Toño murió en Palacio de Hierro durante el sismo, su familia no recibió ayuda ni para el funeral
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Imagen de archivo.

Toño murió en Palacio de Hierro durante el sismo, su familia no recibió ayuda ni para el funeral

Toño fue una de las dos personas que murieron en el sismo del 19 de septiembre en las instalaciones de Palacio de Hierro de la calle Durango. Ahora, su pareja, sin recursos para contratar a un abogado, exige que las autoridades esclarezcan la muerte de Toño por presunto homicidio culposo. 
Imagen de archivo.
Por Manu Ureste
17 de octubre, 2017
Comparte

Esperanza López llega a la entrevista empujando una destartalada carriola de aspecto frágil, en la que transporta varias bolsas de plástico con chicles baratos, paletas, y algunas cajetillas de tabaco.

-Hola, yo soy la pareja de Toño –la mujer de unos 40 años se presenta con un apretón de manos tibio, casi sin fuerza, para luego pedirle a su hija Miriam, una joven que apenas rebasa la mayoría de edad, que se haga cargo de sus dos hermanos; un niño de cinco años y una niña de nueve que no paran de corretear por un parquecillo ubicado entre la avenida Salamanca y la calle Durango.

Precisamente, a unos metros de ese parque, en la sucursal que la tienda Palacio de Hierro tiene en la calle Durango, murió en el sismo del 19 de septiembre el esposo de Esperanza. Un hombre de 33 años que se llamaba Lorenzo Antonio Eulogio Hernández, pero al que todos conocían como ‘Toño’ desde hace 10 años, cuando empezó de muy joven a trabajar como ‘viene-viene’ en la colonia Roma, y luego pasó a ser ayudante de taquero tras la llegada de los parquímetros.

Junto a Toño, otra mujer de 28 años también perdió la vida en el estacionamiento de la tienda, luego de que una marquesina colapsara y cayera sobre ambos. Dos muertes que Palacio de Hierro sí reportó a las autoridades, pero no a la sociedad, tal y como informó Animal Político en una nota el pasado 5 de octubre, en la que dio a conocer que la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México abrió una carpeta de investigación por homicidio culposo sobre este caso.

Sin mediar palabra, Esperanza abre la cremallera de un morral azul, y saca su celular para mostrar la fotografía de un hombre de mirada serena, nariz y labios prominentes, tez cobriza, y una leve barba de chivo brotándole por la barbilla.

-Cuando Toño vivía yo limpiaba casas solo dos veces por semana, porque la verdad no tenía necesidad de trabajar más. Él era una persona muy chambeadora y tenía un empleo digno vendiendo tacos –explica Esperanza sin despegar la vista del celular.

Ahora, lamenta mientras cruza los brazos sobre una ajada blusa de color azul agua salpicada de lunares negros, la mujer dice que no sabe qué va a hacer para mantener ella sola a sus hijos cinco hijos –dos son de Toño-, sin un trabajo fijo, y sin el aporte de quien era el principal sustento de la familia.

-Desde que él murió estoy vendiendo lo que puedo por la calle. ¿O qué otra cosa puedo hacer? –pregunta Esperanza, que invita al reportero a echarle un vistazo a la ‘mercancía’ de chicles y cigarros que aún tiene que vender antes de regresar en el metro a Iztapalapa, donde renta una casa que no sabe por cuánto tiempo podrá mantener. Además, añade, no le queda más remedio que llevar a sus hijos con ella. Al  menos, hasta que las escuela donde estudian repare los daños sufridos por el sismo y reabra sus puertas.

En este punto de la plática, el periodista le comenta a Esperanza que según asegura Palacio de Hierro en un comunicado, la tienda sí buscó a las familias de las dos víctimas, con quienes dicen haber mantenido “una comunicación constante” desde el suceso.

“De manera prioritaria buscamos a los familiares de los deudos para mostrarles nuestra solidaridad ante este hecho tan doloroso”, subraya el escrito que puedes leer íntegro aquí.

“Palacio me dijo que no estaba sola, que me ayudaría. Pero hasta ahora solo son palabras”

Sin embargo, hasta el momento Esperanza dice que solo ha recibido eso. Palabras.

-¿Palacio de Hierro la ayudó con los gastos funerarios de su esposo? –pregunta a colación el reportero.

-No, nada. Palacio no nos pagó los gastos del funeral –niega la señora con la cabeza.

-¿Pero se pusieron en contacto con ustedes?

-Sí tuvimos una plática con gente de Palacio –admite-. Me hablaron hace dos semanas para decirme que me iban a ayudar, pero la verdad yo no lo veo nada claro.

-¿Qué le dijeron en esa plática? ¿De qué forma la van a ayudar?

-Me dijeron que no estaba sola en esto, que me van a apoyar. Pero me lo dijeron solo de palabra. Porque ya no he vuelto a saber nada de esa ayuda. Y por eso le digo que no lo veo nada claro. Además, me pidieron que yo no los buscara a ellos, que ya ellos me buscarían a mí para contactarme de nuevo. Pero mire, van dos semanas y aquí sigo –insiste la mujer mientras apunta de nuevo con la barbilla a la carriola donde lleva las bolsas con la pírrica ‘mercancía’ que debe vender para alimentar a su familia.

-¿Y qué va a hacer a partir de ahora? –insiste el reportero.

Esperanza responde encogiendo los hombros.

-No lo sé, porque no tengo abogados –admite refugiando la mirada en la visera de una gorra vieja de color amarillo fosforescente-. Creo que la Procuraduría me va a asignar uno de oficio, porque yo no puedo pagar un abogado particular.

“No buscamos una recompensa. Ya nada nos regresará a Toño”

Tras pronunciar esta frase, Esperanza recalca que no quiere problemas con Palacio de Hierro, ni con nadie. Admite que fue “la mala hora” y “el maldito temblor” los que le quitaron a su marido, aunque también recuerda que ya hay abierta una investigación de las autoridades para deslindar responsabilidades por el presunto “homicidio culposo” de Toño al interior de Palacio de Hierro. Y que, por tanto, exigen que les den explicaciones y resultados.

Por ejemplo, los peritajes de la Procuraduría deberán determinar por qué después del sismo Toño no salió de la tienda por la misma puerta que entró en la calle Salamanca, muy cerca de donde trabajaba en el puesto de tacos, y salió por el estacionamiento de la calle Durango, donde una marquesina colapsó y le cayó encima.

Y también deberán determinar por qué colapsó esa marquesina en el inmueble.

-No sé qué voy a hacer con mis hijos –insiste de nuevo Esperanza-. Yo quisiera que Palacio me los becara hasta que ya estén grandes, o me los asegurara, no lo sé. Aunque mire -murmura tratando de que la voz no se le quiebre-, la verdad es que para nosotros eso tampoco sería recompensa alguna. Porque ya, pase lo que pase, nada ni nadie nos va a regresar a nuestro Toño.

Hemos mantenido diálogo con familias y autoridades: Palacio

Animal Político buscó a Palacio de Hierro para cuestionarle cuál es su postura sobre el caso de ‘Toño’ y su familia. A lo que la tienda departamental contestó en un mail reiterando que están “en constante contacto” con los familiares.

“Estos procesos, por cuestiones jurídicas, tienen un proceso que se debe seguir al pie de la letra, proceso en el cual nos encontramos. Asimismo, desde el primer momento y hasta ahora, hemos mantenido un diálogo constante con las autoridades”, recalcó Palacio, a través de una agencia de comunicación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La gente que todavía cree que Trump ganó las elecciones en EU

La desconfianza en el proceso electoral entre los simpatizantes de Donald Trump podría tener implicaciones para la nación.
6 de enero, 2021
Comparte

Semanas después de que el presidente electo Joe Biden fuera declarado ganador de las elecciones de noviembre, sigue habiendo una profunda desconfianza del proceso electoral entre muchos partidarios fervientes de Donald Trump.

Esto refleja un sentimiento más amplio entre los conservadores, uno que tiene profundas implicaciones para la nación y sus instituciones.

En Main Street (Kansas), Dillard Ungeheuer, de 73 años, estaba raspando el estiércol de vaca de sus zapatos, que quedó tras una visita a un corral de ganado, y parecía irritable.

En lo que respecta a las papeletas, fue enfático: muchas eran falsas.

“No voy a discutir con nadie al respecto”, dijo, levantando la voz. “Creo que lo que estoy diciendo está basado en hechos”.

Su indignación por la elección presidencial y el gobierno en general era palpable, y muchos en la ciudad compartían sus sentimientos.

“No, no tengo mucha fe en el gobierno”, declaró.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, perdió las elecciones ante su rival demócrata, Joe Biden, y sus esfuerzos por anular ese resultado en los tribunales han fracasado.

El 6 de enero el Congreso contará los votos electorales de cada estado.

Aunque algunos republicanos han dicho que desafiarán este paso final en el proceso de certificar al ganador de las elecciones, esto solo retrasará, en lugar de cambiar, el resultado.

Mound City

BBC
En Mound City 80% de los electores votaron por Trump y muchos dudan de los resultados.

Las entrevistas con unas dos decenas de votantes republicanos en el estado de Kansas, en el medio oeste, revelan una imagen de cómo ven el mundo.

La mayoría sienten que les robaron la victoria y que las instituciones democráticas, en particular el proceso electoral, están rotas.

La mayoría de los votantes republicanos, en Kansas y en otros lugares, creen que Trump ganó las elecciones o no están seguros del vencedor, sugieren encuestas como la de la Universidad de Northeastern.

Jackie Taylor, de 59 años, editor de Linn County News en Pleasanton, dice que la elección fue robada: “Todo está turbio. Tienes a un tipo que fue elegido en circunstancias turbias, y ahora es presidente”.

Cuando se les preguntó por qué piensan que la elección fue manipulada, muchos dijeron que les llegaron noticias de Newsmax, One America News y otros medios que han transmitido historias sobre un presunto fraude electoral.

Estas empresas de comunicación eran relativamente desconocidas hasta antes de que Trump asumiera el cargo.

El presidente con frecuencia los menciona y esto ha elevado su perfil.

Tyler Johnson

BBC
Tyler Johnson cree que algunos votos fueron fraudulentos.

Otros dicen que no conocían a nadie que apoyara a Biden y que solo han visto letreros de Trump.

Para ellos, era inconcebible que Biden pudiera ganar.

Mantienen una creencia inquebrantable, a pesar de la falta de evidencia, de que los liberales se robaron las elecciones.

Sus puntos de vista se reflejan en los programas que miran y se discuten en cafeterías, gasolineras y otros lugares de la ciudad.

Pidieron una revisión del sistema, diciendo que se deberían imponer controles más estrictos a los votantes.

Dijeron que temían que Biden demoliera lo que quedaba de la democracia estadounidense convirtiendo al país en un estado socialista.

Tyler Johnson, de 35 años, habla sobre el fraude electoral parado junto a su Chevy.

“Estados Unidos está en una posición muy frágil’

Más temprano, en las afueras de la ciudad, una camioneta había levantado columnas de polvo que se elevaban tan alto como un granero, y un letrero, justo al lado de la ruta 69, decía: “Vota, elimine a todos los demócratas”.

Johnson no cree que los demócratas deban estar a cargo: “con las dudas sobre las elecciones, me hace cuestionar todo lo que defienden”.

Johnson cría terneros como lo hizo su padre, y como espera que algún día lo haga su hijo de dos años, Monroe, y teme que los demócratas saboteen la industria ganadera.

“Con todas las reglas que la presidencia de Biden quiere imponernos, me pregunto: ¿será mi estilo de vida viable para mi hijo, como lo fue para mi padre y para mí?”, señala.

Main Street -

BBC
En Mound City los electores expresan escepticismo sobre Biden.

Su cautela sobre el proceso electoral podría conducir a una división más profunda en EU, con los que creen en la Casa Blanca de Biden y con quienes la rechazan.

“Estados Unidos se encuentra en una posición muy frágil”, dice Edward Foley, académico en derecho electoral en la Universidad Estatal de Ohio en Columbus.

Describe la desconfianza en el proceso electoral como “un verdadero desafío a la premisa misma del sistema”.

Foley recuerda otro momento en la historia cuando estalló una batalla por las elecciones.

En 2000, el candidato republicano, George W. Bush, ganó Florida y sus votos electorales por un estrecho margen de 537, asegurando la elección.

Los partidarios de su rival demócrata, Al Gore, estaban angustiados.

“Existía el temor de que los funcionarios usaran el poder político para manipular las papeletas”, dice Foley, aunque no hubo ningún esfuerzo serio para socavar el proceso.

Los demócratas llevaron el asunto ante la Suprema Corte, pero los jueces detuvieron sus esfuerzos. Y se apagó.

Mike Avery

BBC
Mike Avery cree que los demócratas ganaron con medios turbios.

Hoy, sin embargo, Trump y sus aliados plantean serias dudas sobre la victoria de Biden.

Roger Marshall, senador estadounidense recientemente elegido por Kansas, planea plantear objeciones sobre la victoria de Biden el miércoles mientras los miembros del Congreso se reúnen en una sesión conjunta para certificar los resultados de las elecciones.

Marshall y una docena de otros senadores conservadores desafiarán los votos en algunos estados, un esfuerzo desesperado y condenado para detener a Biden.

Cuando se le preguntó si disputar las elecciones erosiona la confianza en el proceso, Marshall dice que está presionando el tema porque “quiero darle a la gente confianza en las elecciones futuras, así que no podría minar la confianza de la gente más de lo que está minada ahora”.

Sus temores son compartidos por muchos en la zona, una región profundamente conservadora.

Aquí, los temores al socialismo y el temor a una presidencia de Biden son intensos.

“Siento que veremos los primeros signos del socialismo”, dice Mike Avery, de 53 años, propietario de un almacén de madera en Main Street, ubicado en el condado de Linn, donde el 80% de los electores votaron por Trump.

Ungeheuer, que fabrica cercas para corrales, opina sobre las políticas de Biden: “No puedes empezar a dar algo a todo el mundo, y hacerme trabajar duro, dirigir un negocio y esperar que lo regale. A Venezuela no le fue muy bien al seguir una agenda socialista”.

Julia Smith

BBC
Los conservadores de Kansas, como Julia Smith, están pidiendo reformar el sistema electoral.

Ahora también hay pedidos en Kansas y en otros lugares para endurecer las restricciones a la votación.

“Creo que la elección fue amañada con las papeletas de votación por correo. Creo que sólo votaron personas que ya no están con nosotros”, señala Julia Smith, de 65 años, quien está jubilada.

“Creo que tendremos que volver a votar en persona, con identificación”.

Para ella, la derrota de Trump fue una prueba de que los demócratas los engañaron, y dice que se deberían detener sus intentos.

Tras decir esto se ajusta el abrigo para protegerse del viento helado y continúa su camino.

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qH_FSdsBEf0&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.