Cinco casos por los que organizaciones cuestionan la reelección de Perla Gómez en la CDHDF
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro

Cinco casos por los que organizaciones cuestionan la reelección de Perla Gómez en la CDHDF

A finales de agosto la noticia de reelección de la actual ombusdperson de la Ciudad de México, inquietó a 100 organizaciones que trabajan la defensa de los derechos humanos en la capital del país.
Foto: Cuartoscuro
Por Ernesto Aroche Aguilar
16 de octubre, 2017
Comparte

A finales de agosto pasado, el anuncio de Perla Gómez Gallardo de mantenerse en el cargo tras cumplir un primer periodo al frente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), fue recibido con rechazo no solo por integrantes de 100 organizaciones no gubernamentales, a través de un comunicado, sino por consejeros y exconsejeros del organismo capitalino, y por trabajadores de la institución.

Tras conocerse las intenciones de reelección de Gómez, consejeras y exconsejeros de la CDHDF enviaron una carta dirigida a los diputados Leonel Luna Estrada y Luciano Jimeno Huanosta, presidentes de la comisión de Gobierno y de Derechos humanos en la Asamblea Legislativa del DF, donde les pidieron poner atención en el proceso de selección de la comisión, pues para ellos no había duda que el próximo o próxima ombusdperson tendría que ser una persona que ayude a recuperar la credibilidad del organismo que entró en una “espiral de debilitamiento institucional que se ha generado durante los últimos cuatro años”.

No sólo eso. Señalaron que durante el periodo de Perla Gómez al frente de la CDHDF, se ha dado una “nula articulación y colaboración con las organizaciones de la sociedad civil”.

Entrevistada por Animal Político, Perla Gómez sostuvo que se trata de críticas que llegan en la coyuntura electoral y que tiene de fondo el interés de postular o impulsar a alguno de las 12 candidaturas registradas. Aunque calificó de “poco serio” que el documento de consejeras y exconsejeros enviado a los legisladores no estuviera firmado.

Sostuvo que las organizaciones que cuestionan su paso por la CDHDF, “son las mismas con las que Comisión trabajó diversos temas en el periodo que estuvo al frente, como el protocolo de actuación de la Secretaría de Seguridad Pública de la mano de Sociedad Civil para evitar que se limite la libertad de expresión”.

“Yo lo veo más en un clima de postular a alguien que consideren ellos, y que están en su derecho, y que también yo, en mi ejercicio de rendición de cuentas, porque yo tengo esa doble carga. Ellos van a decir que cambian al mundo, pero nunca han tenido una titularidad ni una responsabilidad. Yo voy a decir, ya tuve esa titularidad y estas son las experiencias, y estos son mis retos y los temas que quiero seguir impulsando”.

Pero no son las únicas críticas que ha recibido la actual titular de la CDHDF, los trabajadores  del organismo, a través de un comunicado firmado de manera anónima, pues dicen tener temor a represalias, se sumaron “a la negativa de que la doctora Perla Gómez Gallardo sea reelegida como ombudsperson de la capital del país en un segundo periodo, pues es claro que el trabajo desarrollado ha sido, por decir lo menos, insuficiente”.

En su administración, entre 2013 y 2017, Perla Gómez ha sido objeto de diferentes señalamientos relacionados con su labor como ombusdperson de la CDMX, desde no atender a las víctimas, ser condescendiente con las autoridades y por despedir injustificadamente a varios integrantes de la comisión. Animal Político te presenta un resumen de estos casos.

Seis años sin repuesta en una presunta ejecución extrajudicial

A Carlos Sinhué Cuevas Mejía, un joven alumno de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) lo mataron en octubre de 2011. Fue, dice María Lourdes Cuevas Aguilar, madre del joven, una ejecución extrajudicial, pues durante su homicidio se advirtió la presencia de una patrulla de seguridad pública.

Desde 2009, Carlos era objeto de una campaña de acoso derivado de su activismo político dentro de la UNAM, como estudiante en la Facultad de Filosofía y Letras.

El entonces procurador de justicia de la CDMX, Miguel Ángel Mancera, planteó en su momento que el crimen de Carlos se investigaría bajo las líneas de crimen pasional y de delitos contra la salud.

En el proceso para exigir justicia y señalar el crimen como extrajudicial, Lourdes Cuevas ha tenido que tratar el caso con cinco titulares de la Primera Visitaduría de la CNDH. En enero de 2016, con Perla Gómez al frente del organismo, se llegó a la conclusión de que se emitiría una recomendación. El visitador a cargo era Gabriel Santiago. Pero la recomendación no salió, pues hubo cambios y llegó al cargo Christian Ibeth Huerta, y se empezó de nuevo.

Seis meses después, luego de varias mesas de trabajo que concluyeron el 6 de octubre de 2016, la familia y la CDHDF volvieron a acordar que se emitiría la recomendación. Solo faltaba el visto bueno de la presidenta del organismo, Perla Gómez. Pero la cita para tratar el tema no llegó, lo que si llegó fue un nuevo cambio en la Visitaduría.

Se nombró a Yolanda Ramírez, una licenciada en Derecho y Ciencias Penales con maestría en Amparo como nueva titular. Y si con los anteriores titulares había sido lento el proceso de investigación, con Yolanda Ramírez la puerta se cerró, acusa la familia de la víctima.

En marzo de 2017, la mamá de Carlos se plantó frente a la comisión a la espera de respuestas o de una cita. Tras tres días de plantón al fin la atendió Perla Gómez, pero tampoco sirvió de nada. La recomendación sigue atorada en el escritorio de la presidenta de la comisión.

 CDHDF encubre los abusos de la policía capitalina durante desalojo violento del Zócalo.

Al respecto, la titular de la CDHDF reconoció que el expediente se mantiene abierto, pues se ha dado acompañamiento al caso para presionar a las autoridades para que se realicen las actuaciones y diligencias necesarias. Sostuvo también que dependiendo el caso emitir una recomendación no necesariamente es la mejor estrategia: “Yo puedo cerrar y decir la autoridad cometió todas estas omisiones, pero si la autoridad dice no lo acepto, se va a la Asamblea, yo lo reporto y el expediente ya no tiene un ejercicio que al estar abierto podamos seguir presionando para que se lleven las acciones por parte de las solicitudes que hace la ofendida”.

¿Recomendación rasurada?

En 2013, Marduk Hernández Castro fue detenido por la autoridades del entonces Distrito Federal. Permaneció encarcelado por 73 días acusado por un delito que no cometió. La suya fue una detención arbitraria.

El caso fue denunciado en la CDHDF y empezó la investigación. Todavía estaba al frente de manera interina Mario Patrón cuando se presentó un borrador a los defensores de Marduk.

Pero con la llegada de Perla Gómez a la presidencia la emisión de la recomendación se retrasó y el documento cambió.

Raymundo Sandoval, abogado de Maduk dijo en una rueda de prensa que “en noviembre la Comisión acabó su investigación y se firmó un acta circunstanciada en la que se comprometía a publicar el contenido del borrador que se presentó en una reunión de trabajo. Pero fue hasta marzo, cinco meses después,  que la Comisión hace pública la recomendación. ¿Por qué tardó cinco meses? Al no publicarla, retrasó el acceso a la justicia y la reparación del daño a la víctima, por lo que se revictimizó a Marduk”.

En la recomendación que se emitió ya no estaba señalada la Secretaría de Gobierno del DF como autoridad responsable de la violación de los Derechos Humanos de Maduk, a quién inicialmente se la había señalado como responsable pues el Sistema Penitenciario del DF –que depende de Secretaría de Gobierno- encarceló a Marduk sin contar con el pliego de consignación, lo que violentó el debido proceso.

 Acusan a CDHDF de ‘perdonar’ a Secretaría de Gobierno del DF.

Al respecto Perla Gómez aseguró que  enla Comisión “bajo ningún concepto hemos manejado una situación en donde se deje de anunciar o señalar al que sea responsable”. Y dijo que en su periodo al frente del organismo se emitió “la primera recomendación a la PGJDF por omisión al documentar casos de pederastas, la primera recomendación en materia de uso público para regular el comercio, la primera recomendación sobre construcciones irregulares y cambio de uso de suelo, y lo hice incluso sobre casos de 2007, 2013, y que no se había configurado una ruta de recomendación cuando nos daba justo para emitirlo”.

Despidos injustificados y acoso laboral

A Carolina Hernández Luna y a Adriana Carmona López las une algo más que un antecedente laboral. Las dos trabajaron en la CDHDF y las dos salieron de ahí tras un proceso de acoso laboral que no fue detenido por la presidenta del organismo.

Carolina ya trabajaba cuando Perla Gómez asumió el puesto, de hecho estaba en la CDHDF desde 2008. Aunque sus problemas empezaron en mayo de 2014, cuando la entonces titular de la Quinta Visitaduría, Patricia Juan Pineda, la acosó laboralmente.

Aunque fue hasta julio de 2015, cuando Carolina y otros trabajadores de la Quinta Visitaduría denunciaron ante la Secretaría Ejecutiva el clima de acoso y violencia laboral que estaban viviendo. Unos días después vino la respuesta, le pidieron la renuncia bajo la amenaza de que si no lo hacía la denunciarían ante la Contraloría.

Incluso unos policías la detuvieron a petición de Patricia Juan y la retuvieron en las oficinas. Las acciones violentas de la funcionaria provocaron que los trabajadores de la CDHDF se manifestaran en la explanada del organismo y que Perla Gómez interviniera. Se prometió incluso que habría una disculpa pública, cosa que se cumplió a medias.

Carolina pidió una licencia de un año sin goce de sueldo, esperando que al regresar la situación laboral y el clima que se vivía al interior hubiera cambiado. Al regresar y tras el despido de Adriana Carmona se dio cuenta que nada había cambiado y decidió renunciar.

Para Perla Gómez, la situación de dicha trabajadora ya “no es caso”: “Carolina es una trabajadora actual en el gobierno federal, está en el portal de transparencia que trabaja allá. Ese fue un error de la Visitadora, cuando más bien tendría que haberse iniciado un procedimiento en la Contraloría, por un tema de manejo de expedientes, e incluso la sustracción de algún documento. Ella entró al Servicio Profesional en una gestión anterior, sin tener título. Pidió su licencia, posteriormente presentó una carta diciendo ya me quiero ir. De ella no tenemos ninguna demanda. De eso te diría, no es caso”.

Una demanda laboral en proceso

Adriana Carmona entró a trabajar en 2014, cuando Perla Gómez ya encabezaba la CDHDF. Y lo hizo porque concursó por una plaza del Servicio Profesional de Derechos Humanos y obtuvo el puesto.

El organismo capitalino es, de hecho, el único en el país que cuenta con un Servicio Profesional que busca que los puestos se ganen por capacidad y se mantenga una estabilidad laboral al interior del organismo. Por eso, los estatus establecen que la salida del personal debe estar bien justificada, y que se siga un procedimiento legal en forma, cosa que no pasó con Adriana.

A Adriana, quien se encargaba de la dirección de admisibilidad, la despidieron por que a Ana Karina Ascencio, quien llegó a la dirección de Quejas y Orientación en 2016, la acosó laboralmente.

Luego intentó acusarla de sacar documentación oficial de la Comisión para obligarla a presentar su renuncia. Adriana dio la pelea, buscó la intermediación de Perla Gómez, del consejo consultivo y de otros miembros del Servicio Profesional.

A la par, contó a Animal Político, “pido apoyo a organizaciones que conocen mi trabajo, se empieza a presionar por redes sociales y eso aparentemente enojó a Perla y ya no quiso hablar conmigo”.

 CDHDF avala que agentes encubiertos se infiltren en manifestaciones capitalinas.

Tras reunirse con el Consejo Adriana se enteró que no era la única persona que llegó a la comisión a través del Servicio Profesional. “Les dije están corriendo a las personas que sabemos del tema, que nos ganamos las plazas y a cambio están metiendo a personal de honorarios de la que ni siquiera verifican su capacidad técnica. Con eso lo único que van a lograr es bajar el perfil de la comisión. Cosa que ha pasado, como se ve con las recomendaciones (que ha emitido la Comisión)”.

Finalmente Adriana presentó una demanda laboral, y está en ese proceso.

Sobre el tema, la titular de la CDHDF dijo: “La persona tiene una demanda, y está en su derecho de no tener razón, pero hay espacios para que los vaya a litigar, y ahí se lo vamos a ganar como institución, por que no hay ningún elemento que nos preocupe, respecto de que se haya cometido alguna ilegalidad, pero yo no litigo en medios”.

Mucha movilidad laboral

No son los únicos casos. En el periodo Perla Gómez se han removido a 18 Visitadores de la CDHDF. En la carta que integrantes del consejo y ex consejeros hicieron pública, se señala que se han gastado aproximadamente 40 millones de pesos en el pago de las liquidaciones desde que Gómez está al frente del organismo.

En respuesta, la presidenta del CDHDF dijo “lo que se dice ahí, pues es escandaloso, hubiera salido en el primer año de mi gestión a exigir mi renuncia. Porque imagínate, todos los casos laborales, me mencionas dos, pero donde están los demás, y porque tengo más de 650 trabajadores y trabajadoras que están en un clima laboral sano y de desarrollo”.

Y agregó: “si las cosas son como dicen pudieron salir a hacer un pronunciamiento fuerte en cualquier otro momento, y no lo hicieron. Lo hacen en el momento de la coyuntura electoral. Finalmente la que va a resolver es la Asamblea. No entro al debate de responder a situaciones, yo voy a rendir cuentas y dar información (a la Asamblea)”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Cómo contarán la pandemia de COVID los libros de historia?

Por muy tentador que sea predecir un vuelco total del comportamiento social, las lecciones del pasado sugieren que es poco probable.
Getty Images
6 de septiembre, 2021
Comparte

Después de casi dos años -y de un extraordinario parón mundial cuyo impacto aún no está claro- es inevitable que muchos escriban sobre la COVID-19 durante las próximas décadas.

Ahora que entramos en un largo período de reflexión, los estudiosos de las artes y las humanidades tienen mucho que ofrecer, especialmente una vez que la intensidad de la cobertura científica y médica ha empezado a disminuir.

Al principio, cuando muchos de nosotros nos confinábamos y nos preocupábamos por cómo íbamos a salir de la pandemia, el único capítulo de cualquier libro sobre la COVID que cualquiera de nosotros quería leer era el de la vacuna.

¿Habría una y funcionaría? Pero la descripción técnica de esta preciosa intervención médica en las próximas publicaciones será concisa y breve. La historia más completa está en otra parte.

Lo que verdaderamente importa

La historia médica de las plagas es fascinante, pero rara vez es la cuestión crítica. No sabemos con certeza qué fue la epidemia ateniense del siglo V a. e. c., ni la devastadora del siglo II y III e. c.

La peste de los siglos VI a VIII e. c. en el imperio romano es objeto de discusión, pero probablemente se trataba de varias infecciones diferentes. Sabemos cómo se propagó la peste negra, pero eso no es lo más interesante.

Lo más interesante es cómo reacciona la gente ante las epidemias y cómo los escritores describen sus reacciones.

Vacuna contra la covid-19

Getty Images
Hoy estamos centrados sobre todo en el aspecto científico de la pandemia, pero seguramente esto perderá importancia en el futuro.

El relato del historiador y general griego Tucídides (460-400 a. e. c.) sobre cómo respondieron los atenienses a la virulenta plaga del siglo V influyó directa o indirectamente en la forma en que muchos historiadores posteriores las describieron.

Estableció la pauta para una narración de los síntomas junto con el impacto social.

Atenas y la peste

Atenas estaba en el segundo año de lo que se convertiría en más de 20 años de conflicto con su rival Esparta.

La peste se extendió rápidamente y mató con rapidez: los síntomas comenzaban con fiebre y se extendían por todo el cuerpo.

Pericles

Getty Images
Tucídides dijo que la pérdida de su gran estadista Pericles (495-429 a. e. c.) a causa de la peste alteró la naturaleza de su liderazgo.

Algunos atenienses fueron diligentes en el cuidado de los demás, lo que normalmente les llevó a la muerte, pero muchos simplemente se rindieron, o ignoraron a la familia y a los muertos, o persiguieron los placeres en el tiempo que les quedaba.

Es discutible hasta qué punto la peste cambió a Atenas: no detuvo la guerra ni afectó a su prosperidad.

Lo que sí dice Tucídides es que la pérdida de su gran estadista Pericles (495-429 a. e. c.) a causa de la peste alteró la naturaleza de su liderazgo y eliminó algunos de sus rasgos moderadores.

Queda implícito que los atenienses pueden haber abandonado su tradicional piedad y respeto por las normas sociales.

Esta fue la generación que produciría el cuestionamiento más radical del papel y la naturaleza de los dioses, de lo que sabemos del mundo y de cómo debemos vivir.

Pero también condujo a un renovado sentido del militarismo y a una eventual catástrofe: la derrota de Atenas ante Esparta y la pérdida de su imperio.

Las pandemias y su impacto

La tentación es decir que las pandemias lo cambian todo.

El historiador bizantino Procopio (500-570 e. c.), que sobrevivió a la aparición de la peste en el siglo VI, estaba al tanto de esto.

Niña en una clase virtual

Getty Images
Es tentador decir que todo ha cambiado a causa de la pandemia, ¿pero es realmente así?

Todo el mundo se volvió muy religioso durante un tiempo, pero luego, en cuanto se sintió libre, volvió a su antiguo comportamiento.

La peste fue un símbolo evidente de la decadencia del sistema, pero la gente se adapta.

¿Estaba el mundo bizantino tan fatalmente debilitado por la peste y su resurgimiento que fue incapaz de resistir la embestida de los árabes en el siglo VII?

Esto puede ser cierto en parte, pero la peste precedió significativamente a la conquista árabe, hubo tanta continuidad como alteración visible en su cultura y en la vida de las ciudades. Además, el mundo árabe tuvo sus propias pestes. La historia no es tan sencilla.

¿Y qué hay de nuestra pandemia? Por muy tentador que sea predecir un vuelco total del comportamiento social, las lecciones del pasado sugieren que es poco probable.

Los fuertes lazos de la sociedad han sobrevivido bien.

Quizá la peor consecuencia sea el retroceso en el progreso de los países en desarrollo.

Eso y las repercusiones a largo plazo sobre la salud mental y la educación en todo el mundo son excepcionalmente difíciles de calibrar, aunque esta será la pandemia más estudiada de nuestra historia. Y serán los estudiosos de las artes y las humanidades y los científicos sociales quienes realicen gran parte de este incisivo trabajo, y ya lo están haciendo.

La ciencia de la pandemia

Entonces, ¿qué nos dice la historia que sería lo útil? Que hay que investigar más y profundizar en el conocimiento.

Niña con mascarilla

Getty Images
La historia de la COVID no será solo la descripción del virus. Será la complejísima historia de cómo esta enfermedad se cruzó con nuestro comportamiento social y cómo decidimos responder ante ello.

Por eso la historia de la COVID no será solo la descripción del virus y la vacuna, o el misterio de si vino de un murciélago o de un laboratorio.

Será la complejísima historia de cómo esta enfermedad se cruzó con nuestro comportamiento social y cómo decidimos responder como individuos y familias, comunidades y políticos, naciones y organismos mundiales.

Lo que los mejores historiadores desde Tucídides nos han dicho es que la biología de la enfermedad es inseparable de la construcción social de la enfermedad y la salud.

Y también vemos que los humanos somos muy malos a la hora de pensar en las consecuencias.

Una de las consecuencias potenciales más interesantes de esta pandemia es la relación entre la política y la ciencia.

Investigadores en el laboratorio

Getty Images
La ciencia no habla con una sola voz, rara vez ofrece respuestas fáciles o inequívocas y se resiste al corto plazo.

La peste ateniense puede haber impulsado a los pensadores a ser más radicales al cuestionar las visiones tradicionales de la vida, la muerte y el papel de los dioses.

Y la Peste Negra se considera a menudo como un cambio de juego en términos de religión y filosofía, y que fomentó cambios en la ética médica y mejoras en la atención social.

Incluso cambió la balanza sobre el valor del trabajo, pero todavía tenemos que ver si nuestra pandemia ha hecho incursiones duraderas en los patrones de trabajo en las oficinas o virtualmente.

Esta última pandemia ha mostrado lo mejor y más esencial de la ciencia, pero también la ha colocado incómodamente en el centro de la toma de decisiones políticas.

Junto con la crisis climática, mucho más peligrosa, la pandemia ha animado a los políticos a afirmar que “siguen la ciencia”.

Pero la ciencia no habla con una sola voz, rara vez ofrece respuestas fáciles o inequívocas y se resiste al corto plazo.

Cómo se desarrolle la conversación entre la política y la ciencia, y cuáles sean sus consecuencias, podría ser una de las sorpresas de este momento tan extraño.

A largo plazo, la comprensión de las repercusiones de este virus -y de los retos culturales, sociales y económicos más amplios en los que se inserta- requerirá que despleguemos una visión más generosa y holística de la ciencia.

Sólo así podremos escribir el relato de esta pandemia que su fuerza disruptiva exige.

*Christopher Smith es director ejecutivo del Consejo de Investigación de Artes y Humanidades, Escuela de Clásicos, Universidad de St. Andrews, Reino Unido.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eeU0dpGZPZ8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.