Vivo de milagro: El taxista al que le cayó encima un puente peatonal durante el terremoto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Vivo de milagro: El taxista al que le cayó encima un puente peatonal durante el terremoto

"Sentí el golpe y cómo el coche se levantaba", relató el taxista que logró sobrevivir, tras el sismo de magnitud 7.1 en la Ciudad de México.
BBC Mundo
Por Ana Gabriela Rojas (BBC Mundo)
21 de septiembre, 2017
Comparte

Cuando el taxi se sacudió por primera vez el martes, Ricardo Cisneros, de 61 años, pensó que tenía un problema en la suspensión.

No fue hasta la segunda sacudida que se dio cuenta que se trataba de un terremoto.

Circulaba por Periférico, una vía rápida, muy cerca de la zona de Cuemanco, en el sur de Ciudad de México y no había mucho tráfico.

Pero la joven que manejaba delante de él se detuvo en seco por lo que Cisneros tuvo que parar también.

“Cuando volteé hacia arriba me di cuenta que había quedado justo debajo del puente peatonal y que se estaba cayendo, dice el taxista.

“No tuve tiempo de pensar. Fue una reacción inmediata: con el taxi empujé al coche de adelante. Lo moví menos de un metro, pero esa corta distancia fue la que me salvó la vida”, cuenta Cisneros a BBC Mundo todavía sorprendido.

Edificio desmoronado en México tras el terremoto.GETTY IMAGES
El terremoto de este martes en México causó la muerte de al menos 230 personas.

Era muy pronto para saber que el terremoto había sido de 7,1 y que al colapsar decenas de edificios en el centro de México habían muerto más de 230 personas.

Sorprendido

El puente peatonal, un amasijo de alambres y cemento que el terremoto derrumbó, aplastó la parte trasera del taxi rosa que no es de su propiedad, pero que maneja todos los días para ganarse la vida.

“Sentí el golpe y cómo el coche se levantaba”, dice.

Las puertas se quedaron trabadas así que tuvo que salir por la ventana. No había nadie que le ayudara.

Ricardo Cisneros, taxista.RICARDO CISNEROS
Ricardo Cisneros tardó en creer lo que le sucedió.

Pero poco después se detuvieron algunos coches y los conductores lo rodearon.

“Me veían sorprendidos. Unos compañeros taxistas me abrazaron: ‘¡Estás vivo!‘, me decían”.

“De puro milagro”

Cisneros todavía no era consciente de su suerte. Salió completamente ileso. No fue hasta después de una media hora, cuando se sentó en la acera que reaccionó:

“Me entró mucho miedo y me puse a temblar”, dice.

Entonces quiso llamar a su esposa para contarle, pero no tenía batería en el celular. Una persona que pasaba por ahí le prestó un teléfono.

“Mi esposa se puso a llorar y me pidió que me cuidara mucho”. También el dueño del taxi se puso contento de que él estuviera vivo.

Cisneros tuvo que pasar toda la noche en la calle, arreglando el problema con el seguro y las autoridades así que no se enteró de la magnitud de la tragedia que azotó a México.

Taxi aplastado por un puente en México tras el terremotoMANUEL TRIANO
El taxista Cisneros salió ileso entre los hierros retorcidos del auto.

Al día siguiente, cuando se dirigía a su casa en Xochimilco, en el sur de la ciudad, una de las zonas afectadas, vio el colapso en el tráfico y muchas personas tratando de ayudar.

“La situación es muy triste y dura, muchos han muerto y otros se han quedado sin casa”, dice.

En sus 40 años de trabajar como taxista esta es la ocasión en la que se ha sentido más cerca de la muerte.

“Me ha pasado de todo, pero esta vez ha sido extraordinario. Estoy vivo de puro milagro”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Ancira y FGR acuerdan pago a Pemex por 216 millones de dólares; horas después deja el reclusorio

El empresario pagará a Pemex 216 millones de dólares, en tres pagos durante los siguientes tres años. Con esto se levanta la medida cautelar de prisión preventiva.
Cuartoscuro
19 de abril, 2021
Comparte

La Fiscalía General de la República (FGR) y el empresario Alonso Ancira, exdirector de Altos Hornos de México (AHMSA) firmaron este lunes el acuerdo reparatorio que el empresario propuso a Pemex, el cual consiste en pagar una reparación del daño por 216 millones 664 mil 40 dólares.

Con este acuerdo, el juez suspendió el proceso por lavado de dinero contra Ancira en el caso Agrnitrogenados. La tarde de este lunes, Ancira salió del Reclusorio Norte. 

La cantidad se cubrirá en tres pagos: iniciando el 30 de noviembre de 2021 y terminando en la misma fecha de 2023.

Lee: Ancira: Lozoya, Altos Hornos y los nexos que llevaron a su extradición

Ancira propuso en febrero pasado este pago para que la FGR se desistiera del delito de lavado y así evitar ser procesado. A la audiencia, que se realizó en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, acudieron representantes de Pemex y de la UIF.

Por este mismo caso permanece bajo proceso el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, quien actualmente negocia un criterio de oportunidad con la FGR.

De acuerdo con la carpeta de investigación FED/SEIDF/UNAI-CDMX/0000289/2019, en 2012 el empresario pagó casi tres millones y medio de dólares a Emilio Lozoya para que una vez que este asumiera el cargo de Director de Pemex, favoreciera a su compañía con contratos.

Dichos “sobornos” son los que habrían dado pie a que Pemex comprara a la empresa Altos Hornos la planta Agronitrogenados por un costo 10 veces superior a su valor real.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.