Estudio de la UNAM y la UAM advierte del problema de grietas y hundimientos en Tláhuac
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Estudio de la UNAM y la UAM advierte del problema de grietas y hundimientos en Tláhuac

El estudio señala que en Tláhuac los inmuebles resultaron dañados por el problema de grietas y hundimientos que afectan el suelo de esa zona.
Cuartoscuro
Por Francisco Sandoval Alarcón (Mrterremoto)
20 de octubre, 2017
Comparte

Un estudio geotécnico realizado por especialistas de la UNAM y la UAM, en ocho colonias de la delegación Tláhuac, concluyó que el 98% de las viviendas, instalaciones subterráneas y mobiliario público dañado por el sismo del pasado 19 de septiembre, se debió a hundimientos, grietas y colapsos identificados desde antes del temblor.

En el caso de los “hundimientos pronunciados”, el 95% mostraba “señales claras de movimientos anteriores” al sismo del 7 de septiembre, de los cuales, el 73%, continuaba desplazándose después del 19 de septiembre.

Para el estudio, realizado después del sismo del 19 de septiembre, se visitaron las colonias San Agustín Mixquic, San Miguel Yecahuizotl, Guadalupe Yecahuizotl, del Carmen, del Mar, Cooperativa Allapetlalli, Agrícola Metropolitana y Santa Ana Zapotitlán.

A decir de los investigadores del estudio, se trata de una muestra significativa para conocer la magnitud del problema de grietas y hundimientos en esta demarcación, que tras el sismo reportó daños en 3,642 bardas y viviendas, así como el surgimiento de 142 grietas y 60 socavones.

Peligro por extracción de agua

De acuerdo con el análisis, en la delegación Tláhuac se registran hundimientos por desestabilización mecánica (debido a la extracción del agua en el subsuelo) que afectan estratos en profundidades de interés para tuberías enterradas, cimentaciones superficiales e instalaciones diversas.

Además, se reconoce la existencia de fracturas provocadas por grietas y por el “fallamiento geológico” de la base rocosa del suelo.

Leer también: Sismo partió la tierra en Tláhuac; denuncian que autoridades han ignorado la falla 30 años.

Pero aun con esas evidencias, los investigadores reconocen que “el fenómeno de agrietamiento en Tláhuac es un problema que actualmente no está totalmente claro y, aunque hay numerosos estudios al respecto, no se dispone de un modelo que tenga aceptación general y que esté debidamente contrastado experimentalmente”.

“Así debe reconocerse que resulta difícil predecir con certeza aspectos como el punto de inicio de una grieta, su dirección y profundidad, su interrelación con otras grietas verticales y horizontales, los efectos de las condiciones de contorno en el agrietamiento, el comportamiento ante ciclos de humedecimiento y secado, la velocidad de avance horizontal y vertical”.

Sin embargo, indican que la información de mediciones en campo y los análisis en laboratorios, como los elaborados para este estudio, “representan la mejor manera de generar bases de datos, estructuradas y coherentes, que deriven en modelos, reglas o interpretaciones de comportamientos que den respuesta inmediata a la valoración de los efectos que el fracturamiento ocasiona en la infraestructura y en la vida de la ciudadanía”.

Iztapalapa y Xochimilco, igual que Tláhuac

El pasado lunes 16 de septiembre, la Gaceta de la UNAM publicó en su versión digital un artículo  titulado: Mapea la UNAM fracturas en el suelo de CDMX: Información valiosa para la reconstrucción, donde informó que desde 2007, cuando se produjo una fractura repentinamente en la delegación Iztapalapa, la comunidad universitaria ha realizado estudios sobre este tema.

En el artículo, Dora Carreón Freyre, investigadora de la UNAM y colaboradora del Centro de Evaluación de Riesgo Geológico (CERG) de la delegación Iztapalapa, recordó que, entre 2008 y 2012, la comunidad universitaria  realizó un mapa de fracturas en esa demarcación, donde se identificaron las zonas críticas.

Posteriormente, dijo, el Cenapred se acercó a la comunidad universitaria con el objetivo de ampliar la búsqueda de grietas y cartografía al resto de las demarcaciones. Producto de ese análisis, se estableció que las fallas afectan a 15 de las 16 delegaciones de la CDMX, aunque las que presentaron la mayor problemática fueron: Benito Juárez, Cuauhtémoc, Iztapalapa, Tláhuac y Xochimilco, las cinco con más afectaciones tras el sismo del pasado 19 de septiembre.

Te puede interesar: Sismo abre la tierra en Tláhuac: grietas parten el pavimento en calles de la Colonia del Mar.

No sólo eso. La búsqueda del Cenapred y la comunidad universitaria estableció que “la distribución de las fracturas en la base de la ladera de la Sierra de Santa Catarina, en Iztapalapa, es similar del otro lado, en Tláhuac, y también en Xochimilco, en la base de la ladera de la Sierra Chichinautzin. Hay una relación directa entre la aparición de éstas y las áreas de contraste entre la zonas del lago y los edificios volcánicos”.

Se requiere investigación de fondo

Para el diputado capitalino Raymundo Martínez Vite, el estudio realizado por investigadores de la UNAM y la UAM es buen primer documento que permite tener una muestra de lo que ocurre en delegaciones como Tláhuac; sin embargo, dijo “se requiere una investigación de fondo para conocer la verdadera magnitud del problema”.

Recordó que las fallas geológicas en Tláhuac existen desde hace mucho tiempo, por lo cual en noviembre de 2016 realizó, acompañado de funcionarios de Protección Civil del Gobierno de la CDMX, un recorrido para conocer las afectación existente en varias de las casas.

Leer también: Entre hundimientos y grietas: la vida de vecinos en colonia del Mar, Tláhuac, luego del sismo.

Producto de ese recorrido se hizo un censo de viviendas dañadas. En la colonia del Mar detectaron 21 casas afectadas, en la Agrícola Metropolitana 12 casas, en Villa Centroamericana 3 y parte del estacionamiento, en el pueblo de San Andrés Mixquic 12 y en pueblo de Santa Catarina Yecahuitzotl 10 casas.

Las autoridades de la CDMX, sin embargo, no ayudarán a las familias afectadas. “Desafortunadamente no ocurrió nada. Tomaron nota, nosotros les entregamos el censo casa por casa como lo pidió la gente de Protección Civil. Lo que queríamos en ese momento es que la gente estuviera tranquila, porque había viviendas donde ya no podían ser habitadas. Las personas las reparaban, pero era dinero mal invertido”, sostuvo el diputado de Morena por la ALDF.

La situación que viven las delegaciones Tláhuac, Xochimilco e Iztapalapa por el problema de grietas y hundimientos ha merecido que en diversas ocasiones se presenten puntos de acuerdos en el pleno de la Asamblea capitalina, que han pasado por alto las autoridades responsables de atender este problema.

“De qué nos sirve estar aprobando puntos de acuerdo si las autoridades y los secretarios hacen caso omiso a ellas. Tenemos que tener otra posición en base a la situación del sismo del pasado 19 de septiembre. Les he dicho a las autoridades que en este momento tienen la oportunidad de resarcir todos los daños, porque la gente se va a cansar y van a actuar en caso de no tener respuesta. La grieta de Tláhuac es la misma que viene de Iztapalapa, por eso nos interesa que se haga un estudio a fondo y así saber realmente que está pasando”, dijo Martínez Vite.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Vacunas contra COVID-19: por qué te puedes contagiar aunque ya estés inoculado

La vacunación, al igual que el contagio, inmuniza a la persona afectada. Pero eso no significa que el SARS-CoV-2 desaparezca. Incluso puede volver a infectar, explica Guillermo López Lluch, catedrático de Biología Celular.
Getty Images
13 de mayo, 2021
Comparte

Conforme el número de personas vacunadas aumenta, crece la sensación de libertad y nos relajamos. Algunos gobiernos establecen ya medidas para dar carta blanca a la movilidad de las personas vacunadas sin limitaciones. Pero ¿estamos seguros de que se puede abrir la movilidad sin haber alcanzado la inmunidad de grupo?

La vacunación, al igual que el contagio, inmuniza a la persona afectada, que, generalmente, no sufrirá síntomas o estos serán leves en futuras reinfecciones. Pero eso no significa que el virus desaparezca. Incluso puede volver a contagiar.

La clave está en la actividad del sistema inmunitario y en la capacidad de proliferación del virus en estas personas.

Un sistema inmunitario entrenado elimina el virus antes de que éste pueda causar graves daños en el organismo.

Por ello, la duda a despejar ahora es si las personas inmunizadas mantienen capacidad de contagio. La respuesta dependerá de la cantidad de virus que puedan dispersar.

Síntomas menos graves o asintomáticos

Un reciente estudio realizado en centros de mayores en Chicago demostró que un 4,2%, entre trabajadores y pacientes, se contagiaron por SARS-CoV-2 en un periodo de cuatro meses (diciembre 2020-marzo 2021).

virus

Getty
Los linfocitos T citotóxicos actúan contra las células que están expresando la proteína del virus (en la imagen).

De las personas infectadas, la mayoría no habían sido vacunadas. Pero un 6% de las infecciones se habían dado en personas totalmente vacunadas y un 23% en las que habían recibido una sola dosis.

Por otro lado, las reinfecciones de personas que han pasado la enfermedad son inusuales pero ocurren.

En un estudio realizado en Reino Unido con trabajadores sanitarios que habían sufrido covid-19, un 0,6% sufrieron reinfección. Eso sí, con síntomas leves.

Además, el reciente estudio SIREN (SARS-COV2 Immunity and Reinfection Evaluation, llevado a cabo por el sistema de salud público británico) enfocado en la inmunidad y la reinfección por el SARS-CoV-2 concluye que la respuesta inmunitaria previene en gran medida el riesgo de contagio.

Pero también indica que, aún con sintomatología leve, los reinfectados pueden ser foco de dispersión del virus.

En Estados Unidos la exposición a las nuevas variantes ha sido considerada como factor frente a la posible reinfección en personas ya inmunizadas.

En cuanto a España, ya se han notificado casos de personas vacunadas al completo que se han reinfectado presentando síntomas leves acompañados con altas cargas víricas. Lo mismo ha ocurrido en otros países como Singapur o las islas Seychelles.

Los anticuerpos no lo son todo: el papel relevante de los linfocitos T

A lo largo de la pandemia se ha prestado mucha atención a los niveles de anticuerpos y el tiempo que se mantienen en nuestra sangre. Pero ¿de verdad son los anticuerpos tan relevantes?

Vacunados en México

PEDRO PARDO/AFP via Getty Images
Este grupo fue inmunizado con la vacuna de Pfizer-BioNTech en Ciudad de México.

Los anticuerpos son producidos por linfocitos B activados que se transforman en células plasmáticas. Las células plasmáticas dejan de funcionar con el tiempo y mueren.

Los anticuerpos producidos por éstas se mantienen circulando en la sangre durante semanas o meses hasta que degeneran y son eliminados.

También se producen linfocitos B memoria que actuarán más rápidamente y generarán células plasmáticas y anticuerpos con mayor rapidez y eficacia en el caso de reinfecciones. Por eso, la duración de los anticuerpos en el plasma no tienen tanta relevancia: son las células memoria las que importan.

En el proceso de inmunización se activan también los linfocitos T ayudantes. Se trata de células responsables de controlar la actividad del sistema inmunitario.

Simultáneamente entran en juego los linfocitos T citotóxicos, que actúan contra las células que están expresando la proteína del virus y las eliminan, reduciendo así la proliferación de éste.

En ambos tipos de linfocitos se generan células memoria con capacidad para activarse rápidamente en las reinfecciones.

Los linfocitos T resultan también esenciales contra las infecciones por virus al liberar interferón, una proteína señalizadora que bloquea la replicación de los virus.

Las mutaciones del SARS-CoV-2 están afectando especialmente a la proteína S. Aquellas variantes que presentan un cambio en esta proteína que mejora la capacidad de unión a la proteína humana, aumentan su capacidad infectiva.

Por eso, las variantes que se están imponiendo en todo el mundo están presentando cambios similares.

¿Significa que pierden efectividad las vacunas? Las vacunas generan anticuerpos contra diferentes zonas de la proteína S.

También activan a linfocitos T ayudantes y citotóxicos que actúan reconociendo diferentes zonas de la proteína.

Por tanto, las mutaciones puntuales que se están produciendo en la proteína S del virus no tienen por qué afectar a la respuesta inmunitaria de una forma importante.

La inmunización solo protege a la persona inmunizada

La vacuna no impide totalmente la invasión del virus. Tanto los anticuerpos como los linfocitos “preparados para defendernos” se encuentran dentro de nuestro cuerpo.

Mujer siendo vacunada

Getty Images
La vacunación, al igual que el contagio, inmuniza a la persona afectada, que, generalmente, no sufrirá síntomas o éstos serán leves en futuras reinfecciones.

El virus nos contagia principalmente a través de los aerosoles del aire, por lo que comienza invadiendo las células que revisten la parte superior del sistema respiratorio.

Eso implica una relación entre la capacidad de infección y el tiempo de reacción del sistema inmunitario.

Las personas inmunizadas disponen de un sistema entrenado que actuará en poco tiempo. Pero mientras, el virus puede proliferar y la persona estaría contagiada pero sin síntomas. Y podrá contagiar a otras.

El simple hecho de que el virus encuentre oposición por parte del sistema inmunitario casi de inmediato permite pensar que habrá una reducción en su capacidad de transmisión. De hecho, un reciente estudio en Reino Unido (sin revisión por pares), indica que hasta un 50% menos.

Dado que la inmunización aumenta el número de personas asintomáticas que no saben que están contagiadas, no podemos bajar la guardia. Por ello, el European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC) previene sobre los contagios procedentes de personas inmunizadas.

Es imprescindible que se alcance la inmunidad de grupo para disminuir la expansión del virus y los contagios.

*Guillermo López Lluch es catedrático del área de Biología Celular. Investigador asociado del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo. Investigador en metabolismo, envejecimiento y sistemas inmunológicos y antioxidantes. Universidad Pablo de Olavide.

Lee el artículo original aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=WMr3tw4Igo0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.