close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Francisco Sandoval

Empresa colapsada en el sismo retenía el pasaporte a extranjeras para obligarlas a trabajar

ABC Toys, una empresa importadora de juguetes, retenía los documentos de identidad de las mujeres de origen taiwanés que estaban empleadas en el inmueble que colapsó en el sismo del pasado 19 de septiembre.
Francisco Sandoval
Por Samuel Cortés Hamdan
11 de octubre, 2017
Comparte

La empresa ABC Toys —ubicada en el edificio de Bolívar 168 que colapsó en el sismo— retenía los pasaportes y documentos de identidad de sus empleadas taiwanesas para evitar que dejaran el trabajo e intentaran salir de México, relató una empleada que sobrevivió al derrumbe.

La importadora de juguetes exigía a sus empleadas cumplir con un plazo de trabajo de dos años o pagar 20 mil pesos para recuperar sus papeles y viajar a Taiwán con sus familias. Las trabajadoras tenían un horario de 09:00 a 20:00 horas de lunes a viernes y los sábados también trabajaban hasta las 15:00 horas.

“Nosotros no podemos regresar porque ellos tienen nuestros papeles, nuestro pasaporte, todo”, reveló una sobreviviente del terremoto, la joven de 23 años Jie Ting Huang, de nombre occidental Janet, a sus profesores de español en México: Paola Lazcano y y otro docente, egresados de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Janet era amiga y compañera de Lai Ying Xia, que se hacía llamar Gina, una joven de 24 años que murió en el sismo. Janet y Gina se conocieron durante la universidad y llegaron incluso a compartir el mismo cuarto, “la misma cama”, dicen sus profesores de español.

Lee: ¿Cuántos eran, en qué condiciones, hay más desaparecidos? Las dudas de la textilera colapsada

Gina falleció en el derrumbre del edificio de Bolívar 168, que alojaba las instalaciones de ABC Toys Company y de otras cuatro empresas.

En la importadora de juguetes, además de Gina murieron las también taiwanesas Amy, de nombre Hsien Yu Huang, sobrina de 23 años de una de las jefas de ABC Toys: Pei Jiu Chin, de 52 años, quien también falleció en el sismo, junto con Wang Chia Yu, conocida como Carolina, según el informe de la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México.

Aunque tanto Gina como Janet contaban con visa de trabajo vigente por dos años, ninguna de ellas tenía contrato ni seguridad social. Una vez que llegaron a México y comenzaron a trabajar con ABC Toys, su primer sueldo fue usado para cubrir el costo del boleto de avión con el que entraron al país.

El trabajo de Gina y Janet

Gina y Janet llegaron a México porque en su universidad había intercambios para hacer prácticas profesionales en firmas chinas con sede en distintos países del mundo.

Gina vino a México por primera vez en 2015, pero decidió regresar en junio de 2016 y pasar una temporada más larga en el país. Para esta segunda estancia invitó a su amiga Janet, quien ya había hecho prácticas en Brasil.

Las dos chicas taiwanesas llegaron a México para trabajar en la firma ABC Toys.

En la empresa, ubicada en Bolívar 168 y Chimalpopoca, Gina estaba a cargo de la contaduría y Janet era la responsable de las importaciones: revisaba el traslado de mercancías, la puntualidad de tiempos, el proceso de aduanas, el desembarco de productos y mantenía contacto con las oficinas de la firma en Cancún.

Sus maestros de español cuentan que Janet mantenía un ritmo de trabajo que la sumía en el estrés. Constantemente recibía llamadas de su jefa, a mitad de la clase de español, en la madrugada. En una ocasión, la joven contó que acumuló un mes de trabajo sin descansar un solo día.

Janet llegaba a clases visiblemente cansada, e incluso solicitó a sus maestros interrumpir la sesión para tomar una siesta.

También Gina les dijo varias veces que estaba harta, cansada y con deseos de dejar su empleo, pero siempre aclaró que quería continuar por sus padres, deseaba darles una vida digna, juntar dinero para que ellos dejaran de trabajar.

Deseos de volver a Taiwán

La convivencia con Janet y Gina durante las clases de español hicieron que Paola Lazcano y el otro profesor supieran de sus deseos de volver a Taiwán. Los maestros cuentan que Janet pidió permiso para viajar a Taiwán y visitar a su madre que estaba muy enferma, pero le fue negado.

En junio de 2017, Janet les contó que su jefa prometió darle permiso de regresar a Taiwán si se preparaba lo suficiente para exponer ante clientes mexicanos nuevos productos de la importadora: focos y luminarias.

“Cuando empezó a tomar clases conmigo le urgía ya mejorar su nivel de español porque su jefa le dijo que si ella hablaba bien español iba a poder regresar a Taiwán, le iba a dar permiso de regresar a Taiwán, que fuera de vacaciones”, dice Lazcano.

Tras el terremoto, los profesores trataron de comunicarse con sus alumnas taiwanesas.

Desde el martes 19 de septiembre Paola envió mensajes a ambas e identificó que Gina no recibía los textos. Pronto se enteró que había quedado atrapada entre los escombros del inmueble de Bolívar 168.

El jueves 21 dos cuerpos fueron localizados y retirados del sitio. Una amiga taiwanesa que también reside en México reconoció el cuerpo de Gina.

Las víctimas mujeres de origen taiwanés fueron veladas en la funeraria Gayosso de Félix Cuevas y Gabriel Mancera el pasado sábado 23 de septiembre. El funeral se realizó en medio de una ceremonia budista y con la presencia de la madre, el hermano y la madrina de Gina. Según testimonios, la empresa cubrió los vuelos de los familiares y los costos de los servicios funerarios.

Los ferétros de las víctimas estaban cerrados y flanqueados por fotografías que recordaban momentos felices de sus vidas. La de Gina la mostraba en su graduación.

Paola Lazcano pudo hablar con la mamá de Gina, gracias a la traducción de Janet. Le contó que su hija trabajaba para proteger a sus padres. Destacó la inteligencia y generosidad de su alumna.

La maestra dijo que Gina era una chica muy linda y amable, “pilas, se esforzaba un buen en aprender, era muy inteligente”.

Tras el funeral, Janet se reunió en la Colonia del Valle con su profesor, en las inmediaciones de la casa en la que viven varios trabajadores taiwaneses radicados en México.

Dijo sentirse furiosa, triste y decepcionada de que su jefa mantuviera a sus empleadas en ese edificio pese a que sabía de las malas condiciones del inmueble. Contó que puso tres condiciones para permanecer en el país: un aumento de sueldo, seguro médico y ya no tener que vivir en el departamento que compartía con su compañera.

La solicitud fue rechazada por su superior, que propuso pagarle un boleto de avión de vuelta a Taiwán. Janet aceptó y regresó a su país el pasado 2 de octubre.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
BBC

Chernóbil: cómo es el "bosque rojo", uno de los lugares más radiactivos del mundo

Una exploración con aviones no tripulados permitió obtener una imagen detallada de los niveles de contaminación en los alrededores de la central ucraniana donde en 1986 se produjo el peor accidente nuclear de la historia. La radiación fue tal que algunos árboles de la zona se volvieron rojos.
BBC
8 de mayo, 2019
Comparte

El conocido como “bosque rojo” de Chernóbil, uno de los lugares más radiactivos de la Tierra, está a apenas a 500 metros del reactor 4 de la vieja central ucraniana en la que en 1986 tuvo lugar el peor accidente nuclear de la historia.

Tras la catástrofe, muchos de los seres vivos que lo habitaban murieron, entre ellos sus árboles.

Las agujas de los pinos, un árbol abundante y común en la zona, adquirieron un color rojizo, lo que dio origen al nombre al bosque, y todavía hoy muchos de los árboles mantienen un color anaranjado.

También se registraron daños en la fauna y flora en una zona de hasta 120 kilómetros cuadrados alrededor de la central.

Muchas de las áreas de ese bosque todavía hoy son absolutamente intransitables para los humanos por sus altísimos niveles de contaminación.

Imagen del reactor de Chernobil en la actualidad.

EPA
El reactor dañado está sepultado dentro de un sarcófago de acero.

Ahora, un grupo de investigadores del Centro Nacional de Robótica Nuclear (NCNR) del Reino Unido ha desarrollado un sistema de mapeo de aviones no tripulados que permite a los científicos investigar lugares peligrosos como este desde una distancia segura.

El rastreo de la zona ha permitido evaluar el nivel de contaminación actual y obtener información nueva.

La técnica

Por primera vez se han utilizado naves de ala fija para a elaborar un mapa de radiación. Los aparatos volaron realizando un patrón cuadriculado a una velocidad de 65 kilómetros por hora y a una altura no superior a las copas de los árboles.

Cuando los aparatos detectaron un área de interés, se incorporaron a los trabajos los aviones no tripulados. Gracias a su ala rotatoria pudieron flotar sobre la zona de interés y después usar sus sensores para adquirir información 3D de alta resolución.

Mapa que muestra los niveles de radiación en el bosque rojo.

NCNR/ Universidad de Bristol
El mapeo detectó algunos puntos inesperados con altos niveles de contaminación al sur del bosque rojo.

El rastreo hecho el pasado mes de abril obtuvo una imagen clara de la distribución radiactiva que persiste hoy en el bosque, pero de una manera mucho más precisa y detallada que la que se tenía hasta ahora.

Además, los drones consiguieron identificar algunos puntos con inesperados niveles de contaminación.

Los descubrimientos

Uno de los puntos de interés registrado por los aparatos voladores fue una antigua unidad de separación del suelo, situada unos pocos kilómetros al sur del bosque. Se utilizó en las primeras tareas de limpieza de contaminación tras el desastre.

“Intentaban separar la contaminación y así reducir el volumen de los desechos”, le dijo a la BBC el profesor Tom Scott, de la Universidad de Bristol y codirector del NCNR.

“Lo que queda en esa instalación es básicamente combustible nuclear desperdigado por el piso, que tenía una dosis de radiación muy alta”.

Imagen de los pinos afectados por los altos niveles de radiación tras el accidente de 1986.

BBC
Las hojas de algunos de los árboles se volvieron rojizas tras el accidente.

El equipo de NCNR planea regresar a Ucrania en los próximos meses para estudiar áreas adicionales en la zona de exclusión de 2.600 kilómetros cuadrados de Chernóbil y donde, con el tiempo, se ha permitido que entren cada vez más personas.

Unos 70.000 turistas visitaron la zona el año pasado y hay proyectos que planean la utilización del suelo en esa zona para generar energía mediante paneles solares.

Se espera que el mapeo llevado a cabo por la institución británica ayude a mejorar en el futuro los protocolos de seguridad para la gente que entre en la zona de exclusión.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=tAKlCWeOUe8

https://www.youtube.com/watch?v=uhKyBpghvRk

https://www.youtube.com/watch?v=nyDDFsPojPQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.