Qué deudas debes pagar antes de que sea demasiado tarde y por qué
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pixabay

Qué deudas debes pagar antes de que sea demasiado tarde y por qué

No todas las deudas que tenemos son iguales y algunas se pueden convertir en deudas malas o con consecuencias más graves para tu bolsillo. Estos son algunos consejos para que esto no suceda.
Pixabay
Por Brian Milligan Reportero especializado en finanzas
20 de octubre, 2017
Comparte

Imagine un mundo en el que nadie pudiera pedir un préstamo: ni casa, ni auto y posiblemente tampoco regalos por Navidad.

La posibilidad de tomar prestado dinero es vital.

De hecho, mucho de lo que tomamos prestado es “deuda buena”, cuando el pago de esa deuda es asumible y nos ayuda a pagar algo con el tiempo, como las hipotecas.

El problema aparece cuando las deudas se salen de control y no puedes pagar lo que debes. Eso es la conocida como deuda “mala”.

¿Cómo puedes distinguir unas de otras? ¿Cómo saber si es un problema?

Primero, necesitas saber más sobre el tipo de deuda que tienes.

Deuda garantizada

Algunas deudas están garantizadas por una propiedad, lo que significa que si dejas de pagarlas, puedes perder el bien en cuestión.

En el caso de las hipotecas, por ejemplo, el banco te puede forzar a vender tu casa.

grúa llevándose un vehículo.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionSi dejas de pagar el préstamo del coche, puede que te quedes sin el carro.

En el caso de un préstamo para un vehículo, el prestamista se puede llevar tu auto.

Dado que este tipo de deudas están ligadas a grandes bienes -como viviendas o vehículos- es importante priorizar el pago de estas.

Deuda no asegurada

Las deudas que no están aseguradas acarrean más riesgos para el prestamista, ya que no hay manera de recuperar el dinero si se no se cumple.

Por ello, tienen un tipo de interés más alto.

En este grupo, se encuentran las tarjetas de crédito o la mayoría de los créditos bancarios y los préstamos entre particulares.

tarjertas de créditoGETTY IMAGES
Las tarjetas de crédito pueden llegar a cobrarte hasta un 20% de interés al año.

Para la mayoría de personas, la deuda en la tarjeta de crédito no es un problema, ya que el 80% paga el balance total a finales de cada mes.

No obstante, para aquellos que no lo hacen, las tipos de interés son altos, normalmente de hasta el 20% anual.

Así que es fácil que este tipo de deuda esté fuera de control.

Deuda prioritaria

Cada una de las deudas conllevan diferentes sanciones. Las consecuencias de no pagar el impuesto sobre la vivienda, por ejemplo, pueden ser muy graves.

“Las autoridades locales pueden deducir de tu salario (el dinero correspondiente), pueden enviar a agentes del orden a tu propiedad para retirar bienes e incluso pueden estudiar la aplicación de medidas como el encarcelamiento”, explica Jonathan Chesterman, de la entidad benéfica StepChange, especializada en aconsejar sobre la deuda.

Llegados a un punto extremo, los proveedores de servicios como la electricidad pueden llegar a cortar el suministro, así que esas facturas también son una prioridad.

Una señora saca dinero de un cajero de Bank of AmericaPAUL J. RICHARDS/GETTY IMAGES
Proveedores de servicios como la electricidad pueden llegar a cortar el suministro.

Por otro lado, los bancos no tienen manera de tomar medidas contra uno si no se realiza el pago de la deuda de la tarjeta de crédito o de préstamos, más allá de rebajar el historial de crédito.

¿En qué momento deberías preocuparte?

Jonathan Chesterman explica que hay tres signos claros de que tu deuda es un problema:

  • Tienes que recortar gastos en comida
  • No te queda dinero para ahorrar a final de mes
  • Sólo haces el pago mínimo en tu tarjeta de crédito

Otra manera de saber si debes tomar medidas es comparar la deuda que tienes en relación a tu salario.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Confusión en el semáforo COVID-19 en México dificulta control de la epidemia, alerta la OPS

El representante de la OPS en México señaló la importancia de comprender el significado de cada color y los riesgos que conllevan.
Cuartoscuro
11 de julio, 2020
Comparte

La confusión en la población respecto al semáforo epidemiológico es una de las razones que dificultan el control de la pandemia por COVID-19 en México, de acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS). 

En entrevista con el Centro de Información de las Naciones Unidas en México, el representante de la OPS en nuestro país, Cristian Morales, resaltó la importancia de informar claramente a la sociedad sobre las medidas a seguir para prevenir contagios. 

Morales señaló que la implementación del semáforo epidemiológico no es exclusiva de México, sino que también se ha aplicado en otros países dando buenos resultados. 

El especialista explicó que la efectividad del semáforo depende mucho “de la comprensión que tiene la comunidad, que tenemos todos nosotros, de la significación de los colores”. 

Lee: Colonias de CDMX con más casos COVID tendrán semáforos para restringir actividades

Desde su punto de vista, la transición entre Jornada de Sana Distancia y el sistema de semaforización, ha sido un desafío para autoridades y población. 

El pasado 31 de mayo, las autoridades federales de Salud dieron por finalizada la jornada de Sana Distancia y anunciaron el inicio del semáforo, el cual, a diferencia de la etapa anterior, funciona de distinta manera en cada entidad y cuenta con cuatro colores distintos: rojo, naranja, amarillo y verde. 

Siendo el rojo el color que representa el máximo riesgo, y el verde el que indica que las personas pueden regresar a la normalidad con ciertas precauciones. El cambio de un color a otro depende de la situación de cada estado. 

En este sentido, Cristian Morales señaló que es de vital importancia que la gente verdaderamente comprenda lo que significa cada color y las razones por las que se cambia de color. 

Como ejemplo, Morales mencionó el caso de la Ciudad de México que en los últimos días pasó de semáforo rojo a naranja, lo cual implica la reapertura gradual de negocios y la reactivación de ciertas actividades. 

Sin embargo, en esta transición se ha observado un cierto desconocimiento por parte de la población sobre las actividades y negocios que pueden visitar, así como las medidas para hacerlo. 

“Es importante entender que cuando estamos pasando de rojo a naranja, no estamos pasando a verde (…) significa lo que significa: el color naranja tiene ciertas implicaciones”, señaló Morales.

Lee: Regreso a clases será con semáforos en verde y con talleres para alumnos y maestros, dice la SEP

El representante de la OPS en México ofreció algunas de las medidas que corresponden al color naranja y que la gente puede recordar fácilmente:

En un semáforo naranja, los cines pueden estar abiertos pero con un aforo del 50%; los bares, las discotecas, también tienen que estar cerradas en rojo y en naranja; mientras que los lugares de culto y los centros comerciales pueden abrir con un aforo de 25%. 

Los hoteles pueden abrir con una capacidad máxima de 50%, manteniendo los lugares comunes y restaurantes cerrados. Lo mismo con los restaurantes que pueden atender con 50% de aforo.

Barberías y peluquerías, pueden dar servicio con cita con un aforo de 50%. 

Si bien los gobiernos federales y estatales han brindado información sobre las medidas y restricciones de cada color, Morales enfatiza que son las personas las que tienen que comprender el riesgo que hay de salir a la calle.

“En ese sentido conviene recordar que cuando el semáforo está en rojo estamos en máxima alerta, de cuidados máximos. Cuando está en naranja estamos hablando de la preparación y los ajustes necesarios para mantener limitados los contagios y prepararse, ya sea para la luz amarilla o para tener que volver a la semaforización roja en caso de que la transmisión no ceda”, refirió. 

Mientras que el amarillo “es el que da más esperanzas hacia el retorno y el verde la nueva normalidad a la que todos tenemos que ir eventualmente acostumbrándonos”.

Para finalizar, el experto recomendó a la población tener precaución y comprender que rojo no es igual a verde, naranja no es igual a verde, “tenemos que seguir protegiéndonos, tenemos que seguir contribuyendo entre todos para vencer este desafío de la COVID-19”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.