Cómo ir de Alaska a Argentina en bici: las lecciones del ciclista mexicano Carlos Santamaría
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlos Santamaría

Cómo ir de Alaska a Argentina en bici: las lecciones del ciclista mexicano Carlos Santamaría

El mexicano Carlos Santamaría viajó de Alaska a Argentina en bici, por lo que tuvo que sobreponerse al frío y al calor extremos, a la delincuencia y a las duras condiciones del viaje.
Carlos Santamaría
Por BBC Mundo (bbcmundo)
2 de septiembre, 2017
Comparte

”La gente piensa que, como es un gran recorrido, al final vas entusiasmado, casi llorando, eufórico, la gente acompañándote”, dice el ciclista de fondo mexicano Carlos Santamaría.

“Pero no. Yo venía muy cansado. Mis papás se separaron cuando estaba en el viaje. La chica con la que estaba quedando se fue con un novio. Mi perro se perdió”, relata en entrevista con BBC Mundo.

Santamaría es poseedor de un récord Guinness por recorrer 22.709 km de la ruta Panamericana, que va del norte de Alaska al sur de Argentina, en el menor tiempo posible: 117 días y 5 horas.

De agosto a diciembre de 2015, el ciclista pasó por todos los escenarios: las nevadas de Alaska y Canadá, el desierto del norte de México, la selva tropical centroamericana, las cordilleras de Sudamérica.

Carlos Santamaría en AlaskaCARLOS SANTAMARÍA
Santamaría esperaba un buen tiempo en Alaska, pero se encontró con nevadas.

También conoció los límites de su cuerpo, el acecho de animales salvajes, el temor a los grupos criminales y vivió varios golpes en su vida personal, pero aun así siguió adelante.

¿Cómo lograr este tipo de hazañas cuando el camino parece lleno de obstáculos?

“Al empezar a ver la realidad de lo que suena ‘Alaska-Argentina en bicicleta’, te das cuenta que suena a un gran reto. Pero hay objetivos que se pueden lograr“, reflexiona Santamaría con la perspectiva que da el tiempo.

Enfoque

La carretera Panamericana pasa por 14 países y tiene su extremo norte en Prudhoe Bay, Alaska.

Ahí comenzó el viaje de Carlos Santamaría, quien basado en el pronóstico meteorológico esperaba una “ola de calor” en agosto de 2015, pero lo que se encontró fue una nevada.

“Un día, al quitarme los pantalones, me di cuenta que mis piernas se habían consumido de una manera exagerada. Fueron siete kilos los que perdí en un trayecto de dos semanas pedaleando“, recuerda.

Campamento de Carlos SantamaríaCARLOS SANTAMARÍA
Donde se acababan las fuerzas, ahí Carlos Santamaría y sus acompañantes establecían un campamento.

Su cuerpo había quemado muchas calorías, tanto por el frío, como por las largas distancias de pedaleo. Pero poco a poco su cuerpo fue tomando su ritmo.

Por eso el inicio de una gran travesía como esta es la parte “más difícil y brutal”, pero es en donde Santamaría tenía que dimensionar cuáles eran los pasos a seguir para llegar a su meta.

“En un principio me sonaba imposible. Pero empiezas a separar el gran problema en partes pequeñas. A pensar en Alaska, en tantos días, Canadá, en tantos días…”, explica Carlos Santamaría.

Lee>> 5 consejos de un experto para viajar por el mundo con poco dinero (o casi gratis).

Adaptación

Antes de iniciar su viaje, el joven mexicano tenía dos años practicando el ciclismo de fondo, con sesiones de entrenamiento de 4 horas entre semana, al salir de la universidad, y 10 horas los fines de semana.

“Tenía que pedalear 200 kilómetros por día, en promedio. Era variable. Si un día pedaleaba 140 km, para el siguiente tenía que hacer 260″, explica Santamaría.

Al no contar con patrocinios, las necesidades del viaje requerían de una gran capacidad de adaptación, una cualidad que considera necesaria para lograr grandes metas.

Para alimentarse, encontrar lugares para acampar, para su aseo personal y hasta cuando estuvo enfermo, requirió de adaptación.

“Al lado de la carretera, tenemos baño por donde quiera. Para bañarse es difícil. En las zonas para acampar, a veces las personas comparten su baño”, dice.

La pasta fue un alimento recurrente en Norteamérica para reponer las calorías quemadas, pero tenía que probar lo que fuera encontrando en su camino.

Carlos Santamaría en El SalvadorCARLOS SANTAMARÍA
Adaptarse a la comida era una parte importante para Carlos Santamaría al recorrer 14 naciones americanas.

En Centroamérica la dieta básica era el “pico de gallo”, a base de carne y frijoles, y en Sudamérica pasó uno de los problemas más grandes con su estómago al beber “jugo de uvas”, un fuerte concentrado acostumbrado en algunas zonas Colombia.

“Pedí uno, y yo soy muy sensible al azúcar y sentí el cambio, pedí otro. Le pedí que llenara todas mis ánforas que traía, y me dio mucha energía. Pensé que ese día llegaba a Argentina”, recuerda Santamaría.

Pero fue un error “terrible”, pues esta bebida le causó problemas estomacales por tres días hasta que un médico naturista le dio un remedio.

Mentalizarse

El joven mexicano partió de Alaska acompañado de un vehículo de apoyo en el que viajaba su hermana Anahí y su cuñado, el también ciclista de fondo Christian Harbuz.

Pasaron por varios momentos de tensión, como al enfrentar a un oso grizzli al lado de su campamento en Canadá, o el temor de ser víctimas de grupos pandilleros en Centroamérica.

Carlos Santamaría en CanadáCARLOS SANTAMARÍA
“Las carreteras canadienses son como un zoológico abierto”, decía Carlos Santamaría en una de las fotos que compartía en sus redes sociales.

Pero uno de los momentos más riesgosos que recuerda Santamaría fue en su propio país, apenas al cruzar la frontera entre Estados Unidos y México en el estado de Chihuahua.

“Al momento de llegar a la carretera, nos recibe una camioneta con hombres armados. Y se te quedan viendo con cara de ‘qué haces aquí’. Los miré, porque si volteaba a otro lado, tal vez iban a pensar que estaba ocultando algo”, relata.

Otro reto a superar fue continuar en solitario, pues en la frontera de Panamá Colombia su familia ya no lo pudo acompañar: “Para mí esto era muy fuerte, no podía dormir”.

Carlos Santamaría en Chile
CARLOS SANTAMARÍA
Santamaría recuerda que al llegar a Chile le dijeron que su perro estaba perdido.

Tuvo que mentalizarse en que seguiría el último tramo con la ropa que traía puesta, unas pocas herramientas y refacciones en una mochila, y muchos kilómetros por delante.

Estando en su viaje, se enteró que sus padres se habían separado, que una chica que le gustaba consiguió otro novio, y hasta su perro se había escapado de casa, pero siguió adelante.

“Pequeños objetivos”

Para obtener el aval del récord Guinness, Carlos Santamaría llevaba un localizador GPS, debía llevar un registro escrito y fotográfico, contar con los sellos en su pasaporte, todo lo cual debía estar certificado por un notario.

Cuando llegó a la meta en Ushuaia, Argentina, fue un momento más gris que colorido. Pero con un poco de descanso y al recibir tantos mensajes de felicitación y admiración, al saberse inspiración de otras personas, lo hicieron darse cuenta de qué había logrado.

“Cuando estaba descansado, ya estaba comiendo, empecé a recopilar toda la odisea y dije ‘guau, hace 117 días estaba en Alaska, sin creerme lo que iba a hacer, y ahora ya terminé’. Y hasta ese día empecé a disfrutar todo lo que había hecho, ser el hombre que más rápido ha recorrido el continente americano en bicicleta”, explica Santamaría emocionado.

Superó al veterano ciclista de fondo escocés Scott Napier, quien poseía el récord al haber recorrido la ruta Panamericana en 125 días en 2009.

“Uno siempre piensa en la meta final, pero yo creo que lo principal es pensar en pequeñas metas que vamos a ir consiguiendo, en pequeños objetivos para lograr esa meta”, es lo que aprendió de este gran viaje.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

El gobierno de Japón paga para que sus ciudadanos encuentren pareja (y se reproduzcan)

Los nacimientos en Japón han caído a su mínimo histórico y las autoridades quieren ayudar a los ciudadanos a encontrar pareja utilizando inteligencia artificial.
Getty Images
8 de diciembre, 2020
Comparte

Japón planea impulsar su maltrecha tasa de natalidad financiando programas de inteligencia artificial que ayuden a sus ciudadanos a encontrar el amor.

A partir del próximo año subvencionará a las instituciones locales que ya están ejecutando o preparando proyectos que utilizan este tipo de tecnología para emparejar a las personas.

El número de bebés nacidos en Japón en el último año quedó por debajo de los 865.000, lo que supone un récord de caída de la natalidad.

Esta nación, crecientemente envejecida, está buscando formas de revertir una de las tasas de fertilidad más bajas del mundo.

Impulsar el uso de la inteligencia artificial es uno de sus últimos intentos.

El gobierno planea asignar a las autoridades locales 2.000 millones de yenes (US$19 millones) para aumentar la tasa de natalidad, informó la agencia de noticias AFP.

Inteligencia artificial para encontrar pareja

Muchos ya ofrecen servicios de búsqueda de pareja, gestionados por personas, y algunos han introducido diversos sistemas de inteligencia artificial con la esperanza de que realicen un análisis más sofisticado de los formularios con los que los usuarios envían sus datos.

Algunos de los sistemas existentes se limitan a considerar criterios como los ingresos y la edad, y sólo facilitan un resultado positivo si hay una coincidencia exacta.

Pareja con hijos.

Getty Images
Se prevé que la población de Japón disminuya del máximo de 128 millones que alcanzó en 2017 a menos de 53 millones a finales de siglo.

Los medios de comunicación locales informan de que la financiación tiene por objeto permitir a las autoridades habilitar sistemas avanzados, más caros, que tengan en cuenta factores como las aficiones y los valores personales.

“Estamos planeando especialmente ofrecer subsidios a los gobiernos locales que operan o impulsan proyectos de emparejamiento que utilizan la inteligencia artificial”, explicó un funcionario del gabinete a la AFP. “Esperamos que este apoyo ayude a revertir la disminución de la tasa de natalidad de la nación”, señaló.

El tiempo apremia: se prevé que la población de Japón disminuya desde las 128 millones de personas que alcanzó en 2017 (su máximo) a menos de 53 millones a finales de siglo.

Los mandatarios tratan de garantizar que la fuerza de trabajo contratada del país pueda hacer frente a los crecientes costos del Estado del bienestar.

Mujer japonesa con su hijo.

Getty Images
Hay expertos que alertan de que sería mejor opción mejorar las condiciones laborales que gastar el dinero en tecnología.

Sachiko Horiguchi, antropóloga sociocultural de la Universidad del Templo de Japón, cree que hay mejores formas de que el gobierno aumente la tasa de natalidad que subvencionar la búsqueda de pareja con la IA, como ayudar a los jóvenes que ganan bajos salarios.

La investigadora señaló un reciente informe que sugiere un vínculo entre niveles bajos de ingresos y la pérdida de interés en las relaciones amorosas entre los jóvenes adultos japoneses.

“Si no están interesados en salir con alguien, las citas románticas probablemente sean ineficaces”, dijo Horiguchi a la BBC.

La presión sobre las mujeres

Mujer japonesa trabajando con su hijo.

Getty Images
Japón se clasificó en el puesto 121 de 153 países en un informe sobre la igualdad de género realizado por el Foro Económico Mundial

“Si tenemos que confiar en la tecnología, podría ser más efectivo facilitar robots que se encarguen de las tareas domésticas o del cuidado de los niños”.

Los especialistas han señalado durante mucho tiempo la falta de apoyo a las madres trabajadoras en Japón, una sociedad que tradicionalmente ha esperado que las mujeres hagan todas las tareas domésticas, críen a los niños y, además, cumplan con su trabajo profesional.

El gobierno ha asegurado que quiere animar a más mujeres a trabajar a tiempo completo, pero la brecha de género ha aumentado en los últimos años.

Japón se clasificó en el puesto 121 de 153 países en un informe sobre la igualdad de género realizado por el Foro Económico Mundial en 2019, bajando 11 puestos respecto al año anterior.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8kkePnSQHGs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.