Tenían nueve meses habitando su edificio nuevo, el sismo lo derrumbó este martes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Arturo Ángel

Tenían nueve meses habitando su edificio nuevo, el sismo lo derrumbó este martes

El inmueble tiene apenas nueve meses habitado. Los vecinos se sienten estafados y denuncian que la estructura era de materiales de mala calidad
Arturo Ángel
Por Arturo Angel
22 de septiembre, 2017
Comparte

A los vecinos del Residencial San José, en la colonia Portales de la Ciudad de México, les prometieron que vivirían en un edificio nuevo, diseñado con lo último en tecnología: soportado en una estructura de acero pero a la vez ligero, ecológico y resistente. Un inmueble además autosustentable con gigantes páneles solares en el techo. Todo ello por casi dos millones y medio de pesos cada departamento.

Pero el sismo del pasado 19 de septiembre dejó en el edificio dos víctimas mortales y desapareció de un plumazo la cuarta parte del inmueble. Tenía apenas 9 meses inaugurado.

Según la opinión de ingenieros y arquitectos que visitaron la zona, se debe a un problema de diseño. En el edificio faltan columnas de resistencia, lo que es un requisito en las actuales normas de construcción.

Y a esto se suman posibles deficiencias en la ejecución de la obra y en los materiales usados para ésta.

“Nos prometieron un edificio hecho de acero. ¿Dónde está el acero?”, dijo Oscar, uno de los inquilinos del edificio.

Enero de 2017, los primeros inquilinos

El edifico Residencial San José, o lo que hoy queda de él, se encuentra en el número 56 del Eje 7 Sur Emiliano Zapata, en la colonia Portales. Era un edificio de seis pisos y 24 departamentos. Fue construido por la empresa “Canada Building Group”, cuyos representantes hasta el día de ayer no habían acudido al sitio para revisar el inmueble.

Lo que sí hizo la constructora fue enviar un correo a todos los inquilinos para deslindarse del derrumbe, bajo el argumento de que los sismos son “eventos fortuitos” y “no se puede hacer nada”. Un representante legal de la empresa, que habló con Animal Político, dijo incluso que según especialistas que consultaron fue un “sismo inédito”.

Mara Teresa Parra Velasco fue la primera inquilina del edificio y llegó en enero del 2017. Compró su departamento en dos millones 400 mil pesos, inversión que hoy está prácticamente perdida porque, como la mayoría de quienes habitan aquí, no compró un seguro. Su esperanza está en entablar una demanda junto con los otros vecinos para demostrar que la constructora incurrió en graves omisiones.

“Un ingeniero de Ejército especializado en construcción que ya vino a ver el edificio nos dijo que al menos la parte que se cayó parece ser un añadido improvisado al inmueble, sin ninguna cimentación adecuada y que por eso todo se vino abajo. Aunque en realidad todo quedó cuarteado (…)”, dijo en entrevista.

La inquilina añadió que la constructora les garantizó que el edificio estaba “hecho con los mejores materiales”, lo que, desde su punto de vista, fue un engaño.

“Cuando tembló, las escaleras por ejemplo se arrancaron y doblaron por completo, como si fueran de papel. De hecho cuando pasaba un camión, en el edificio sentías más fuerte la vibración que afuera. Como si siempre estuviera temblando”, añadió.
Foto: Arturo Ángel

Otros dos inquilinos señalaron que una vez que se cayó una parte del edificio pudieron darse cuenta que no contaba con los materiales que les prometieron.

“A nosotros nos dijeron que había estructuras de acero que atravesaban el edificio. Ahora usted vea y dígame donde estas esas estructuras. No existen. Es más, no hay ni pilares ni castillos ni varillas gruesas. Lo que hay son estas varillas de menos de una pulgada que se doblan como alambres. Nada de eso nos comentó la constructora”, dijo Edmundo Reyes.

Los inquilinos también se quejaron de que el Director Responsable de Obra, el ingeniero Juan Duay Huerta, no responde el teléfono y tampoco se ha presentado a revisar lo ocurrido. Este director, como sucede en todas las obras, es el responsable de verificar el diseño, su ejecución y en teoría, dar el visto bueno. Es un tercero contratado por la constructora.

Incluso, los directores de obra de dos edificios habitaciones contiguos a este edificio derrumbado buscaron al ingeniero Duay Huerta pero no lo encontraron.

Distintos problemas en Residencial San José

Especialistas que acudieron a dar una opinión técnica del desastre y otros consultados por Animal Político dijeron que el mayor problema de la obra es de tipo estructural y esa responsabilidad es de la constructora.

El Doctor en Ingeniería Eduardo Miranda Mijares, quien actualmente es Profesor del Departamento en Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad de Stanford, y que fue designado por el propio gobierno de la Ciudad de México para visitar varios inmuebles afectados por el sismo, se presentó ayer por la noche a revisar el edificio colapsado en Portales y dar su opinión técnica.

Tras inspeccionar el sitio y revisar los planos de diseño facilitados por los propios inquilinos, el ingeniero sostuvo que muy posiblemente el problema es de origen ya que las columnas, tanto su número como ubicación, no son las adecuadas.

“Por lo que vi en planos, la estructuración, lo planteado (en el edificio) no le permitía lidiar con el fenómeno. Es algo muy crítico porque cuando hay columnas interiores con dos vecinos a los lados es muy fácil que estas se ayuden entre sí, pero como estaba pensado, con columnas solo en las esquinas no aguanta”, dijo.

Ante la inquietud de los inquilinos de si en una eventual demanda tendrían la razón, el experto dijo que técnicamente es un hecho que hubo un problema de diseño estructural, pues el edificio no debió desplomarse. “El objetivo de las normas actuales luego del sismo del 85 es que esto no ocurra y ocurrió. Hay un problema de la constructora desde el diseño”, dijo.

El ingeniero civil egresado del Instituto Politécnico Nacional, Alan Tapia, quien revisó varias fotografías y videos del inmueble afectado, dijo que si bien es necesario un peritaje para conocer a fondo las causas, se aprecia como hipótesis que también pudieron haber deficiencias en la ejecución de la obra. Por ejemplo, advirtió que las varillas no estaban bien colocadas (deben estar traslapadas y no empalmadas) y que también hay un problema de “recubrimiento” en las columnas y muros de carga.

Tapia sostuvo que bajo las normas actuales, cualquier inmueble debería soportar al menos un sismo encima de ocho grados.

Cuestionado sobre si conoce a la constructora “Canada Building Group”, responsable de la edificación del condominio colapsado en Portales, dijo que nunca la había oído, y alertó de constructoras improvisadas que no necesariamente tienen procesos de calidad correctos y estandarizados.

El arquitecto experto en desarrollo inmobiliario egresado de la Universidad La Salle, Christian Yañez, quien también acudió al sitio del colapso de Residencial San José, sostuvo que aún cuando falta definir que causó exactamente el derrumbre de este “nuevo edificio”, es importante asesorarse antes de comprar un departamento o una casa; revisar los planos, pedir información de materiales, y otros datos a los que, como comprador, se tiene derecho.

“Busquen entender donde se van a dormir, donde van a estar parados, insisto, hay que tener una cultura en este tema. Hay un boom inmobiliario en la ciudad hay una demanda alta de vivienda que creo que lo mínimo que podemos hacer es ser consumidores mejor informados y así tomar decisiones y yo sugeriría que se asesoren, hay quien lo hace de manera gratuita” dijo el arquitecto, el cual además proporcionó a los lectores su cuenta de Twitter @crys_yanez para cualquier consulta sobre el tema.

Constructora promete “hablar” con inquilinos

El representante legal de la constructora “Canada Building Group”, Jorge Márquez, reconoció que no se han acercado a los inquilinos porque apenas el miércoles 20 de septiembre, un día después del sismo, él fue contratado como su abogado.

Márquez prometió estar en contacto con los afectados para “apoyarlos” y dijo que si la empresa tiene que asumir alguna responsabilidad, así será.

No obstante aseguró que geólogos de la UNAM a los que consultó previamente, le comentaron que el sismo del pasado 19 de septiembre fue “inédito por un efecto en S que tuvo” y que ante ese tipo de circunstancias no hay mucho por hacer. Agregó que buscarán que la Secretaría de Protección Civil de la Ciudad de México realice un peritaje con equipo especializado.

“Yo hablé con mi cliente (la constructora) y les dije que tenemos que responder y que es lógico que los inquilinos estén molestos, pero esto se puede arreglar”, indicó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Elecciones en EU: los votantes a quienes no les gustan ni Trump ni Biden

A medida que aumentan los esfuerzos para convencer a los votantes indecisos, no todos están contentos con la opción que se les ofrece.
13 de septiembre, 2020
Comparte
Post it con caras tristes y una pregunta

Getty Images
No todos están contentos con los candidatos a las elecciones de Estados Unidos.

En la recta final de una elección polémica en Estados Unidos, los partidarios de Donald Trump y Joe Biden están haciendo un último esfuerzo para mostrar su respaldo y convencer a los votantes indecisos.

Pero no todo el mundo está contento con las alternativas que se les ofrecen.

A menos de dos meses para el final de la campaña, los dos partidos principales han promocionado la contienda de noviembre como “la elección más importante de nuestra vida” y anunciaron récords de recaudación de fondos en las últimas semanas.

Los observadores políticos predicen un gran aumento en la participación general, pero muchos votantes aún no están seguros de si votarán por el presidente en funciones Donald Trump, el candidato demócrata Joe Biden o por cualquier otra persona.

Estoy desilusionado con esta elección”, dice Samian Quazi, un enfermero psiquiátrico de 32 años de edad residente en Houston.

“Realmente no tenemos buenas opciones. Ninguno de los candidatos está abordando realmente ningún problema ni ofrece ninguna esperanza para que este país mejore la vida de las personas”, añade.

Imagen de promoción con Joe Biden y Donald Trump

BBC
Ni Joe Biden, ni Donald Trump

Quazi ha votado regularmente en elecciones anteriores. Dijo que lo hizo por los candidatos del Partido Demócrata en las elecciones presidenciales de 2016 y los comicios de mitad de período de 2018, pero se ha vuelto desconfiado después de ver perder a su candidato preferido, el izquierdista Bernie Sanders, en las primarias del Partido Demócrata a principios de este año.

“Fue un ejemplo de los poderes fácticos que controlan el acceso a los medios en este país sin querer ver amenazados sus intereses económicos”, analiza.

Me pregunto si Estados Unidos todavía está tratando de ser una democracia, cuando en realidad es una plutocracia”, dice Quazi.

“Cuando se trata de cambios económicos y estructurales reales que posiblemente podrían amenazar el control que tienen sobre nuestro país, hay una reacción dura y expulsan a cualquiera que materialmente pudiera cambiar nuestras vidas”, opina.

Poca participación

La desconexión política en Estados Unidos ha llevado a bajas tasas de participación de votantes en relación con el resto del mundo, en elecciones recientes en el rango del 50-60%.

Pegativas de Yo voté en inglés.

Reuters
La participación de la gente en las elecciones en Estados Unidos es baja en comparación con otros países.

La participación general de votantes entre los países de la OCDE es de aproximadamente el 70% e incluso muchos países en desarrollo tienden a ver tasas de participación más altas que las observadas en la mayoría de las elecciones estadounidenses.

Aproximadamente el 64% votó en las elecciones de 2008 entre Barack Obama y John McCain, pero la participación cayó a un mínimo de 20 años durante las elecciones de 2016 a solo el 55%.


Candidatos de otros partidos para las elecciones presidenciales de 2020

Jorgensen_Hawkins_West_De-La-Fuente_Blankenship

Getty/Reuters
  • Jo Jorgensen, Libertarian Party (Partido Libertario)
  • Howie Hawkins, Green Party (Partido Verde)
  • Kanye West, Birthday Party (Partido Fiesta de Cumpleaños)
  • Rocky De La Fuente, Alliance and Reform Parties (Partido Alianza y Reformas)
  • Don Blankenship, Constitution Party (Partido de la Constitución)

Según un estudio publicado en febrero por la organización sin fines de lucro Knight Foundation, de tendencia izquierdista, casi la mitad de los votantes elegibles, o cerca de 100 millones de personas, no participan en las elecciones.

“Es un grupo muy grande y es la mitad del país, por lo que es diverso”, dijo Eitan Hersh, profesor asociado de ciencias políticas en la Universidad de Tufts y asesor académico del informe de la Fundación Knight.

“La falta de compromiso tiene que ver con que la gente no se sienta conectada con el sistema electoral y no piensa que es importante“, agrega.

Algunos países con mayor participación, como Bélgica y Chile, implementaron alguna forma de voto obligatorio, que tuvo un impacto dramático en la participación.

Un hombre con mascarilla inserta su voto en un buzón del correo para las elecciones en Estados Unidos.

Reuters
Existen varios factores que hacen que la gente vote menos en Estados Unidos.

Otros, como Australia y Alemania, han conquistado a nuevos votantes mediante el registro automático de votantes u otro tipo de iniciativas.

En Estados Unidos, sin embargo, votar y registrarse para votar son más una responsabilidad individual.

Durante las últimas décadas, muchos estados han dado prioridad a mejorar el acceso a las urnas, lo que incluye permitir el registro de votantes el mismo día, mantener abiertos los lugares de votación por más tiempo y ampliar las opciones de votación anticipada o por correo.

¿Por qué la gente no va a votar?

Según Hersh, la enorme importancia que se le da a mejorar el acceso de los votantes y a eliminar otras barreras estructurales no tiene un impacto significativo en la participación de los votantes.

Las razones de por qué hay bajas tasas de participación “tiene mucho más que ver con lo que le importa a la gente y lo que los motiva”.

Él predice que, a medida que la política en Estados Unidos se vuelve más nacionalizada y partidista, más personas pueden desvincularse del proceso político.

“Solía ocurrir que los votos para una legislatura estatal no estaban muy correlacionados con los votos para presidente, porque son temas diferentes”, describe.

Partidarios de Trump y Biden.

Reuters
Hay estadounidenses a quienes no les gustan ni Trump ni Biden.

“En esta era votar por alguien que se postule para el concejo municipal podría ser un referéndum sobre Trump en la cabeza de la gente”, opina.

Señala que hacer de la política una lucha entre el bien y el mal está desvinculado de la realidad de dirigir un gobierno.

Mucha gente simplemente no está interesada. Al igual que en cualquier deporte, cuanto más se centra en una rivalidad, más divertido es para las personas a las que les gusta ese deporte, pero a otros les parece una parte extraña de la vida que no es para ellos”, compara.

“Votar de buena fe”

Hrant Papazian, de 52 años, es una de esas personas a quienes no le interesa ir a votar

Como inmigrante armenio que creció en el Líbano durante una guerra civil que duró tres décadas, Papazian cumplió 18 años en California y ha vivido allí desde entonces, pero nunca ha votado.

Afirma que votar puede hacerte sentir bien y empoderado, pero cree que el status quo siempre permanecerá intacto.

“No tengo ganas de seguirle el juego. No creo que alguna vez se nos ofrezcan candidatos que estén interesados en la salud de la sociedad. No puedo imaginar que el sistema produzca políticos por los que yo pueda votar de buena fe”, afirma.

Hrant Papazian

Courtesía Hrant Papazian
Hrant Papazian no confía en el sistema político.

Papazian, que trabaja como profesor de informática de secundaria, sabe que su opinión sobre la votación suena radical, pero se mantiene firme en su resistencia a un sistema político que, según él, está en declive.

Se supone que la democracia mejorará, pero creo que es lo contrario, empeora con el tiempo. Y cuanto más grande es el país, más heterogéneo es, menos sostenible es. Nos estamos dividiendo en tribus más pequeñas y eso hace nos sea más fácil de controlar y mantenernos en este camino que va cuesta abajo lentamente”, analiza.

“La única forma de lograr un cambio real es que boicoteemos”, sugiere.

“No habrá grandes cambios”

Algunos votantes primerizos ya están desilusionados con el sistema.

Grace Link, de 20 años, es una estudiante universitaria de Wisconsin. Quiere votar en su primera elección presidencial, pero no está contenta con sus opciones.

“Es muy fácil ver cuando el dinero y el poder dentro de un partido entran en juego para callar a los jóvenes”, advierte.

“Básicamente, nos sentimos culpables de votar por Joe Biden y por quien elija el Partido Demócrata cuando, durante la temporada de primarias, los jóvenes fueron ignorados de manera abrumadora“, asegura.

Grace Link

Courtesía Grace Link
Grace Link dice que no hay representación para los jóvenes.

Link argumenta que la nominación de Joe Biden refleja un sistema que prioriza las necesidades de los votantes blancos de clase alta por sobre otros, incluidos los votantes jóvenes con una creciente deuda de préstamos estudiantiles como ella.

“Gran parte de su discurso, especialmente hacia los jóvenes, es que pueden empujar (a Biden) más a la izquierda, mientras que con Trump no pueden hacerlo. En el corto plazo, los próximos cuatro años pueden ser mejores, pero en el largo plazo, no habrá grandes cambios“, concluye.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0

https://www.youtube.com/watch?v=qBLdD0RsGHI

https://www.youtube.com/watch?v=2FoZyNJjVEg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.