posibles supervivientes.  
Manu Ureste
Por Manu Ureste / Arturo Daen / Luis Castrillón
23 de septiembre, 2017
Comparte

-¡Paren el tráfico! ¡Hay gente con vida!

La mujer corre con ambos brazos extendidos en forma de cruz y sortea a los agentes de policía y de tránsito para ponerse en mitad de la carretera.

-¡Por favor, apaguen los motores! ¡Hay gente con vida! –vuelve a gritar desesperada estirando aún más los brazos, como si ella sola quisiera contener el mar de coches que avanza por los cuatro carriles de la calzada de Tlalpan.

Junto a ella, otro grupo de 10 voluntarios invade también la carretera con enormes pancartas que rezan ‘alto total’.

Ante la ‘invasión’ espontánea de la calzada, los policías se miran sorprendidos, pero nadie interviene.

En cuestión de segundos, los camiones, taxis, coches, micros, y motos de todo tipo, obedecen a la mujer y apagan los motores. El silencio es absoluto, casi sepulcral. Tan solo se escucha a la mujer que, coche por coche, trata de explicar entre lágrimas que a tan solo unos metros de allí, en lo que un día fue la unidad habitacional Tlalpan, un grupo de topos necesitan “silencio absoluto” porque detectaron señales sonoras de vida entre los escombros.

Durante algo más de un minuto, brigadistas y vecinos de la zona permanecen con los puños en alto; la célebre señal que los topos utilizan para pedir que nadie haga ruido. Así, hasta que el sonido agudo de un silbato rompe el silencio y los policías retoman el control pidiendo a los carros que reanuden la marcha.

-¡Ustedes tienen que ayudarnos! –le grita la mujer a uno de los agentes de la policía capitalina-. Hay gente allí adentro que aún está viva y tenemos que encontrarlos, ¿no lo entienden?

El policía escucha en silencio el reclamo de la mujer y la observa visiblemente emocionado.

-Créame que a mí también me indigna que no corten el tráfico, me parece una pendejada –confiesa con voz queda el agente-. Pero son órdenes de arriba… y nosotros somos simples peones. No podemos hacer nada.

Unidades de rescate en la unidad habitacional Tlalpan.

 

“El ruido interrumpe el trabajo de los topos y se pierde un tiempo vital”

Desde la mañana del viernes 22 de septiembre, las escenas de tensión con autoridades que custodian las zonas damnificadas por el sismo fueron una constante.

En la Unidad Habitacional Tlalpan, donde hasta la tarde de ayer los topos buscaban con vida a al menos dos personas entre los escombros, brigadistas, bomberos, así como los familiares de personas atrapadas, reclamaron constantemente a la policía capitalina que no cerrara el tramo de la calzada de Tlalpan que pasa a unos metros del edificio colapsado.

Óscar Oliva, coordinador de los topos de Cancún, explica que cuando se introducen entre los recovecos de las ruinas del edificio portan unos micrófonos “súper sensibles” a cualquier sonido. Por lo que es de vital importancia que el tráfico que fluye a tan solo unos metros se detenga por completo, también para “para evitar cualquier tipo de vibración” en la infraestructura colapsada.

El problema, critica Raymundo Rodríguez, del cuerpo de Bomberos de Guanajuato, es que la policía capitalina y de tránsito no escucha sus llamados, y la marabunta de carros de todo tipo no deja de transitar.

“Un rescate es una operación de búsqueda contra el reloj. Y cuando el ruido interrumpe el trabajo de los topos, se pierde un tiempo muy importante para encontrar personas con vida”, explica el bombero.

“Claro que el ruido de los camiones, de las ambulancias, y de todos los coches transitando entorpece la búsqueda”, subraya Roberto, otro elemento de los topos. “Pero son las autoridades las que deberían facilitar que el tráfico no circulara por aquí. O que al menos, que no lo haga cuando se pide silencio absoluto”.

“Si detienen el tráfico para que pase el presidente, ¿por qué no lo paran para buscar vidas?”

Saúl Hinojosa aún tiene a un hermano debajo del amasijo de hierros de la Unidad Tlalpan. Su familiar, explica con un hilo de voz, se encontraba haciendo reparaciones en un tinaco de agua del inmueble, cuando el devastador sismo de 7.2 lo tomó por sorpresa.

A pesar de que ya pasaron cinco días desde el colapso del edificio, Saúl asegura que la escena de hace unas horas, en la que los brigadistas comenzaron a aplaudir tras detectar signos de vida, le ha dado fuerzas renovadas. Aunque maldice cada vez que los topos piden silencio y las ambulancias pasan a toda velocidad por la carretera con la sirena lanzando estridencias.

“El problema es que ya el gobierno no quiere detener el tránsito. No quieren más afectaciones a la vialidad. Pero si detienen el tráfico para que pase el presidente, u otro político, ¿por qué no lo paran para buscar vidas humanas? –pregunta Saúl, que niega con la cabeza para murmurar que “no es justo”.

“Lo que pedimos es que dejen trabajar a los topos hasta que recuperemos todos los cuerpos. Porque yo tengo a mi hermano ahí adentro –señala las ruinas del edificio-, y sé que él va a salir de ahí con vida”.

Rigoberto Félix tiene un cuñado que también entró a hacer trabajos de albañilería a la unidad Tlalpan y no pudo salir a tiempo para resguardarse del sismo. Y como Saúl y otros familiares de desaparecidos, Rigoberto está indignado con las autoridades policiacas y del gobierno capitalino.

“Lo que nos dicen es que las autoridades ya no quieren que se hagan cortes al tráfico para no afectar a otras personas. ¿Y los familiares qué podemos hacer? –se pregunta con el ceño fruncido-. Tal vez podríamos organizarnos para hacer fuerza e impedir el paso del tráfico. Pero con este dolor que tenemos, ya no tenemos fuerza para hacer nada”.

Animal Político cuestionó a diferentes mandos policiacos y de Protección Civil acerca de por qué no se desvía el tráfico en la zona impactada por el sismo. A lo que respondieron que era una decisión tomada por “el mando único” que coordina los trabajos.

Critican que autoridades utilizaron maquinaria pesada muy pronto

Por otra parte, en la calle Chimalpopoca de la colonia Obreroa, un grupo de voluntarios seguía en la zona sobre las 22 horas de ayer golpeando con mazos sobre el piso y removiendo rocas, con la expectativa de que aún pudiera haber gente con vida donde cayó una fábrica a causa del sismo.

Esto aunque las autoridades ya descartaron la posibilidad de que hubiera sobrevivientes, explicó en el lugar un elemento de la Marina, detallando que incluso rescatistas españoles y perros entrenados revisaron en horas previas el lugar, y confirmaron el hecho.

Algunos de los voluntarios explicaron que seguían en el lugar, porque creían que podía haber gente con vida en un sótano, y querían confirmarlo.

Para ello, incluso les pidieron a las autoridades que no intervinieran, y las dejaran trabajar. Y eso ocurrió así. Los militares y policías de la Ciudad de México solo los observaban, a la distancia.

Una “arquitecta independiente” guiaba las labores, según dijeron varios de los voluntarios.

En el lugar, un joven que trabajó en la fábrica hace años dijo que no recordaba que hubiera un sótano.

Al lugar donde estaba la fábrica llegaron dos jóvenes y colocaron una manta con la leyenda: “Vivas o muertas nuestro cuerpo no es desecho”.

Una de ellas criticó la velocidad con la que las autoridades utilizaron maquinaria pesada y removieron lo que quedó de la fábrica, y habló de que en lugar presuntamente había trabajadoras centroamericanas y asiáticas, con condiciones laborales irregulares.

Otra discusión con militares en la Álvaro Obregón

Grupos de rescatistas y elementos del Ejército Mexicano protagonizaron otra discusión la tarde de ayer viernes en el área de labores de rescate de la calle Álvaro Obregón, 286, en la colonia Roma, donde el día 19 pasado un edificio de oficinas de seis pisos colapsó dejando atrapados en su interior a parte de su personal.

El desacuerdo ocurrió cerca de las 14:30 horas cuando un grupo de rescatistas organizaba un relevo en el área de acceso principal sobre la calle de Álvaro Obregón, a unos 150 metros del edificio.

Elementos del Ejército Mexicano intentaron prohibir la entrada del grupo de sustitución de rescatistas con el argumento que la presencia de más personas podría afectar las labores de rescate.

La discusión fue notada por familiares de las víctimas que han estado de forma permanente en la zona desde que el inmueble se derrumbó y que exigieron a los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) que permitieran el acceso de los relevos.

Después de unos 20 minutos, el Ejército Mexicano cedió y permitió el relevo luego de registrar los nombres de los voluntarios que están organizando el acceso de personas, herramientas, víveres, material médico, especialistas en salud, entre otros elementos que están requiriéndose para el trabajo de búsqueda y rescate que continuará en forma indefinida.

Mientras la discusión ocurría, voluntarios bajaban estructuras de metal para apuntalar las áreas en las que se trabaja en el rescate que permitirán brindar más seguridad a los rescatistas y al reducir las posibilidades de un nuevo derrumbe entre los escombros que ponga en mayor riesgo la vida de quienes ahí siguen atrapados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cuál es la fórmula de Costa Rica para ser el país de América Latina donde mueren menos pacientes de COVID-19

Casi dos meses después de registrar su primer caso, en Costa Rica solo han fallecido seis pacientes de covid-19. ¿Qué está haciendo bien el país con menor tasa de mortalidad por el nuevo coronavirus en América Latina?
Getty Images
30 de abril, 2020
Comparte

Luego de pasar una terrible noche, con fiebre y fuertes dolores de cabeza y hombros, Henry* no dudó en acudir al sanatorio a la mañana siguiente en San José, Costa Rica.

Era 9 de marzo, tres días después de que en el país se detectara el primer caso del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que a la fecha ha dejado poco más de 700 contagios pero solo 6 muertes en la nación centroamericana.

En el centro de salud gubernamental le hicieron algunas pruebas básicas, tanto a él como a su madre, que también tenía síntomas, y los enviaron de regreso a casa.

“Me dijeron que tenía una infección muy grande en la garganta”, cuenta a BBC Mundo vía telefónica.

El venezolano de 50 años, residente en Costa Rica, sospechaba haberse contagiado de COVID-19 en su oficina, pues otro empleado dio positivo unos días antes, tras volver de un viaje a Europa.

Un hospital de campaña en Costa Rica

Getty Images
Las autoridades instalaron un hospital de campaña en San José, pero el país tiene muy pocos pacientes internados.

Para el 17 de marzo, Henry fue de nuevo al sanatorio para que le tomaran muestras. Y cuatro días después recibió un correo electrónico: él y su madre dieron positivo de COVID-19.

A pesar de tener algunas molestias, y de que su madre tiene mayor riesgo al superar los 70 años, su tratamiento debía cumplirse en casa. También su esposa y su hija estaban contagiadas.

Henry asegura que nunca se sintieron abandonados en la enfermedad, sino todo lo contrario.

“Desde el 21 de marzo y hasta hace como 10 días, los médicos venían para acá por lo menos un día sí y un día no” para seguir de cerca el tratamiento, explica Henry.

Los visitaban los trabajadores sanitarios de los Equipos Básicos de Atención Integral de la Salud (EBAIS), y su médico estuvo en contacto con la familia a través de mensajes de WhatsApp.

Una empleada de salud en una vivienda

AFP
Los trabajadores sanitarios acuden a los domicilios de los pacientes a entregar medicinas y verificar sus tratamientos.

El sistema del EBAIS ha sido la primera línea de respuesta a la pandemia en Costa Rica y representa una de las claves que han permitido al país tener la más baja tasa de letalidad por COVID-19 de América Latina, dicen los expertos.

A medida que el país llega a los dos meses desde el primer caso detectado, solo seis pacientes han muerto y hasta este miércoles había apenas 16 hospitalizados de unos 400 casos activos.

Más de 320 personas se han recuperado de la enfermedad.

Tasa de letalidad del covid-19 en los países latinoamericanos

BBC

“Nuestra mejor vacuna contra el COVID-19 es tener una población disciplinada y educada, y un sistema de salud bastante consolidado”, dice a BBC Mundo el doctor Luis Villalobos, experto en salud pública de Costa Rica.

“Nosotros no gastamos en ejército, pero sí gastamos mucho en salud, en seguridad social y en educación, y eso ha sido muy importante”, añade el también exdecano de la Facultad de Medicina en la Universidad de Costa Rica.

Un sólido sistema de salud

El sistema de salud costarricense estaba muy fragmentado en el siglo XX, explica Villalobos, pero reformas de las décadas de 1990 y 2000 crearon un esquema sólido que ha permitido responder a esta pandemia.

A través de más de 1.000 clínicas del EBAIS, que cuentan con médicos, enfermeras, asistentes técnicos y farmacéuticos, los sanitarios están atendiendo los casos de COVID-19 en la etapa de detección, la cual es crucial para contener los contagios.

Viandantes en San José

EPA
A comienzos de abril se dio el incremento más alto de casos confirmados de COVID-19, lo que llevó al reforzamiento de campañas de distanciamiento social.

Como en el caso de Henry, desde que se identifica un posible caso se mantiene la vigilancia activa de síntomas hasta la confirmación. Si un paciente se agrava, entonces pasa al nivel de hospitalización.

La Caja Costarricense de Seguro Social cuenta con una decena de hospitales a lo largo de las siete provincias del país, explicó el Ministerio de Salud del país a BBC Mundo.

Los momentos más complicados en estos dos últimos meses se dieron entre el 19 de marzo y el 3 de abril, cuando se confirmaron 325 nuevos contagios. El peor día fue el 24 de marzo, con 60 casos.

El avance del covid-19 en Costa Rica. El primer caso confirmado se dio el 6 de marzo.. .

Sin embargo, a partir de entonces el avance de la enfermedad ha decrecido notablemente: cada día se detectan menos de 20 casos nuevos (salvo dos jornadas) e incluso menos de 10 en los últimos días.

Tener solo 16 pacientes hospitalizados ha dejado disponible casi todo el centenar de camas para tratar exclusivamente a pacientes de covid-19, según cifras del Ministerio de Salud.

Los respiradores artificiales, que muchos países luchan por obtener, son cerca de 400 en el sistema sanitario, y el gobierno anunció la adquisición de 300 más.

Una prueba de un proyecto de respirador artificial

AFP
La Universidad de Costa Rica ha trabajado en el desarrollo de respiradores artificiales que puedan ser producidos a bajo costo.

Pero solo ocho personas estaban en cuidados intensivos hasta este miércoles.

Y tener solo 6 muertes por COVID-19 en casi dos meses ha puesto a Costa Rica como uno de los países con menor tasa de mortalidad por la enfermedad de América Latina, e incluso de otras regiones del mundo.

El funcionamiento del sistema se debe en buena medida a que Costa Rica es uno de los pocos países de América (junto a EU, Canadá, Cuba y Uruguay) que invierte más del 6% del Producto Interno Bruto en salud.

Tener sistemas de salud “menos fragmentados, integrales, que manejen bien la información de las personas bajo su cuidado, y que esté bien articulados” como en Costa Rica es lo que otros países deben procurar, aconseja Villalobos.

La curva de covid-19 en Costa Rica. Del 8 de marzo al 27 de abril de 2020.. .

¿Cómo más se ha protegido el país?

Cuando el conteo de casos COVID-19 en Costa Rica llegó a su primera decena, el gobierno tomó decisiones similares a otros países.

Fueron suspendidas las reuniones masivas, los cursos escolares, las actividades turísticas y sociales y se cerró la frontera. Además, se iniciaron campañas de promoción de trabajo desde casa, de lavado de manos y de distanciamiento social.

Una calle vacía en San José, Costa Rica

Reuters
Dos terceras partes de los costarricenses viven en la zona metropolitana de San José.

Expertos y autoridades destacan que los costarricenses han acatado las instrucciones notablemente, a diferencia de otros países.

Un reporte de Google basado en ubicación de teléfonos móviles mostró que las visitas a comercios y espacios públicos se redujeron un 84%, y las de playas o centros recreativos, un 82%.

“Muchos se han comportado a la altura. Han entendido el momento histórico que estamos viviendo, es un momento muy delicado”, dijo el ministro de Salud, Daniel Salas, la semana pasada.

Personas hacen fila en Costa Rica

AFP
Las prácticas de distanciamientos social han sido respetadas en espacios públicos, dicen expertos y autoridades.

En ello coincide Villalobos, quien también dice que la transmisión de información en móviles y el acceso universal al agua potable explican parte de la fórmula de protección del país.

“El hecho de tener agua intradomiciliaria prácticamente en el 100% de la población nos permite que la comunicación de lavado de manos sea muy efectiva entre la población”, señala.

Caminando sobre “cáscaras de huevo”

Costa Rica tiene una población de 5 millones, dos terceras partes asentadas en la zona metropolitana de San José, la capital del país.

Esto ha permitido a las autoridades concentrar los recursos en los focos más importantes de contagios, por lo que en el resto del país la demanda de servicios de salud no ha sido tan apremiante.

Un policía inspeccionando a un automovilista

Reuters
La policía ha establecido revisiones para verificar que las personas no salgan de casa sin motivo justificado.

El ministro Salas señala que el modelo Centinela favoreció la detección temprana de la enfermedad: “Nos permite saber qué está ocurriendo en puntos más álgidos, más estratégicos del país”, dijo el 23 de abril.

“En el momento en que tengamos un aumento en los casos que están en esas unidades centinela en todo el país, inmediatamente nos alerta que hay circulación incrementada de un virus”, sostuvo.

Costa Rica, sin embargo, no está exenta de riesgos.

Políticos de oposición han pedido también que se practiquen pruebas masivas a la población. Las cerca de 250 por cada 100.000 habitantes colocan al país en la media de América Latina.

Además, el constante movimiento de nicaragüenses -8% de la población de Costa Rica- ha planteado preguntas sobre cómo controlar el flujo de personas del país vecino, que ha tomado nulas medidas de prevención.

Un mercado en San José

Getty Images
Henry dice que el sistema de entregas a domicilio funciona bien en San José, por lo que no hay tanta gente congregada en los mercados.

El ministro Salas se muestra cauto sobre el futuro cercano, pues advierte a los costarricenses que el regreso a lo que era la normalidad no puede acelerarse ni llegará en el mediano plazo.

“La mayoría de la población, por el corto tiempo de la presencia del virus en nuestro país, no se ha visto expuesta al virus, no se ha infectado al virus. Podemos tener un aumento de casos, cadenas de transmisión, de manera intensa, en poco tiempo”, señala.

El país están caminando sobre un “piso de cáscaras de huevo, muy frágil”, advierte.


* El entrevistado pidió que su identidad fuera reservada para no generar preocupación a sus familiares en Venezuela.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=H_Q1WDFqnT0

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=27s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts