San Gregorio: el pueblo olvidado tras el sismo y al que internet llenó de voluntarios
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

San Gregorio: el pueblo olvidado tras el sismo y al que internet llenó de voluntarios

Tras una campaña de apoyo en redes sociales, cientos de brigadistas voluntarios inundaron las localidades más afectadas por el sismo en la delegación Xochimilco para ayudar a los damnificados
Manu Ureste
Por Manu Ureste
21 de septiembre, 2017
Comparte

¡Banda, vayan a San Gregorio, por favor¡ Allí hay gente atrapada en los escombros y nadie nos ayuda.

La sugerencia, en realidad, es una orden. Un grito a la desesperada que un joven de 30 años va esparciendo por las calles de la Ciudad de México en busca de voluntarios que terminen de llenar el único hueco que queda libre en su coche.

¡El sismo no fue solo en el centro de la ciudad!exclama en tono de reproche y con las venas del cuello hinchadas. Los medios no están pelando a los pueblitos de la delegación Xochimilco y allí la gente también necesita ayuda.

Tras la última vociferada, un rescatista aún empapado en polvolleva cuatro horas buscando entre los escombros del Tec de Monterrey Campus Ciudad de México, donde cinco jóvenes perdieron la vida tras el sismo de 7.1 del martes 19 de septiembre, se ajusta levemente el casco sobre la cabeza y en un gesto eléctrico alza la pala al aire para que cuenten con él.

De inmediato, el coche se detiene. El joven choca la mano del voluntario y tras un leve carraspeo continúa vociferando a través de la ventanilla, mientras el auto cargado de agua y víveres reanuda la marcha lentamente.

Quien no pueda ir alcanza todavía a gritar antes de que el ruido de las excavadoras lo inunde todo que nos ayude a difundir en Twitter que San Gregorio y Xochimilco nos necesitan.

“Las autoridades no nos ayudaron; fueron los jóvenes voluntarios”

Tan solo una hora después, el grito se convirtió en trending topic: el hashtag #TodosSomosXochimilco comenzó a saturar Twitter.

Y los post en Facebook, aunado a la cadena de mensajes por Whatsapp, hicieron el resto: un inmenso río de personas cargadas con picos y palas caminaron kilómetros por una estrechísima carretera para ayudar a retirar escombros en los barrios de San Marcos, Santa Cruz, San Luis Tlaxialtemalco, y en San Gregorio Atlapulco; una de las poblaciones más afectadas en Xochimilco, delegación que hasta el momento ha confirmado la muerte de cinco personas y el colapso de 52 viviendas por el sismo.

En una de esas viviendas colapsadas vivía la señora Irma, quien se ajusta los lentes sobre la nariz y observa emocionada como una enorme cadena humana de ciudadanos saca entre gritos de ánimo cientos de cubetas llenas de pedazos de paredes reducidas a pedruscos.

Aquí no ha llegado nadie de las autoridades para ayudarnoslamenta la señora, enojada. Quienes nos están ayudando a sacar los escombros son los vecinos y mucha otra gente que ha llegado esta mañana de la ciudad y de otros pueblos para apoyarnos.

Junto a Irma, otra señora de unos 50 años asiente con el ceño fruncido y explica que en las horas posteriores al sismo estuvieron abandonados, hasta que en la mañana del miércoles comenzaron a llegar los camiones de militares, policías federales, y otras autoridades.

Ellos son los que nos están apoyandoalza la mano en dirección a unos jóvenes que tratan de retirar un muro que, literalmente, aplastó el único coche que posee la familia. Son muchachos jóvenes y solidarios que nos han traído, agua, comida, medicinas, y mano de obra para hacer más llevadera esta desgracia.

Guillermo, otro señor de edad adulta, también perdió su casa.

“Se nos cayó al suelo”, resume cuando se le pregunta por las partes afectadas de su vivienda, para a continuación también criticar que no recibieron ayuda inmediata tras el temblor.

Afortunadamente hoy llegaron muchas personas de las comunidades cercanas y de otras delegaciones de la ciudad. Pero ayer nadie nos ayudó. Estuvimos completamente solos.

Entre el colapso de las calles y el rescate de personas

Las distancias en San Gregorio son cortas. Pero el llamado en redes sociales también provocó el colapso de las calles: cientos de personas que ofrecían ayuda psicológica, atención médica, o incluso recargar el celular, formaron tapones humanos en las calles más cercanas a la iglesia de la localidad, la cual perdió el campanario por la fuerza del temblor.

En un callejón aledaño a una de estas calles inundadas de voluntarios, junto a un montón de escombros, colchones, y restos de electrodomésticos inservibles, tres brigadistas ayudan a una mujer anciana a salir de su casa; un inmueble prácticamente destruido.

Tras abandonar la vivienda, la señora que luce una larga cola de caballo inundada de canas grises, admite que volver al que fue su hogar durante tantos años va a ser complicado.

Está muy dañada, sí. Pero gracias a estos muchachos seguimos con vida y eso es lo que más importa ahoritadice la señora con un hilo de voz, mientras entre aplausos trata de abrirse paso por las calles atestadas de solidaridad de San Gregorio.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Black Friday 2020: por qué el Viernes Negro se llama así y otras 4 curiosidades sobre el famoso día de compras

El Black Friday se celebra tradicionalmente en Estados Unidos al día siguiente del feriado de Acción de Gracias. Pero, en los últimos años, otros países también lo adoptaron y sus ofertas se prolongan por más de un día.
27 de noviembre, 2020
Comparte

En medio de la pandemia de coronavirus, Estados Unidos y otras naciones del mundo celebran el llamado Black Friday o Viernes Negro, la jornada de descuentos y compras en las que millones de personas desbordan tiendas y centros comerciales.

Este año, sin embargo, será diferente: según encuestas de varias firmas de EE.UU., más del 65% de los consumidores optaron por realizar compras por internet, ante los temores de contagio de covid-19.

Es un contexto sin precedentes para una fecha que generalmente provoca grandes desplazamientos de personas y enormes gastos, y en la que las tiendas físicas y sus portales de internet se llenan de ofertas y promociones especiales.

Celebrado un día después de Acción de Gracias, el Black Friday es sinónimo de consumo.

Pero ¿de dónde viene el nombre de fecha? ¿Por qué se celebra en noviembre?

Aquí te desvelamos algunas de las curiosidades que rodean esta jornada.

1. Su nombre

Black Friday

Getty Images
Hay consumidores que esperan durante meses y estudian meticulosamente los descuentos ofrecidos en el Black Friday.

En realidad “el adjetivo ‘negro’ fue usado durante muchos siglos para retratar diversos tipos de calamidades”, afirma el lingüista estadounidense Benjamin Zimmer, exeditor ejecutivo del sitio Vocabulary.com.

Pero el concepto que representa hoy el Black Friday dista bastante de ese significado.

En Estados Unidos, la primera vez que se usó “Black Friday” fue el 24 de septiembre de 1869, cuando dos financistas, Jay Gould y James Fisk, intentaron tomar el mercado del oro en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Cuando el gobierno fue obligado a intervenir para corregir la distorsión mediante el aumento de la oferta de la materia prima en el mercado, se produjo una crisis: los precios cayeron y muchos inversores perdieron grandes fortunas.

2. La fecha

Mujer hace compras en internet.

Getty Images
No siempre las ofertas en internet del Black Friday son lo que parecen…

Desde mediados del siglo XIX hasta principios del XX, Acción de Gracias se celebró en EE.UU. el último jueves de noviembre, en una costumbre iniciada por el presidente Abraham Lincoln (1809-1865).

Pero en 1939 ocurrió algo inusual: el último jueves coincidió con el 30 de noviembre.

Los comerciantes, preocupados por el corto período de compras que quedaba entre ese día y las fiestas de Navidad y fin de año, enviaron una solicitud a Franklin Roosevelt para que el presidente declarara el inicio de las fiestas una semana antes, lo que fue autorizado.

Los siguientes tres años, Acción de Gracias, que recibió el sobrenombre de “Franksgiving” (una mezcla de Franklin con Thanksgiving, como se conoce este día festivo en inglés), fue celebrado en días distintos en diferentes partes del país.

Finalmente, a finales de 1941, una resolución conjunta del Congreso solucionó el problema.

De ahí en adelante, el día de Acción de Gracias sería conmemorado el cuarto jueves de noviembre, garantizando así una semana adicional de compras hasta Navidad.

3. Síndrome de Acción de Gracias

Papa Noel en un local de Estados Unidos.

Reuters
El Black Friday comenzó en Estados Unidos, pero fue adoptado por otros países con el paso de los años.

En 1951, una circular llamó la atención sobre la cantidad de trabajadores que no iban a trabajar el día después de Acción de Gracias.

Según Bonnie Taylor-Blake, investigadora de la Universidad de Carolina del Norte, EE.UU., el boletín del mercado laboral Factory Management and Maintenance reivindica la autoría del término “Síndrome del viernes después de Acción de Gracias” asociado con el período de fiestas.

Según publicó el boletín, este síndrome “es una dolencia cuyos efectos adversos sólo son superados por los de la peste bubónica. Por lo menos, así se sienten aquellos que tienen que trabajar cuando llega el Viernes Negro. El almacén o establecimiento estaba medio vacío y los que estaban ausentes era por baja médica”.

4. Su ‘boom’ de popularidad

Loja com cartaz da Black Friday

PAulo Pinto/Fotos Públicas
Black Friday chega à sua nona edição no Brasil

El término Black Friday permaneció limitado a Filadelfia, Estados Unidos, durante un largo tiempo .

“Podías ver que se usaba de manera moderada en Trenton, Nueva Jersey, pero no traspasó las fronteras de Filadelfia hasta los años 80”, dice el lingüista Zimmer.

Aunque el Viernes Negro es considerado el mayor día de compras del año, la fecha no ganó esa reputación hasta los 2000.

Eso fue porque, por muchos años, los estadounidenses no tenían devoción por este día de rebajas sino que más bien optaban por retrasar el momento de ir a las tiendas.

Así, el momento en que sus billeteras se quedaban vacías solía ser el fin de semana: esperaban hasta el sábado (y no el viernes) para inaugurar la temporada de compras navideñas.

5. Influencia en otros países

Macy's

AFP
La influencia del Black Friday traspasó las fronteras estadounidenses.

Por mucho tiempo, los comerciantes canadienses se morían de la envidia ante sus colegas estadounidenses, especialmente cuando sus fieles clientes decidían viajar al sur en busca de buenas ofertas.

Por ese motivo, también en Canadá comenzaron a ofrecer sus propias promociones, pese a que el día de Acción de Gracias se celebra en ese país un mes antes.

En México, el Viernes Negro recibió otro nombre: el “Buen Fin”.

Se asocia al aniversario del inicio de la revolución, el 20 de noviembre de 1910, que a veces coincide con el día de Acción de Gracias en Estados Unidos.

Y como el nombre indica, el evento Buen Fin dura todo el fin de semana.

Black Friday

Getty Images
Además del Black Friday, está el “Gray Thursday ” y el “Cyber Monday”.

En Brasil, donde el feriado de Acción de Gracias no existe, el Viernes Negro pasó a incluirse en el calendario comercial del país cuando los comerciantes se dieron cuenta del potencial de ventas del día.

Y en los últimos años, países como España, Bolivia, Argentina o Perú entre muchos otros, también se sumaron a la fiebre comercial de ofertas del Black Friday o el Cyber Monday, que se celebra el lunes siguiente.

Y en los últimos años, al calendario de eventos de rebajas se le sumó una jornada más.

Wal-Mart, una de las mayores cadenas de tiendas minoristas del mundo, rompió en 2011 la tradición del Viernes Negro cuando abrió sus establecimientos en la noche del feriado de Acción de Gracias.

Esta práctica comenzó a expandirse por buena parte del mundo y a ese día adicional de compras se le bautizó como “Jueves Gris”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=_G0B2CRj58Y&t=13s

https://www.youtube.com/watch?v=3rcExl9PeFo

https://www.youtube.com/watch?v=9W9ZxcmNdj0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.