El escándalo de Kobe Steel, la empresa japonesa que vendió metales falsificados a 500 compañías
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: AFP

El escándalo de Kobe Steel, la empresa japonesa que vendió metales falsificados a 500 compañías

La firma ha reconocido que se trata de 16 subproductos -los cuales forman parte esencial de industrias como el transporte, las maquinarias, el sector eléctrico o la construcción- que no se ajustan a las exigencias de calidad en términos de resistencia y duración.
Foto: AFP
Por BBC Mundo
16 de octubre, 2017
Comparte

¿Podrían decenas de autos, trenes y aviones estar a punto de ser retirados del mercado por razones de seguridad? No se sabe, pero lo que sí está claro es que las grandes multinacionales que le compraron aluminio, cobre y acero falsificado a la empresa japonesa Kobe Steel están investigando las consecuencias de un escándalo con impacto internacional.

La trama comenzó la pasada semana, cuando el tercer mayor fabricante de acero del mundo admitió que había falsificado los datos sobre la calidad de sus productos.

Al comienzo la empresa dijo que las pruebas de calidad adulteradas afectaron a 200 clientes de la industria del transporte que le habían comprado aluminio y cobre.

Pero las alarmas se prendieron definitivamente cuando saltaron a la mesa los nombres algunos de los clientes afectados: el de los gigantes General Motors, Boeing y Toyota.

A pesar del escándalo, en ese momento pocos sabían que se venía una avalancha.

Y lo que se sabe hasta hora es que una investigación interna realizada por la compañía arrojó que en realidad son 500 las empresas afectadas.

A man works on a Toyota Mirai vehicle on the production lineDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionKobe Steel le vendió productos adulterados a empresas como General Motors, Boeing y Toyota.

Y no solo eso. Las falsificaciones se remontan diez años atrás. Y como si eso fuera poco, no solo adulteraron la calidad del aluminio y del cobre, también lo hicieron con el acero.

Para rematar el asunto, la firma ha reconocido finalmente que se trata de 16 subproductos -los cuales forman parte esencial de industrias como el transporte, las maquinarias, el sector eléctrico o la construcción- que no se ajustan a las exigencias de calidad en términos de resistencia y duración.

Por ahora ninguna empresa ha planteado la posibilidad de retirar productos del mercado, pero como hay una investigación abierta que revela nuevos detalles cada día que pasa, no se sabe qué esconden realmente las paredes de Kobe Steel.

Se desploma en la bolsa

Apenas se enteró el mercado de lo que estaba ocurriendo, las acciones de Kobe Steel cayeron casi 40% en dos días, y el valor de mercado de la empresa en una semana disminuyó en cerca de US$1.800 millones.

“La credibilidad de Kobe Steel cayó a cero”, dijo el presidente de la firma, Hiroya Kawasaki.

Y se ha sabido también que, además de Toyota o General Motors, Honda y Mazda también han sido afectados.

Japan construction siteDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas acciones de Kobe Steel se fueron al suelo.

Daimler y Airbus también estarían en la lista, según el medio japonés Nikkei, el mayor diario de información financiera del mundo.

Frente a un escándalo de esta magnitud, el gobierno japonés se vio obligado a intervenir, pidiéndole a la compañía que entregue un informe sobre la seguridad de sus productos dentro de las próximas semanas.

¿Cómo nadie se dio cuenta?

De inmediato surgieron las interrogantes sobre cómo fue posible que por tantos años los controles de calidad fallaran.

Gary Ysuchida, un portavoz de la empresa, le dijo a la BBC que la compañía se arrepiente de la falsificación.

“Hubo decenas de empleados involucrados. Parece que en algunos casos el control de calidad estuvo en manos de trabajadores con años de experiencia que gozaban de la confianza de la organización y, de algún modo, hubo discrepancias que fueron deslizadas por ellos”, dijo Ysuchida.

Esa explicación deja la responsabilidad en manos de los empleados. Pero Karishma Vaswani, corresponsal de Negocios de BBC en Asia, puso en cuestión la explicación corporativa.

AluminioDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa información falsa se remonta a una década.

“¿Sabían los directivos que los informes eran falsificados? ¿Hay fallas sistémicas en la compañía que llevaron a este escándalo? Las explicaciones que entregue la empresa en las próximas semanas revelarán qué tan profunda puede ser la crisis”, dijo Vaswani.

Varias de las empresas afectadas dijeron que hasta ahora encontraron ningún problema en la seguridad de los productos que fueron fabricados con aluminio, cobre o acero de la firma japonesa.

Sin embargo, el alcance del escándalo es aún desconocido y las investigaciones -tanto dentro de Kobel Steel, como las que están llevando a cabo los propios clientes afectados- están en desarrollo.

Esta crisis corporativa -que también salpica la imagen de Japón- se suma a otros problemas de compañías, como por ejemplo Nissan Motors, que anunció hace unas semanas el retiro de más de un millón de vehículos tras admitir que empleados sin la calificación suficiente habían hecho las inspecciones finales de automóviles que serían vendidos en el mercado local.

Y trae a la memoria el escándalo de Takata, cuando declaró la bancarrota luego que sus airbags defectuosos fueran vinculados a 16 muertes y decenas de heridos en accidentes en todo el mundo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
SSC CDMX

Detienen a conductor de aplicación por el feminicidio de una joven en CDMX

La víctima tenía cerca de 35 años de edad y su cuerpo fue hallado en la calle Piura, colonia Lindavista, por lo que se dio seguimiento de las cámaras de videovigilancia, al vehículo del cual descendió el presunto responsable al abandonarla.
SSC CDMX
11 de febrero, 2021
Comparte

Autoridades de la Ciudad de México detuvieron a un conductor por su presunta responsabilidad en el feminicidio de una joven en la alcaldía Gustavo A. Madero.

La víctima tenía cerca de 35 años de edad y su cuerpo fue hallado en la calle Piura, colonia Lindavista, por lo que se dio seguimiento de las cámaras de videovigilancia, al vehículo del cual descendió el presunto responsable al abandonarla.

Leer más: El 50% de las investigaciones de feminicidio en México no se resuelven, dice reporte

“Fue así que, durante un recorrido de reconocimiento en la alcaldía Cuauhtémoc, donde se observó que circulaba dicho auto, y a la altura de la avenida Ricardo Flores Magón y su cruce con la calle Guerrero, en la colonia Tlatelolco, se le marcó el alto a su conductor”, informó la Secretaría de Seguridad Ciudadana capitalina.

De acuerdo con la versión oficial, el joven de 21 años de edad refirió ser conductor de taxi por aplicación y “se tornó visiblemente nervioso cuando se le solicitaron los documentos de identificación de la unidad, por lo que se le realizó una revisión preventiva y una inspección al automóvil”.

Ante reportes que señalan al presunto responsable como conductor de Didi, la plataforma señaló a Animal Político que no hay ningún tipo de vínculo con la persona detenida.

“Informamos que no hemos recibido reporte alguno que nos permita vincular a la persona con el caso en cuestión. Sin embargo, estaremos atentos por cualquier requerimiento de las autoridades competentes”, expuso Didi.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.