close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Arturo Ángel

Tenían nueve meses habitando su edificio nuevo, el sismo lo derrumbó este martes

El inmueble tiene apenas nueve meses habitado. Los vecinos se sienten estafados y denuncian que la estructura era de materiales de mala calidad
Arturo Ángel
Por Arturo Angel
22 de septiembre, 2017
Comparte

A los vecinos del Residencial San José, en la colonia Portales de la Ciudad de México, les prometieron que vivirían en un edificio nuevo, diseñado con lo último en tecnología: soportado en una estructura de acero pero a la vez ligero, ecológico y resistente. Un inmueble además autosustentable con gigantes páneles solares en el techo. Todo ello por casi dos millones y medio de pesos cada departamento.

Pero el sismo del pasado 19 de septiembre dejó en el edificio dos víctimas mortales y desapareció de un plumazo la cuarta parte del inmueble. Tenía apenas 9 meses inaugurado.

Según la opinión de ingenieros y arquitectos que visitaron la zona, se debe a un problema de diseño. En el edificio faltan columnas de resistencia, lo que es un requisito en las actuales normas de construcción.

Y a esto se suman posibles deficiencias en la ejecución de la obra y en los materiales usados para ésta.

“Nos prometieron un edificio hecho de acero. ¿Dónde está el acero?”, dijo Oscar, uno de los inquilinos del edificio.

Enero de 2017, los primeros inquilinos

El edifico Residencial San José, o lo que hoy queda de él, se encuentra en el número 56 del Eje 7 Sur Emiliano Zapata, en la colonia Portales. Era un edificio de seis pisos y 24 departamentos. Fue construido por la empresa “Canada Building Group”, cuyos representantes hasta el día de ayer no habían acudido al sitio para revisar el inmueble.

Lo que sí hizo la constructora fue enviar un correo a todos los inquilinos para deslindarse del derrumbe, bajo el argumento de que los sismos son “eventos fortuitos” y “no se puede hacer nada”. Un representante legal de la empresa, que habló con Animal Político, dijo incluso que según especialistas que consultaron fue un “sismo inédito”.

Mara Teresa Parra Velasco fue la primera inquilina del edificio y llegó en enero del 2017. Compró su departamento en dos millones 400 mil pesos, inversión que hoy está prácticamente perdida porque, como la mayoría de quienes habitan aquí, no compró un seguro. Su esperanza está en entablar una demanda junto con los otros vecinos para demostrar que la constructora incurrió en graves omisiones.

“Un ingeniero de Ejército especializado en construcción que ya vino a ver el edificio nos dijo que al menos la parte que se cayó parece ser un añadido improvisado al inmueble, sin ninguna cimentación adecuada y que por eso todo se vino abajo. Aunque en realidad todo quedó cuarteado (…)”, dijo en entrevista.

La inquilina añadió que la constructora les garantizó que el edificio estaba “hecho con los mejores materiales”, lo que, desde su punto de vista, fue un engaño.

“Cuando tembló, las escaleras por ejemplo se arrancaron y doblaron por completo, como si fueran de papel. De hecho cuando pasaba un camión, en el edificio sentías más fuerte la vibración que afuera. Como si siempre estuviera temblando”, añadió.
Foto: Arturo Ángel

Otros dos inquilinos señalaron que una vez que se cayó una parte del edificio pudieron darse cuenta que no contaba con los materiales que les prometieron.

“A nosotros nos dijeron que había estructuras de acero que atravesaban el edificio. Ahora usted vea y dígame donde estas esas estructuras. No existen. Es más, no hay ni pilares ni castillos ni varillas gruesas. Lo que hay son estas varillas de menos de una pulgada que se doblan como alambres. Nada de eso nos comentó la constructora”, dijo Edmundo Reyes.

Los inquilinos también se quejaron de que el Director Responsable de Obra, el ingeniero Juan Duay Huerta, no responde el teléfono y tampoco se ha presentado a revisar lo ocurrido. Este director, como sucede en todas las obras, es el responsable de verificar el diseño, su ejecución y en teoría, dar el visto bueno. Es un tercero contratado por la constructora.

Incluso, los directores de obra de dos edificios habitaciones contiguos a este edificio derrumbado buscaron al ingeniero Duay Huerta pero no lo encontraron.

Distintos problemas en Residencial San José

Especialistas que acudieron a dar una opinión técnica del desastre y otros consultados por Animal Político dijeron que el mayor problema de la obra es de tipo estructural y esa responsabilidad es de la constructora.

El Doctor en Ingeniería Eduardo Miranda Mijares, quien actualmente es Profesor del Departamento en Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad de Stanford, y que fue designado por el propio gobierno de la Ciudad de México para visitar varios inmuebles afectados por el sismo, se presentó ayer por la noche a revisar el edificio colapsado en Portales y dar su opinión técnica.

Tras inspeccionar el sitio y revisar los planos de diseño facilitados por los propios inquilinos, el ingeniero sostuvo que muy posiblemente el problema es de origen ya que las columnas, tanto su número como ubicación, no son las adecuadas.

“Por lo que vi en planos, la estructuración, lo planteado (en el edificio) no le permitía lidiar con el fenómeno. Es algo muy crítico porque cuando hay columnas interiores con dos vecinos a los lados es muy fácil que estas se ayuden entre sí, pero como estaba pensado, con columnas solo en las esquinas no aguanta”, dijo.

Ante la inquietud de los inquilinos de si en una eventual demanda tendrían la razón, el experto dijo que técnicamente es un hecho que hubo un problema de diseño estructural, pues el edificio no debió desplomarse. “El objetivo de las normas actuales luego del sismo del 85 es que esto no ocurra y ocurrió. Hay un problema de la constructora desde el diseño”, dijo.

El ingeniero civil egresado del Instituto Politécnico Nacional, Alan Tapia, quien revisó varias fotografías y videos del inmueble afectado, dijo que si bien es necesario un peritaje para conocer a fondo las causas, se aprecia como hipótesis que también pudieron haber deficiencias en la ejecución de la obra. Por ejemplo, advirtió que las varillas no estaban bien colocadas (deben estar traslapadas y no empalmadas) y que también hay un problema de “recubrimiento” en las columnas y muros de carga.

Tapia sostuvo que bajo las normas actuales, cualquier inmueble debería soportar al menos un sismo encima de ocho grados.

Cuestionado sobre si conoce a la constructora “Canada Building Group”, responsable de la edificación del condominio colapsado en Portales, dijo que nunca la había oído, y alertó de constructoras improvisadas que no necesariamente tienen procesos de calidad correctos y estandarizados.

El arquitecto experto en desarrollo inmobiliario egresado de la Universidad La Salle, Christian Yañez, quien también acudió al sitio del colapso de Residencial San José, sostuvo que aún cuando falta definir que causó exactamente el derrumbre de este “nuevo edificio”, es importante asesorarse antes de comprar un departamento o una casa; revisar los planos, pedir información de materiales, y otros datos a los que, como comprador, se tiene derecho.

“Busquen entender donde se van a dormir, donde van a estar parados, insisto, hay que tener una cultura en este tema. Hay un boom inmobiliario en la ciudad hay una demanda alta de vivienda que creo que lo mínimo que podemos hacer es ser consumidores mejor informados y así tomar decisiones y yo sugeriría que se asesoren, hay quien lo hace de manera gratuita” dijo el arquitecto, el cual además proporcionó a los lectores su cuenta de Twitter @crys_yanez para cualquier consulta sobre el tema.

Constructora promete “hablar” con inquilinos

El representante legal de la constructora “Canada Building Group”, Jorge Márquez, reconoció que no se han acercado a los inquilinos porque apenas el miércoles 20 de septiembre, un día después del sismo, él fue contratado como su abogado.

Márquez prometió estar en contacto con los afectados para “apoyarlos” y dijo que si la empresa tiene que asumir alguna responsabilidad, así será.

No obstante aseguró que geólogos de la UNAM a los que consultó previamente, le comentaron que el sismo del pasado 19 de septiembre fue “inédito por un efecto en S que tuvo” y que ante ese tipo de circunstancias no hay mucho por hacer. Agregó que buscarán que la Secretaría de Protección Civil de la Ciudad de México realice un peritaje con equipo especializado.

“Yo hablé con mi cliente (la constructora) y les dije que tenemos que responder y que es lógico que los inquilinos estén molestos, pero esto se puede arreglar”, indicó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cómo acariciar a un gato, según la ciencia (y cómo saber si de verdad lo disfruta)

Para darle cariño a un gato (y evitar ser mordido o arañado en el proceso) es importante que el animal manifieste si desea recibir cariño y que controle la zona de su cuerpo en la que está dispuesto a ser acariciado y durante cuánto tiempo.
Getty Images
8 de agosto, 2019
Comparte

No somos pocas personas las que hemos conocido a un gato de lo más cariñoso que parece estar encantado con las caricias que le propinamos y, un minuto después, nos muerde o nos da un zarpazo.

Lo más fácil cuando eso ocurre es culpar al gato, pero cabe la posibilidad de que no lo estuviéramos acariciando correctamente.

Para comprender el porqué, primero es importante conocer un poco más sobre los antepasados de estos animales.

Es probable que el gato salvaje africano, el antepasado más inmediato del gato doméstico, fuera utilizado únicamente para el control de plagas.

En la actualidad, en cambio, los felinos son considerados una valiosa compañía, hasta el punto de que para mucha gente son “bebés peludos”.

Se cree que esta metamorfosis social de la relación entre humanos y felinos tuvo lugar hace alrededor de 4,000 años, un poco después de la aparición del “mejor amigo del hombre”.

Aunque podamos considerar que 4,000 años es una cantidad de tiempo suficiente para que una especie se adapte completamente a la vida en sociedad, no parece ser el caso de nuestro bigotudo compañero.

Y es que los gatos domésticos muestran una divergencia genética relativamente reducida respecto a sus ancestros. Es decir, sus cerebros todavía están programados para pensar como un gato salvaje.

Estos llevan vidas solitarias e invierten un tiempo y un esfuerzo considerables en comunicarse de manera indirecta, mediante mensajes visuales y químicos, para evitar relacionarse demasiado. Así pues, no parece muy probable que los gatos domésticos hayan heredado las complejas habilidades sociales de sus predecesores.

gatos, animales, ciencia

Getty Images
A los gatos les encanta que les toquen alrededor de las zonas en las que se localizan las glándulas faciales, como la base de las orejas, bajo la barbilla y cerca de las mejillas.

Los humanos, por su parte, somos seres inherentemente sociales para los que el acercamiento y el contacto son muestras de afecto.

Además, nos sentimos atraídos por los rasgos estéticos infantiles (ojos y frente grandes, nariz pequeña y cara redondeada), motivo por el que a muchos nos parecen tan bonitos los gatos.

Sabiendo esto, no es ninguna sorpresa que nuestra reacción inicial al ver uno sea querer acariciarlo, hacerle carantoñas o simplemente sonreír embobados. De igual manera, tampoco debería sorprender que algunos gatos consideren este tipo de interacciones un poquito abrumadoras.

El cariño en los gatos

Aunque a muchos gatos les gustan las caricias y, en determinados contextos, nos elegirían antes que a la comida, deben aprender a disfrutar de la interacción con humanos durante su corto período de adaptación (de las dos a las siete semanas de vida).

Al hablar de la relación entre gatos y humanos, las características de las personas también son importantes. Aspectos como nuestra personalidad y género, las partes de la anatomía del gato que tocamos y cómo solemos manejarlos son muy importantes a la hora de entender cómo el animal responde a nuestras muestras de cariño.

Gatos, ciencia, animales

Getty Images
Es importante prestar atención al comportamiento y a las posturas que adquiere el felino durante las interacciones para asegurarnos de que está cómodo.

Algunos gatos reaccionan con agresividad al contacto físico no deseado, mientras que otros pueden tolerar nuestros acercamientos a cambio, simplemente, de comida y un sitio donde dormir.

A pesar de ello, un gato tolerante no es necesariamente un gato feliz. De hecho, los niveles más altos de estrés se observan en gatos cuyos dueños afirman que se muestran conformes con las caricias en lugar de demostrar que no les gustan.

Cómo acariciar a un gato

La clave para triunfar en nuestra gatuna empresa es conceder al felino la capacidad para elegir y controlar las interacciones. Por ejemplo, es importante que manifieste si desea recibir cariño y que controle la zona de su cuerpo en la que está dispuesto a ser acariciado y durante cuánto tiempo.

Debido a nuestra naturaleza táctil y a la atracción que sentimos hacia los animales bonitos, puede que nos cueste ignorar nuestros instintos y que precisemos de altas dosis de autocontrol.

Sin embargo, el esfuerzo podría ser compensado, ya que un estudio demuestra que es más probable que las interacciones duren más cuando es el gato, y no la persona, el que las empieza.

gatos, animales, ciencia

Getty Images
Entre los signos para saber si el gato está disfrutando de las caricias está el ronroneo y una expresión facial relajada, con las orejas apuntando hacia delante.

También es importante prestar atención al comportamiento y a las posturas que adquiere el felino durante las interacciones para asegurarnos de que está cómodo.

Al establecer contacto físico, menos es más, y no solo en los reconocimientos veterinarios, sino también cuando el gato se relaciona con gente en un entorno más relajado.

Como norma general, a la mayoría de los gatos les encanta que les toquen alrededor de las zonas en las que se localizan las glándulas faciales, como la base de las orejas, bajo la barbilla y cerca de las mejillas.

Por el contrario, no disfrutan tanto del contacto en la barriga, el lomo y la base de la cola.


Signos de disfrute del gato:

• Mantiene la cola erguida e inicia el contacto.

• Ronronea y hace algo parecido a amasar con las patas delanteras.

• Mueve suavemente la cola de lado a lado mientras la estira en el aire.

• Exhibe una postura y una expresión facial relajadas, con las orejas apuntando hacia delante.

• Te empuja con cariño si detienes las caricias, para indicar que continúes.

Signos de rechazo o tensión:

• Mueve o voltea la cabeza en tu dirección contraria.

• Se muestra pasivo (no ronronea ni busca el contacto físico).

• Parpadea de forma exagerada, sacude la cabeza o el cuerpo o se lame la nariz.

• Se asea repentina y apresuradamente durante poco tiempo.

• Se le eriza el pelo o contrae la espalda.

• Mueve o agita la cola o golpea con ella.

• Aplana las orejas y las orienta hacia los lados o hacia atrás.

• Gira bruscamente la cabeza para enfrentarte a ti o a tu mano.

• Te muerde, aparta o golpea tu mano con una pata.

Así las cosas, es discutible si los gatos pueden ser considerados unos “bebés peludos”.

A muchos les encanta que les toquen, mientras que otros, como mucho, lo soportan. En cualquier caso, es importante respetar los límites que establece el gato salvaje que llevan dentro, aunque eso suponga admirar su belleza desde lejos.


*Lauren Finka es investigadora postdoctoral asociada de Nottingham Trent University.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Está reproducido bajo la licencia Creative Commons.

Haz clic aquí para leer la nota original.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=1n31Ogeuvvw

https://www.youtube.com/watch?v=2UdkGCpO8eU

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.